Bono de emergencia de $4.000

El gran acto del PTP en Rosario, un nuevo paso hacia el frente popular santafesino.

El gran acto del PTP en Rosario, un nuevo paso hacia el frente popular santafesino.

El 20 paros, piquetazos y movilizaciones multisectoriales por el bono para trabajadores ocupados, desocupados y jubilados, la eliminación del impuesto a las ganancias, una ley de emergencia laboral que prohíba despidos y suspensiones, la suspensión del pago de la deuda ilegítima y usuraria, y contra la entrega del petróleo y los recursos naturales.

1. ¿Paraíso o infierno?

La inflación es mínima y está controlada. La economía crece (gracias a los planes de estímulo del gobierno). No hay hambre. Hay solo 20.000 despidos por culpa de Brasil que nos compra menos autos. El salario, las jubilaciones y los planes sociales no se achican porque se puede comer con 6 pesos y monedas y los precios están “cuidados”. No hay crisis de las economías regionales, los hospitales están bien igual que la educación pública. Así ve el gobierno a la Argentina.

Si las cosas están bien, ¿por qué el gobierno tiene miedo de que “100 punteros”, a los que el secretario de Seguridad, Berni, dice que “conoce bien” desaten un diciembre como el del 2013? ¿Por qué acuartelan a las fuerzas de seguridad? Porque saben que las cosas están mal y van peor.

Dos niños mueren por día por consecuencias de la desnutrición, y 2.200.000 pasan hambre. El 27% de la población es pobre. Desde junio del 2013 al mismo mes del 2014, hay 482.341 trabajadores ocupados menos (datos de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec).La industria lleva 15 meses de recesión. La inflación superó el 40% devorándose salarios, jubilaciones y planes sociales. El Indec reconoce que el 31,1% de los trabajadores está en negro. Más de 5 millones de jubilados cobran la mínima. Un millón y medio de jóvenes no pueden estudiar, no consiguen trabajo y son esclavizados por la droga y la trata.

El gobierno destina a las fuerzas de frontera a reprimir y espiar la protesta popular; libera las fronteras y los barrios a la droga, la trata y demás mafias. La Argentina se convirtió en uno de los mayores países exportadores y consumidores de droga (dato de las Naciones Unidas). Cayeron el 12% las exportaciones. En lo que va del año, las reservas perdieron 2.500 millones de dólares.

2. La entrega del patrimonio nacional

El gobierno no pierde un día sin hacer anuncios. Divulga planes para incentivar la producción, como el Pro.Cre.Auto, con lo que da por resuelto el problema, y no dice que la venta de autos siguió cayendo: en octubre bajó un 41,5% (dato de terminales automotrices).

Anuncia que importaron cientos de vagones chinos, y cierran Emfer y reprimen a los obreros que defienden esa fábrica que producía vagones de dos pisos y mejores que los chinos, sin gastar los dólares que cuesta importarlos; y ahora ni los repuestos ni las reparaciones pueden ser nacionales. Impone una ley que le regala a los monopolios telefónicos “amigos” del gobierno las redes de TV por cable e Internet, lo que provocará la ruina de cientos de cooperativas locales que se construyeron con el dinero de sus pueblos, y vamos a ver en TV lo que las telefónicas quieran.

YPF da como un éxito que gastó 3.000 millones de dólares para hacer 200 pozos en Vaca Muerta, con fondos que salen del combustible que pagamos 50% más caro que en Estados Unidos, y 200% más caro que en Bolivia. Con esos 3.000 millones de dólares YPF podría haber perforado 2.000 pozos convencionales, produciendo 10 veces más petróleo y gas. Y el gobierno hizo aprobar una ley que regala el petróleo y el gas, hasta agotar los yacimientos, a los monopolios imperialistas que provocaron la pérdida del autoabastecimiento y ganan con la importación de combustibles.

Otro “éxito K” es el acuerdo con China, que le entrega una base militar en Neuquén, que va a ser parte del dispositivo estratégico de ese imperialismo. Algunos senadores lo frenaron, y el embajador chino los amenazó, a los senadores y al gobierno, con romper otros acuerdos si no aprueban la base militar. Acordaron también con China la construcción de dos represas en Santa Cruz, a un costo absurdo de 3.500 millones de dólares, cuando se pueden construir con mano de obra y tecnología nacional, y dar trabajo a los 100.000 desocupados de la construcción.

