Esto es así, porque son las primeras elecciones que van a definir el gobernador y vice del país, y porque están atravesadas por la disputa por Vaca Muerta, el segundo y cuarto reservorio de gas y petróleo no convencional del mundo. Por lo tanto, tienen una trascendencia particular, comicios en los que se juegan muchísimos intereses.

Para el gobierno de Macri, Vaca Muerta es el único proyecto de desarrollo e inversiones que puede mostrar, y lo muestra como espejo de lo que quiere hacer para el país.

Esto es fundamental para la política de Macri, y lo es también para la política de Gutiérrez. La explotación no convencional está en expansión, ha permitido a los monopolios de países imperialistas plantarse sobre nuestros recursos, y hacer enormes ganancias con esta política de saqueo, con subsidios directos sobre la producción de gas -únicos en el mundo- y con subsidios indirectos, como la inversión en infraestructura para la construcción de nuevas rutas para llegar hasta Añelo. Junto con estos beneficios para esas compañías, lograron imponer la modificaron al Convenio Colectivo de Trabajo del sector, con la famosa “Adenda”, que permitió la precarización laboral para los trabajadores petroleros que se desempeñan en Servicios Especiales. Producto de esta política se han agravado también los “accidentes” por los que perdieron la vida cinco trabajadores en el 2018, y los derrames petroleros, con graves consecuencias ambientales.

Hay un enorme contraste entre el desarrollo de Vaca Muerta y lo que sigue sucediendo en nuestra provincia: con 28% de pobreza; con déficit habitacional de 70.000 viviendas; con la dificultad para acceder a la tierra para producir y para vivir; con un sistema de salud, que fue ejemplo en Latinoamérica, y hoy esta desbastado en beneficio de la salud privada.

Esta línea, este modelo de explotación petrolera es la que impulsa el gobierno nacional, y por eso ha establecido una alianza con el gobierno provincial. Esto es lo que los une y hace que el gobierno de Gutiérrez se subordine en lo principal, a la política del gobierno de Macri.

Esto explica por qué el gobierno de Neuquén fue un entusiasta acompañante de las leyes claves que necesitó el macrismo como el endeudamiento; la ley de presupuesto; la reforma a ley previsional, etc.

La constitución del Frente Unidad Ciudadana–Frente Neuquino
En las elecciones se presentarán nueve fórmulas a gobernador y vice, algunas alentadas o instaladas desde las oficinas del propio gobierno para dividir el voto opositor.
La lista de Cambiemos la encabeza Quiroga, actual intendente de Neuquén capital, que además lleva una colectora a diputados.

La lista del MPN la encabeza el actual gobernador Gutiérrez, lleva cuatro colectoras a diputados y es la principal aliada del macrismo.

La lista Unidad Ciudadana–Frente Neuquino la encabezan Ramón Rioseco y Darío Martínez, que tomó la decisión de hacer una sola lista de diputados. En la misma representará al PTP nuestro compañero Mario Cambio.
Nuestro Partido, junto al FPN, que es el partido de Rioseco; Unión de los Neuquinos; Nuevo Encuentro, y recientemente Unidad Popular; y donde participan muchas organizaciones sociales como la CCC y sectores políticos, conformamos el Frente Neuquino desde 2017. Pero para afrontar la tarea de enfrentar y derrotar la política de Macri y de Gutiérrez entendimos que era imprescindible ampliar esa unidad. Era necesario confluir con el peronismo y otros sectores para que el 10 de marzo podamos llegar a las elecciones con una fuerza potente y que reagrupe la mayoría del campo popular, capaz de poder lograr ese objetivo.

Con mucha lucha, con mucho esfuerzo y con paciencia, se logró concretar la alianza electoral. Este Frente, quedó constituido por la mayoría de los sectores que integran el Partido Justicialista de Neuquén, con mayor o menor identificación con el kirchnerismo, con otros que integran Unidad Ciudadana, y por los partidos y sectores que integran el Frente Neuquino. Esta alianza ha despertado una gran expectativa en la provincia, y sigue sumando sectores, como el Frente Patria Grande y Somos, que han mostrado su apoyo y han estado con sus dirigentes en algunas reuniones.

Así, llegamos a la constitución de esta alianza electoral Unidad Ciudadana-Frente Neuquino, en lucha para concretarse; en lucha por el programa; en lucha por las candidaturas, que ahora está en condiciones de desplegar todo su potencial para el 10 de marzo.

También hay que decir que sobre todas estas contradicciones operó fuertemente el gobierno de Gutiérrez, a través de los múltiples contactos y acuerdos que mantiene con muchos dirigentes y personajes de la política neuquina.
Hay mucho en juego, los ojos de muchos monopolios de distintas potencias están mirando Vaca Muerta. En una provincia donde ha penetrado Chevron, Exxon, Total, Pan American, Dow, Whintershall, Tecpetrol, donde permitieron en 2015 la instalación de una base de uso científico – militar china, donde se pretendió construir una base “humanitaria” en la ciudad de Neuquén con financiamiento del Comando Sur del ejército de EEUU y que fuera ampliamente repudiada en la provincia. Por todo esto no será una elección fácil.

La campaña
Estamos comenzando a preparar y desplegar la campaña electoral. Estamos inaugurando esta semana un local en la localidad de Centenario; en Neuquén Capital lo haremos en la primera semana de febrero; lo mismo en San Patricio del Chañar, donde además presentamos una colectora del PTP a concejales de la localidad. Estamos preparando el material que se puede distribuir recién a partir del 24 de enero. Nos proponemos hacer cientos de reuniones para llevar nuestra propuesta, ganar el voto y hacer crecer el Partido.

Nuestro objetivo es llegar con nuestras propuestas a grandes sectores de masas, en los lugares de trabajo, de estudio, en el barrio y en el campo.

Para lograr un nuevo gobierno que atienda las urgencias de neuquinas y neuquinos de trabajo, tierra y vivienda, salud y educación.Que garantice la defensa y preservación de los recursos naturales frente al saqueo de los monopolios petroleros imperialistas.
Que ponga a la renta petrolera al servicio de la transformación, la industrialización y la diversificación productiva.
Que garantice políticas efectivas contra la violencia de género y todo tipo de discriminación.
Que le dé un futuro a la juventud con educación y trabajo ejecutando políticas activas contra la droga.
Que atienda las justas demandas del pueblo mapuche, y abramos el camino para un desarrollo integral, sustentable y pluricultural de nuestra provincia.

Peleamos para ganar las elecciones en Neuquén, porque ese triunfo abrirá una situación favorable para el pueblo, y también permitirá avanzar en los cambios estructurales que necesitamos.

Escribe Mario Cambio, Candidato a diputado por el Partido del Trabajo y  del Pueblo