No queremos ser ARGENCHINA

Base militar china en Neuquén. Un acuerdo del gobierno K con cláusulas secretas.

Base militar china en Neuquén. Un acuerdo del gobierno K con cláusulas secretas.

La presidenta firma acuerdos entreguistas en China que agravan la dependencia y traerán más desempleo, saqueo y pobreza a nuestro pueblo. Lo podemos enfrentar con la lucha en las calles y fortaleciendo el Frente Popular para las elecciones

1. Las relaciones carnales con China

Al salir esta edición de hoy la presidenta estará en visita de Estado a China, acompañada por funcionarios y empresarios. El objetivo del viaje es avanzar en la alianza estratégica integral entre los dos países, sobre la base del Convenio Marco de Cooperación Económica e inversiones, el Plan de Infraestructura de 5 años, y los documentos que llevaron a la instalación de la base militar china en Neuquén. Es decir, se trata de consolidar los acuerdos firmados en el 2014, por Cristina K y el presidente chino, Xi Jimping, con acuerdos comerciales, de obras públicas, financieros y de otros sectores económicos, y en el terreno estratégico. Son acuerdos que hipotecan los próximos 5 años (este año de Cristina K y los 4 del próximo presidente), y en algunos casos mucho más, como la base militar, que es por 50 años y tiene dos anexos secretos que nadie conoce.

El Convenio Marco sobre la base del cual se firmarán los nuevos acuerdos, establece que en caso de diferencias entre los dos países se recurra a un arbitraje que será Francia; y en caso de juicios, deberán hacerse en ¡¡¡la Justicia de Inglaterra!!! Esta imposición china que firmó Cristina K es una humillación nacional.

2. Desindustrialización

Cristina K volvió a insistir que su gobierno es “industrializador”, en su discurso del 31/1. Néstor K prometió que iba a reactivar todos los talleres y la industria ferroviaria. No reactivó ninguno, cerró Emfer, y en el 2010 firmó la compra de trenes a China por 10.000 millones de dólares. Luego, Cristina K firmó otro convenio de importación de trenes con pago al contado.

La compra de material ferroviario a China es una de las claves del brutal déficit comercial de la Argentina con ese imperialismo, que llegó el 2013 a 6.300 millones de dólares. Para “aceitar” la relación, Pekín acordó préstamos por un año al Banco Central argentino, en yuanes, equivalentes a 11.000 millones de dólares, que solo se pueden usar para las compras a China. Adelantó yuanes por 2.700 millones de dólares, con un interés del 8%, y un seguro por el default argentino con los “fondos buitres”, de otro 8%: una estafa.

Con el primer tramo de 270 millones de dólares se ponen en marcha las represas de Santa Cruz, a cargo de la empresa china Gezhouva, y Electroingeniería, de testaferros del grupo Kirchner. El Plan de Infraestructura de 5 años, es con adjudicación directa, y ya se aplica en el Belgrano Cargas, para el que se importan hasta durmientes y rieles castigando a la industria nacional. Este plan viola la ley de compre nacional, es un golpe mortal para las industrias ferroviaria, y de máquinas herramientas. Además, el plan garantiza “permisos de residencia y de trabajo” a trabajadores y técnicos chinos, en medio de la grave desempleo en la Argentina.

Se negocia con la China National Nuclear la construcción de Atucha 3. ¿Y la industria atómica nacional? Para el discurso. También, construir hidroeléctricas en Neuquén y en San Juan, y programas hídricos en Santa Cruz, Santiago del Estero y Entre Ríos. Para los chinos trabajo e industrialización, a los argentinos la deuda.

3. Conflictos ajenos

“No permitamos que nos traigan conflictos de afuera”, dijo la presidenta en su discurso el 31/1, el mismo día en que iniciaba su viaje a China, potencia imperialista a la que ella le permitió instalar, una base militar en Neuquén: un dispositivo estratégico chino en el Cono Sur y el Atlántico Sur. La empresa china que construye y operará esa base es China Satellite Launch and Tracking Control General, integra el Departamento General de Armamentos del Ejército chino, y la tecnología que usa sirve para fines civiles y militares, para satélites y para misiles, además de ser un centro de espionaje de comunicaciones. ¡En flor de conflicto ajeno nos metió Cristina K!

No por casualidad, en ese discurso del 31/1, después de la referencia a los conflictos ajenos, Cristina K dijo: “No permitamos que nos dividan. Vayamos a las elecciones con tranquilidad”.

