El 16, vamos al acto del PTP

Foto: la marcha del 28 Encuentro.

Foto: la marcha del 28 Encuentro.

Miles de mujeres marchan a su Encuentro Nacional en Salta. Un PTP para empujar desde abajo el plan de lucha, y para construir un gran frente popular.

1. El fracaso de la política K

Los datos del tercer trimestre del año muestran el agravamiento de la crisis económica y social, la inflación y la inseguridad.

La industria líder, la automotriz cayó en el tercer trimestre un 28,5%, mostrando el fracaso de la política del gobierno de auxilio a las terminales imperialistas con Pro.Cre.Auto. Siguió la caída en el comercio, la construcción y el transporte. Los salarios perdieron en un año el 8,5% (del 8/13 al 8/14). Hay 250.000 desocupados más según los datos del Indec en la Encuesta Permanente de Hogares, pero la desocupación ronda el 10% según las consultoras privadas; y llega, en los trabajadores de hasta 29 años, al 13,3% en los hombres, y al 16,6% en las mujeres.

En el campo el precio de la soja cayó, este año, del pico de 570 dólares la tonelada, a 335. Es peor la situación de la producción de girasol y otras semillas. Sigue el cierre de frigoríficos vacunos (más de 130), con la reducción de más de 10 millones de cabezas de ganado. Está mal la agroindustria: empresas tradicionales como Mainero se acogen al procedimiento preventivo de quiebra y reducen la semana laboral a 3 días.

La caída de los precios internacionales de los granos y minerales, y la recesión en Brasil, golpean a una economía en la que la política K agravó la dependencia y el latifundio.

2. Conspiraciones y buitres

La presidenta denunció una conspiración de los fondos buitres y Estados Unidos. Los elementos que presentó son dos mensajes a la línea de emergencias 911. Es poco serio: días atrás, en un discurso en la ONUdenunció estar amenazada por el Ejército Islámico que decapita occidentales, y es bombardeado por los yanquis y sus aliados.

Los sentimientos antiyanquis del pueblo son muy profundos. Sin embargo, la inmensa mayoría (más del 70% según encuestas), relaciona a la mala situación del país con la mala política del gobierno, y en las fábricas hay preocupación por el desenlace de la negociación con los buitres.

Los yanquis usan el juicio de los fondos buitres para chantajear a la Argentina: uno de sus objetivos es adueñarse de Vaca Muerta. A esa situación se llegó después que el gobierno K “cajoneó” el fallo del juez Ballestero y la decisión de la Asamblea Legislativa del 23/12/2001 de suspender el pago de la deuda externa, para investigarla y pagar solo las que fueran legítimas. Violando esos mandatos, Néstor y Cristina K hicieron dos renegociaciones de la deuda, aceptando la sede judicial yanqui. Luego Cristina K avaló el juicio del juez Griesa, la revisión por Cámaras y la Corte Suprema, incluso designó intermediario ante esa Corte Suprema a Paul Clement, un ex procurador del presidente Bush, es decir, un hombre de las petroleras.

3. Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo

Para responder realmente al chantaje yanqui, el gobierno debería golpearle el bolsillo. Pero hace todo lo contrario. Cargill y Monsanto (del riñón de la rosca sojera), GM y Ford, entre muchas otras, “juntaron la plata con pala” en la década K. Cristina K puso a un hombre de la petrolera yanqui Schlumberger, Galuccio, al frente de YPF, y ahora promueve una ley petrolera para la entrega total de las reservas.

Si la presidenta cree que “la Argentina está bien” (lo dijo en un discurso), o habla para su tribuna, es su problema. El problema de los trabajadores y el pueblo, es que esos discursos son los fundamentos de su política: ninguna medida de fondo frente a la crisis económica y social, la inflación y la inseguridad.

