Profundizar la contraofensiva contra la política de Macri

El Comité Central del PCR analizó el cambio profundo de la situación política, que se resume en esta nota. Macri va por todo con el ajuste, la entrega y la represión. El cachetazo de la lucha popular lo golpeó duro.

Aire sí, cheque en blanco no

Macri tomo aire en las elecciones, polarizando con Cristina Kirchner. Pocos días después lanzo su plan de reformas: previsional, laboral (ahora retirada), fiscal, impositiva, estatal, en la salud, la educación, la defensa, etc. Una ofensiva antipopular, antinacional y represiva.

La apoyan los colaboracionistas políticos y sindicales. Con chantajes económicos pactó con gobernadores y sindicalistas conciliadores.

Se abrió un gran debate. Los multimedios del sistema crearon el clima en el que Macri ya tenía abierto el camino para su reelección. Desde Cristina Kirchner y su entorno, hasta las fuerzas trotsquistas, consideraron que “las masas se habían derechizado” y había que “esperar”.

El PCR señaló, en el balance de las Paso de agosto del 2017, que el fortalecimiento de Macri era relativo. Y luego de las elecciones de octubre afirmó que se había fortalecido, pero no se había consolidado. En fábricas, quintas y barrios, muchos que votaron a Macri decían que no le dieron un cheque en blanco para el ajuste.

El PCR señaló que la principal debilidad de Macri es que no puede sacar al pueblo de las calles. Por eso alentó y fue parte de la movilización de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, cuando Macri lanzaba su plan reaccionario. Escuchamos a las masas, y acertamos.

 

La ofensiva macrista y la contraofensiva popular

Desde que asumió Macri, el PCR señaló que crecimiento del hambre era una cuestión central frente a la política de Macri. La CCC tomó en sus manos esa lucha y trabajó para la unidad con la CTEP y Barrios de Pie, los Cayetanos, una gran fuerza de desocupados, precarizados y jubilados. Esa fuerza, con innumerables movilizaciones, le torció el brazo al gobierno conquistando de la Ley de Emergencia Social. Los Cayetanos trabajaron por la unidad en la lucha de todo el movimiento obrero. Se fortalecieron, como lo mostró la masiva movilización de 150.000 trabajadores el 13 de diciembre.

Con la Marcha Multisectorialde las Economías Regionales, impulsada por la Federación Nacional Campesina, irrumpieron los pobres del campo, que protagonizaron verdurazos, frutazos y feriazos.

Macri llegó a las elecciones de octubre forzado a hacer aparecer el cadáver de Santiago Maldonado. Lo reclamaban gigantescas movilizaciones de masas en todo el país, con el protagonismo del Movimiento Memoria, Verdad y Justicia. Venían de aplastar el intento de amnistía para los genocidas de la dictadura con el 2×1. Luego de las PASO, Macri redobló la apuesta con el intento de asesinato a Julia Rosales, el asesinato de Rafael Nahuel, y brutales represiones. La lucha democrática se masificó contra un gobierno que no tiene límites para la represión a la lucha popular.

Explotó la lucha de las mujeres contra la violencia y demás formas de opresión que sufren, con impresionantes movilizaciones del 3 de junio, el masivo Encuentro Nacional en el Chaco y la jornada del 25 de noviembre.

Irrumpió la juventud con sus reclamos y el movimiento Ni un Pibe Menos por la Droga, una gran lucha contra las herramientas del sistema para su esclavización: la droga y la trata.

 

El ejemplo del ARS y el movimiento obrero

En abril del 2017, ante una declaración de la gobernadora Vidal que abría las puertas a la liquidación del Astillero Río Santiago, sus obreros comenzaron a preparar su plan de lucha con su Cuerpo de Delegados.

Fueron el motor de la realización de un Plenario de Delegados de La Plata, Berisso y Ensenada, que reunió a 500 delegados de 60 gremios de distintas centrales de trabajadores, con la participación de las organizaciones campesinas y estudiantiles, aprobando un programa de reclamos confirmes definiciones contra el plan de Macri. Decidieron y realizaron, una marcha multisectorial a la gobernación de Buenos Aires.

Frente al rechazó de sus reclamos, siguieron la lucha y marcharon el 14 y el 18 de diciembre a la Plaza del Congreso en la Capital Federal cuando se discutía la Ley de Reforma Previsional.

El camino seguido por los trabajadores del ARS es un ejemplo para todo el movimiento obrero, y una muestra del estado de ánimo de los trabajadores. Mostraron la fuerza y el protagonismo de los obreros de las grandes empresas y sus cuerpos de delegados, para impulsar la unidad para la lucha, y ser motores de la unidad multisectorial. La corriente clasista y el PCR, con una larga historia en el ARS, jugaron un gran papel en todo este proceso.

Todo el movimiento obrero fue sacudido por el robo de Macri a los jubilados. Se rebelaron cuerpos de delegados, sindicatos, CGT regionales, pusieron a la defensiva a los colaboracionistas y posibilitaron el pronunciamiento de la CGT de convocatoria al paro nacional.

 

El cachetazo a Macri

Macri necesitaba plata y le robó $65.000 millones a la caja de los jubilados, la Anses. Y le rebajó los “aportes patronales” a la Anses. Robó a los mayores, los niños y los Veteranos de Malvinas. “Con nuestros viejos no”, se decía. El pueblo se movilizó en repudio en todo el país.

Para imponer ese robo Macri militarizó el Congreso y reprimió brutalmente al pueblo. Mostró su verdadera cara de oligarca violento.

