El Estado y la Revolución, actualidad centenaria

La reedición de El Estado y la Revolución está en la calle. En charlas y presentaciones surge, inevitable, el interrogante: ¿tendrá vigencia en las actuales circunstancias? O dicho sin eufemismos, ¿no será que atrasa?

Lenin terminó El Estado y la Revolución dos meses antes de Octubre. La obra no llegó a publicarse hasta después de la insurrección. Contemporáneamente escribe otros artículos íntimamente relacionados con el asalto al poder: “El marxismo y la insurrección”; “¿Se sostendrán los bolcheviques en el poder?”; “Consejos de un ausente”.
Lenin defiende y desarrolla las tesis marxistas sobre esta temática en polémica con las corrientes reformistas que habían arriado todas las banderas. Nuestro autor no es un “publicista”. Es un apasionado militante que, en simultáneo está ejerciendo sus deberes de jefe de un Partido en las vísperas.
Al menos dos ideas quedan instaladas. Una: para acometer su misión histórica de eliminar la explotación, el proletariado debe barrer, revolución mediante, con el Estado burgués terrateniente. La otra: en ese proceso dispondrá de una amplia variedad de tácticas. Todas ellas válidas a condición de que no sustituyan y/o se contrapongan con el objetivo general a alcanzar. Dada su trascendencia las obras fundantes del leninismo no merecen ser contempladas como libros de recetas. El mejor de los textos, al margen de las condiciones propicias, no parirá una revolución. A la vez, la más “ofrecida” de las situaciones revolucionarias, desprovista del andamiaje teórico que la sustente, estará, seguramente, condenada a la derrota.
Una única revolución triunfante. Varias malogradas. 
Noviembre de 1918. Alemania es un caldero. Tras el levantamiento de la marinería la revuelta se generaliza. Cae el Kaiser. Y como en el Febrero ruso, los “mencheviques” alemanes se ofrecen como garantes de la “paz social”. Carlos Liebknecht y los espartaquistas proclaman la República Socialista Libre de Alemania. En diciembre se marchaba al “Primer Congreso General de Consejos de Obreros y Soldados”. ¿Nuevamente la dualidad de poderes? Pero lo cierto era que ni el Gobierno estaba tan debilitado como se lo suponía, ni el Ejército estaba tan descalabrado, ni la correlación de fuerzas en el proletariado y otros sectores populares era tan favorable a la revolución. En enero de 1919 se produce una crisis política. Durante varios días medio millón de berlineses manifiestan contra las provocaciones gubernamentales. La represión es feroz. Días después caen asesinados Carlos Liebknecht y Rosa Luxemburgo. La reacción ha capeado el vendaval.
Baviera y Hungría son los escenarios de sendas repúblicas soviéticas en Europa de efímera duración. La oleada revolucionaria se va cerrando.
Nuestra actualidad 
Nuestra condición de comunistas y revolucionarios es razón suficiente para nuestra lucha intransigente contra esta sociedad perversa. Sabemos que nuestras buenas razones no bastan. Porque en un largo proceso los explotadores blindaron sus propias “razones”. Las apoyan en la fuerza bruta de su Estado. Y en las ideas dominantes que neutralizan a muchas de sus víctimas. Se le atribuye a Goethe haber afirmado “prefiero las injusticias antes que el desorden”. Tal frase conlleva la admisión de que el “orden instituido” normalmente es injusto. Contradicción de hierro sobre la que debemos trabajar los revolucionarios.
Mendieta popularizó el “mal pero acostumbrado”. ¿Nos habituamos realmente a la “malaria”? Somos millones los que peleamos. Y si alguno se resigna a estar mal seguramente no va a tolerar estar peor. Estas batallas reivindicativas permiten alcanzar triunfos parciales a la vez que crean conciencia en la necesidad de la lucha política por la liberación. Más necesaria que nunca cuando el revanchismo antiobrero y antipopular apunta contra nuestras conquistas.
“Muy actual pero, ¿dónde están las revoluciones del siglo XXI?” 
Lenin habló de la época del imperialismo y las revoluciones proletarias. Caracterizó a la fase imperialista como un momento de descomposición del capitalismo. La exacerbación de sus contradicciones ocasionó una nueva Gran Guerra, revoluciones triunfantes y el resquebrajamiento del colonialismo. Se instaló la ilusión de que dicho proceso sería lineal y rápido. La posterior restauración capitalista en la URSS y China son elocuente demostración de que no será así. Los imperialismos recuperaron la ofensiva. Y aun así no “curaron” una sola de las enfermedades sustantivas del capitalismo. Las lacras que señaló Lenin son las que eran y su voltaje centuplicado.
El mundo se ha transformado en un hogar sumamente inhóspito. Los sectores dominantes se curan en salud y nos la van a hacer bien difícil. Pero ninguna revolución del pasado fue un paseo. Se sucederán las crisis y las guerras. Las condiciones objetivas las “aportarán” los de arriba. Las subjetivas serán fruto de nuestro accionar. Lo que sembremos hoy… Así será nuestra cosecha cuando llegue el momento.
firma:

Sebastián Ramírez

Ampliar la unidad en la lucha

Para frenar la ofensiva macrista de hambre, ajuste, entrega y represión.

1. Dolor, hartazgo, lucha y elecciones

Con el pueblo dolorido por la aparición del cadáver de Santiago Maldonado, que forzó la suspensión de las campañas electorales, se realizaron las elecciones del domingo pasado.

Desde arriba se impuso la polarización Macri o Cristina. Los dos hicieron un uso miserable de la desaparición forzada de Santiago.

Fue una campaña en la que ninguna fuerza política del sistema planteó medidas de fondo para la situación social que atraviesa el pueblo. Ninguna planteó la reforma agraria. Ni de los 600 conflictos con que la oligarquía latifundista avanza en el saqueo de las tierras de los campesinos pobres y originarios. Ninguno reclamó impuestos a la especulación financiera, ni cuestionó a Macri por acumular una brutal deuda de 300.000 millones de dólares, deuda que hace pagar al pueblo. Nadie denunció a los monopolios imperialistas que liquidan la industria nacional y provocan la crisis de las economías regionales, los aplauden.

Fueron elecciones con un pueblo que viene agobiado y harto de sufrir ajuste tras ajuste. Por eso, hasta el día antes de las elecciones, y desde el siguiente, siguió la lucha en las calles, por los reclamos populares y por verdad y justicia castigando a los responsables materiales y políticos de la muerte de Santiago Maldonado.

 

2. Macri se fortaleció: a fondo con el ajuste

Macri obtuvo su gran victoria electoral. Ganó en los 5 mayores distritos del país: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Capital Federal y Mendoza, lo que no ocurría desde el triunfo de Alfonsín en 1983. Ganó 5 provincias en el 2015, 10 en las PASO y 13 el domingo pasado. Cambiemos, la alianza del PRO, con el despliegue nacional de la UCR y el aporte de Carrió en la Capital, pasó a ser la mayor fuerza política del país, con el 42% de los votos emitidos. Aumentó su fuerza en el Congreso, pasó a ser la primera minoría en Diputados y el Senado; pero no logró ser mayoría y tener quorum propio en ninguna de las Cámaras.

Macri se fortaleció. Se fortaleció para ir a fondo con su plan de ajuste, entrega y represión.

A las cero horas del lunes, cuando todavía se contaban los votos, las petroleras aumentaron entre un 10 y un 12% la nafta y el gasoil, liberando el precio al valor del mercado mundial. ¿Qué tienen que ver el mercando mundial? El costo de producción en la Argentina es de 15 dólares el barril que se vende a 51 dólares en el mercado mundial. Macri les da una ganancia del 233%.

El lunes, con el impacto de su triunfo, Macri anunció reuniones para un pacto político: reforma laboral y en las jubilaciones, los impuestos, la salud y la educación y apriete a las provincias. Quiere que paguen el ajuste los trabajadores, los campesinos y el pueblo, para llenar los bolsillos de un puñado de oligarcas terratenientes, y monopolios imperialistas y sus socios de la burguesía intermediaria, como el grupo Macri.

El ajuste y la entrega de Macri van unidos a la mano dura de la represión para imponerlo.

 

3. Derrotas y crisis

El Partido Justicialista sufrió una gran derrota. Macri, y el bloque dominante, trabajaron para dividirlo y agravar la crisis en la que cayó con la derrota del 2015. La polarización Macri o Cristina es funcional a ese objetivo.

