NUEVO GOBIERNO EN UN CONTINENTE EN DISPUTA

Lo que pasa en Argentina no es ajeno a las rebeliones populares en Ecuador, Chile y Colombia contra las políticas oligárquicas proimperialistas –cuyo verdadero carácter se encubre con el genérico de “neoliberales”– y contra el golpe de Estado oligárquico imperialista en Bolivia.

La rebelión de los pueblos

En el último Comité Central del PCR, del 2 y 3 de noviembre, jerarquizamos la situación abierta en las luchas de los pueblos de América Latina en Haití, Ecuador, Chile y las elecciones en Bolivia realizadas el 20 de octubre.

El mundo sigue mostrando una fuerte irrupción de protestas en las calles que enfrentan a los gobiernos en todos los continentes. Y se van profundizando los cambios en la situación en América Latina. El 10 de noviembre se consumó el golpe de Estado fascista de la oligarquía y el imperialismo yanqui en Bolivia, que derrocó a Evo Morales, y se desató una represión salvaje con un alto contenido racista. Pero la heroica lucha de las masas, con centro en El Alto y Cochabamba, obligó a los golpistas en el gobierno usurpador a negociar con las bancadas de diputados y senadores del MAS un llamado a nuevas elecciones y a limitar las atribuciones de las fuerzas represivas, que han dejado un saldo de al menos 30 muertos.

En Chile sigue firme la lucha popular. Son alrededor de 50 días con el pueblo en las calles. Ha crecido la organización para enfrentar la feroz represión con escudos, división de tareas, los láseres, los botellones para ahogar las granadas de gas, etc. Se van generalizando las instancias de democracia directa con cabildos abiertos en Valparaíso, en los barrios de Santiago y otros lugares. Se va esbozando un centro coordinador con la creación del Movimiento de Unidad Social con más de 200 organizaciones sindicales, sociales, estudiantiles, originarias, etc. Siguen en curso paros progresivos que son masivos.

El paro nacional en Colombia del 19 de noviembre contra las medidas de ajuste y las recetas “fondomonetaristas” fue multitudinario. La primera respuesta del gobierno de Iván Duque fue la represión y el toque de queda en Bogotá. El pueblo siguió en las calles y obligó al gobierno a dar marcha atrás y negociar con los sindicatos. Avanzan las luchas campesinas en Paraguay y en Brasil.

El contraataque imperialista

El imperialismo yanqui, enemigo tradicional de los pueblos latinoamericanos, desarrolla una ofensiva en la región. Macri no condenó el golpe en Bolivia, ni la represión en Chile y apoyó a Iván Duque en Colombia. Los que jugaron en forma decidida contra al golpe a Evo fueron Alberto Fernández y López Obrador de México. Por gestión de Alberto Fernández y López Obrador, Evo pudo refugiarse en México (no fueron Cuba ni Venezuela las que jugaron. Cuba retiró a los 500 médicos que tenía en Bolivia, como antes en Chile). Alberto Fernández recibió a los hijos de Evo y le ofreció a Evo Morales asilo a partir del 11 de diciembre.

El 13 y 14 de noviembre se hizo la reunión del Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Brasil; ni China ni Rusia dijeron nada en apoyo a Evo. En esa reunión Xi Jinping firmó acuerdos importantes con Bolsonaro, como la construcción por parte de China de un gran puerto y se avanzó en conversaciones sobre el 5G de Huawei, ante lo cual Trump hizo público su descontento.

Rusia apoyó a la presidenta usurpadora Jeanine Añez, porque privilegia tener interlocutores en Bolivia para hablar de negocios como los de Gazprom, empresa de energía que controla Putin, en los yacimientos bolivianos. Para él la institucionalidad es secundaria y la salvaje represión al heroico pueblo de Bolivia también.

A la hora de la verdad los imperialistas de China y Rusia antepusieron sus negocios y abandonaron a su suerte a Evo. Gran lección para los que piensan que hay que apoyarse en ellos para enfrentar a los yanquis.

Se profundiza la disputa

Las rebeliones de masas con millones en las calles profundizan la disputa interimperialista en el mundo y en la región, produciendo cambios en la situación política; y aquí, en Argentina, tampoco está dicho qué puede pasar. Derrotamos a Macri en las calles y en las urnas. Pero la situación de las masas sigue siendo desesperante en medio de una crisis social y económica, y tenemos una sociedad dividida en lo social, en lo político y en lo cultural.

Sigue la disputa por la hegemonía en el bloque de las clases dominantes. Los sectores que apoyaron a Macri siguen siendo parte del bloque dominante y no van a regalar sus posiciones. Macri sigue actuando y se posiciona para ser cabeza de la oposición.

El nuevo gobierno asume el 10 de diciembre, pero el 7 de diciembre está convocada por Macri una gran movilización para despedir a su gobierno. Será una demostración de fuerza que tiene como objetivo consolidar un polo opositor con él como referente.

La nominación de Patricia Bullrich como jefa del PRO y el aumento de salarios a Gendarmería y Prefectura a días de irse también van en ese sentido. Aprendiendo del curso que va tomando la lucha en Chile y Bolivia y de la historia del pueblo argentino es también urgente tomar las medidas necesarias para la preparación del Partido y las masas para ser vanguardia en la lucha contra la represión.

Macri se va del gobierno en una semana dejando una herencia de tierra arrasada. Para el FMI la Argentina, sobre 180 países, tiene la tercera inflación del mundo.

