Fortalecer el Frente Popular

El Frente Popular ya trabaja en los nuevos compromisos. El 23, con Alternativa Popular en Tucumán.

Fue una gran campaña política, pero no alcanzó para romper la trampa de las PASO. Ahora, más mesas del Frente y personerías del PTP en todas las provincias para cosechar lo sembrado, y para fogonear el plan de lucha con un nuevo paro nacional.

1. En las buenas y en las malas

El Frente Popular hizo una gran campaña política. Y no pudo romper la trampa de las PASO: tuvo 109.141 votos, el 0,50%.

Fue enorme el esfuerzo y la voluntad de los militantes y amigos del Frente Popular y las fuerzas que lo integran nacionalmente, el PTP y el PCR, Unidad Popular, Emancipación Sur y Camino de los Libres, y fuerzas y personalidades en las provincias. En un tiempo muy corto, llegaron a millones de trabajadores, campesinos, mujeres y jóvenes, originarios, profesionales, artistas, intelectuales, y demás sectores populares. Hicieron conocer el frente, su programa, sus propuestas y sus candidatos. Víctor de Gennaro, Juan Carlos Alderete, Evangelina Codoni, Jorge Cardelli y Lucía Vasallo recorrieron gran parte del país. Militantes de la CCC, de la CTA, de la CEPA, y de numerosas organizaciones sociales se jugaron con todo. Se ganó el apoyo de agrupaciones y personalidades peronistas, católicos, socialistas, radicales, entre otros sectores. El FP creció y crecieron las fuerzas que lo integran. Se ganó una hendija en los medios, y se dio batalla en las redes sociales. Cerrando el ciclo de elecciones anticipadas, el éxito del Frente Progresista y Popular de Santa Fe dio un gran empuje para avanzar.

Nadie nos va a robar todo lo ganado con ese esfuerzo de lucha política en el seno del pueblo, instalando el debate sobre el hambre cero, los tres millones de puestos de trabajo, el millón de chacras, y reactivar la industria nacional sin buitres ni contratos con China. Propuestas que muestran cómo se puede acabar con la dependencia y el latifundio.

No nos pueden robar lo sembrado porque el Frente Popular llegó para quedarse, para ganar una década construyendo la fuerza necesaria para conquistar un poder popular. Por eso, agradecemos a los que le pusieron esperanza a su voto con la boleta del Frente Popular.

2. Pensar y debatir el balance

¿Por qué no pudimos romper la trampa de las PASO? ¿Por qué grandes masas votaron a Scioli, o a Macri o a Massa?

Las respuestas a esas preguntas tenemos que encontrarlas escuchando a las masas, preguntándoles porqué votaron lo que votaron. Escuchar para conocer y poder discutir con ellas cuál es el camino para defender lo conquistado y avanzar. Vayamos a hablar con las masas.

Sabíamos que el terreno electoral es un campo minado y artillado por el enemigo. Los grupos imperialistas, de burguesía intermediaria y terratenientes que manejan el poder tienen misiles, y las fuerzas populares hondas o gomeras: ellos disponen de cientos de millones de pesos, usan los fondos del Estado, deciden la legislación proscriptiva, manejan los grandes multimedios, designan las autoridades de mesa y pagan fiscales que les permiten robar votos donde no tienen control, etc. ¿Hasta dónde tuvimos en cuenta esto y hasta dónde lo subestimamos?

El gobierno llegó a las PASO con el auxilio del acuerdo financiero (swap) con China, con gestos antiyanquis de Cristina, y con un acuerdo entre grupos del poder que se expresó en la fórmula Scioli-Zannini. Macri maquilló los pelos de su frente gorila. Massa prometió el oro y el moro. Fracasó la polarización, pero el escenario electoral se concentró con el 89,11% de los votos en tres fuerzas.

¿Tuvimos suficientemente en cuenta la presión feroz por el voto útil, que convertía las PASO en una primera vuelta electoral? En esas condiciones, ¿es suficiente con llegar con nuestras posiciones y recoger la simpatía de sectores de las masas, o es necesario construir una fuerza organizada dentro de esas masas? Y en esas condiciones, ¿denunciamos suficientemente el carácter proscriptivo de las PASO, y pedimos el voto democrático para romper esa trampa y llegar con nuestras propuestas y candidatos a octubre?

3. Situación abierta

Los resultados de las PASO han dejado una situación abierta: no hay un ganador seguro.