El 14 de diciembre, el pueblo en las calles resistió valientemente la violencia desatada por Macri, poniendo al desnudo, ante el país y el mundo, a un gobierno que lanzó contra el pueblo al aparato paramilitar del Estado: Gendarmería, Prefectura y Policía Aeronáutica, fuerzas armadas para enfrentar las mafias del delito organizado.

El 18 de diciembre, Macri redobló el chantaje para imponerse en el Congreso, con otro operativo represivo, violento, contra la protesta popular. Los multimedios del sistema colaboraron lavándo la cara de la represión. La movilización fue gigantesca en todo el país. El pueblo argentino volvió a demostrar que no es manso si lo atacan.

Macri logró hacer ley su robo pagando un enorme costo político. Los mismos multimedios del sistema que lo apoyan reconocen queperdió en esos días lo que había ganado en las elecciones.

El gobierno pagó por su política continuar liquidando la defensa nacional. Quedó en evidencia con el hundimiento del submarino ARA San Juan. Es responsable político de la muerte de 44 marinos.

 

El agravamiento de la crisis social

Macri necesita plata para su política de brutales ganancias de los monopolios, bancos y grandes terratenientes.

La inflación sigue siendo un terrible castigo para el pueblo. Cómo no va a haber inflación con los brutales tarifazos del gobierno: transporte, electricidad, gas, peajes, etc. Aumentan los combustibles porque Macri le dio a las petroleras el precio mundial. La “lluvia de capitales” nunca llegó, vienen para “la bicicleta financiera” y se llevan fortunas con los intereses que pagan el Banco Central y el Tesoro. Viene todo de afuera, con la nueva devaluación del dólar va a aumentar todo. Dan las grandes obras públicas a empresas imperialistas, asociadas con las del grupo Macri.

El resultado de esta política es que seguimos con una economía frágil, con cierre de pequeñas y medianas industria que son las mayores creadoras de puestos de trabajo, crisis de las economías regionales, liquidación de la pequeña y mediana producción campesina, mientras la tierra se concentra en manos de los grandes terratenientes.

Esta política agrava brutalmente la crisis social. Crecen los sufrimientos del pueblo: el hambre, la pobreza, la desocupación, la violencia contra las mujeres, los jóvenes que no estudian ni trabajan, víctimas de la droga y la trata.

El gobierno lanzó su “reforma estatal”: una oleada de despidos de trabajadores que ganan una miseria, y los funcionarios con sueldos enormes.

Contra esta oleada de despidos estallan puebladas: en Libertador y San Pedro (Jujuy), y en de Azul (Buenos Aires). Marcan un camino.

 

Paro nacional activo y multisectorial

En el primer choque de la pulseada entre la ofensiva macrista y la contraofensiva popular, el gobierno pudo avanzar con parte de sus leyes y el pueblo le hizo pagar un alto costo político. La pulseada va a ser larga, con más encontronazos. Encabezar las luchas y prepararse y preparar a las masas para esa lucha prolongada, es el camino para profundizar la contraofensiva.

Hay muchas cuestiones para seguir la pelea: Seguir enfrentando la reforma previsional. Los precarizados y desocupados por la aplicación de todos los recursos de la emergencia social, y por tierra, techo y trabajo. Comenzaron las protestas contra los tarifazos. Las puebladas contra la oleada de despidos. Luchas por tierra y precios compensatorios de campesinos pobres y originarios. El movimiento de mujeres por las promotoras en emergencia contra la violencia. Los jóvenes por medidas frente a la droga y la trata.

Como se vio en ese primer choque contra la ofensiva macrista, la unidad para la lucha exige polemizar con las ideas sectarias que ponen como blanco a la CGT, lo que impide la unidad de acción de la clase obrera. Otra cosa es denunciar a los colaboracionistas con Macri, tanto los que están adentro de esa central como los que están afuera, como los gremios que están en Cambiemos.

Comenzó la gran batalla de las paritarias, con un pico hacia marzo. Es clave para los salarios, la defensa de las condiciones de trabajo frente a los convenios tipo Vaca Muerta. Y clave para unir al movimiento obrero con todos los sectores populares en un paro nacional activo y multisectorial que inicie un plan de lucha.

 

Hacia un gran frente popular y nacional

El robo a los jubilados intensificó el debate político en las masas. Muchos que votaron a Macri por rechazo a Cristina, estuvieron en las luchas.

La situación es muy buena para conquistar las personerías del PTP en todas las provincias. Lo que es fundamental para el armado de los frentes.

Hemos avanzado en conversaciones con el Movimiento Evita, Libres del Sur, sectores que están alineados con Juan Grabois, del peronismo y otras fuerzas, llevando nuestra propuesta de un gran frente popular y nacional, que impulse la unidad para lucha, de la batalla política contra el macrismo y acumule fuerzas para acabar con la dependencia y el latifundio y el Estado podrido que los sostiene.

Todas las zonas deben abrir conversaciones para avanzar en ese frente popular y nacional por el que trabajamos.

 

50 años del PCR

Está en curso la campaña por los 50 años del PCR. Lo hacemos en un momento en que hemos acertado en la línea y el estado de ánimo de las masas, lo que nos ha llevado a jugar un gran papel en desplegar la lucha contra la ofensiva macrista. Hemos crecido y se han fortalecido las corrientes en las que participamos.

Sin embargo, tenemos que dar un gran salto para fortalecernos a la altura de los desafíos que tenemos por delante. En particular, cambiar la correlación de fuerzas en los cuerpos de delegados de las grandes empresas y centros de concentración, lo que exige la afiliación al Partido para desarrollar una corriente comunista revolucionaria en esos lugares. Donde se ofrece la afiliación, se afilia. Proponer la afiliación, llevando el hoy, es el camino para los objetivos de la campaña del 50 aniversario del PCR.