No es que con la asunción del nuevo gobierno ya están resueltos los problemas. Por un lado el FMI quiere cobrar, los bonistas quieren cobrar, la UIA quiere recuperar terreno, los terratenientes y las cerealeras no quieren que les toquen sus ganancias. Los bancos, las mineras, las petroleras: todos de una u otra forma buscan condicionar al nuevo gobierno que asume el 10 de diciembre. Ahora el presidente yanqui Donald Trump informó que vuelve a arancelar la importación de aluminio y acero de Argentina y Brasil.

Por otro lado, creció el hambre y son millones los que quieren resolver sus necesidades básicas, los trabajadores necesitan recuperar salario, los jubilados quieren salir de la miseria, los campesinos y los originarios tienen hambre de tierra para poder producir, etc. Vienen creciendo los despidos y suspensiones no sólo en las pequeñas y medianas empresas sino también en las monopólicas. Pero los cambios en la situación política nacional y regional ayudan a la unidad y protagonismo de las masas para frenarlos, como lo demostraron los trabajadores de Mondelez con su Comisión Interna a la cabeza, unidos con asambleas en los tres turnos y apelando a la solidaridad de todas las fuerzas políticas y sindicales opuestas al macrismo (ver “Mondelez: los trabajadores frenaron las suspensiones”, hoy 1793).

Asume un nuevo gobierno

La situación es delicada, y en esa pelea como planteamos en el informe del Comité Central: “No abandonamos las calles y estamos a la cabeza de la lucha por las necesidades de las masas, con razón, con ventaja y sin sobrepasarnos”.

Si peleamos porque la crisis la paguen los que se llenaron los bolsillos no podemos abandonar las calles y quedarnos esperando. La derrota del macrismo en las calles y en las urnas, y el triunfo del Frente de Todos crea mejores condiciones para luchar por resolver, en primer lugar, las emergencias.

Venimos estando a la cabeza de las luchas en todo el país impulsando movilizaciones de solidaridad con los pueblos de Bolivia y de Chile. La condena del golpe en Bolivia, la solidaridad con la lucha de los pueblos boliviano, chileno, colombiano, impregnan nuestros movimientos que han avanzado en su politización.

Hay diferentes presiones. Por un lado, hay quienes presionan para que pasemos en poner en el blanco a Alberto Fernández. Por otro lado, están las presiones de quienes consideran que somos parte de un gobierno al que “hay que ponerle el hombro”.

La situación es muy delicada porque en el actual panorama de América Latina, con la derrota del Frente Amplio en Uruguay y el golpe en Bolivia, la Argentina, con el gobierno de Alberto Fernández, puede quedar aislada. Uruguay y Bolivia fueron los dos únicos países dentro del Mercosur que no hocicaron ante la estrategia de Trump de reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, apoyándose en el grupo de Lima con Bolsonaro y Macri a la cabeza. El 2 de diciembre el presidente venezolano Nicolás Maduro anunció que entregará 13 mil fusiles a obreros y combatientes y afirmó “queremos que cada fábrica sea un cuartel” para defender a la patria “ante la pretensión de la oligarquía colombiana de generar actos de provocación en nuestra frontera común”.

En la gran lucha de Chile y en la heroica resistencia al golpe en Bolivia,  son las masas rebeladas, con su protagonismo, las que han creado una crisis política que está en curso. La dificultad para avanzar en un desenlace a favor de los pueblos es que no aparece hasta ahora una vanguardia capaz de conducir a esas masas a la lucha por el poder.

La profundidad de estas luchas, como siempre ha sido en América Latina, repercute en el pueblo de Argentina. Rosendo Fraga, connotado periodista del sistema ha señalado que lo que está pasando en los países vecinos “no está dicho que no va a pasar en Argentina”. La profundidad de la crisis social y económica es muy grande.

Si la situación se precipita, el desafío que tenemos es que el Partido Comunista Revolucionario pueda cumplir aquí el papel de vanguardia necesario para avanzar en un camino liberador.

Hemos tenido grandes aciertos políticos que nos han hecho acumular fuerzas y crecer. Han crecido el PTP, la CCC y el PCR y su JCR. Hay buenas condiciones para acumular fuerzas en todos los movimientos en que participamos.

En la afiliación al PCR y en la pelea por la asimilación jerarquizamos los círculos de lectores del hoy y tenemos que trabajar en todo el país para generalizarlos. Las experiencias hechas muestran que cuando se crean las condiciones para la discusión colectiva, el Partido y su Juventud se hacen habitables para todos los que quieren incorporarse a la lucha por una nueva Argentina.

Nosotros seguimos a la cabeza de la lucha para que el pueblo sea protagonista en resolver en primer lugar las emergencias. Desde ahí iremos teniendo en cuenta las medidas del nuevo gobierno y el proceso que van haciendo las masas, escuchando mucho, discutiendo colectivamente, impulsando iniciativas amplias.

Escribe Jacinto Roldán

Foto: Solidaridad con el pueblo de Bolivia en la Ciudad de Buenos Aires.

Nuestro concejal de Rincón de los Sauces propone una YPF 100% estatal

Guillermo Ávalos asumirá como Concejal de Rincón de los Sauces este 10 de diciembre por el Partido del Trabajo y el Pueblo, fuerza que integra el Frente Neuquino y el Frente de TODOS.

Hay conciencia en la localidad, que a pesar de que Rincón se desarrolló vinculada a la explotación petrolera y es uno de los lugares más ricos de la Argentina, “la riqueza que producimos la vemos pasar”. Hay vecinos que padecen por la falta de trabajo y hay muchas dificultades para acceder a los servicios esenciales como Educación y Salud.