Celebra, el gobierno K, la misión de bancos y empresarios rusos que vienen a buscar su tajada en el reparto del petróleo nacional, la energía atómica y la construcción de represas.

3. Cambalaches

Mientras, el gobierno profundiza el ajuste, borda acuerdos, sobre todo con el imperialismo chino y el ruso, y también con las petroleras “buitres” yanquis como Chevron, las telefónicas, las cerealeras (a cambio de un adelanto de dólares de las exportaciones de la próxima cosecha), etc. Está reforzando alianzas con esos monopolios y potencias imperialistas, y marcando la cancha a cualquier gobierno que gane las elecciones del 2015. Trabaja, también, para ser la principal fuerza en el Congreso manejando las listas de diputados y senadores, y promueve leyes y códigos para apoderarse del aparato de fiscales que le aseguren la impunidad de su corrupción. Además, está a la ofensiva para corromper, dividir y copar a los movimientos sociales.

Esta ofensiva política del gobierno K, colocó a la defensiva a la oposición promocionada por otros sectores de las clases dominantes, que trabajan para una salida que haga el ajuste con la devaluación del peso. En realidad, mientras Cristina K dice que a su “izquierda” está la pared”, de hecho, “le roba” propuestas a sus rivales, avanzando al galope con acuerdos con monopolios y países imperialistas. Lo que diferencia a Cristina K, Scioli, Massa, Macri, Cobos, Sans o Binner, es a qué imperialismos se asocian o subordinan. En la cuestión de fondo, la dependencia del imperialismo, todos reniegan del mandato de la Declaración de la Independencia de Tucumán: ser una nación libre e independiente de España y de toda otra dominación extranjera.

El resultado es el reino de los cambalaches. En uno de esos cambalaches conviven sin ruborizarse los Kirchner con las direcciones del PC y los otros partidos de Credicoop (que apoyaron a la dictadura), con Boudou, Insfrán, Milani, Berni o Verbitsky. Y en el otro cambalache disputan pedazos del PJ, de la UCR y Unen, y se pelean para decidir si serán tres, dos o una sola fuerza.

4. El 20 a las calles

El reclamo de bonos de fin de año se extendió como reguero de pólvora, desde un piso de $4.000 hasta $30.000 que reclaman los petroleros, y en muchos casos va unido a la reapertura de las paritarias. En las patronales y el gobierno hay temor a desbordes: debieron comenzar a abrir la mano. Hay organizaciones en lucha, como los bancarios con paros y la mayor marcha en años, estatales y docentes. Otras recogen el reclamo de los lugares de trabajo y amenazan con paro.

El gobierno no va a abrir la mano por las buenas. Es clave encabezar las luchas, promover su confluencia, y debatir el paro nacional activo multisectorial de 36 horas, o una Marcha Federal, en asambleas y cuerpos de delegados. En esa dirección, es un paso adelante la jornada nacional del 20, con paros, piquetes y actos multisectoriales: CTA, CCC, MST TV, Barrios de Pie, OTR, FAA, FNC, FUA y Originarios en Lucha.

5. El paro y el frente popular

Enfrentar la política K de ajuste, entrega, represión, corrupción y libertad de acción para las mafias, exige trabajar con los dos brazos: 1) encabezar las luchas y fogonear el paro nacional o la marcha federal, y 2) ir a fondo en todo el país en la campaña política por la personería del PTP, para que sea una herramienta para la construcción del frente popular.

Cada nueva personería provincial del PTP, y cada paso en la formación del frente en cada provincia y nacional, es una derrota de la política proscriptiva del gobierno K y las clases dominantes. Completar el mapa del país con personerías y frentes es un triunfo necesario para derrotar la trampa de las PASO. Un triunfo para que los trabajadores y el pueblo tengan una opción política y electoral para defender lo conquistado e ir por más, para dar vuelta la tortilla a su favor.

El gobierno dice que va a haber saqueos en diciembre. En enero se definirá qué va a hacer el gobierno con los fondos buitres. Puede haber cambios bruscos del escenario político, que exijan actuar con rapidez y firmeza. Fogonear el paro o la marcha federal, y la campaña política por la personería del PTP y el frente popular, son las mejores herramientas para estar preparados para actuar en cualquier escenario.

Autor: Ricardo Fierro