Al mismo tiempo, en enemigo nos pone en la mira, como lo mostró el intento de asesinato de la camarada Julia Rosales, las amenazas y otros hechos, y puede escalar en sus provocaciones.

Expresión de los aciertos y avances del Partido ha sido la alegría del gran picnic del 50 Aniversario, con 7.000 compañeros y amigos, en una jornada de juegos, deporte, canto y baile.

 

Un gobierno de monopolios y oligarcas

Pocas veces se ha visto un gobierno tan descaradamente de representantes directos de los poderosos grupos de burguesía intermediaria del imperialismo y grandes terratenientes que tienen el poder en la Argentina. Como Macri, su familia es dueña de un centenar de empresas y estancias. Peña, jefe de Gabinete, es de los Braun Menéndez, una de las familias dueñas de la Patagonia. El ministro de Energía, Aranguren, es representante de la Shell, el de Agroindustria, Etchevehere, preside de la Sociedad Rural, y tantos otros.

 

El miedo y la historia

El 14 de diciembre comenzó un operativo en los medios para lavar la cara violenta de Macri, y sembrar miedo en el pueblo.

En la Argentina, la masiva organización del movimiento obrero con sus cuerpos de delegados, las organizaciones campesinas, de mujeres y de jóvenes, y la unidad popular en multisectoriales, hacen que la política esté las calles y las huelgas. Así fue el 25 de Mayo de 1810, el 17 de Octubre de 1945, el Cordobazo y las puebladas de los 70, las huelgas contra la dictadura genocida, el Argentinazo del 2001 contra el Estado de Sitio de un gobierno que debió huir en helicóptero.

Con la unidad para la lucha masiva en las calles siempre se ha logrado castigar a los gobiernos del ajuste, la entrega y la represión.

 

Las peleas de los de arriba

La lucha del pueblo agudiza las peleas en el bloque dominante; ese puñado burgueses intermediarios, monopolios imperialistas y grandes terratenientes, que es dueño del poder.

Expresión de esa pelea son los procesamientos y encarcelamientos, por su brutal corrupción, de Cristina Kirchner y sus funcionarios. Protestan sectores perjudicados por las importaciones, como ramas metalúrgicas y de la alimentación.

En el sector hegemónico de ese bloque dominante crecen las peleas por el reparto del botín. Las cerealeras imperialistas quieren un dólar de hasta $28. Hay peleas, también, en el gobierno, como la derrota del Sturzeneger en el manejo de la política monetaria del Banco Central. O los forcejeos de Macri con Carrió, y de sectores radicales con Macri y con Carrió.

Las peleas entre los de arriba son beneficiosas y pueden ser usadas por el pueblo, lo que exige a las fuerzas populares actuar con independencia política y objetivos propios.

firma:

Ricardo Fierro

El Gobierno cambió las metas de la inflación

Al día siguiente de lograr la aprobación en el Senado del presupuesto 2018 y la reforma tributaria, el jueves 28 de diciembre el gobierno de Macri anunció el cambio de las metas de inflación de 2018 a 2020, del 10 al 15% en el primer año.

Tras dos años sin poder cumplir con las metas de inflación, el Gobierno decidió “recalibrar”, según palabras del jefe de Gabinete, Marcos Peña, las estimaciones para los próximos años. En 2016 había estimado la inflación en un 25% y terminó resultando casi 41%. Y del 17% que estimó para 2017, ha terminado superando el 24%.

Con toda la pompa del caso, el presidente Macri logró reunir por primera vezen una conferencia de prensa en la Casa Rosada, junto a Peña, sus principales espadas económicas:el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; y de Finanzas, Luis Caputo.

Las metas de inflación fueron una zanahoria inalcanzable durante los dos años que lleva Mauricio Macri en el gobierno. Ya hubo 23 puntos de diferencia entre los pronósticos y la realidad en los primeros dos años de gestión de Cambiemos.

En 2016, con Alfonso Prat-Gay en el Ministerio de Hacienda, la estimación que se había autoimpuesto el Gobierno era cerrar el año con una suba del 25% en los precios. Tanto Macri como el ministro hablaban de una banda de “20 a 25 puntos”. Y decían que, pese a la devaluación del 40% del dólar tras la salida del cepo, muchos de los ajustes ya se habían hecho durante el fin del mandato K. Pero eso nunca sucedió: la inflación del primer año de mandato cerró en 40,9%, el nivel más alto en 14 años.

Pese a ello, durante el año 2017, al menos hasta las elecciones de octubre, se sostuvo que la inflación sería del 17%, cuando ya era evidente que se superaría el 24%. Ahora Dujovne para justificar el atropello a la autonomía del Banco Central, tan caro a los economistas liberales, afirmó: “Necesitamos que las metas sean creíbles para que las políticas del Banco Central sean creíbles”.Y pretendió justificar los desvíos de la pauta inflacionaria diciendo que los rangos de 2016 fueron hechos “con poca visibilidad de lo que vendría después”. ¿Error o improvisación?

Como si no hubieran sido gobierno durante estos dos años, Marcos Peña insistió con el libreto de Durán Barba:“La inflación alta en la Argentina existió por decisión del gobierno anterior”. Se olvidó del golpe devaluatorio con que se inició su gobierno y el posterior alocado endeudamiento y su sostenimiento con tasas de interés leoninas, que también se trasladan a los precios.