“En cuanto al trabajo, muchas familias en nuestra ciudad lo están pasando muy mal con las suspensiones y despidos en el petróleo. Las empresas se han beneficiado con súper ganancias y a la primera de cambio dejan en la calle a los trabajadores. ¡ Es inadmisible que haya suspensiones y despidos!”
En esta etapa que se avecina , es crucial garantizar un precio bajo para los combustibles y la pesificación de las tarifas. Para nuestra localidad, para nuestra provincia y el país es imprescindible, garantizar el abastecimiento de energía para los domicilios, transporte y la industria nacional a precios razonables y no a favor de las ganancias de los monopolios petroleros”.

Es un escenario donde cobra mucha relevancia el papel que juegue YPF, y se hace necesario que la petrolera YPF pase a ser 100% estatal y federal como una de las respuestas ante la situación de la industria petrolera.
La banca que ocupará Ávalos estará al servicio de todos los vecinos y vecinas , “es decir al servicio de nuestro pueblo” , siguiendo el recorrido de su militancia como parte de los protagonistas de las luchas que hoy forman parte de la historia de los pobladores de Rincón de los Sauces.

UNA OLEADA DE LUCHAS RECORRE AMÉRICA LATINA

Las rebeliones populares crean mejores condiciones para la lucha de nuestro pueblo y condicionan la situación política en todo el continente.

  1. Los pueblos se rebelan

Crece la rebeldía popular en el mundo.

Sigue la heroica resistencia del pueblo boliviano contra el golpe de Estado fascista de la oligarquía y el imperialismo yanqui. Estalló 8el pueblo colombiano, salió a las calles a enfrentar la política de ajuste, entrega y represión del reaccionario presidente Duque. Siguen movilizados los chilenos contra el gobierno ultra reaccionario de Piñera. En Ecuador la lucha le torció el brazo al gobierno de Moreno. Brotan luchas en Paraguay, Uruguay y Brasil. Sigue la pelea en Haití, Guatemala y Nicaragua. Seguimos los argentinos enfrentando a Macri. Mantenemos masivas marchas y actos solidarios con Bolivia, Chile y los pueblos hermanos.

Una oleada de rebeliones populares recorre América Latina. Enfrentan con coraje a gobiernos fascistas que asesinan, torturan, encarcelan, violan, intentando mantener las políticas de ajuste y sometimiento a los imperialismos.

También crecen las rebeldías populares en el mundo. En Asia estalló Hong Kong, hay grandes huelgas en China y cortan las rutas en Pakistán. En el Líbano ya voltearon al gobierno, hay grandes enfrentamientos con decenas de muertos en Irak y protestas masivas en Irán. En África, luchan en Argelia y Etiopía. En Europa, cortan rutas en Cataluña, hay masivas movilizaciones en Praga, y en Francia sigue la lucha de los chalecos amarillos.

  1. El camino para acabar con los sufrimientos

Los patriotas de doscientos años atrás, se atrevieron a unirse para liberar América Latina. Es el ejemplo a seguir.

El 9 de noviembre de 1989 fue derrumbado el muro de Berlín. Lo construyó el gobierno de Alemania Oriental, títere del socialimperialismo ruso, cuando ya habían restaurado el capitalismo en sus países. Ya se había restaurado también el capitalismo en China. Se desató una oleada ultra reaccionaria en el mundo que pregonaba que la caída del muro marcaba el “fin de la historia” y el “triunfo definitivo del capitalismo imperialista”.

Los imperialismos: Estados Unidos, China, Rusia, Inglaterra, Alemania, Francia y Japón disputan por el reparto del mundo; se adueñan de los recursos naturales de nuestras naciones, provocan hambre y desocupación. Provocan cientos de miles de muertes y migrantes en las guerras que generan.

El golpe de Estado en Bolivia, de la mano del imperialismo yanqui, es una muestra hasta dónde están dispuestos a llegar por el dominio del gas, el petróleo y el litio bolivianos. Es una amenaza a todas nuestras naciones.

Frente a esos sufrimientos, las rebeliones y los estallidos van mostrando caminos; enseñan que es posible unir a las fuerzas obreras, campesinas, originarias, de mujeres y jóvenes, y demás sectores populares, patrióticos y democráticos. La solidaridad demostrada en las calles argentinas con el pueblo boliviano y contra el golpe ha sido masiva.

Derrotar a los enemigos imperialistas y las oligarquías cómplices, es una necesidad para acabar con los sufrimientos de los pueblos. Doscientos años atrás, los patriotas de entonces de la América Latina se unieron para acabar con la dominación de nuestras naciones y triunfaron. En nuevas condiciones, las revoluciones de liberación nacional y social vuelven a mostrarse que son necesarias. Que las protagonicen los pueblos unidos de Latinoamérica, es posible.

  1. Y Macri lloró

No lloró por los sufrimientos del pueblo. Lloró porque él y sus socios pierden “la manija” y pueden terminar presos por la corrupción.

Macri lloró cuando le preguntaron qué sentía al dejar de ser presidente. No llora por la mitad de los pibes argentinos que comen una vez por día ni por ser responsable de que la pobreza castigue a 40 de cada 100 argentinos. No lloró por las mujeres que van a morir por abortos clandestinos porque él vetó los cambios en el protocolo de abortos no punibles. No lloró por los asesinados por los fascistas que dieron el golpe de Estado en Bolivia –al que él apoya–, tampoco por los asesinados en Chile por el gobierno de su amigo Piñera.