Cristina fue la gran derrotada en Buenos Aires, a la que sumó las derrotas de Santa Fe y Santa Cruz. Paga por haber dejado un país en crisis, con uno de cada tres argentinos en la pobreza, y por el gigantesco robo de los bienes públicos. No se autocritica de nada, ni de poner al frente del Ejército y del espionaje a Milani, como se vio en una de sus entrevistas. Las derrotas de Cristina la debilitan, más aún cuando tiene por delante las causas judiciales, de ella y de sus funcionarios como De Vido.

Cristina cuenta como propios los 3.431.136 votos de Buenos Aires. Pero los intendentes del Gran Buenos Aires que la apoyaron renuevan sus mandatos en el 2019, y necesitan un candidato ganador, no una perdedora.

Un sector del PJ se abrazó a Macri. Urtubey y Schiaretti fueron mimados por macrismo y proyectados como “la renovación” del peronismo. Cayeron derrotados en sus provincias: el votante prefirió el modelo original a la copia.

No le fue bien a Massa y Margarita Stolbizer con su política de acuerdos con el macrismo: perdió 400.000 votos, que fueron a Cambiemos, y fue derrotado en Tigre y San Fernando. El socialismo sufrió otro duro golpe en Santa Fe.

Adolfo y Alberto Rodríguez Sáa en San Luis, y Verna en La Pampa, de posiciones duras con Macri, tomaron nota de que el acuerdo con Cristina fue el abrazo de la derrota en las PASO. Ajustaron y dieron vuelta el resultado en sus provincias.

Macri, dueño de “las cajas” del Estado, va a seguir trabajando para dividir a la oposición.

 

4. La principal debilidad de Macri

La principal debilidad del macrismo no son los acuerdos que deberá hacer para sacar leyes del Congreso. En eso, ahora está mejor que antes.

La principal debilidad de Macri es que, en casi dos años de gobierno, los trabajadores, los campesinos, los originarios, las mujeres, los jóvenes, los castigados por la crisis de las economías regionales y las inundaciones, y demás sectores populares y nacionales,protagonizaron masivas y gigantescas luchas: paros, huelgas, actos, movilizaciones, encuentros, etc. No pocas veces le arrancaron conquistas al macrismo, o le pararon la mano como en el 2×1.

Una y otra vez hubo acuerdos para la unidad en la lucha, multisectoriales y otras formas de coordinación, que crearon las condiciones para que el pueblo se mantuviera en las calles, una conquista democrática fundamental que el macrismo odia. Pese a la tregua de sectores de la CGT, van a seguir las luchas, porque la bronca viene desde abajo, de las asambleas y los cuerpos de delegados, donde se ejerce la democracia directa, cien veces más democrática que el voto, porque nadie delega nada, sino que es protagonista: delibera y ejecuta lo que se decide.

 

5. Contra el ajuste, la entrega y la represión de Macri

El eje de la política nacional es la más amplia unidad para enfrentar la política de ajuste, entrega y represión de Macri.

Las elecciones no le dieron a Macri un cheque en blanco. Los que creen que “no hay con qué darle a Macri” y dan tregua, se van a volver a equivocar. Vamos a tiempos turbulentos. El macrismo se prepara para eso. Las fuerzas populares, los comunistas revolucionarios, tenemos la responsabilidad de contribuir a enfrentar esa política reaccionaria, ser motores de la unidad programática con unos y de golpear juntos con otros. Sin sectarismos.

En la situación actual, el gran desafío es cambiar la correlación de fuerzas en los cuerpos de delegados y comisiones internas, sobre todo en las concentraciones obreras. Llevando a esas masas de trabajadores el debate sobre la liquidación de las conquistas que pretende el macrismo, que incluye la liquidación de esos cuerpos de delegados y comisiones internas. Encabezar las luchas y la unidad para la lucha, impulsando y organizando una poderosa corriente clasista, y forjando una corriente comunista revolucionaria de masas. Trabajando activamente para un paro nacional activo y multisectorial.

La crisis en el peronismo y otros sectores de la oposición, se da entre dos políticas: colaborar o conciliar con la política de Macri, o enfrentarla en la lucha social y política. Hay una gran corriente que busca ese camino de la lucha social y política. Lo que abre un cauce grande a la unidad en la lucha y para construir un PTP de masas (ver el cuadro de resultados).

También, para abrir un gran debate sobre la necesidad y posibilidad de construir un poderoso frente popular y nacional. Un frente con las fuerzas que estamos unidos en la lucha y en las elecciones. Y hay condiciones para confluir con amplios sectores hartos de ajustes, entrega y de represión. Que buscan un camino para derrotar al macrismo, para acabar con la dependencia, el latifundio terrateniente, y el Estado oligárquico, imperialista y mafioso. Y conquistar un poder popular en manos de los trabajadores y el pueblo, con Techo, tierra y trabajo.

 

Cuatro concejales en Salta

Con un partido vecinal aliado se ganó 2 concejales en Salvador Mazza, los compañeros Héctor Ortega y Gabriela Gareca. Con Compromiso Federal en Tartagal ganó Omar Arias, y Germán “Gondi” Caraita vuelve al Concejo de Urundel. Cuatro conquistas del pueblo.

 

 

 

firma:

Ricardo Fierro

Las mujeres marcaron el camino

El gobierno y la oligarquía empresaria y terrateniente vienen por todo con el ajuste, la entrega y la represión. El Encuentro Nacional de Mujeres mostró la otra Argentina y la voluntad de lucha por pan, trabajo, tierra, techo, educación, salud y libertad.

1. Multitudinario Encuentro Nacional de Mujeres

Las miles de mujeres reunidas en su Encuentro en el Chaco, que es único en el mundo, en su apertura, sus talleres y su marcha, hablaron de sus sufrimientos, denunciaron con una profundidad y detalle impresionantes las miserias del sistema de opresión social y patriarcal, y la complicidad y la participación del Estado y el gobierno de Macri, y construyeron su propia agenda de lucha con una determinación y firmeza extraordinarias.

Fue un grito desde una de las provincias más pobres del país, donde sigue “el genocidio silencioso de los pueblos originarios de El Impenetrable (…) y la violencia machista, patriarcal y racista que se recrudece aún más contra las jóvenes mujeres originarias”, denunció la Comisión Organizadora. “En la Argentina se vienen profundizando las desigualdades económicas y sociales que devienen en una escalada de feminización de la pobreza. Un Estado cómplice y responsable (…) y un gobierno que ha tomado decisiones que “han significado un retroceso y postergación para las demandas de las mujeres”.

Las mujeres mostraron la Argentina real y el camino de sus luchas. Se plantaron frente al ajuste, la entrega y la represión de Macri, y la responsabilidad del gobierno y del Estado en su opresión y sus sufrimientos.

 

2. Amenazas y aprietes

Cuando los opinólogos hablan de la situación de la Argentina, suelen agregar: “…siempre que no pase algo en el mundo”. Y miran las cosas que está haciendo Trump, el ultra reaccionario presidente de Estados Unidos.

En las últimas semanas, Trump se ocupó de realizar provocaciones a Corea, México e Irán. Matón atómico, le avisó a Corea que es la última amenaza. ¿Cuál es el paso siguiente? ¿Bombas?

Hay un “club” de cinco potencias: Estados Unidos, Rusia, China, Inglaterra y Francia, que se arrogan el derecho a imponer al resto del mundo la exclusividad de armas de gran potencia. Ellos las tienen listas para sus agresiones imperialistas. Y le prohíben al resto del mundo tenerlas para disuadir a sus posibles agresores.

Tampoco se sabe hasta dónde va a llegar Trump con su política de “primero Estados Unidos”. La reciente reunión del FMI, a la que asistió el ministro Dujovne, en el examen que le toman a la Argentina, le advirtió al gobierno de Macri que es “crítico” el déficit fiscal y alertó sobre los pedidos de créditos, que podrían poner al país en “una situación vulnerable en caso de endurecimiento de las condiciones financieras internacionales”.

 

3. El Coloquio de Idea

El verdadero Congreso Nacional, en los hechos, no es el que está en Rivadavia y Callao, de Capital Federal, sino en el Coloquio de Idea que se reunió en Mar del Plata. Ahí estuvo la crema empresarial y oligárquica, casi todos los funcionarios de peso del gobierno y el propio Macri, y varios emisarios de las potencias que disputan las riquezas de la Argentina.

El clima fue de aplausos sin fin al gobierno. Por ejemplo, cuando el jefe del Gabinete, Peña, sostuvo: “Estamos hartos del verso de la justicia social”.