Ahora dicen que mover la meta inflacionaria no va a causar ningún efecto pues era algo que estaría previsto por el mercado, como decía Prat Gay en 2016 respecto de la devaluación de diciembre de 2015. El efecto inmediato ha sido una devaluación del 10%. Para Dujovne: “Tenemos que acostumbrarnos a que tenemos un tipo de cambio flotante y dejar de hablar de corrida cuando se mueve un 10 por ciento”.Pero, de hecho, llegamos aun dólar en torno a 19,3 pesos a fines de 2017, que es el valor estimado para todo el año en el Presupuesto 2018.

También cambiar la meta implica cambiar previsiones sobre las expectativas inflacionarias. Si bien el cambio de la meta del 10 al 15% es más acorde con la inflación del 15,7% estimada en el Presupuesto 2018, ahora hay que considerar el impacto inflacionario de la devaluación y su incidencia en salarios y las cuotas de los préstamos indexados.

Si antes con la meta del 10% de inflación, el gobierno pensaba acotar las paritarias a una pauta del 16%, con cláusula gatillo si la inflación la superaba –como algún sindicalista se apresuró a aceptar–, ahora el reclamo no puede bajar del 22% con cláusula gatillo, dado el cambio de las expectativas inflacionarias. ¿O no es “el mercado” el que manda para este gobierno? Por eso el movimiento obrero debe prepararse para la dura pelea que se abrirá con las paritarias en 2018, sin bajar la guardia frente a la pretendida insistencia en lograr la llamada reforma laboral e imponer la flexibilización en los convenios gremio por gremio.

El PCR festeja sus 50 años.

El festejo se realizará el próximo sábado 6 de enero en todo el país, día de la fundación del Partido Comunista Revolucionario de la Argentina en 1968. Aquí en Neuquén se realizará un brindis con buffet, mates y río en el Balneario Municipal Albino Cotro a partir de las 18.30 hs.

El próximo sábado 6 de enero el Partido Comunista Revolucionario (PCR) festejará sus 50 años “Invitamos a todas y todos los que quieran acercarse y brindar con nosotros por los 50 años de nuestro partido” dijo Mario Cambio dirigente del PCR de Neuquén.

Al respecto, Cambio,  destacó el rol del PCR a lo largo de la historia de nuestro país: “Estamos orgullosos de nuestro partido marxista, leninista , maoísta. Un partido que nació en la lucha, que nació al calor de  la primera Revolución hablada en español en Cuba y  el Che peleando en Bolivia. Nacimos al calor del histórico Cordobazo. (…) Somos un partido que lleva medio siglo de vida peleando por la liberación de nuestro país, que denunció los preparativos del golpe del ´76 , que impulsó la lucha antigolpista y se quedó en el país para enfrentar la dictadura  más sanguinaria de la Argentina.  Que también estuvo a la vanguardia de las luchas obreras y populares durante la década del noventa, planteando la salida del Argentinazo.  Una partido que denunció la política agro-minera exportadora del gobierno K y que nos impuso el pacto YPF-Chevron y la base militar China en Neuquén que son expresión de políticas entreguistas.

En este sentido agregó: “el presente nos encuentra encabezando muchas de las luchas que está protagonizando el pueblo argentino contra el ajuste de Macri, su política de más entrega y represión. En este contexto, fortalecer el partido es indispensable para los objetivos inmediatos y de largo plazo”.

Por último, hizo una invitación a todas y todos los que quieran acercarse al brindis: “invitamos a todos, camaradas y compañeros de lucha a brindar con nosotros por estos 50 años de vida luchando por la revolución”.

Partido Comunista Revolucionario Neuquén.

Seguir en las calles para frenar el ajuste

El gobierno avanza con el robo a los jubilados en medio de un creciente repudio popular a sus medidas de hambre, entrega y represión.

1. El pueblo en las calles

Tras una agitada jornada, que duró hasta la madrugada del martes 19, con manifestaciones multitudinarias en todo el país y el Congreso blindado por las fuerzas policiales y de Gendarmería, el macrismo logró imponer en Diputados su llamada “reforma previsional”, en realidad un miserable robo a los jubilados y los pibes de la Asignación Universal por Hijo.

La descarada compra y apriete a los gobernadores y diputados nacionales se manifestó en un creciente repudio popular, pese a que el gobierno volvió a militarizar el Congreso para amedrentar a las masas populares, y castigar con la represión la protesta del movimiento obrero. Decenas de heridos y presos. La indignación popular volvió a manifestarse en la Capital Federal y distintas ciudades del interior del país con las cacerolas en las calles.

Macri volvió a mostrar lo que es: un represor. El 18 con la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, y el 14 con Gendarmería y Prefectura. La Gendarmería y la Prefectura son fuerzas que usan armas de fuego por reglamento y están entrenadas para enfrentamientos con esas armas. Usar esas fuerzas contra el pueblo en las calles es inconstitucional y reaccionario; los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel muestran hasta dónde está dispuesto Macri a llegar para sacar al pueblo de las calles. El paso siguiente es el decreto ya preparado para sumar las Fuerzas Armadas a la represión.

El extendido rechazo popular al ajuste a los jubilados muestra un cambio de estado de ánimo en grandes masas, lo que preanuncia un 2018 de grandes luchas.

 

2. Del mamarracho al maquillaje

La democracia, para Macri, empieza y termina con el voto. No aprendió la lección cuando quiso recortar la pena a los genocidas de la dictadura con el 2×1, y se topó con millones en las plazas de todo el país, que forzaron al Congreso a correr a anular ese regalo a esos genocidas.