Lloró por las más de 90 denuncias judiciales por corrupción que él y sus socios generaron saqueando las finanzas del Estado y entregando por monedas las riquezas nacionales a sus socios imperialistas. Macri trata de aprovechar hasta su último día de gobierno para firmar acuerdos que comprometen al país con monopolios imperialistas, y para fortalecer su relación con el brutal aparato represivo que fue armando, de la mano de la fascista ministra de Seguridad, Bullrich, a la que promueve para dirigir el PRO, su partido.

Pero a Macri no le van bien las cosas, ni en el PRO ni en Juntos por el Cambio. En el PRO le pasan factura por la derrota electoral, y por haber arrastrado a la provincia de Buenos Aires. En Juntos por el Cambio, sectores del radicalismo cuestionan sus decisiones y van tomando cierta distancia.

  1. El gran desafío es no abandonar las calles

Que paguen la crisis los que se llenaron los bolsillos con Macri.

Las condiciones en las que se va al cambio de gobierno son complejas. Hay situaciones abiertas en Bolivia, Chile y ahora con las elecciones “empatadas” en Uruguay. De cómo se definan los procesos de esos tres países dependerá que la Argentina quede en mejores condiciones, o aislada. Depende, también, de qué fuerza pueda mantener Macri en una sociedad que ha quedado dividida, como se vio en las elecciones.

El gran desafío es no abandonar las calles. El PCR, el PTP, la CCC y demás organizaciones en las que participamos, y Los Cayetanos, recogimos la demanda de unidad del pueblo en las calles para derrotar a Macri. Fue esa demanda la que creó las condiciones para que fuerzas distintas, sociales, gremiales y políticas, nos uniéramos en el Frente de Todos que derrotó al macrismo.

Tenemos a favor que derrotamos a Macri en las calles y en las urnas, pero sabemos que la situación de las masas es desesperante. Estamos en una crisis social y económica, y hay una sociedad dividida, con Macri a la cabeza de la oposición.

Las emergencias nos exigen seguir en las calles para que el pueblo sea protagonista, impulsando iniciativas amplias por el hambre, la desocupación y los despidos y cierres de fábricas hasta el 10/12. Y seguir en las calles después del 11, para que paguen la salida de la crisis social y económica los que se llenaron los bolsillos con el macrismo.

Hay buenas condiciones para acumular fuerzas en las organizaciones en las que participamos y con la afiliación al PCR. Jerarquizamos los círculos de lectores, en todo el país trabajamos para generalizarlos, creando condiciones para que el Partido sea habitable para los que quieren incorporarse a la lucha por una nueva Argentina.

Acompañamos el recorrido de las masas escuchando, discutiendo y pugnando por dirigirlas, particularmente en las empresas y centros de concentración, para que sean protagonistas de los tiempos que vienen. Acumulamos fuerzas para abrir un camino revolucionario que acabe con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado podrido en el que se sostienen.

Escribe Ricardo Fierro

Intendente originario y del PTP en Urundel, Salta

El domingo 10 de noviembre se realizaron las elecciones provinciales en Salta. Resultó electo Gustavo Sáenz, actual intendente de la capital salteña con el 53,76% de los votos y sobre Sergio Leavy del Frente de Todos, que obtuvo el 26,14%.

El compañero Oscar Monzón, secretario del PCR salteño y presidente del PTP provincial, evaluando estas elecciones, nos decía: “En la provincia Sáenz avanzó por sobre el resultado de las PASO. Nuestro Frente quedó segundo, y nos vamos a plantar como oposición al frente de Sáenz, que tiene como integrante a Juan Carlos Romero, que es la cara de Macri en la provincia. Betina Romero, su hija, fue electa intendenta de la capital. El otro hecho es que Alfredo Olmedo, que salió tercero en la provincia, mete cinco concejales en la capital. Los dirigentes del Frente de Todos nos dijeron que se equivocaron en hacer la plancha y no hacer campaña. Otro elemento importante de estas elecciones es el retroceso del PO en Salta, que en 2009 llegó a tener una senadora provincial, nueve concejales, tres diputados provinciales y uno nacional. Ahora no sacaron ni un concejal, con el 2% de los votos. Como me dijo una periodista ‘ustedes pasaron a ser una nueva izquierda’, como decía Otto Vargas.

“En Urundel hay que tener en cuenta que el intendente anterior estuvo 28 años”, continúa Monzón. En el pueblo se veía el trabajo de la gente, que decía ‘ésta es’, y se movilizaron por el apoyo a Gondi. Por eso la explosión en el triunfo fue conmovedora. Ellos mismos dicen que la herramienta del PTP nos permitió esto. Es lo mismo que dicen los compañeros de Colonia Santa Rosa. El CET (Cultura Educación y Trabajo), el partido de Guaymás, ganó la intendencia de Santa Victoria Este, una ciudad muy importante en la zona del chaco paraguayo, salteño y boliviano. Como reconoció el candidato a gobernador del Frente de Todos, Sergio Leavy, lo más interesante de la alianza del CET y el PTP es que son dos partidos nuevos que tienen una diputada nacional, nuestra compañera del PCR y el PTP Verónica Caliva, y ahora dos intendencias y tres concejales, dos de ellos nuestros compañeros Tony Benítez en Colonia Santa Rosa y Alanis en Apolinario Saravia.

“Creo que fue un gran acierto el debate que viene dando el Partido desde el 2010, con relación al desarrollo del PTP. Hoy se ven los frutos no sólo en Salta sino en tantas otras provincias, de una línea trazada por el Comité Central del PCR”, concluye Monzón.

