La noticia se recibió con mucha tristeza y bronca ya que se suma a otras tres muertes en lo que va del año. El gremio de inmediato convocó a paro de actividades sin afectación de la producción desde las 12 hasta las 20 hs. del mismo viernes.
Que ocurran estas muertes no es casualidad, y no se va a resolver porque las empresas siempre ponen la responsabilidad en el “error” o “acto inseguro” del trabajador. Las empresas han avanzado con los ritmos de trabajo. Cuando muchos compañeros se plantan ante las injusticias o actos inseguros son acusados de poner trabas para que el trabajo salga adelante. La posición de las empresas está favorecida por la implementación de los contratos a término que se han impuesto en la actividad petrolera con la adenda al convenio colectivo.
Ante esta situación muchas veces los compañeros se ven presionados a trabajar en malas condiciones y sacar la “changa adelante”. La línea que bajan las patronales es “en definitiva esto es un negocio y el tiempo es plata”.
Es necesario que la conducción del gremio se ponga a la cabeza del reclamo de seguridad para terminar con estas presiones que se descargan sobre los compañeros.
Por eso exigimos investigación y justicia por los compañeros que fallecieron, y garantizar las medidas de seguridad imprescindibles en los puestos de trabajo.