Macri no pudo digerir la derrota política de la semana pasada. Ordenó a “su equipo” que redactaran un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) y lo firmaran todos sus ministros, para imponer por esa vía la “reforma”. Ese mamarracho autoritario provocó una crisis política en Cambiemos: sus socios, parte de UCR y la CC, y algunos de los gobernadores peronistas que habían pactado el voto a favor de la reforma, no estaban dispuestos a pagar el costo político de imponer por un decreto lo que había fracasado en el Congreso.

Macri debió asumir que su PRO es minoría en el Congreso, que los acuerdos políticos son precarios; y sobre todo, que los votos no son cheques en blanco para sus matoneadas. La derrota recibida lo obligó a abrir la mano. Mezquino, como es, negoció con sus socios y renegoció con gobernadores y diputados opositores, usando los fondos de “la caja” del Estado. De esas tramoyas salió el “maquillaje” de un bono, por única vez, que suma unos $4.000 millones para los jubilados y niños; muy poquito de los $100.000 millones que les roba con la ley. ¡Qué miserable!

 

3. Entreguismo y “demonios”

Con decenas de miles de personas indignadas manifestando hasta la madrugada y el despliegue de las fuerzas represivas, el gobierno impuso en Diputados la ley de robo a mayores y pibes. Esa ley tuvo la “asesoría del Fondo Monetario Internacional”. Macri, en su discurso ante la Organización Mundial del Comercio, criticó a los gobiernos que priorizan “la primacía del interés nacional”: ¡Qué confesión de entreguismo!

Fracasada la mentira sobre “las bondades” de “la reforma”, el gobierno lanzó una campaña demonizando a la oposición como “destituyente”. Lo mismo que hizo Cristina Kirchner cuando vetó la ley del 82% móvil para los jubilados. Uno de los laderos de Macri dramatizó: “Antes de que se incendie el país, se pueden incendiar varias provincias” (La Nación, 17/12). Eso es matonaje golpista. El ministro Frigerio dijo: “Sabíamos que iba a haber violencia”.

 

4. No hay tregua frente al robo a mayores y a pibes

El movimiento obrero ganó las calles contra el ajuste macrista, actos multitudinarios como el del 29/11, con sectores de la CGT, como Camioneros y la Bancaria; el 6/12 con el paro de ATE y la concentración unitaria, pronunciamientos como los 600 delegados de 60 gremios de Berisso, Ensenada y La Plata, de numerosas CGT regionales, de las CTA, etc.

Fue extraordinario el trabajo de los Cayetanos: la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, que, frente a las divisiones y los sectarismos, participaron de todas las movilizaciones y actos, peleando la unidad en la lucha del conjunto del movimiento obrero y popular. Y protagonizaron una impresionante movilización, que mostró su fortalecimiento, el 13/12. Ese mismo día, la CGT decidió movilizarse a la sesión del Congreso del 14 de diciembre y anunció un paro al día siguiente si se aprobaba la ley del robo a los mayores y a los pibes.

El lunes 18 marcharon al Congreso todos los sectores opuestos a la ley macrista. La CGT convocó a paro nacional de 24 horas. La CCC viene reclamando un paro nacional activo y multisectorial, y se movilizó en todo el país, confluyendo con multisectoriales y demás organizaciones gremiales, sociales y populares.

Nuevamente los trabajadores y el pueblo estuvieron rodeando el Congreso y en las calles y plazas de todo el país en defensa de sus derechos, contra el ajuste, la entrega y la represión macristas. La indignación popular frente a la represión y el tratamiento de la ley de “reforma previsional”, hizo que se volcaran a las calles de la Capital Federal y varias ciudades del país miles y miles en decenas de cacerolazos. El gobierno aprobada la ley del robo, tratará de dar por cerrada la pulseada. Para los trabajadores y el pueblo será un round más de una pulseada que va a seguir: ¡No hay tregua con un gobierno que golpea a nuestros mayores y a nuestros pibes que están en la pobreza!

firma:

Escribe Ricardo Fierro

“El PCR tiene que crecer para avanzar por el camino revolucionario”

Conversamos con el camarada Otto Vargas, a pocos días de cumplirse 50 años de la fundación del PCR, para conocer por qué se creó el Partido en 1968, sus objetivos históricos y los desafíos actuales.