La fórmula Scioli – Zannini, expresión del sector hegemónico en el bloque dominante, muestra el desgaste del gobierno kirchnerista: perdió más de 2 millones de votos en relación a las PASO presidenciales del 2011. Se ofrece como garante de la gobernabilidad del sistema. Al mismo tiempo, mejoró respecto de la mala elección parlamentaria del 2013, y el Frente para la Victoria fue la fuerza más votada el domingo pasado. Su debilidad está en que el 38,4% que obtuvo no le garantiza un triunfo seguro en la primera vuelta de octubre. Cristina y Scioli temen un voto castigo en la segunda vuelta. Al mismo tiempo, Scioli tuvo una “trepada” al cierre de cómputos, con votos bonaerenses en los que se calcula “entre un 3 y un 4%” de fraude (La Nación, 11/8), y otros hablan de mucho más. Grupos que pusieron sus fichas en otras canastas, ya están negociando con Scioli.

Cambiemos, la alianza de Macri, Sanz y Carrió, con la que los grupos del bloque dominante opositores al kirchnerismo buscan un gran frente anti K, dio un paso importante al emerger como segunda fuerza nacional y en Buenos Aires. Su debilidad es la dificultad que tiene para arrastrar hacia Macri los votos de sus aliados, y los del peronismo opositor.

Los grupos del poder que impulsan el Frente para la Victoria y Cambiemos fracasaron en su intento de polarizar la elección. Pese al desgaste, los 4,5 millones de votos que sumó el UNA de Massa y De la Sota, atrajo, en gran medida, al peronismo opositor al kirchnerismo, y serán decisivos en las elecciones de octubre.

La Alianza Progresistas de Margarita Stolbizer quedó cuarta, lejos, en Santa Fe, la provincia que gobiernan sus aliados socialistas.

Altamira y el PO perdieron la interna con sus rivales en el FIT, pese al apoyo mediático de Clarín y La Nación; y el FIT perdió alrededor de 200.000 votos respecto de las PASO del 2013.

4. Llegamos para quedarnos

Los enemigos van a jugar, con todas sus armas políticas y sindicales, para dividir y destruir el Frente Popular y las organizaciones en las que trabaja. En una situación económica precaria, y una situación política abierta, con gran disputa por arriba, y bronca y combatividad por abajo, el Frente Popular es una amenaza para los de arriba y una esperanza que ha comenzado a brotar entre los de abajo.

En la misma noche del escrutinio se ratificó el futuro del Frente Popular. Dijo De Gennaro: “Vamos a asumir con plenitud que el Frente Popular nació para quedarse, como no pasamos, tenemos que demostrar que llegamos para quedarnos. Eso exige una decisión y un compromiso superior”. Lo ratificó Codoni: “Tenemos que fortalecer este Frente Popular porque es nuestro compromiso, es nuestro sueño y nuestra esperanza”. Lo reafirmó Alderete: “Hemos sufrido una derrota, hay que decirlo, por eso hay que defender y hacer crecer este Frente Popular ante las peleas que vamos a tener que dar por el ajuste que se viene, integrándolo con la preparación para las próximas elecciones”.

5. Cultivar lo sembrado

Estamos orgullosos del Frente Popular, de su programa y sus candidatos. De su gran campaña política que fue sembrando ideas, de menor a mayor, aprendiendo de los mejores ejemplos, ganando simpatías y amigos, y despertando esperanzas. Nada de eso nos lo pueden robar.

También, hemos recibido un golpe político. No lo ocultamos: de las malas se aprende más que de las buenas. La gran tarea ahora es cultivar lo sembrado para fortalecer el Frente Popular, para ampliarlo como una gran herramienta de combate social y político nacional.

Fortalecer el FP exige completar las personerías del PTP en todas las provincias que no han llegado. Y cultivar lo sembrado organizando el trabajo con afiliados y amigos.

Seguimos caminando con las dos piernas.

Sigue la lucha electoral en doce elecciones provinciales y municipales, y sobre todo, realizar una gran campaña, con la posición que decidiremos en el Frente Popular, para octubre.

Siguen las lucha de los trabajadores, los campesinos y el pueblo contra la política de ajuste, entrega, inseguridad y corrupción del gobierno K. Pugnamos por encabezar esas luchas y trabajar para la continuidad del plan de lucha con un nuevo paro nacional activo, de 36 horas.

Tenemos por delante el gran compromiso del Encuentro Nacional de Mujeres en Mar del Plata, en donde sus trabajadores navales vienen de un gran triunfo en su sindicato, y han constituido una corriente nacional.

La política kirchnerista ha provocado la recesión en la industria, la crisis de las economías regionales, en medio del bajón de los precios de las exportaciones de soja y minerales, la crisis en Brasil y el freno de China. Esa situación está en la base de la inestabilidad política y la disputa por arriba. Al mismo tiempo, las luchas de las masas han planteado cuestiones muy profundas y vamos a nuevos desafíos sociales y políticos. Vamos a nuevas batallas entre los ajustadores y los ajustados, entre los que apuestan a más entrega, más latifundio y más mafias de la droga y la trata, y los que luchamos por trabajo, techo, tierra y acabar con el infierno de la inseguridad y la droga.

Para todo eso, vamos por más Frente Popular.

firma: Escribe Ricardo Fierro