Macri ¿Dónde está Santiago Maldonado?

El gobierno viene por la tierra de originarios y criollos para entregársela a grandes terratenientes y monopolios imperialistas. Es parte de su plan de ajuste, pobreza y flexibilización laboral, que no pasa sin represión

1. La inflación mata

La inflación golpea en la panza. Subió hasta $60 el kilo de tomates, $50 la lechuga, $35 las naranjas, ¡a $100 la cebollita de verdeo! Ni hablar de la carne. Los remedios por las nubes. Tarifas de electricidad que llegan a familias por hasta $1.800 y más. Alquiler de 2 ambientes a $7.000.

La inflación mata y es funcional al gobierno.

Los ganadores con esta política macrista son una ínfima minoría de grandes empresarios y terratenientes latifundistas asociados al capital imperialista, al que le abren las puertas de par en par. Y un sector, no pequeño, al que gotean algunos beneficiosdel país sojero y minero, la concentración y extranjerización de la tierra y las exportaciones, una industria primarizada de ensambladoras en lugar de fábricas y atada a las importaciones, la especulación financiera y el endeudamiento estatal que engorda a los bancos, y los monopolios de servicios asociados o directamente de capital extranjero.

La inmensa mayoría del pueblo está castigada. Una parte retrocede mes a mes en sus condiciones de trabajo y de vida. Y a la otra parte la consideran fuera del sistema: trabajadores precarizados, cuentapropistas, desocupados, jubilados, campesinos y chacareros, con oficios o edad que ya no van con las nuevas tecnologías o cultivos y son condenados al hambre y a malvivir.

 

2. Jubilados, originarios y estudiantes

En la semana pasada, una gran movilización de los jubilados del MIJP-CCC, acompañados por el Movimiento de Desocupados de la CCC, reclamó contra la pobreza a la que los condena Macri. Usan la plata de ellos para otras cosas, y saquean el Fondo de la Anses para adueñarse de acciones y empresas.

El 27, a la salida de esta edición se estará realizando, en todo el país, la movilización acordada en el Encuentro Nacional de Pueblos y Naciones Originarios, por la prórroga de la Ley 26.160 que incluye el reconocimiento de sus comunidades, sus tierras y territorios. El gobierno maniobró contra esa ley, y sigue maniobrando para reducir la prórroga. No cede en su objetivo de robarles 8 millones de hectáreas. Tampoco en el de seguir apropiándose por monedas de tierras hoy inundadas o de pequeños y medianos productores a los que ha llevado a la crisis. Para esos objetivos intentó ganar la dirección de Federación Agraria, y fracasó.

Macri debió retroceder, parcialmente, frente a la lucha estudiantil, pero sigue adelante en su intento de licuar los contenidos de la educación para convertir la secundaria en escuela de oficios. Y para “pasantías” que sean mano de obra barata en los convenios colectivos.

El ministro de Justicia, Garavano, “repudió” la lucha estudiantil calificándola de “ilegal”, y atacó a la jueza que decidió que los pibes “están haciendo uso de sus derechos constitucionales”. No sabe ese reaccionario, que la rebeldía de los estudiantes nació en la Revolución de Mayo de 1810, estalló en una histórica reforma universitaria que sacó a la educación del oscurantismo y se extendió por América Latina, derrotó a Frondizi cuando laicos y libres, y enfrentó a todas las dictaduras de turno. No es casual que la semana pasada, un frente popular y antiimperialista, en la que participa la CEPA, recuperara para los estudiantes a la Federación Universitaria de La Plata.

 

3. El 1° en las calles por Santiago

Se acercan los dos meses de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. El 1° de octubre se marcha a una nueva movilización nacional, reclamando su aparición vida y denunciando el encubrimiento del gobierno.

El juez Otranto fue separado de la causa, aunque solo por su disparatada hipótesis de que Santiago “se ahogó”. ¡Casi dos meses pasaron para que se analicen las conversaciones por celulares! Y las referencias directas a Maldonado son “explicadas” como “chistes”.

El gobierno dispuso que una fuerza armada de la Gendarmería defienda los bienes mal habidos de Benetton y reprima a los originarios que reclaman por sus tierras. Macri es responsable político de la desaparición forzada de Santiago.

Hay un entrelazamiento y disputa de intereses entre los Benetton, los Lewis, los Menéndez,los ingleses, los chinos con estancias y su base, los yanquis y otros. Actúan como si la Patagonia fuera un territorio propio.

Ya se preparan los patagónicos para un masivo repudio a las tropas yanquis invitadas por Macri para hacer maniobras militares en la Patagonia.El gobierno ya tiene la aprobación del senado. Solo dos senadoras se opusieron: Magdalena Odarda y María Inés Pilatti. Ahora se marcha a la discusión en diputados.

El pueblo, en todo el país, debe hacer escuchar en las calles el rupudio a la presencia de esas tropas que han sembrado muerte y dominación por todo el mundo. Y el repudio al gobierno de Macri que las invitó.

 

4. La pelea por un frente popular y nacional

El pueblo está en las calles y todo indica que va a seguir hasta las elecciones y después de ellas. Tiene su propia agenda frente a este gobierno ajustador, entreguista y represivo.

El gobierno sigue avanzando con su plan de reformas: laboral, previsional, impositiva, de salud y educación, provocando más pobreza. Es puro verso la negociación con colaboracionistas y conciliadores de la CGT. Tratan de frenar el paro nacional, esperan fortalecerse en las elecciones para venir por todo.

Frente a la traición de unos y la conciliación de otros, más que nunca, es clave encabezar las luchas y discutir pronunciamientos de asambleas, cuerpos de delegados y sindicatos, hacia un paro nacional activo. Hay historia de arrancar desde abajo paros y huelgas.También, impulsar pronunciamientos de las organizaciones de todos los sectores populares reclamando y confluyendo en un paro nacional activo y multisectorial.

Macri y su equipo ya están lanzados con todo. Usa los fondos del Estado y tiene el apoyo de los principales multimedios. Las fuerzas populares tienen la calle para teñir la campaña electoral con los reclamos de trabajadores, campesinos, originarios, mujeres que multiplican los preparativos para su Encuentro del 14 al 16 de octubre, en el Chaco, jóvenes y demás sectores populares.

El PTP, los frentes en los que participa, y los acuerdos programáticos realizados, son herramientas para dar una gran batalla política.

La lucha social y la batalla política, incluida la campaña electoral, acumulan fuerzas hacia un frente popular y nacional. Una herramienta imprescindible para derrotar al gobierno de Macri y conquistar un poder popular que acabe con el latifundio oligárquico y la dependencia.

firma:

Escribe Ricardo Fierro