—El próximo 6 de enero se cumplen 50 años de la fundación de nuestro Partido. Queríamos preguntarte en primer lugar cuáles fueron las causas por las que se decidieron a romper con el Partido Comunista, y a construir un nuevo Partido.
—El PC había degenerado y se había transformado en un partido reformista, revisionista del marxismo. Por eso, antes de nuestra ruptura, había adherido a la línea revisionista del 20º Congreso del PCUS de 1956, que consagró principios revisionistas con los que, íntimamente, simpatizaban los dirigentes del PC argentino (Vittorio Codovilla, Rodolfo Ghioldi, Arnedo Alvarez, Víctor Larralde, entre otros). Hay quienes dijeron que sintieron “goce físico” cuando se enteraron de las conclusiones del 20 Congreso del PCUS.
Coincidían en el apoyo a la línea del 20 Congreso del tránsito pacífico al socialismo (sin revolución armada), adherían en América Latina al apoyo a gobiernos de burguesía nacional (como había planteado Nikita Kruschov), gobiernos del tipo del de Arturo Frondizi, al que apoyó incondicionalmente el PC argentino. Abro un paréntesis: el PC planteó “el pueblo entró a la Rosada”, cuando Frondizi asumió como presidente. Ese fue el título del diario del PC.
Poco antes de nuestra ruptura el PC planteó un supuesto “giro a la izquierda” del peronismo y la posibilidad de marchar a un partido único con él. Nos enteramos mucho después, hablando con el dirigente peronista Andrés Framini, que había habido un acuerdo secreto entre Perón y la dirección del PC soviético. De allí el amor al peronismo que atacó bruscamente a Codovilla para extrañeza nuestra. Parte de ese acuerdo, como nos contó Framini, fue que le pusieron al lado a un viejo cuadro del PC que había estado en España, que incluso le escribió el discurso que Framini dijo en un congreso de la Federación Sindical Mundial. Otra anécdota sobre este acuerdo: Una compañera nuestra conocía a un dirigente peronista, al que le dijo un día “qué lindo perro que tiene”, y el hombre le contestó “Lindo es el perro que tiene Perón en Madrid, que le regaló Brezhnev”.
Estas posiciones revisionistas de la dirección del PC llegarían a su extremo, luego de nuestra ruptura, con el apoyo de la dirección de ese partido a la dictadura de Videla, al que calificó de dirigente de una corriente “democrática” en el ejército. Otra anécdota: En una reunión familiar, el hijo de una importante familia del PC, cuando se produce el cambio entre Videla y Viola en la dictadura, le dice “¿Este también es nuestro, mamá?”. Es complicada la historia.
El clima reformista se fue haciendo insoportable para los que entonces rompimos con la dirección del PC. La posición de esta dirección contra la guerrilla del Che en Bolivia contribuyó a su aislamiento y asesinato. Este hecho aceleró nuestra ruptura. Nosotros rompimos exactamente cuando lo matan al Che en Bolivia. Ese día realizamos una manifestación en el centro de La Plata. Nuestro partido fue el único que manifestó en las calles su apoyo al Che en los días de nuestra ruptura. Al año del asesinato del Che se sacó una declaración que firmamos junto a dirigentes políticos de otras fuerzas. Ahí no vas a ver ninguna firma de los que hoy aparecen como activísimos guevaristas.
La fuerza principal de la ruptura fue la dirección de la Federación Juvenil Comunista (FJC). El Comité Central de la Fede decidió en una reunión histórica la ruptura. Un sector de militantes del Partido Comunista acompañamos la decisión de la FJC. Menciono entre ellos a José Ratzer, Pedro Planes, entre otros.
Estas fueron las causas de la ruptura, el PC había degenerado, era revisionista, reformista, de manera cada vez más evidente y para nosotros se hacía más insoportable defender esa posición.
—¿Por qué deciden armar un Partido, y no un movimiento, o un grupo guerrillero, como muchos que surgieron en esos años?
—Nosotros inicialmente lo que planteamos fue la realización de un Congreso del PC, y lo hicimos a través de un folleto que se tituló ¿Por qué no se quiere discutir?, que sacamos en el momento de la ruptura. Porque el PC tardó muchísimos años, más de una década, entre el 11 y el 12 Congreso, cuando todavía estábamos adentro, y ya era hora que convocaran al 13 Congreso. Por eso planteamos la discusión.
Cuando nacimos no teníamos todo claro. Eso se puede ver en nuestra declaración constitutiva. En la FJC se venía armando la ruptura desde hace rato, y una parte de su dirección tenía contacto, a través del PC de Uruguay, con la KGB soviética, con un tal Volodia. Otros dirigentes juveniles viajaron en ese tiempo a Moscú y uno de los compañeros que dirigía la ruptura les dijo “Pregúntenle a Volodia si nos van a apoyar”. Y Volodia contestó: “Deciles que sí, pero si hacen lo que nosotros queremos”.
En nuestro primer Congreso, en diciembre de 1969, en la Comisión de Situación Política éramos 5 o 6. La comisión principal, con más de 100 delegados, fue la que discutió Vía de la revolución y Partido. La discusión era si constituíamos un Partido Comunista, o como se decía entonces, un partido militar y político. Nosotros queríamos constituir un Partido Comunista. El compañero Pedro Planes, que falleció a los pocos días de fundado nuestro Partido, había estudiado mucho el tema militar, y fue el que teorizó a fondo que la revolución en la Argentina no iba del campo a la ciudad, sino de la ciudad al campo, que el camino era insurreccional, y que el papel de la clase obrera era fundamental para el triunfo de la revolución. No nos servía un movimiento guerrillero, con la concepción que teníamos. Por eso volcamos todo el trabajo del Partido al movimiento obrero, y vino el proceso del Smata Córdoba.
En el Segundo Congreso del Partido, en abril de 1972, tuvimos un debate histórico. Se había producido un alzamiento de trabajadores de los astilleros polacos, y otros acontecimientos en los que los cuerpos de delegados de los obreros cumplieron un papel fundamental. Nosotros investigamos esto, con la concepción insurreccionalista, y vimos su importancia para nuestro país. No lo podríamos haber hecho con la concepción de la revolución del campo a la ciudad.
—¿Por qué el PCR se define como marxista—leninista—maoísta? ¿Cómo llega el PCR al maoísmo?
