No a la base militar yanqui en Neuquén

El Presidente Macri, y el Gobernador Gutiérrez intentan reanudar la construcción de una base militar yanqui en Neuquén, suspendida en el 2012 por la lucha popular contra la base yanqui de similares características que pretendían instalar en el Chaco.

Presentada como base de “ayuda humanitaria”, la base yanqui contará con “un área que podría destinarse a dormitorios, amplios baños, una cocina, una sala de cuidados médicos e incluso una sala para conferencias y un helipuerto” (Diario Río Negro, 11/05/18).

Ubicada en una zona estratégica, con fácil acceso al Aeropuerto Internacional Juan Domingo Perón, la base yanqui dependiente del Comando Sur de Estados Unidos, se instalaría en nuestra zona, donde se desarrolla Vaca Muerta.

El Frente Neuquino se pronunció contra a instalación de esta avanzada de EE.UU. Como bien planteó el compañero Ramón Rioseco, en el acto patriótico del 25 de mayo en Colonia Centenario, “esta base que van a instalar acá en Neuquén tiene que ver con ese plan estratégico que tienen para quedarse con Vaca Muerta. Porque lo que más les importa es Vaca Muerta”.

Así como nos opusimos y encabezamos la lucha contra la instalación de la base militar china, nos oponemos y nos estamos organizando para impedir la base militar yanqui.

Estos gobiernos cipayos nos ponen en peligro al hacernos blanco estratégico de la lucha interimperialista. Tenemos nuestras Malvinas ocupadas por los piratas, convertida en la mayor base de la OTAN en el Atlántico Sur, la pista de aviones de Lewis en Río Negro, la base militar china en el centro de nuestra provincia y a esto nos quieren sumar la base del Comando Sur yanqui. Nos entregan en bandeja para que seamos carne de cañón de cualquier conflicto.

Es una obligación de todos los patriotas, los antiimperialistas, los demócratas, los comunistas y todos los sectores populares, oponerse a la instalación de la base militar yanqui y llevarla al fin hasta echar a todos los imperialismos que someten a nuestra patria y nos saquean. Es una cita de honor a la que no pensamos faltar.