La ley no escrita que aprobó ese centro del poder que es el Coloquio de IDEA, fue que el gobierno tiene que bajar el costo laboral, bajar los impuestos a los monopolios y terratenientes, hacer el ajuste en el presupuesto nacional, reformar la educación para que sean escuelas de oficios y liquidar lo que queda del sistema de salud pública.

El dirigente de los petroleros de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Pereyra, que acaba de ser denunciado por sus numerosas empresas y su enorme fortuna, les llevó tranquilidad a los empresarios. Levantó como ejemplo el convenio laboral de los que trabajen en el yacimiento de Vaca Muerta: corta los salarios a la mitad e impone una total flexibilización a los trabajadores. Habló en la misma sintonía que Macri.

 

4. Dos caminos

Estamos a días de las elecciones, con un escenario montado por la TV y los diarios del sistema para fortalecer al gobierno, para que aplique, a fondo, el ajuste, la entrega y la represión, acordado en el Coloquio de IDEA.

Desde el Chaco, el grito de las mujeres ha mostrado la verdadera Argentina y otro camino. Cualquiera sea el resultado electoral, en ese camino se va a seguir confrontando con la política que somete al pueblo a la pobreza y el país a la profundización de la entrega y el latifundio. Más que nunca, enfrentar la política de este gobierno reaccionario.

Si parte de la industria nacional trabaja con máquinas de 40 años atrás, como dice el gobierno, la receta no es, como hace el macrismo, llevarlas a la quiebra para que cierren, provocando desocupación y pobreza, más importaciones o la entrega de esas ramas a capitales imperialistas. Y liquidar las conquistas de los trabajadores con la reforma laboral y previsional. La receta popular y nacional es apoyar la industria nacional facilitando su modernización, creando más puestos de trabajo y mejorando las condiciones de vida y laborales del pueblo.

La receta no es engordar los latifundios frente a la crisis de las economías regionales, de los campesinos pobres y originarios, de los pequeños y medianos productores agravada por las 10 millones de hectáreas inundadas. La receta es liquidar el latifundio oligárquico y crear 2 millones de nuevas chacras para una agricultura de productores.

Plata hay, obligando a traer la de los millonarios como Macri que la blanquearon pero la mantienen en los paraísos fiscales. Y usar las reservas del Banco Central, ahora dedicado a la especulación y el endeudamiento desenfrenado.

Frente al plan de Macri y la oligarquía del Coloquio de Idea, hay un pueblo que sigue en las calles y se prepara para profundizar sus luchas. El desafío es unir fuerzas, también en la política, para un gran frente popular y nacional, capaz de derrotar las políticas reaccionarias y conquistar un verdadero poder popular y nacional.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Un Encuentro masivo y opositor

Los días 14, 15 y 16 de octubre las mujeres fuimos protagonistas una vez más, de este 32 Encuentro Nacional de Mujeres, Chaco 2017. Un Encuentrazo.