—En 1972 una delegación del Comité Central de nuestro Partido visitó China, que estaba en plena Revolución Cultural Proletaria, con millones de obreros, campesinos y jóvenes movilizados. Para entrar a una fábrica había que abrirse camino entre los dazebaos que colgaban los obreros. Dazebao quiere decir “carteles con letras mayúsculas”, y podían referirse a la dirección de la empresa, al sindicato, a la dirección del país, a cualquier cuestión política. Ibas a la universidad y pasaba lo mismo. Hubo una manifestación de 60 millones de jóvenes en Pekín, para saludar a Mao.
Ese año establecimos relaciones fraternales con la dirección del Partido Comunista de China y adherimos al maoísmo. El maoísmo nos dio respuesta a la pregunta que nos inquietaba y no podíamos responder: ¿Por qué el socialismo soviético y el resto de los países comunistas de Europa habían degenerado hacia el capitalismo? ¿Cuál era la causa de esa traición? La China de Mao nos enseñó que la lucha por construir el socialismo es larga, dura e incluso se incrementa luego de la toma del poder por la clase obrera, y debe ser abordada como se hacía en China para no degenerar. Luego de la muerte de Mao en 1976, el socialismo también degeneró en China, y se restauró el capitalismo.
 Además tuvimos la posibilidad de estudiar a Mao y su enorme bagaje de enseñanzas marxistas leninistas. Vimos que era la única forma de tener un instrumento teórico que nos permitiera enfrentar la avalancha del reformismo que venía del Este. No te olvides que Gorbachov dijo: “me propuse como misión destruir al comunismo en Rusia y en todos los países posibles”.
Hay una gragea que hice para el hoy 1697, que dice “por un solo voto” y cuenta que la propuesta de Mao de lanzar la Revolución Cultural en 1966, triunfó en el CC del PC de China sólo por un voto. Esto muestra la lucha feroz en el Partido Comunista luego del triunfo de la revolución. No es que la lucha se serena, al contrario, la lucha se incrementa.
Hay anécdotas que muestran esto. Como aquel dirigente juvenil del PC húngaro que contrabandeaba lapiceras y medias de seda, y después se convirtió en ministro de Economía de Hungría. Eso está demostrando lo más profundo que pasaba ahí, con ese egoísmo típico del capitalismo. En la URSS había hasta un ministerio de botones. Y tenías que ir a negociar a una callejuela de Moscú, si hacías camisas o sacos, para que te vendieran los botones a vos y no a otro.
Entonces nosotros vimos en China cuál era la causa de estos males. La causa es que la lucha de clases sigue después de la revolución, se hace feroz. El maoísmo nos dio respuestas a esto. Porque nos preguntábamos ¿qué pasó? ¿Por qué no había libertad para crear otro partido? ¿Por qué no había libertad de comercio? ¿Cuál era la causa? Con el maoísmo vimos que si la dirección del Partido no lucha contra esas tendencias capitalistas, se va para otro lado, degenera.
—Relacionado con lo anterior, ¿el maoísmo ayudó al Partido a entender cuál es el camino de la revolución en la Argentina?
—Sí, en un país como la Argentina nos enseñó mucho sobre el campesinado, y nos impulsó a estudiar ese problema. En el 4º Congreso del Partido, algunos compañeros habían planteado que no había campesinos pobres en la pampa húmeda argentina. Por eso hicimos aquella investigación con los compañeros de Wheelwright, Santa Fe, publicada en el folleto que se llamó Los ignorados. Nosotros cuando hicimos ese estudio tuvimos una gran ayuda: los compañeros de Wheelwright habían hecho un censo que no era frío. Esos campesinos que estudiamos eran concretos, tenían nombre y apellido.
Otro gran tema es el de la lucha armada. Tarea pendiente.
—Nuestro Partido, y vos en particular, han insistido siempre en la necesidad de la revolución para resolver los problemas de fondo que oprimen a nuestro pueblo y nuestra patria, enfrentando las ideas que fomentan el escepticismo y el “no se puede” ¿cuál es el camino revolucionario en nuestro país?
—Nosotros hoy hemos optado por acumular fuerzas también en el terreno electoral, con el PTP; nunca acordamos ir con el PCR a elecciones porque implicaría rendirse ante el Estatuto de los Partidos Políticos.
Pero siempre afirmamos que por el camino electoral es imposible que la clase obrera y el pueblo puedan conquistar el poder. Eso era lo que preconizaba el revisionismo con la llamada vía chilena al socialismo en los años 60. Así lo creyó Salvador Allende en Chile. Un hombre que respondía a Codovilla, que recorría América Latina, venía de Chile y le dijo eso al Che en Cuba, y él le contestó: “los van a cagar a tiros”, y eso es lo que finalmente pasó en 1973.
Ya en un prólogo de 1872 que escribieron Marx y Engels al Manifiesto Comunista de 1848, luego de la experiencia de la Comuna de París, dijeron que aunque no podían agregar algo nuevo al Manifiesto, la Comuna había demostrado que es imposible realizar la más mínima tarea a favor de la clase obrera y el pueblo, si no se destruye el poder del Estado actual. Por eso yo insisto con este tema. Está bien que participemos de las elecciones, que tengamos candidatos, que sigamos el ejemplo de nuestra legisladora santafesina (Mercedes Meier), pero tengamos claro que nuestra tarea es acumular fuerzas para destruir este Estado. Porque si no va a ser imposible que hagamos lo que tenemos que hacer.
Resumiendo: Hay un sólo camino para resolver la independencia nacional de un país dependiente como el nuestro y para hacer una verdadera y profunda reforma agraria que termine con la oligarquía terrateniente: terminar con el Estado que defiende este sistema. Y esto no se puede realizar pacíficamente (sea por el camino electoral o parlamentario). Sólo se puede realizar a través de una revolución armada que barra con ese Estado y permita crear otro de carácter obrero y popular que abra el camino al socialismo y el comunismo.
—¿Cuáles son los desafíos del PCR en este 50 aniversario?
—El primer desafío que tenemos actualmente es derrotar la política reaccionaria del gobierno de Macri. Ahí concentramos nuestros esfuerzos principales. Para esto y para avanzar por el camino revolucionario por el que luchamos es necesario que el PCR crezca y se fortalezca. Este es el desafío actual para todos nosotros, porque somos muy débiles para las tareas que tenemos que resolver.

