Paro nacional y Frente Popular

Junta Promotora del PTP en el Paraje Caimán, al borde del Iberá, en Corrientes.

Junta Promotora del PTP en el Paraje Caimán, al borde del Iberá, en Corrientes.

Basta de castigar los salarios, las jubilaciones y los planes sociales con la inflación y el robo del impuesto a las ganancias.

1. Basta de mentiras y ajuste

El Indec K está vomitando sus mentiras. Le da a la presidenta los números que usa para tapar el ajuste K y decir que la Argentina es un paraíso. El Indec macanea que el producto bruto interno (PBI) creció un 0,5% en el 2014, y el consumo cayó solo un 0,5%. Está a la vista la caída de la industria y de los salarios, y los despidos: el Banco Central reconoció el cierre de 250.000 cuentas sueldo, más la no renovación de contratos, y cesantías de trabajadores en negro.
Con esos datos mentirosos del Indec K, el ministro de Trabajo, Tomada, habla de un techo en las paritarias del 20 al 25%. Dan como un éxito los aumentos miserables a los jubilados y a los planes de los desocupados. Mienten para ajustar y hambrear. Mienten para seguir manteniendo el robo a los salarios con el impuesto a las ganancias.
Se llegó a las paritarias con luchas contra el ajuste K de los estatales, trabajadores de la educación y de la salud, municipales, en varias empresas contra los despidos, cortes de ruta de petroleros chubutenses y grandes asambleas de petroleros neuquinos, etc.
La jornada nacional de lucha del 17/3 de la multisectorial que integran la CTA, la CCC, Barrios de Pie,MST, la FAA, Originarios en Lucha y la FUA, reclamó un paro nacional; y los gremios del Transporte decidieron su paro nacional para el 31/3. Se abrió el camino para la confluencia obrera y popular en un paro nacional.
Al cierre de esta edición (lunes 18 hs.), los gremios del transporte (UTA, La Fraternidad, Dragado y Balizamiento, entre otros), están firmes en el paro, la Bancaria se sumó si el transporte para, adhirió la CGT Azul y Blanca y la CCC, y hay conversaciones de la CGT de Moyano (con presión de los camioneros a favor del paro) con la CTA, y de ésta con la multisectorial que integra. El proceso está abierto y puede llevar a un paro nacional contra el ajuste K, que golpee duro contra el techo a los aumentos en paritarias y el piso del robo a los salarios como ganancias. El gobierno trata de impedirlo con aprietes y concesiones; la pulseada está en curso.

2. Cambió el escenario electoral

El pacto de las direcciones del PRO, la UCRy la Coalición Cívica provocó un cambio brusco en el escenario electoral. Habría que decir: el pacto de los grupos empresarios Macri, Techint y Clarín ha revuelto el tablero político.
El gobierno K trata de acomodarse a la nueva situación. Ya no va su plan de máxima de ganar en la primera vuelta electoral con el 40% de los votos y un 10% arriba del segundo. Esto agudizó los forcejeos entre el kirchnerismo y el peronismo dentro del Frente para la Victoria.
Hay resistencia a la fuerte presión de la presidenta, para meter candidatos de La Cámpora en las listas provinciales y armar ella las nacionales. Y temor de que Cristina K decida, finalmente, una fórmula presidencial K pura que perjudique a las candidaturas peronistas.
Fellner, presidente del PJ, llevó a la Casa Rosada el pedido de varios gobernadores de un decreto que prohíba a un candidato a gobernador de provincia pueda ir junto con dos candidatos a presidente (como algunos radicales apoyados por Macri y Massa). La ley lo prohíbe, pero hay antecedentes judiciales que lo permiten. Si no hay decreto, varias provincias más adelantarían sus elecciones despegándolas de las nacionales.
Por otra parte, el fiscal Moldes ratificó la denuncia de Nisman contra Cristina K y dirigentes K por el pacto con Irán. La jueza Palmaghini que investiga la muerte de Nisman allanó a la Policía Federal sospechada de proveer las fotos que usó el gobierno en una campaña contra el fiscal. La suma de juicios por corrupción empuja a la presidenta a buscar la impunidad que le daría encabezar la lista de diputados bonaerenses. Otros funcionarios K necesitados de fueros, irían a la lista de legisladores del Mercosur.