Desde el viernes comenzaron a llegar las primeras delegaciones desde todo el país. Al atardecer llegaron las mujeres originarias wichi, qom y mocovíes desde el Impenetrable y otros lugares del Chaco, como Pampa del Indio, Castelli, San Martín, La Leonesa, etc. La presencia masiva de las compañeras originarias marcó una nota distintiva en el inicio de este 32 ENM.
60.000 mujeres arribamos de los distintos puntos del país. El pueblo chaqueño nos recibió cálidamente, a pesar de la campaña para desprestigiar a los encuentros nacionales de mujeres de distintos sectores a los fines de atemorizar al pueblo chaqueño.
La Comisión Organizadora realizó una tarea descomunal para poder recibirnos, alojarnos a las miles y miles de mujeres en escuela y/o clubes, en camping, casas de familia; garantizó los lugares donde funcionaron los talleres, más de 200; instalaron el Encuentro.
A su vez, miles y miles de mujeres trabajamos durante un año para poder asistir a este evento único en el mundo, que las argentinas sostenemos año tras año, defendiendo en cada instancia los pilares que lo sostienen.
Fueron tres días de mucho debate y también de mucho consenso. “Al fin se pudo discutir”, decían muchas mujeres. La vida, los sufrimientos, las alegrías y la lucha, recorrieron el debate en los múltiples talleres que se formaron con relación a las 71 temáticas propuestas por la Comisión Organizadora.
Fue un encuentro distinto porque todas pudimos hablar, y entre todas pudimos compartir nuestras experiencias de vida y de lucha, lo que nos permite ver que lo que le pasa a una, le pasa a muchas, que no es un problema individual, por ejemplo la violencia que padecemos, sino social y vamos aprendiendo a dar batalla colectivamente en todos los terrenos. Se habló acerca de que no tenemos nada para poner en la olla, y que entre muchas nos organizamos en ollas populares, hablamos del dolor que nos causa la muerte de nuestros hijos ante el avance de la droga en los barrios, y acá también nos vamos organizando. Hablamos acerca de la falta de trabajo y las que tenemos, no nos alcanza para llegar a fin de mes, hablamos de la violencia que sufrimos ante los golpes, los abusos.
Ha crecido el número de mujeres que caen en las redes de trata, y también ha crecido el número de femicidios. Vimos ante esto, un gobierno que no destina el presupuesto necesario para implementar la Ley 26.485 de violencia hacia las mujeres y no sólo eso, ha quitado presupuesto.
Muchos talleres se pronunciaron por la aparición con vida de Santiago Maldonado, responsabilizando al gobierno de Macri.
También se pronunciaron en muchos talleres por el pedido de esclarecimiento del cobarde atentado a Julia Rosales. Fue un encuentro opositor.
La apertura
Miles de mujeres colmaron el Club Sarmiento de Resistencia, Chaco, en este 32° Encuentro Nacional de Mujeres. Un espacio autoconvocado, autónomo, autosostenido, federal, democrático, plural y horizontal que no para de crecer en la lucha contra la doble opresión, agravada por la política de ajuste de Macri.
La multitud de mujeres en el estadio recibieron conmovidas el saludo de las mujeres originarias en sus respectivos idiomas.
Las más de 120 integrantes de la Comisión Organizadora, que durante un año trabajaron duramente para hacer realidad este ya histórico ENM, dieron una emocionada bienvenida. Se invitó a continuación a entonar el Himno Nacional, cantado con las tonadas de todas las provincias.
A continuación distintas integrantes de la Comisión Organizadora leyeron el documento elaborado conjuntamente. Fue un acto emocionante y que nos impactó.
El documento de bienvenida plantea, entro otros conceptos: “Después de 19 años, y por segunda vez, nos encontramos en Resistencia, Chaco, para hermanarnos. En 1998, fuimos diez mil mujeres, hoy somos setenta mil las que nos reunimos en este encuentro único en el mundo. Nos autoconvocamos convencidas de que a partir de estos encuentros nace la construcción colectiva que nos da la fuerza para luchar contra el sistema explotador, patriarcal y opresor”.
El documento subraya la situación de postergación en varios sectores sociales de una provincia donde “luchan las trabajadoras, las campesinas, las mujeres de los pueblos originarios cuyos ancestros han sobrevivido a las campañas genocidas, las estudiantes, las desocupadas, las amas de casa, las sindicalistas, las feministas, las víctimas de femicidio, sus familiares y todas las víctimas de la justicia machista, las mujeres trans, lesbianas, bisexuales, la diversidad sexual…” Y señalan una de las características más singulares del cambio de este ENM: el hecho de ser la primera Comisión Organizadora que cuenta con “la primera subcomisión de Interior en la historia, que recorrió todo el territorio provincial difundiendo el Encuentro en cada rincón del Chaco”.
El documento denuncia ser una de las provincias más postergadas del país. “La Corte Suprema de la Nación desde hace diez años exige al gobierno nacional y al provincial dar respuestas a los pueblos del norte y de El Impenetrable para detener lo que denominaron “el genocidio silencioso” de los pueblos originarios de esa zona, por desnutrición, tuberculosis, Mal de Chagas, entre otras enfermedades y muertes evitables. Muchas de las que dan batalla todos los días contra estas injusticias estamos acá presentes.
“Somos parte de las economías regionales postergadas por un proyecto nacional y provincial que privilegia el avance sojero de los agronegocios. Una agricultura que depreda montes favoreciendo las inundaciones y la contaminación, una agricultura sin agricultores que desangra a las poblaciones rurales en un éxodo que no se detiene, hace crecer las villas y los asentamientos, situación que beneficia a pooles y terratenientes.
“El algodón, que era el orgullo del Chaco, produjo este año la menor siembra de la historia. Cierran las desmotadoras y la industria textil por la apertura indiscriminada de las importaciones y el achicamiento del mercado. Cierran las pymes por cargas impositivas que son impagables, causando el aumento de despidos en el sector privado, como también la desocupación y el hambre”-
Además, denuncia que las políticas de opresión en Latinoamérica, en el país y el Chaco son ejecutadas apoyándose en la represión. “El ajuste golpea a los sectores populares, y sobre todo perjudica a las mujeres, empeorando sus condiciones de vida”. Y en ese hilo denuncia los 600 conflictos y persecución por la tierra, y repudia “el intento de asesinato a de la dirigente social Julia Rosales”.
El documento hace un repudio por las detenciones respaldadas en “la Ley de Narcomenudeo, que criminaliza al último eslabón de la cadena, penalizando particularmente a la juventud, con la intención de bajar la edad de imputabilidad, dejando libre a los responsables de las redes de narcotráfico.
“La feminización de la pobreza es un hecho innegable. Aún en el siglo XXI somos las que mayormente nos encargamos del trabajo doméstico no remunerado y tareas de cuidado, y somos quienes sostenemos nuestros hogares, teniendo como agravante la desigualdad salarial, que hace que las mujeres ganemos 27 por ciento menos que los hombres. La variable de ajuste siempre recae en las mujeres. Para revertir esta realidad injusta, es que necesitamos seguir organizadas y en la calle… Todas las batallas de nuestra patria grande latinoamericana nos tuvieron a las mujeres encabezando la lucha, a pesar de que el discurso de la historia oficial nos invisibilice. Por eso es que hoy invocamos a Juana Azurduy, Micaela Bastidas, Bartolina Sisa, Macacha Güemes, Melitona Enrique, Berta Cáceres, María Remedios del Valle, Juana Ramírez y Virginia Volten, entre otras”.
Por otra parte denuncian al Estado que no destina recursos ni propone respuestas integrales para abordar la problemática en violencia: “Mientras que ya en el 2016 el Plan Nacional de Acción de Prevención, Asistencia y Erradicación de la violencia contra las mujeres destinaba un presupuesto de menos de cinco pesos por mujer, el proyecto de Ley presupuestaria para el 2018 omite toda mención explícita de la asignación para el próximo año”.
A continuación, las integrantes de la Comisión fueron mencionando con un presente los nombres de las cinco mujeres asesinadas este año en Chaco: Araceli González, Isabel Sánchez, Mariela Fernández, Elizabeth Giuliana Solís Álvarez de 13 años, y Andrea Vera, mujer originaria de 25 años.
Se denunció que en lo que va del año, la desaparición de 22 mujeres en la provincia.
Además, pidieron por un sistema de salud accesible y equitativo para todas. La educación y anticoncepción considerados derechos básicos e indelegables, sin distinción de condición socioeconómica”. Ver completo en Internet.
Los talleres
Los talleres son el corazón de los encuentros. Fueron 71 temáticas y se formaron más de 200 talleres. Las mujeres fuimos protagonistas en el debate colectivo.
Funcionaron en forma normal y algunos se transformaron en asambleas. Fueron masivos. Hubo conclusiones en la mayoría.
El taller de mujeres originarias fue multitudinario. Allí las originarias debatían acerca de la sed de tierra, de la discriminación que padecen, del dolor que sufren al ver a sus hijos con hambre.
El debate de nuestros sufrimientos recorrió todos los talleres, responsabilizando a la política de ajuste del gobierno de Macri que ha agravado la doble y la triple opresión que padecemos. “Se parecen a los viejos encuentros”, decían contentas algunas mujeres.
Campaña por la emergencia en violencia contra las mujeres
El sábado se hizo un homenaje a nuestra querida Maria Conti, pionera de los encuentros (ver contratapa). El domingo por la tarde, como parte de las actividades del ENM, se hizo el lanzamiento de la campaña por la emergencia en violencia contra las mujeres. En la actividad se planteó que es urgente nacionalizar el reclamo, ya que el 30 de noviembre de este año vence la media sanción que conseguimos en Senadores porque el gobierno de Macri lo mantiene cajoneado en Diputados.
Las compañeras de provincia de Buenos Aires, integrantes de la CTEP, la CCC y del Movimiento Evita, contaron la experiencia de la consulta popular Vivas nos queremos y el reclamo por las 30 mil promotoras en prevención de violencia, y la necesidad de nacionalizar esta lucha, y pelear por 100 mil promotoras.
Allí se leyó una declaración de las compañeras de Esquel que están reclamando la absolución de la médica condenada por realizar un aborto, tras fallecer varios días después una paciente a quien le hizo un aborto legal.
El momento más emotivo de la actividad fue el homenaje a la neuquina Ivana Rosales, una luchadora y sobreviviente de femicidio, que falleció hace pocas semanas a causa de un ataque de epilepsia, secuela  de aquel intento de asesinato. En su memoria saludaron las compañeras neuquinas quienes la recordaron como una persona que supo transformar su dolor en lucha, y su hija Adriana que leyó una carta de acompañamiento.
La marcha
Fue una extraordinaria marcha, multitudinaria, colorida, alegre, ruidosa y las jóvenes fueron el componente fundamental.
El domingo por la tarde, al grito de “qué momento, qué momento, a pesar de todo les hicimos el Encuentro”, “ni una menos ni una más gritemos todas emergencia nacional”, recorrimos las 40 cuadras de Resistencia, desde la UNNE hasta el Parque de la Democracia.
Las viejas encuentreras estamos conmovidas y confiamos en las jóvenes encuentreras que tomarán la posta en la defensa del carácter de los encuentros que seguirán creciendo.
El Encuentro se va a Puerto Madryn
El lunes por la mañana se realizó el acto de cierre del 32 Encuentro Nacional de Mujeres en el que fue elegida la ciudad de Puerto Madryn para 2018. Una vez más miles se congregaron para ovacionar las tres propuestas presentadas: Chubut, La Plata y Capital Federal. La decisión se dirimió entre las dos primeras.
Las mujeres platenses remarcaron que en la capital de la provincia más rica del país, se agudizan las problemáticas de las mujeres. Resaltaron que frente a la adversidad las mujeres campesinas se han puesto de pie y están a la cabeza de la lucha. La historia de defensa de los derechos humanos en la ciudad de la Noche de Los Lápices y la importancia del Astillero Río Santiago, la única fábrica estatal que sobrevivió a la privatización menemista.
En tanto que las mujeres de Chubut hicieron hincapié en la necesidad de visibilizar la lucha por la tierra y la defensa de los recursos naturales frente al avance del saqueo en la provincia en que fue desaparecido Santiago Maldonado.
Por poco margen, pero en una masiva ovación, las mujeres del Encuentro decidieron congregarse en la ciudad de Puerto Madryn en 2018.
La Comisión Organizadora denunció que, terminado el Encuentro, el lunes por la tarde un grupo de hombres y mujeres persiguió y agredió verbal y físicamente a compañeras que esperaban los colectivos para volver a sus lugares de origen. Calificaron al hecho de una emboscada y exigieron que se investigue penalmente a los responsables.

El Frente Neuquino inauguró local en Rincón de los Sauces

Con una gran participación de vecinas y vecinos de la ciudad. Se encontraban presentes desocupados de la UOCRA, con la presencia de su dirigente Juan «Rancho» Godoy, mujeres organizadas como Madres ante la falta de trabajo, docentes, vecinos y vecinas que se acercaron a conocer la propuesta del FN.
Guillermo Avalos, docente y candidato a diputado nacional
 por el PTP en el FN saludó, agradeció a los vecinos y vecinas por su presencia y expresó: “tenemos la necesidad de transformación de nuestra provincia, la falta de trabajo, las condiciones en la que se vive en Rincón, tenemos que administrar de otra manera nuestros recursos naturales. Por todo eso apostamos al Frente Neuquino una forma distinta de hacer política.”
Por su parte Ramón Rioseco manifestó: “Cuando asumió el presidente Macri en la provincia había 540 pozos activos que generaban empleo y una economía virtuosa. Hoy a casi 2 años de gobierno están funcionando 130 equipos. El ajuste en Neuquén ha sido FEROZ  y lo hicieron con la complicidad del gobernador Omar Gutiérrez y lo que aun es peor con Guillermo Pereyra, secretario general del gremio de los petroleros. Estos son los responsables de la falta de trabajo y el ajuste en Neuquén.”