La CCC en unidad con otras organizaciones en Jornada de Protesta por el Bono Navideño

Hoy en Neuquén Capital, la Corriente Clasista y Combativa marchó por las calles de la ciudad junto a las demás organizaciones barriales y sociales – CTEP, Barrios de Pie, Polo Obrero y FOL-. En estos momentos se encuentran en casa de gobierno esperando una respuesta por la exigencia de “Una navidad sin hambre. BONO NAVIDEÑO”.
A su vez, junto a los reclamos populares de estos días contra las reformas y el ajuste de Macri y sus cómplices provinciales.

URGENTE: Inmediata liberación de integrantes de la CCC detenidos en Catriel

Desde la Corriente Clasista y Combativa repudiamos la detención arbitraria de dos compañeros de la CCC de Río Negro que se encontraban repartiendo volantes en la ciudad de Catriel contra la reforma laboral que pretende imponer el gobierno de Marcri y su cómplice Weretilneck.
Exigimos la inmediata liberación de los compañeros.
Basta de reprimir y criminalizar al pueblo que enfrenta el ajuste.
Agradecemos difusión y solidaridad.

Denunciamos y repudiamos la golpiza y las amenazas de muerte a compañeros del PTP y PCR y dirigentes de Aten Chañar, Pablo Laurente y Pablo Busto

En la madrugada del domingo 17/12, mientras se desarrollaba la fiesta de egresados del CPEM de San Patricio del Chañar; los compañeros Pablo Laurente y Pablo Busto – miembros del PCR y el PTP y dirigentes de Aten Chañar-; recibieron una fuerte golpiza que los dejara hospitalizados. Las amenazas de muerte continuaron durante todo el domingo. Repudiamos las agresiones perpetradas contra los compañeros y responsabilizamos a la funcionaria involucrada del Chañar, Daniela Cruz, y al Gobierno de la Provincial, ante cualquier nuevo hecho.
La violencia cometida se dio en el contexto del festejo por el egreso del estudiantado de la mencionada escuela, en donde se encontraban los y las estudiantes en compañía de sus familias y docentes de la localidad, entre ellos los compañeros de la conducción local de Aten. En ese contexto, Pablo Laurente y Pablo Busto fueron agredidos verbal y físicamente por una funcionaria municipal y un grupo de personas que responde al gobierno provincial de Omar Gutiérrez. La golpiza se dio al grito de “zurdos de mierda, los vamos a echar del pueblo”, y dejó heridas en los dirigentes que debieron ser atendidos en el hospital. No conformes con las lesiones a nuestros compañeros, durante todo el día domingo, siguieron las amenazas de muerte por parte de los agresores.
También repudiamos la actitud de un dirigente sindical de aten de Añelo, familiar de la agresora, quien promovió el violento accionar de la funcionaria municipal contra los compañeros.
Este hecho se da en un momento en el que el gobierno provincial confirma el apoyo a la reforma previsional de Macri. Es imposible escindir el hecho de violencia contra los compañeros de Aten Chañar, de su pertenencia al Partido del Trabajo y el Pueblo y el PCR, de su pertenencia al Frente Neuquino y de sus posiciones y prácticas políticas respecto a la defensa de la educación pública, de los derechos de los/as estudiantes y los/as trabajadores de la educación y en este contexto contra a la violación de los derechos previsionales conquistados en años de lucha.
Desde nuestro Partido repudiamos la violencia con nuestros compañeros, y sumado a las amenazas que siguen recibiendo los compañeros; responsabilizamos a la funcionaria involucrada del Chañar, Daniela Cruz, a la que exigimos su renuncia, y al Gobierno de la Provincial, ante cualquier nuevo hecho.
 
PTP y PCR de Neuquén

La tradicional marcha de las madres del Alto Valle de Río Negro y Neuquén se vio colmada

Ante los recientes hechos represivos a los trabajadores de MAM quienes reclaman su reincorporación y reapertura de la fábrica.  Los trabajadores de ATE, que reclaman por el Convenio colectivo de trabajo, fueron brutalmente reprimidos.
 La conmocion que han provocado los desalojos, persecucion, y represion al Pueblo Mapuche. Provocando la desaparicion y muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.
En una provincia en la que el gobernador, Omar Gutiérrez al mejor estilo del gobierno de Macri resuelve los reclamos sociales, con la represión.
Las madres han estado en cada una de estas luchas acompañando, son ejemplo de independencia ante los diferentes gobiernos.

¡ Madres de la plaza el pueblo las abraza!

Neuquén: No a la Reforma Previsional y Laboral

Una columna muy importante de mas de 4000 personas. Entre las que se encontraba Aten, Adunc, ATE, Ceramistas,  Barrios de pie, Fol, PCR, PTP, MST y otros.
La columna se dirigió a Gobernación para expresar su rechazo a la reforma previsional que se trataba en el Congreso Nacional. Y la solidaridad con los trabajadores del estado quienes nuevamente fueron reprimidos, en su reclamo por el convenio colectivo de trabajo.
Cuando comenzó el acto, la policía tiró gases, la única respuesta del gobernador Gutiérrez ante los reclamos de los trabajadores es la represión.

¡Basta de Represion!

NO A LA REFORMA PREVISIONAL Y LABORAL