La presidenta echó a Fábrega del Banco Central; para garantizar “que no hable” ya tiene un juicio abierto por corrupción. Ahora Fábrega es un “héroe” para una oposición cada vez más “neoliberal” (como Massa, Macri, Cobos y Binner). Vanoli (ex funcionario de Menem y Cavallo), nuevo jefe del Banco Central, dijo que va a usar de las reservas del Banco Central. El problema es ¿para qué las va a usar?

No hay ningún plan para salir de la crisis económica y social. Nole aumentan el impuesto a las ganancias a las mineras (pagan el 2 o el 3%), y no se lo cobran a la especulación financiera y al juego. Pero el gobierno K negocia con Macri el traspaso de los 5 bingos de la Capital Federal a Cristóbal López, socio y testaferro K.El presupuesto para la inseguridad en el 2015, descontada la inflación, es un 27% menor que el de este año. Desde trenes y usinas atómicas, hasta uniformes militares vendrán de China.

Nada para parar la corrupción. Piedra libre para el uso de fondos del Estado para el armado de la fuerza K, para jugar con todo en el 2015 y condicionar al gobierno que venga después.

En el forcejeo con los yanquis, la política real del gobierno K es abrazarse a los negocios con los imperialistas chinos y rusos (incluyendo al buitre Soros, socio y testaferro de capitales rusos). Según Cristina K, China y Rusia no son buitres como todo imperialismo sino “países que quieren compartir con nosotros” un cambio de las reglas de juego injustas del mundo.

4. Milesde mujeres van a su Encuentro

Hay un reguero de luchas en cursocontra despidos en numerosos lugares de trabajo, también por aumentos salariales o plus de fin de año (o aguinaldo completo), de estatales, trabajadores de la salud, docentes, y otros gremios. Luchas de desocupados y estudiantes por alimentos, y cada sector por sus reclamos. De los jubilados por un aumento de emergencia; de los asentamientos por tierra y vivienda. Los chacareros de FAA se movilizan contra el intento del gobierno de fracturar su organización y reclaman la segmentación de las retenciones. Hay iniciativas para suspender el pago de la deuda externa, para investigarla y no pagar las ilegítimas. Marchas contra la criminalización de las luchas, y por el castigo a los genocidas de la dictadura.

Miles de mujeres van a su Encuentro Nacional en Salta. En su lucha contra su doble opresión, conquistaron la continuidad de este evento único en el mundo que es la columna vertebral del movimiento de mujeres de la Argentina (pág. 8/9).

Por abajo hay mucha bronca. Es la base en donde apoyarse para impulsar asambleas, cuerpos de delegados y sindicatos que exijan un plan de lucha que arranque con un paro nacional de 36 horas o una marcha federal, para torcerle el brazo a esta política de hambre, desocupación, inflación, entrega, corrupción e inseguridad.

5. Vamos con el PTP

El 16 de octubre, el PTP estrena su personería nacional con un gran acto. Decenas de miles de avales y de afiliaciones han mostrado que ahí donde se fue al encuentro de las masas de trabajadores, campesinos, originarios, estudiantes y demás sectores populares, la respuesta fue extraordinaria. Mostró que un gran sector de las masas caló el doble discurso K, quiere torcerle el brazo a este gobierno, y no quiere un próximo gobierno de opositores cada vez más “neoliberales”.

En la medida en que llegamos a esas masas, muchos se afilian al PTP porque lo ven como una herramienta para la lucha social y política de hoy, y para las elecciones del 2015. Un partido que trabaja por la unidad de las fuerzas obreras, populares, antiimperialistas y antioligárquicas, con un programa que recoge las urgencias y necesidades que están en las luchas, y que tiene una propuesta para dar una salida a la crisis a favor del pueblo, parar la inflación y acabar con la inseguridad y la corrupción.

Hay muy buenas condiciones para encabezar las luchas, para empujar desde abajo el plan de lucha, para conquistar la personería nacional del PTP en todas las provincias, para un gran frente popular. Esas batallas sociales y políticas preparan a los trabajadores y el pueblo para las tormentas que se avecinan.

Autor: Ricardo Fierro