La presidenta esconde sus relaciones carnales con el imperialismo chino (y en menor grado también con el ruso), que se profundizarán con los acuerdos de este viaje, en momentos en que el imperialismo yanqui busca recuperar terreno en América Latina. Esa disputa interimperialista es feroz, y lo que está en juego es el poder en la Argentina. También esconden esto los rivales del kirchnerismo en el bloque dominante.

La ferocidad de esta disputa se puso en evidencia con la dudosa muerte del fiscal Nisman. Los yanquis acusan del hecho a “sicarios iraníes con cómplices locales”; los ingleses hablan de “una célula de espías [de la SI, la ex SIDE] cercanos al gobierno, sin autorización de Cristina Kirchner”.

Al día siguiente del discurso presidencial, Morales Solá, columnista de La Nación, afirmó que no habrá “transición ordenada”, sino “un escandaloso derrumbe” (La Nación, 1/2).

Se aceleran los tiempos. Elisa Carrió pasó de UNEN a la alianza con Macri (antes lo llamó “mafioso y delincuente”). El presidente de la UCR, Sanz, trabaja para encolumnar a la mayor parte del radicalismo en esa alianza. El holding Clarín, vocero de los grupos de poder enfrentados con el grupo K, sus socios y sus aliados estratégicos, empuja esos acuerdos que unifiquen a un gran frente de centroderecha anti K.

4. Buen momento para pechar

Cristina K, que le negó a los jubilados un bono de fin de año para las fiestas, anunció ahora el aumento que se cobrará en abril: la jubilación mínima pasa de $3.231 a $3.821. El gobierno dice que esa cifra es el 81% del salario. Claro, del salario mínimo K, de hambre, de $4.716. Ningún funcionario cobra ese sueldo.

El gobierno K profundizó la dependencia y la concentración latifundista de la tierra. Ahora, el derrumbe del precio internacional de los granos, el petróleo y otras materias primas, golpea duro a la economía nacional, y agrava el déficit de las provincias, atadas, además, a las deudas “refinanciadas” del gobierno K. El gobierno recurre al saqueo de la Anses y el Banco Central, pasó de $900 millones en el año 2003 a $233.000 millones en el 2014.

La pulseada por quién paga la crisis se concentra en las paritarias, las jubilaciones y los planes sociales, y los precios a los pequeños y medianos productores agrarios.

Se movilizan el miércoles 4 CTA, CCC, Apemia, Liberpueblo, Foro de la Deuda Externa, Frente Popular (UP, PTP, Emancipación Sur y Camino de los Libres), MST, etc. El plenario de las CGT de Moyano y Barrionuevo “no descarta” un paro nacional a fines de febrero o comienzos de marzo. Hay grandes movilizaciones de los productores frutihortícolas de Río Negro y Neuquén y también de los tamberos, trabajan a pérdida con lo que le pagan los monopolios, y a los tamberos, además, les quieren rebajar lo que les pagan.

La división de los de arriba crea buenas condiciones para pechar. No fue fácil antes, tampoco va a ser fácil ahora llegar al paro nacional. Pero es posible, encabezando las luchas y discutiendo en asambleas y cuerpos de delegados, llegar al paro nacional, y que sea activo de 36 horas y multisectorial. Será clave para volver a instalar la agenda de reclamos de los trabajadores y el pueblo para torcerle el brazo a la política de ajuste K.

5. Llegar a las masas

La cancha está embarrada y se juega duro.

Los agrupamientos que se van perfilando, tanto para cambios bruscos del escenario político como para las elecciones, tratan de “marcar la cancha” para las opciones de las clases dominantes. La bronca, el descontento, el descreimiento que crece por abajo, muestra la necesidad de llegar a las amplias masas con el Frente Popular, con su programa que recoge los reclamos de los trabajadores, los campesinos, los estudiantes, las mujeres y los jóvenes, y demás sectores populares. La campaña por la personería del PTP en todas las provincias que aún no llegaron también es un gran instrumento para instalar el frente y su programa

Mostrar a las amplias masas que hay una salida nacional y popular, que no concilia con la oligarquía terrateniente ni se cuelga de los pantalones de ningún imperialismo. Levanta las banderas de los patriotas de la Revolución de mayo: ¡Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo!

 

firma:

Escribe Ricardo Fierro