Las mujeres marchan a su Encuentro

El gobierno avanza con su plan de ajuste, entrega y represión, y se prepara para ir a fondo después de las elecciones

1. La mentira macrista

A 2 semanas de las elecciones, Cambiemos celebra el triunfo de Gustavo Valdés, el domingo pasado, en Corrientes. ¿Cuál es el cambio? Hace 16 años que gobiernan las mismas familias, el 40% de los correntinos son pobres y el 9,3% están en la indigencia (datos del Indec).

Las “celebraciones” del macrismo son así. Se llenaron la boca con una pequeña baja de la pobreza en el país, no dijeron que esa “mejora” es menos de la mitad de los argentinos que este gobierno empujó a esa situación. Tampoco dijeron que, gracias a sus políticas, hoy hay 50.000 indigentes más. Siguen provocando hambre, siguen recortando los fondos de la emergencia social y se niegan a declarar la emergencia alimentaria.

¿No vio Macri el Feriazo en la Plaza de Mayo?Los pequeños y medianos productores vendieron sus verduras y frutas al precio que les pagan los intermediarios y las cadenas de supermercados: $3 el kilo de zanahorias que venden a $25 en las góndolas, $7 la lechuga que está a $59 en los súper. Ahorcan al campesino y llenan los bolsillos de los monopolios del comercio.

Después de las elecciones hasta diciembre, tarifazos: un 8% a la nafta (lleva el 50% este año) y electricidad en noviembre. En diciembre 44% de aumento al gas (ya aumentó este año un 400%).

 

2. La nueva oligarquía macrista

Batiendo todos los récords, el ministro de Interior, Frigerio, declaró que “lo importante es por primera vez en la historia de la Argentina elegir [en 70 años] un rumbo correcto”. Es decir, desde Perón a los Kirchner, todos fueron fracasos, y con Macri la Argentina se va para arriba. ¿Por qué 70 años y no 100? Porque admiran a aquella oligarquía vacuna, proveedora de carnes y alimentos a los ingleses y otros imperialismos europeos; oligarquía que vivía en el lujo y los placeres mientras el pueblo estaba en la miseria. Es lo que dice Macri: una Argentina que sea “supermercado” del mundo.

La TV y los diarios del sistema ya han creado el clima del macrismo ganador de las elecciones, para que haga lo que tiene que hacer:lostarifazos y las reformas laboral, previsional e impositiva, la concentración y extranjerización de la tierra, liquidar la educación pública transformándola en escuela de oficios; y terminar de liquidar la salud pública financiando, con los aportes de los trabajadores a las obras sociales un seguro social berreta. Esta es la decisión de los 200 monopolios y los oligarcas latifundistas que manejan la Argentina de Macri.

Ya hay 450 convenios firmados a la baja. A los mecánicos les inventaron una categoría nueva con un convenio que liquida gran parte de sus conquistas. El gobierno negocia con los bancos un acuerdo para el 2018: aumento de salarios entre el 8 y el 12%, mientras los bancos calculan una inflación del 16% y una devaluación del peso del 20%. Lo dijo Palazzo, secretario de la Bancaria.

 

3. Vienen por todo

Decenas de miles de mujeres marchan a su Encuentro Nacional en el Chaco, del 14 al 16 de octubre. Sufren el hambre de sus familias, la desocupación y el brutal aumento de todas las formas de violencia contra ellas. El gobierno habla pero no hace nada de fondo. Mantiene la receta de actuar cuando ya son víctimas. La Justicia y la Policía son parte del problema, no de la solución. Ellas están a la cabeza de las luchas, son un ejemplo nacional e internacionalmente.

Siguen su plan de lucha los trabajadores del Astillero Río Santiago: el macrismo lo está vaciando. Hubo movilizaciones por la emergencia alimentaria y otros reclamos en la Capital Federal, Córdoba, Comodoro Rivadavia y en Villarino.

De espaldas a los sufrimientos de los trabajadores y el pueblo, el Confederal de la CGT facultó al Consejo Directivo a “continuar el diálogo con el gobierno” y evaluar la situación después de las elecciones. Nada de paro nacional. Los felicitó Triaca, el ministro de Trabajo. Ninguno de los Moyano (Hugo, Pablo y Facundo), fueron a la reunión cegetista.

El macrismo viene a liquidar las conquistas económicas del movimiento obrero, pero no solo a eso. Viene a liquidar lo que históricamente ha sido la fuerza de la clase trabajadora: su unidad para la lucha, sus convenios colectivos por rama y, sobre todo, sus cuerpos de delegados y comisiones internas. Esto es lo que quiere decir el ministro Frigerio cuando propone una Argentina de 70 años atrás: la de la llamada década infame. Cuando no había derecho de huelga y frente a cada protesta había represión y cárcel.

Llevar a las asambleas, cuerpos de delegados y comisiones internas la discusión sobre la necesidad y la urgencia de un paro nacional, es la gran batalla política del momento actual. No puede haber tregua contra el ajuste, la entrega y la represión de Macri cuando ya están en curso sus planes contra los trabajadores, los productores agrarios, las mujeres y los jóvenes.

 

4. Discutir en las fábricas el paro nacional

Macri volvió a polarizar el escenario político. En esa pelea con Cristina, apuesta a ganar el voto de gran una parte del pueblo que no quiere volver a la soberbia y la corrupción K. Trabaja, además, con el chantaje de la “caja” y la “gobernabilidad”, sobre las provincias y municipios que no gobierna, frente a un peronismo ocupado en negociar las finanzas de provincias y municipios que gobierna.

En estas elecciones, no está en juego quién va a ser el próximo presidente. Está en juego el ajuste, la entrega y la represión, que ya se aplica, y que van a ir a fondo, después de las elecciones. Es el plan de los 200 monopolios y la oligarquía latifundista, más allá de sus peleas en un país disputado entre varios imperialismos como es el nuestro.

Tarifazos, precarización de la educación y la salud y aumento de los impuestos que paga el pueblo para “sanear el presupuesto”: o sea, hacerle pagar el ajuste al pueblo. Precarización y flexibilización del trabajo y aumento de la edad de jubilación para “bajar el costo laboral”: o sea, aumentar las superganancias de monopolios y oligarcas terratenientes. Liquidar las ramas de producción que “no sean competitivas”: o sea, liquidar la pequeña y mediana industria y las economías regionales, que son la principal fuente de trabajo del país.

La divisoria de aguas, en todos los terrenos, es entre el plan de ajuste, entrega y represión de Macri y la unidad para la lucha social y política de todos los que se oponen a ese plan. Es trabajar para el paro nacional activo y multisectorial para torcerle el brazo a ese plan antipopular y antinacional o darle tregua.

Es acumular fuerzas para un gran frente popular y nacional dispuesto a enfrentar y derrotar esa política reaccionaria y barrer al Estado oligárquico imperialista que la sostiene. Y crear las condiciones para sean los trabajadores, los campesinos, las mujeres, los jóvenes y demás sectores populares los que construyan un nuevo Estado y tomen en sus manos su futuro.

 

Rioseco: con el Frente Neuquino vamos a salir adelante

El Frente Neuquino sigue en las calles, con cada vecino y vecina de Neuquén. Hoy recorrimos la zona Oeste de la ciudad para charlar sobre nuestras propuestas. Al finalizar la caminata, la candidata a diputada nacional Asunción Miras Trabalón y el candidato a concejal Fernando Schpoliansky saludaron a la gente presente y les pidieron llevar nuestras ideas a todo el mundo.

Luego habló el candidato a diputado nacional que encabeza la lista, Ramón Rioseco. “Venimos de una semana intensa, de muchos kilómetros, de mucho acercamiento con la gente, con el Neuquén profundo que está esperando la transformación, la ruta, las comunicaciones, que está esperando que esa bendita riqueza que tenemos en nuestra provincia pueda ser derramada entre los neuquinos” aseguró Rioseco.

El candidato manifestó que esta provincia es la más rica de Latinoamérica y con mayor potencial energético del país por lo que no entiende por qué el MPN se arrodilla y no discute el interés de los neuquinos: “si algo que nos hemos destacado en Cutral Co para salir adelante a pesar del olvido, a pesar de la privatización, a pesar del neoliberalismo, fue que salimos adelante con dignidad, con trabajo y con orgullo de ser neuquinos.”