3. Todo está revuelto

Sanz, presidente y candidato presidencial de la UCRpara las PASO, le prometió a la Convención Nacional una alianza con Macri y Carrió. Con ese resultado de la Convención en la mano, Macri aclaró que no hay “alianza” sino “convergencia”, en la que “el que gana gobierna y el que pierde acompaña”. Hay resistencia en la UCR y un estado deliberativo en la base radical.
La cena en la Rural organizada por Macri, en la que juntó $120 millones para su campaña (cada entrada valía $50.000), es una buena muestra de que el PRO es un partido empresarial. Yuan, candidato chino del PRO, encabezó una delegación de 40 empresarios chinos, y la cerealera china Nidera pagó una mesa entera. Macri ha dicho: “Yo soy amigo de la República China, apoyo y creo en la alianza con China”; y agregó que “los acuerdos firmados son una buena idea pero mal hecha (por el gobierno K)”. Como hizo Cristina K con los trenes, Macri importó de China vagones del subte, y va a importar jugadores chinos de fútbol para varios equipos (ver riobravo.com.ar).
También, Macri afirmó que levantará el cepo al dólar al día siguiente de asumir. Lo que no dijo es a cuánto va a devaluar el dólar hachando los salarios. Sobre eliminar los subsidios es posible que tenga en cuenta a su socio Montamant, que dice que “hay que multiplicar las tarifas por 3 y por 5 en gas y electricidad para alcanzar el nivel de tarifas regionales”: flor de tarifazo.
Massa pierde terreno. Más allá de sus buenas relaciones con la embajada yanqui, sus principales financistas, el banquero Brito y el testaferro ruso Bulheroni, cada vez le dan menos.

4. Pelean por el reparto de la Argentina

El gobierno K tiene una política de ajuste entreguista a favor del imperialismo chino, también del ruso y de grandes terratenientes. Y tras el pacto de las direcciones del PRO, la UCR y la CC, hay otros sectores del bloque dominante, que también trabajan para una política de ajuste entreguista a favor del imperialismo chino, el ruso, europeos (¿los amigos yanquis de Carrió) y grandes terratenientes.
En la disputa por el dominio de la Argentina, entre varios imperialismos, sus monopolios, y los sectores de burguesía intermediaria y terratenientes asociados a una u otra potencia, lo que se discute es el reparto del saqueo del trabajo y las riquezas nacionales. Macri no podría llegar al gobierno (si llega), y garantizar la gobernabilidad del sistema, sin el auxilio que le arrimarían sectores del peronismo (Reutemann, etc.) y la cúpula de la UCR; y habrá que ver cómo se reagrupan las direcciones sindicales en el cambio de escenario en curso.

5. ¡Vamos con el paro nacional y el Frente Popular!

Las luchas en curso, y la posibilidad abierta del paro del 31, van a instalar en el escenario político los reclamos de los trabajadores y el pueblo contra el ajuste K, y también van a pesar sobre el proceso electoral.
Hay mucha bronca y brota el odio contra la política K. Lo muestra bien el episodio en Tucumán, en el que Beatríz Rojkés, senadora y esposa del gobernador Alperovich, le dijo a un inundado tucumano que había perdido todo: “Yo tengo 10 mansiones, no una, pedazo de animal, vago de miércoles”. Y la respuesta del inundado fue: “¿Vago? Ustedes son todos ladrones”.
No les va a ser fácil arrear a grandes corrientes populares del centroizquierda, el peronismo y el radicalismo. Esto se ve en las campañas del Frente Popular y del PTP en las elecciones anticipadas en Salta, Santa Fe, Neuquén, Capital Federal, Río Negro y Chaco. O en actos como el de San Juan, en los que se recibe el apoyo de sectores que expresas esas corrientes. Se ve en los avances en la afiliación al PTP en la Capital Federal y en varias provincias, así como en la multiplicación de las Juntas Promotoras y comités del Frente Popular.
Al cierre de esta edición se estarán realizando actos en todo el país, y en la Capital Federal la gran convocatoria de Memoria, Verdad y Justicia, en repudio al golpe y la dictadura, y contra la criminalización de la protesta popular.
El momento es muy bueno para trabajar con audacia para llegar a las masas populares, utilizando todos los medios, uniendo el trabajo por el paro nacional activo de 36 horas multisectorial, con la construcción del Frente Popular; dando un lugar a todos los que buscan un puesto en la lucha social y política, para acabar con el ajuste, la entrega, la corrupción y la inseguridad K, y cerrarle el paso a las otras variantes de las clases dominantes.