Caraita: “El objetivo principal es el trabajo”

El intendente electo de Urundel, compañero Víctor Germán Caraita, el “Gondi”, ganó el domingo con 596 votos, el 31,34% de los votos, sobre 521 del candidato del Partido Justicialista Gutiérrez. Así el Gondi se convirtió en el primer intendente ava guaraní de Urundel, una localidad del departamento de Orán, con cerca de 4.000 habitantes al norte de la provincia, “la mayoría originarios” nos dice Caraita.

“En primer lugar quiero agradecer a todos los compañeros que se pusieron la camiseta y han salido a pelear voto a voto, dicen a nuestro semanario el intendente electo. Así pudimos llegar a este resultado que veníamos esperando. Ahora tenemos que sentarnos a planificar los pasos a seguir.

“El objetivo principal es el trabajo, porque no hay nada, lo que hay alcanza sólo para pucherear. Acá la mayoría de los hombres en esta época se va a trabajar a la cosecha en otros lugares como Neuquén, Río Negro o Bahía Blanca, pero cuando vuelven no traen plata como antes. Muchos se mantienen con el salario universal, y con lo que conseguimos los movimientos sociales. Por eso lo primero es pelear conseguir fuentes de trabajo acá, para que los compañeros se queden, y puedan pasar la navidad con las familias. Acá tenemos citrus y cañas de azúcar. Vamos a pelear poder tener una envasadora que dé trabajo.

“Quiero aprovechar para saludar al Comité Central del PCR y a Jacinto Roldán, y a todos los compañeros, porque este triunfo es de ellos también, y que dios los bendiga”, nos despide el Gondi.

NO AL GOLPE FASCISTA EN BOLIVIA

Repudiamos el zarpazo racista contra el legítimo gobierno boliviano. Condenamos la servil postura del gobierno de Macri a favor de los golpistas

La multitudinaria movilización contra el golpe de Bolivia en la CABA.

1. Una oligarquía fascista y racista

El pueblo lucha y organiza su resistencia.

La reacción fascista, con el apoyo de la policía y el Ejército, dio un golpe de Estado en Bolivia. “Mesa y Camacho pasarán a la historia como racistas y golpistas”, declaró Evo Morales, luego de renunciar a la presidencia, junto con el vicepresidente y otros funcionarios, donde convocó a una nueva elección anulando la reciente (pág. 8). Carlos Mesa fue vicepresidente y responsable de los asesinatos de “la guerra del agua”, en 2003. Luis Camacho es un oligarca representante de grandes latifundistas, ganaderos y agroindustriales santacruceños.

Al golpe precedió un brutal despliegue de violencia reaccionaria, encabezada por Camacho: ocupaciones de edificios públicos, quema de casas de referentes políticos y sociales, entre ellas las de Evo Morales y su hermana, secuestros de dirigentes, etc. La policía y el Ejército se amotinaron facilitando la violencia reaccionaria.

Semanas atrás, en una mesa redonda organizada por el PCR en la CABA, un dirigente boliviano del PC mlm, denunció que el imperialismo yanqui operaba activamente para desestabilizar a Evo.

Camacho, entrando a la Casa de Gobierno para arrancar la bandera whipala de los pueblos originarios andinos, mostró el carácter racista y fascista de los golpistas, que intentan volver atrás con las reformas populares de Evo Morales, recuperando el poder con el que oprimieron al pueblo boliviano durante siglos.

Al cierre de esta edición, ante las dificultades para reunir con quórum la Asamblea Legislativa, Camacho pretende imponer una Junta de Gobierno, con las organizaciones de la oligarquía golpista, el Ejército y la Policía.

Por otra parte, llegan desde Bolivia informaciones de que el pueblo boliviano se organiza para resistir en El Alto, en Cochabamba y en todo el país.

2. Unidad de los hermanos latinoamericanos

Para enfrentar a las oligarquías y los imperialismos.

Una oleada de rebeldía de los pueblos crece en América Latina: Chile, Bolivia, Haití, Puerto Rico, Ecuador, Brasil, Argentina, y brota en Paraguay y Uruguay.

Esa oleada de luchas se da cuando crece la disputa de los imperialismos por su predominio en la región. Los pueblos enfrentan las políticas de ajuste, privatizaciones, libre mercado y entrega de los recursos nacionales.

Esas políticas oligárquico-imperialistas van unidas a brutales represiones en Haití, Puerto Rico, Ecuador, Chile y más países, con asesinatos, desapariciones, torturas y cárcel, y con sangrientos golpes de Estado como en Bolivia. La Casa Blanca, sede del gobierno yanqui de Trump, hizo pública una declaración en la que “aplaude” a “los militares” bolivianos por el golpe de Estado, y amenaza a Venezuela y Nicaragua.

Los pueblos y naciones de América Latina estamos hermanados por una larga historia. La lucha y la guerra emancipadora contra el colonialismo feudal español. La lucha contra las oligarquías que sometieron a nuestras naciones a la dependencia y se adueñaron de las tierras y el poder. La lucha contra las dictaduras que ensangrentaron nuestros países.

La heroica lucha del pueblo boliviano contra el golpe de Estado racista y fascista, así como la heroica pelea del pueblo chileno contra el gobierno fascista de Piñera, nos une a todos los pueblos y naciones de América Latina.

3. Macri apoya el golpe

Unidad para enfrentar el infierno macrista y la solidaridad con los pueblos de Bolivia y Chile.