El Encuentro somos todas

Faltan pocos días para encontrarnos en Chaco, en el 32 Encuentro Nacional de Mujeres. Las mujeres estamos ultimando detalles para poder ser parte de este evento único en el mundo.
Nos encontraremos en Chaco, una de las provincias más pobres de nuestro país; donde el hambre y la desocupación se agrava con la política del gobierno nacional y el provincial, una provincia donde los pueblos originarios siguen exigiendo su derecho sobre la tierra y por una vida digna, una provincia donde las mujeres, junto al conjunto del pueblo, tienen una gran experiencia de lucha. Como una vez dijo una compañera: “Vengan a Chaco, una provincia donde las mujeres queremos salir de la oscuridad”.
El Encuentro se realizará en una Argentina castigada por el hambre y la miseria. La carestía de vida aumenta a pasos agigantados. “Meter algo en la olla” es el principal problema para la mayor parte de la población, en muchos hogares sólo hacen una comida diaria y la inflación pega duro. El precio de los alimentos de primera necesidad, de los remedios y los tarifazos en los servicios nos golpean. La inmensa mayoría del pueblo, y las mujeres en particular, somos castigados por esta situación. En los barrios vemos como la droga destruye la vida de nuestros hijos, pretende convertirlos soldaditos de las mafias y no les ofrecen otro destino.
El gobierno de Macri, de ricos para ricos, gerente de las clases dominantes, no puede hacer pasar su política de ajuste sin represión. Lo dejó en claro a los pocos días de asumir reprimiendo a los trabajadores de Cresta Roja. No le tiembla el pulso para reprimir y para “castigar” a los que salimos a luchar contra su política de hambre, ajuste y represión. Se cumplen dos meses de la desaparición forzada de Santiago Maldonado y un mes del cobarde atentado a Julia Rosales, dirigente del PCR y la CCC.
Vamos a un Encuentro con un pueblo que nunca abandonó las calles, donde la lucha fue y es respuesta a la política del gobierno de Macri y donde las mujeres somos grandes protagonistas. Luchamos contra el hambre, por tierra, techo y trabajo en las grandes movilizaciones de San Cayetano a Plaza de Mayo, en amplia unidad, movilización y lucha que nos permitió arrancar y conquistar la Emergencia Social. Seguimos exigiendo su total implementación y la declaración de la Emergencia Alimentaria. Enfrentamos la desidia e indiferencia del gobierno organizando merenderos y comedores en las barriadas populares, luchamos por “Ni un pibe menos por la droga”, peleamos por la declaración de la Emergencia en Violencia contra las mujeres a nivel nacional, provincial y municipal, porque estamos convencidas que la violencia hacia las mujeres es un problema social y político que amerita medidas por parte del gobierno.
Las medidas adoptadas por el gobierno agravan los problemas de las mujeres
Cada 18 horas muere una mujer víctima de femicidio, que es la máxima y más dolorosa expresión de la violencia hacia las mujeres. En el año 2009, producto de la lucha se conquistó la Ley 26.485 “de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en todo ámbito en el que se desarrollan sus relaciones interpersonales”, una ley que los gobiernos de turno transformaron en letra muerta ya que destinaron y destinan un presupuesto insignificante e insuficiente para su implementación, mujeres golpeadas, violaciones y abuso son expresiones de la violencia. No hay una sola política que tenga como objetivo la prevención, somos las mujeres las que tomamos en nuestras manos este problema y salimos a enfrentarlo generando herramientas como las de las promotoras en prevención lanzada este año en la provincia de Buenos Aires, que entendemos como parte integral de la lucha por la emergencia. La declaración de la emergencia garantizaría el presupuesto necesario para la creación de refugios, el apoyo psicológico, jurídico y económico de las mujeres víctimas de violencia.
Es posible una vida sin violencia y es evitable que nos sigan arrancado mujeres que terminan siendo, dolorosamente, una menos. En el año 2016, una semana después del 3 de Junio conquistamos la media sanción en el Senado del proyecto de Ley que declararía la Emergencia Nacional en violencia. Un proyecto que es producto de las gigantescas movilizaciones que protagonizamos las mujeres de nuestro país, cada 3 de Junio desde el año 2015, en las que las mujeres y el conjunto del pueblo salimos a exigir ¡Ni Una Menos! ¡Vivas Nos Queremos! En este Encuentro los talleres van a ser eco de las experiencias que las mujeres llevamos adelante para enfrentar la violencia, eco de cómo eso que parece un problema puertas adentro, es un problema colectivo. Un problema de todas que tiene responsables y que nosotras tenemos propuesta para enfrentar.
En nuestro país, la clandestinidad del aborto, sigue llevándose la vida de las más pobres. Un aborto realizado en una clínica tiene un costo de $16.000, lo que nos condena a la realización de la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones de insalubridad y de clandestinidad, en la más absoluta soledad. La campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó en varias oportunidades el proyecto de Ley de “interrupción voluntaria del embarazo”, un proyecto que se fue construyendo con la lucha y que los gobiernos de turno se niegan a tratar, haciendo maniobras descaradas para hacer vencer su plazo de tratamiento sobre tablas. El aborto clandestino es un tema de salud, se lleva la vida de las más pobres y es una deuda de la democracia.
La trata de mujeres con fines de esclavitud sexual se lleva a nuestras jóvenes; en esta problemática se entrelazan lo más podrido del poder político, judicial y policial. “Como moscas” se las llevan y no sabemos más de ellas, es una de las formas más violentas de sometimiento a la que nos quieren acostumbrar. Con el caso de Marita Verón quedó demostrado que no nos traga la tierra, que nos arrancan de nuestra vida y nos llevan a una vida de dolor, en la que nuestros cuerpos son fuente de ganancia de mafias que tienen nombre y apellido.
En este Encuentro las mujeres vamos a contar lo que vivimos cada día, cómo esta política de ajuste del gobierno nacional nos quiere condenar a una vida de padecimientos donde el hambre, la falta de trabajo, la precarización, la violencia, los despidos son el punto de partida para el agravamiento de nuestros problemas. Vamos a repudiar que viene por todo, que pretende llevar el ajuste hasta el hueso con la reforma laboral, la destrucción de los convenios colectivos de trabajo, liquidando los cuerpos de delegados, comisiones internas y los sindicatos; a esta política enfrentaremos y para ello, entendemos justa y necesaria la pelea por un paro nacional activo. Vamos a poner en palabras, como lo hacemos hace 31 años, lo que nos pasa, cómo nos organizamos y enfrentamos la desidia del gobierno, para salir fortalecidas, porque sabemos y estamos convencidas de que algo cambia en nosotras cuando participamos.
  • Basta de hambre, ajuste y represión.
  • No a la reforma laboral.
  • Basta de femicidios.
  • Declaración nacional de la emergencia en violencia contra las mujeres, por promotoras en prevención de violencia en todo el territorio nacional. ¡Ni una menos, vivas nos queremos!
  • Basta de trata: Vivas las llevaron vivas las queremos.
  • Ni una mujer menos por la clandestinidad del aborto: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.

Parar la reforma laboral

Macri, los monopolios y oligarcas latifundistas vienen por todo, de la mano de los colaboracionistas. El triunfo en Mondelez Pacheco (ex Kraft)  y la pueblada en Libertador de Jujuy marcan el camino