Para Macri “no hay golpe de Estado en Bolivia”. Tampoco hay una sangrienta represión fascista en Chile, que era el “modelo” de país al que pretendía llevarnos. Macri, pese a la derrota electoral que lo castigó, sigue aplicando su política de hambre, ajuste, entrega y represión, mientras firma acuerdos con monopolios imperialistas a los que sigue vendiendo e hipotecando los recursos nacionales.

Macri está pisoteando las mejores tradiciones democráticas y latinoamericanistas del pueblo argentino. Desde la dictadura no se veía un gobierno con tanto desprecio a los pueblos hermanos y tan arrodillado ante oligarquías fascistas y los imperialismos. Mientras que el PCR y el PTP tienen el orgullo de que el compañero “Gondi” Caraita, originario, haya sido electo intendente por el pueblo de Urundel, Salta, provincia donde también fueron electos dos concejales.

Macri, de joven, fue puesto por su grupo económico familiar para hacer grandes negocios con la dictadura. Y ahora no vacila en apoyar el golpe de Estado en Bolivia y la represión sangrienta en Chile. La lucha contra el infierno macrista va unida al repudio a estas políticas.

4. En las calles junto a los hermanos

Para acabar con los ajustes, la entrega, la represión y los golpes de Estado.

El lunes 11, una enorme multitud se movilizó en Buenos Aires y en todo el país en repudio del golpe de Estado en Bolivia. La marcha en la CABA fue al Ministerio de Relaciones Exteriores de Macri y Fourier, repudiando la posición reaccionaria del gobierno macrista.

Fue una movilización unitaria. Sumó a numerosas organizaciones, el PCR, el PTP, la CCC, la FNC, Originarios en Lucha, la CEPA, el MUS, Liberpueblo, los Cayetanos.

El PCR, el PTP, la CCC y las demás organizaciones en las que participamos, junto a los Cayetanos, nos comprometemos a trabajar para que el pueblo argentino sea protagonista del repudio a Macri y la solidaridad fraterna con los pueblos de Bolivia y Chile. Con pronunciamiento de las organizaciones de masas, sociales, populares y políticas. Y para inundar las calles con las banderas de Argentina, Bolivia y Chile.

Las luchas de los pueblos hermanos nos dejan enseñanzas. Para acabar con los sufrimientos de las masas el camino es la unidad para acumular fuerzas y derrotar a los responsables de esos sufrimientos, las oligarquías e imperialistas y el Estado podrido que los sostiene. Para construir un Estado nuevo, en manos de los trabajadores, los campesinos, los originarios, las mujeres, los jóvenes y demás sectores patrióticos y democráticos.

Hay muy buenas condiciones para acumular fuerzas, fortaleciendo al PCR, jerarquizando los círculos de lectores y trabajando para organizarlos en todo el país. Para las grandes luchas que estamos protagonizando los pueblos latinoamericanos, por la segunda independencia, por pan, trabajo, tierra, techo, salud, educación, soberanía y libertad.

Escribe Ricardo Fierro

Multitudinaria marcha repudió el golpe de estado en Bolivia

Más de 6 cuadras colmadas con la presencia de organizaciones sociales, gremiales, políticas, de derechos humanos. La columna fue encabezada por la Asociación de residentes Bolivianos, y entre las organizaciones presentes se encontraban Madres de plaza de Mayo, APDH, ATEN, ADUNC, FUC, CTEP, Barrios de pie, C.C.C., MTD,Pastoral Social, Confederación Mapuche, PTP, PCR, y otros.  

A lo largo de la marcha se observaron pancartas que expresaban el repudio al golpe de estado y el acompañamiento a Evo Morales y la solidaridad con el pueblo hermano de Bolivia, y a su paso muchos vecinas vecinos aplaudían la marcha.

Al cierre se realizó un acto dirigido la palabra  Miguel Vedia presidente del centro de residentes Simón Bolivar expresaba: .- “Hoy es un día muy triste para todos los pueblos originarios, se instaló el fascismo, la humillación, el racismo y la discriminación. No les importa la muerte de nuestros hermanos y la verdad es muy doloroso para toda Latinoamérica. “Así como lloro yo, está llorando mi país”!

Repudiamos el ataque de la derecha golpista en Bolivia

El P.T.P. y P.C.R. convocan el Lunes 11 de noviembre a las 18Hs en el Monumento al Gral. San Martín a todas las organizaciones sociales, gremiales, políticas asolidarizarnos con el hermano pueblo de Bolivia. 
Ante la grave situación que está sufriendo el hermano pueblo de Bolivia por los violentos ataques de la derecha golpista que responde a los intereses imperialistas, hacemos llegar todo nuestro apoyo y solidaridad  al presidente Evo Morales y al pueblo boliviano.
Asimismo, expresamos nuestro más enérgico repudio a los golpistas fascistas, que han desplegado su odio racial contra la mayoría  indígena del pueblo, especialmente en Santa Cruz, y que intentan derribar a un gobierno elegido legítimamente y llamamos al movimiento popular y social de nuestro país a solidarizarse activamente con los hermanos bolivianos.