1. Mondelez (ex Kraft) y Ledesma
Es extraordinario el triunfo de los trabajadores de Mondelez (Terrabusi), que afirmaron a la lista de la Comisión Interna ganando en todos los turnos, consolidando la recuperación que puso ese puesto de lucha en manos de todas las obreras y todos los obreros de la fábrica. Atrás de ese triunfo hay una historia y un camino de unidad de todas y todos para la lucha, y un ejemplo de democracia grande.
Otro hecho extraordinario es la lucha de los azucareros del Ledesma, violentamente reprimidos por el gobierno macrista. En respuesta, estalló una pueblada en Libertador, que los hizo retroceder.
Los trabajadores de Mondelez en Buenos Aires y los de Ledesma en Jujuy, muestran la decisión de contingentes avanzados del movimiento obrero, de enfrentar la ofensiva de los monopolios contra los trabajadores, que impulsa Macri de la mano de los dirigentes colaboracionistas. Es una ofensiva que recorre América Latina y el mundo.
La ofensiva de Macri está en curso: precarización del trabajo, flexibilización y superexplotación a fondo, liquidación de los convenios colectivos por rama. El primer objetivo de ese plan es impedir el paro nacional activo y multisectorial, con el acuerdo del colaboracionismo y sectores conciliadores. Y el eje central de esa ofensiva es liquidar la columna vertebral del movimiento obrero: los cuerpos de delegados y comisiones internas, para atomizar al movimiento obrero e impedir que se imponga el camino de la lucha.
El triunfo en Mondelez y la lucha de Ledesma y la pueblada en Libertador muestran que sectores del movimiento obrero han hecho un balance de las derrotas en fábricas en las que se impuso una línea que reemplaza la unidad para la lucha con la división sectaria de los trabajadores, que pone las decisiones en manos de una minoría, donde los protagonistas no son los trabajadores sino candidatos electorales que promocionan la utopía reaccionaria de llegar a ser mayoría en el Congreso para que desde ahí vengan las soluciones.
2. El plan de los monopolios y latifundistas
El plan de Macri, de los 200 monopolios y los terratenientes latifundistas es global.
La “productividad” es la palabra que usan para encubrir la verdad: superganancias. Un ejemplo es en los petroleros, donde comenzó la ofensiva antiobrera. El costo de producción de un barril de petróleo no supera los 15 dólares, incluyendo los salarios del viejo convenio. Con los nuevos que están imponiendo, con la traición de jerarcas colaboracionistas, recortan los salarios hasta la mitad. El precio del barril en el mercado mundial es de 51 dólares: ganan fortunas. Y el gobierno les ha liberado el precio de los combustibles. El problema no es el salario, son las superganancias de las petroleras. Hay 450 convenios firmados a la baja en petroleros, construcción, agroindustria, etc.
La causa de la carestía de la leche, la carne, las verduras y las frutas no son los salarios miserables de los obreros rurales y la miseria que reciben los pequeños y medianos productores, como lo muestra el Feriazo del 3/10 en la Plaza de Mayo. El botín se lo llevan los terratenientes con la renta, que los aruinan y se quedan con las tierras por monedas, las de los originarios y de criollos. Y son las superganancias de los 200 monopolios que manejan el mercado.
No va a salir a flote el país rebajando los salarios, achicando las indemnizaciones por despidos y accidentes de trabajo, alargando la jornada laboral, aumentando la edad de jubilación a 70 años a los hombres y 65 a las mujeres y pagando jubilaciones de miseria. Ese plan de Macri llena los bolsillos de los de arriba. El camino es al revés: derrotar ese plan macrista, golpeando a sus beneficiarios, los terratenientes latifundistas y los 200 monopolios formadores de precios; terratenientes y monopolios que cada vez más son de capitales imperialistas y sus socios nativos.
3. Gendarmes y militares para reprimir
El plan de Macri, antiobrero, antipopular y antinacional, con un endeudamiento y apertura de las importaciones como en las épocas de Menem, no cierra sin represión.
Cuando Macri y Bullrich mandaron a la Gendarmería a Chubut, sabían lo que iba a pasar. El domingo 1° de octubre, el pueblo volvió a salir a las plazas y como dijo Sergio Maldonado, hermano de Santiago: “Quiero preguntarle al Presidente y a sus ministros, ¿dónde está Santiago Maldonado?”.
Cuando atentaron contra la vida de Julia Rosales, dirigente del PCR, la siguieron 30 cuadras, hubo un coche de la policía que vio cuando le disparaban los cinco balazos. Macri: ¿quiénes hicieron el atentado? Cuando amenazaron a Eduardo Lualdi y su familia, director deCuadernos, la publicación de temas nacionales, hay cámaras y celulares para revisar. Macri: ¿quiénes fueron los grupos que actuaron?
Después de cada acto popular aparecen los grupos de encapuchados que provocan desmanes, los multimedios del sistema “se olvidan” de esos actos masivos y muestran solo los desmanes: Macri: ¿quién manda esos grupos provocadores? Este 1° de octubre les fue mal, en la Plaza de Mayo por Maldonado los corrió el pueblo.
Cuando se demoniza a las protestas populares, poniendo al pueblo en las calles como el mayor de los delitos, mientras se impulsó que se paseen por las calles los genocidas de la dictadura, como hizo el gobierno con el 2×1. Macri: ¿Fuerzas Armadas para reprimir al pueblo?
4. Pelear el paro nacional activo y multisectorial
Impulsar la más amplia unidad para luchar contra el plan de ajuste, entrega y represión de Macri, los monopolios y oligarcas latifundistas, es la gran tarea de la hora actual.
Desde la dictadura hasta ahora, cada vez que los jerarcas propatronales colaboracionistas como el gobierno de turno cedieron a sus patrones, fueron los cuerpos de delegados y las comisiones internas las que tomaron en sus manos la lucha y arrancaron el paro nacional desde abajo. Así se enfrentó el golpe de Estado, la dictadura y los ajustes de cada uno de los gobiernos que le siguieron. Se decía entonces y sigue siendo válido: con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes.
Hay una gran discusión política en las fábricas. Hay conmoción en cuerpos de delegados frente al destape de la corrupción de sus dirigentes, como Pereyra de petroleros, que pierden “liderazgo” ante la exhibición de sus fortunas. Se los ve como una disputa entre sectores del poder. Hay una gran responsabilidad de las fuerzas clasistas y combativas de participar en esos debates, de desnudar las mentiras de este gobierno de accionistas y gerentes de las empresas, y latifundistas, que se siguen llenando los bolsillos, como antes “la juntaban con pala”, según decía Cristina Kirchner.
En medio de la ofensiva para robarles sus tierras, originarios de todo el país se movilizaron al Congreso, y le arrancaron al Senado una prórroga por cuatro años de la ley para el relevamiento y la propiedad de sus tierras ancestrales.
Hay sectores dispuestos a la lucha en todas las centrales de trabajadores. Hay una fuerte disposición a la lucha y reclaman el paro nacional, numerosas organizaciones sociales, del campesinado, los originarios, las mujeres y la juventud. Todas las fuerzas obreras, populares y nacionales, tenemos el deber de contribuir para que la clase obrera organizada rompa las ataduras que pretenden imponerle y encabece la lucha.
5.Gran batalla política
Macri, con el apoyo de los multimedios del sistema, apuesta a un triunfo electoral que lo fortalezca para ir a fondo con su plan. Pero sigue sin poder sacar al pueblo de las calles.
Las fuerzas populares, sociales y políticas tienen la calle para teñir la campaña electoral con los reclamos que están en las calles. Con el centro puesto en trabajar para un paro nacional activo y multisectorial. El PTP, los frentes en los que participa, y los acuerdos programáticos realizados, son herramientas para dar esa gran batalla política.
Se dan los preparativos finales para el nuevo Encuentro Nacional de Mujeres que arranca el 14/10. Hay anotadas decenas de miles para ir al Chaco. Llevan sus sufrimientos y sus luchas, asombrando al país y al mundo con sus gigantescas movilizaciones, sus peleas frente al hambre y la pobreza de sus familias y la emergencia en violencia que viven, los secuestros para la trata de sus hijas, la droga que destruye a sus hijos y los femicidios que se multiplican.
La lucha social y la batalla política, incluida la campaña electoral, tienen hoy un centro en las grandes empresas, en sus asambleas, cuerpos de delegados y comisiones internas. Encabezando las luchas y trabajando para la más amplia unidad en un paro nacional activo y multisectorial, que le tuerza el brazo al ajuste, la entrega y la represión de Macri.
La rebeldía en las grandes empresas, y en las concentraciones de trabajadores rurales y campesinos, es la base para avanzar hacia un frente popular y nacional, que acumule las fuerzas necesarias para derrotar al gobierno de Macri y conquistar un poder popular que acabe con el latifundio oligárquico y la dependencia.
A 50 años del asesinato del Che, recordando su convocatoria a la lucha, el desafío es: ¡Por 2, por 3, por muchos Mondelez y muchos Ledesma! 
firma:

Escribe Ricardo Fierro

La Revolución China

El 1º de octubre de 1949 Mao Tsetung proclamaba al mundo: “El pueblo chino se ha puesto de pie”, al anunciar la República Popular China desde la Plaza Tienanmen, en Pekín. La Revolución había triunfado por primera vez en un país dependiente y semicolonial, que además era el más poblado del planeta.
¿Cómo hizo el pueblo chino para “ponerse de pie”? ¿Cómo pudo triunfar una revolución dirigida por el partido del proletariado en ese “mar campesino”? Hoy, cuando China es un país capitalista imperialista gobernado por una burguesía de nuevo tipo que oprime brutalmente a su pueblo y explota a los pueblos y naciones oprimidas, es más importante que nunca reivindicar el proceso de la Revolución China.
El proceso revolucionario en el gran país asiático tiene una rica historia, y varias etapas. En 1911 estalló una revolución contra el emperador y el imperialismo que instauró la república, cuyo primer presidente fue Sun Yat-sen, fundador del Kuomintang (un bloque de obreros, campesinos y burguesía nacional). En mayo de 1919 un gran levantamiento estudiantil “señaló una nueva etapa de desarrollo en la revolución democrático-burguesa antiimperialista y antifeudal de China”, diría Mao.
Dos años después, en 1921 se realizaba el Congreso de fundación del Partido Comunista de China en la ciudad de Shanghai. Fue detectado por la policía y tuvo que continuar en una de esas barcas que se usaban entonces en China como vivienda. Eran 21 delegados, representando a 52 o 57 afiliados. Allí Mao planteó “el marxismo salvará a China”. De ahí en más siguieron 28 años en los que el Partido Comunista de China se convirtió en la dirección del proletariado y las amplias masas campesinas, y llevó la revolución a la victoria, en un complejo proceso.
Tres “armas mágicas”
Este proceso, como el propio Mao analizó varias veces, tuvo distintos momentos de cooperación y enfrentamiento con el Kuomintang. Hay un primer período entre 1924 y 1927, cuando Chiang Kai-shek –ya por entonces máximo dirigente del Kuomintang– rompió el frente único y se dio a una feroz represión a los comunistas y al Ejército Rojo que estos dirigían y que luego se llamaría Ejército Popular de Liberación. En 1934, Mao impulsa la Larga Marcha para escapar de las campañas de “cerco y aniquilamiento” de Chiang. Esto se dio en medio de una durísima lucha interna en el Partido Comunista, en el que predominaba una línea de llevar la revolución desde las ciudades al campo, y privilegiar una guerra de movimientos a la guerra de guerrillas que impulsaba el sector liderado por Mao.
Por aquellos años, Mao investiga en profundidad la realidad de las clases sociales en China, y concluye que sin los campesinos pobres no habría revolución triunfante. Campesinos que intentaban sobrevivir a las terribles hambrunas comiendo la corteza de los árboles.
Dice Otto Vargas en Perfil de Mao Tsetung: “En la Larga Marcha el Ejército Rojo recorrió 12.500 kilómetros, atravesó dieciocho cadenas de montañas, once provincias, derrotó a un millón de hombres, combatió todos los días, sufrió hambre y todo tipo de dificultades. Fue una de las más grandes empresas militares de la historia, al lado de la cual incluso la de Aníbal empalidece. En esa Larga Marcha, en 1935, en la reunión de Tsunyi, triunfó finalmente la línea de Mao de la guerra de guerrillas, de la guerra del campo a la ciudad, de crear las bases rojas de apoyo y se derrotó la vieja dirección oportunista de ‘izquierda’ y de derecha”.
Luego vino el período del Frente Único Antijaponés. Japón había invadido China a partir de 1931, y en 1937 se establece un nuevo acuerdo entre el PCCh y el Kuomintang, en el que el PCCh tuvo que hacer grandes concesiones. En todo este período, el Partido mantuvo en unidad y lucha con el KMT –incluso con enfrentamientos armados–, su independencia y la del Ejército Rojo, como Octavo Cuerpo de Ejército. Este se transformaría, luego de la derrota del ocupante japonés al fin de la Segunda Guerra mundial, en Ejército Popular de Liberación. Ya por ese entonces, el PCCh dirigía vastas zonas donde vivían más de 100 millones de personas. Así se abrió un nuevo período, donde el Partido Comunista avanzó en la guerra de liberación, combatiendo a las tropas del KMT apoyadas por las potencias imperialistas, particularmente por los yanquis, derrotándolas en todo el territorio.
En el fragor de esta lucha, Mao escribió: “La revolución democrático-burguesa de China tiene dos características fundamentales: 1) el proletariado o bien establece un frente único nacional revolucionario con la burguesía, o lo rompe cuando se ve obligado a ello, y 2) la lucha armada es la forma principal de la revolución… La experiencia de estos dieciocho años nos ha permitido comprender que el frente único, la lucha armada y la construcción del Partido son nuestras tres ‘armas mágicas’, las tres principales armas del Partido Comunista de China para vencer al enemigo en la revolución” (Con motivo de la aparición de “El Comunista”, 4 de octubre de 1939).
La revolución es un drama pasional
La República Popular en 1949, la Revolución de Nueva democracia, como llamaron los comunistas chinos a esta etapa tuvo como objetivo “derrocar la dominación del imperialismo, del feudalismo y del capitalismo burocrático”, como indicó Mao, en camino al socialismo. Lo principal era resolver el hambre del pueblo chino, y dejar atrás “los años de la humillación”, como denominaban a ese período en el que en los grandes centros urbanos, las clases dominantes ponían carteles prohibiendo el acceso “a perros y chinos” en los locales comerciales y culturales.
Como el mismo Mao le dijo en una entrevista al escritor francés André Malraux: “La Revolución es un drama pasional. No hemos atraído al pueblo apelando a la razón, sino desarrollando la esperanza, la confianza y la fraternidad. Frente al hambre, la voluntad de igualdad adquiere la fuerza de un sentimiento religioso. Después, luchando por el arroz, la tierra, y los derechos concedidos por la reforma agraria, los campesinos adquirieron la convicción de que luchaban por sus vidas y las de sus hijos”.
Logros de la revolución
Escribe Jacinto Roldán que con el triunfo de la República Popular “46 millones de hectáreas de tierra cambiaron de mano, 300 millones de campesinos pobres accedieron a la propiedad de la tierra y por primera vez en siglos se resolvió el problema del hambre para 500 millones de habitantes” (Mao Tsetung: revolución, arte y cultura).
Mao, unos meses antes del triunfo de la revolución (marzo 1949) había afirmado: “La victoria de la revolución democrática popular de China, mirada retrospectivamente después de varios decenios, parecerá sólo el breve prólogo de un largo drama. Un drama comienza por el prólogo, pero el prólogo no es la culminación. La revolución china es grandiosa, pero después de la revolución, el camino será aún más largo y nuestra tarea, aún más grandiosa y más ardua”. Estaba claro el líder revolucionario de la gigantesca batalla que se iba a dar en China, entre los seguidores del camino socialista y los seguidores del camino capitalista.
En los casi 30 años que el proletariado estuvo en el poder, hegemonizando el proceso de la revolución democrática en un país dependiente, y avanzando hacia el socialismo, fueron inmensos los cambios para el pueblo chino. La expectativa de vida subió de 32 años en 1949 a 65 años en 1976. Antes de la revolución cuatro millones de personas morían al año de enfermedades contagiosas y 60 millones eran adictas al opio. La revolución sacó de la hambruna permanente a millones de campesinos. En una generación, la tasa de alfabetización subió de 15% en 1949 a 80-90% a mediados de los años 1970.
El protagonismo de las mujeres en el proceso revolucionario chino trajo profundos cambios durante el socialismo. Terminó con los matrimonios concertados, la brutal práctica de vendarle los pies a la mujer y el infanticidio de niñas. Un nuevo movimiento de mujeres, mayor y con una visión más amplia que nunca antes, se propuso eliminar la división del trabajo que subordina a las mujeres a los hombres y rebasar el estrecho marco de la vida hogareña, como se describe en La mitad del cielo, de Claudie Broyelle.
Con Mao la economía industrial china tuvo un crecimiento impresionante, un promedio de 10% al año, incluso durante la Revolución Cultural. China, llamada antes de la revolución el “enfermo de Asia”, se transformó en una potencia industrial importante, se paró sobre sus propios pies, y esto lo logró combatiendo la explotación, la dependencia y la intervención de distintas potencias imperialistas.
La producción agrícola creció a un ritmo de 3% al año, un poco mayor que el crecimiento de la población. En 1949, solo 26.000 hectáreas tenían riego; pero en 1974 más de 40 millones de hectáreas tenían sistemas de riego y China era el país con la mayor extensión de tierra irrigada del mundo. La conservación de agua, medidas para controlar las inundaciones y la erosión, y masivas campañas de reforestación cambiaron la fisonomía del campo. Por esto y por muchas otras razones que merecen mucho más que estas líneas, reafirmamos que “Después de la revolución rusa de 1917, la victoria de la revolución china es el acontecimiento más importante en la historia del movimiento revolucionario del proletariado internacional. Mao Tsetung desarrolló el marxismo-leninismo en todos los planos: en la teoría revolucionaria, en la teoría de la guerra, en la teoría económica y en la filosofía.
“En la lucha por avanzar hacia una sociedad sin explotadores ni explotados, Mao Tsetung formuló la teoría de la continuación de la revolución en las condiciones de la dictadura del proletariado e impulsó la Revolución Cultural Proletaria para impedir la restauración burguesa. Este es su principal aporte al desarrollo de la teoría marxista-leninista” (Programa del PCR de la Argentina).