INAUGURACIÓN DEL SALÓN COMUNITARIO DEL BARRIO TRAHUN HUE

INAUGURACIÓN DEL SALÓN COMUNITARIO DEL BARRIO TRAHUN HUE

Enorme emoción, ayer, participar de la inauguración del salón de usos múltiples de la CCC de Centenario, del Centro de Jubilados «Sin Techo y Ni Tierra» y del Centro de Atención y Acompañamiento Comunitario del Movimiento #niunpibemenosporladroga.
A 25 años del nacimiento de la Corriente Clasista y Combativa con la lucha, la organización y el trabajo de tantos compañeros y compañeras, en el Barrio Trahun Hue se siguen logrando conquistas importantísimas.
Así como levantaron un barrio, una guardería, un centro de Jubilados, ahora fueron por más y ya tienen su salón.
Felicitaciones compañeros/as!!!!!

Solidaridad con el hermano pueblo de Bolivia

Ante la grave situación que está sufriendo el hermano pueblo de Bolivia por los violentos ataques de la derecha golpista que responde a los intereses imperialistas, hacemos llegar todo nuestro apoyo y solidaridad al presidente Evo Morales y al pueblo boliviano.

Asimismo, expresamos nuestro más enérgico repudio a los golpistas fascistas, que han desplegado su odio racial contra la mayoría indígena del pueblo, especialmente en Santa Cruz, y que intentan derribar a un gobierno elegido legítimamente y llamamos al movimiento popular y social de nuestro país a solidarizarse activamente con los hermanos bolivianos.

Partido Comunista Revolucionario de la Argentina

CON TOD☀S DERROTAMOS A MACRI

Una clara derrota del macrismo

La derrota electoral de Macri fue clara: su frente, Juntos por el Cambio, tuvo 10.470.607 (40,37%) votos, frente a los 12.473.709 (48,10%) que votaron por el Frente de Todos con la fórmula Alberto Fernández y Cristina Fernández de Vice. Se sumó la derrota de Vidal en la provincia de Buenos Aires, con el 38,39% de los votos, frente a 52,28% a favor de Kicillof y Magario del Frente de Todos. Habrá que ver el escrutinio definitivo.

De los 24 distritos electorales (23 provincias y la CABA), Juntos por el Cambio ganó en 5 (CABA, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, San Luis y Entre Ríos). El Frente de Todos ganó en 19 provincias. Además, el Frente de Todos en Buenos Aires recuperó Quilmes, Berisso, Pilar y Morón, y gobernará en 71 municipios. Juntos por el Cambio, con el corte de boleta a gobernador y a presidente, mantuvo 61 intendencias, entre ellas La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Lanús, Tres de Febrero, San Miguel, San Isidro y Vicente López.

Macri y Juntos por el Cambio en medio de una crisis política por el resultado de las PASO, lanzaron su campaña del “sí se puede”. Así, atrincheraron a los sectores anti K y antiperonistas, sumaron a Pichetto como vice y los apoyó Schiaretti en Córdoba. La elección se polarizó. El macrismo atrajo a sectores que no habían votado en las PASO, o votaron en blanco o nulo. Con lo que lograron aumentar su fuerza en el Congreso en 9 diputados, sumando 119 en total.

Así, en relación a las PASO, el Frente de Todos sumó 267.771 votos, mientras que Juntos por el Cambio aumentó 2.348.918 sufragios. Con lo que la diferencia, en las PASO, a favor de Alberto Fernández de 16,56%, se redujo a 7,73% en los comicios del domingo pasado. Esto le permitió a Macri, por ahora, reunificar a su fuerza y quedar colocado como cabeza de la oposición.

Los medios que apoyaron a Macri trabajan para tapar la clara derrota con la idea de un supuesto “equilibrio”. También, reducen el Frente de Todos al “kirchnerismo”, ocultando la amplitud de las 16 fuerzas políticas que la integran, el PTP es una de ellas, y las numerosas fuerzas sociales, sindicales y de otros sectores populares que lo conformaron, y el hecho de que se unió casi todo el peronismo social, sindical y político. Lo que Macri no se imaginó es que el peronismo se unificara y se aliara con fuerzas progresistas y de la izquierda.

La Argentina en el escenario latinoamericano

Las elecciones en la Argentina no son ajenas a la disputa imperialista por América Latina y el mundo. Se va empantanando la ofensiva yanqui para recuperar posiciones en Latinoamérica, a la que considera su “patio trasero”, y del Brexit del imperialismo inglés, jerarquizando estratégicamente los acuerdos con Estados Unidos y el Atlántico Sur.

Ese empantanamiento se va dando, en primer lugar, por la lucha de los pueblos de la región: Puerto Rico, Haití, Ecuador, Chile y la Argentina. También crece la lucha contra Bolsonaro en Brasil y el movimiento de masas en Uruguay. Los estallidos sacuden a la región, castigando a los gobiernos del ajuste, la entrega y la represión. Esas luchas, el triunfo de Evo Morales en Bolivia, y ahora la derrota de Macri y la victoria del Frente de Todos, fortalecen la lucha de los pueblos de toda la región.

Al mismo tiempo, se agudiza la disputa imperialista en la región. Disputa que es válido aprovechar, sin embellecer a ningún imperialismo. En ese sentido, la extraordinaria lucha del pueblo chileno, junto al triunfo de Evo Morales y el de Alberto Fernández, pusieron en crisis al “grupo de Lima”, que tenía a Macri como un puntal para la política yanqui e inglesa en la región.

El triunfo de los pueblos ecuatorianos y la combativa lucha del pueblo chileno, muestran el camino de lo que puede pasar en la Argentina, si Macri decide embarrar la cancha en el tiempo que le queda hasta finalizar su mandato, el 10/12.

En todo el país se festejó el triunfo

El pueblo en las calles, el gran protagonista de la derrota de Macri, festejó con alegría y fuerza su triunfo en todo el país. Millones con sus votos y muchísimos con su militancia.

Una multitud impresionante no acababa de llegar a Corrientes y Dorrego, donde funcionaba el búnker del Frente de Todos. Llegaban fiscales que habían estado todo el día en las escuelas, cuántos más que pelearon el voto casa por casa, barrio por barrio, escuela por escuela, quinta por quinta y fábrica por fábrica. Los jóvenes daban calor con sus cantos y sus saltos. Las flameadoras se multiplicaban, entre las que se destacaban las del PCR, la JCR, el PTP y la CCC. Cuando las pantallas que recogían las imágenes de la TV mostraron a Macri reconociendo su derrota, los abucheos y la chiflatina se convirtieron en un solo grito: ¡Alberto presidente! Y cantando la marcha peronista.

Otro tanto ocurría en muchísimas ciudades y pueblos de todo el país.

El Frente de Todos recibió felicitaciones de Evo Morales, Lula, Maduro, López Obrador y Raúl Castro. También recibió el repudio de Bolsonaro.

Las pantallas repetían la consigna: Gracias a Todos. También lo reconocieron los oradores electos: el gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof, la vicepresidenta Cristina Kirchner, y cerrando el acto, el presidente Alberto Fernández.

El pueblo en las calles fue desnudando el infierno macrista. Se abrió un debate político de masas que fue reclamando la unidad para derrotar ese infierno macrista. El PCR, el PTP, la CCC y demás organizaciones, también los Cayetanos y En marcha, trabajamos para esa unidad que reclamaba el pueblo. La decisión de Cristina Kirchner creó mejores condiciones para ampliar la unidad, asumiendo que solos no podían derrotar a Macri. Así se pudo construir la única fuerza en condiciones de derrotar a Macri: el Frente de Todos: el peronismo, fuerzas populares, progresistas y la nueva izquierda social y política, los Cayetanos y En marcha.

Crece la incertidumbre

Se abrió un período muy complejo en la Argentina. Hay un presidente en funciones y otro electo. Esto en medio de la brutal crisis social, económica y financiera que provocó el macrismo. Desde las PASO se perdieron 22.800 millones de dólares de las reservas.

Esto, en una América Latina en disputa entre diversos imperialismos, donde los pueblos se hacen sentir con sus luchas.

La lucha en las calles, la derrota del macrismo en las urnas, y el triunfo del Frente de Todos, abre una disputa entre los de arriba y los de abajo, y también, entre distintos sectores de los de arriba: los amigos y los castigados por el macrismo. Los beneficiados por Macri no quieren ceder y los castigados por Macri quieren avanzar. Los cambios en el poder nunca han sido pacíficos en la Argentina. Y las peleas de los de arriba crean condiciones para acumular fuerzas y avanzar por un camino nacional, popular y democrático.

¿Cómo se va a garantizar que no se roben lo que todavía queda, y se pueda usar para pagar la deuda interna: acabando con el hambre y demás sufrimientos del pueblo, y reactivar la producción nacional? ¿Qué van a hacer Macri y sus amigos para no ir presos por los brutales negociados que han hecho en la timba financiera? ¿Qué va a pasar con los combustibles y las tarifas, las cerealeras y los pules, las megamineras que se han llenado los bolsillos?

Las 6 semanas que quedan del mandato de Macri van a ser clave. No hay que bajar la guardia, hay que levantarla y estar atentos a cada decisión que tome el gobierno actual. No abandonar las calles es un desafío.

Semanas tormentosas

En el 2015 y el 2017 Macri se llenaba la boca con la pobreza cero y el trabajo de calidad, abriendo las puertas a los capitales extranjeros que iban a venir para desarrollar y modernizar a la Argentina. Decían que había macrismo por “20 años” para barrer con “los desastres” que había hecho “el populismo”, según ellos, desde el Perón de 1946 hasta el 2015.

No fue fácil plantarse y desenmascararlo. Desde el PCR y la JCR, el PTP, la CCC y demás organizaciones en que participamos, junto a los Cayetanos, encabezamos las luchas contra el infierno macrista, y seguimos en las calles antes, durante y después de las elecciones. Y trabajamos para construir el Frente de Todos, la única fuerza capaz de derrotar a Macri y su política: lo reclamaba el pueblo, y cumplimos con ese mandato.

Acumulamos fuerzas en la lucha social y política. También en la lucha parlamentaria. El PCR y el PTP saludan con orgullo que la compañera Verónica Caliva fue electa por el pueblo salteño diputada nacional. En el Chaco, Rodolfo Schwartz diputado provincial, y los concejales Daniel Benítez de Pampa del Indio y Simón Alvarez de La Leonesa. También concejales, Selva Morales en Santa Elena (Entre Ríos), Andrés Risi en Malargüe (Mendoza), Guillermo Avalos en Rincón de los Sauces (Neuquén), Manuela Bonis en Casilda y Víctor Secreto en Villa Constitución (Santa Fe), y la consejera escolar María González en Moreno (Buenos Aires).

El PCR, el PTP, la CCC y las organizaciones en las que participan trabajan para que el pueblo sea el protagonista de las luchas en las calles y en las urnas. Y fortalecemos al PCR acumulando fuerzas para acabar con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado podrido que los sostiene.

Vamos a semanas tormentosas. Fortalecemos al PCR afiliando a cientos de nuevos compañeros de lucha, integrándolos al funcionamiento colectivo, y a la lucha para abrir el camino a la liberación nacional y social.