NI UNA MENOS Marchamos por justicia para Fernanda Pereyra

El femicidio de Fernanda Pereyra, la joven de Rincón de los Sauces que estaba embarazada, no puede quedar impune. Así lo reclamó la marcha que recorrió las calles de la ciudad la semana pasada.

La movilización finalizó en el sitio donde fue encontrada Fernanda y en donde se pintó una estrella roja. “Ni olvido ni perdón” fue el grito de quienes, como miles en todo el país, no pueden aceptar un femicidio más.

Fernanda pasó a engrosar la lista de mujeres que son asesinadas cada 18 horas en el país y antes fue de las cientos que denunció la violencia de género. Lo que pasó se podría haber evitado si el Gobierno hubiera invertido en planes de prevención, asistencia jurídica gratuita, refugios, asistencia y acompañamiento. Pero ignoran las muertes y se cuelgan un cartel cuando les conviene. Por eso, nosotros y nosotras seguiremos luchando por la declaración de la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres.

A continuación, compartimos la carta que Laura le escribió a Fernanda y que compartió durante el Encuentro Regional de Mujeres:

Querida hermana: te escribo esta carta para expresar mi dolor y el de los demás.

Hermanita querida… la más chiquita… Recuerdo que el 3 de enero de 1991, a las 10:15, mamá te presentó. Eras una beba hermosa, morena de cabello negro. Fuiste creciendo y eras la muñequita de la casa, tímida, alegre y buena. Tu niñez fue transcurriendo entre iglesia, escuela, amigos y amigas, hasta que llegó el amor a tu vida.

Ilusionada, enamorada y entusiasmada por cumplir tu sueño de tener una familia viniste a vivir a Rincón de los Sauces, donde nació tu primera hija, y tengo el agrado de ser su madrina (me elegiste aún estando Sheila en la pancita).

Hoy la miro y te veo en ella, con el tiempo le diste una nueva oportunidad al amor. Vino tu segundo hijo, Thiago, “tu compañerito” como te gustaba nombrarlo. Tampoco te fue bien, no tuviste suerte en el amor. Aun así no perdiste tu esencia de niña, con tus berrinches, rebeldías y enojos con la vida.

Doy fe de que intentaste una y otra vez… y otra vez… salir adelante, cuando el mundo se te vino en contra. Intentaste por ellos, tus hijos, porque necesitaban verte fuerte y bien.

La vida sigue, pero sin vos te juro que perdió sentido. Desde ese 20 de julio que esos asesinos cerraron tus ojos junto a los de tu bebé de la forma más horrorosa posible. Ahora sueño que nos encontramos, que reímos como lo hacíamos cada vez que nos veíamos, compartiendo nuestras charlas y mates de por medio.

Sueño con ver a Mateo, ese bebé que estaba en tu pancita y nos quitaron la oportunidad de conocer, ese angelito que te llevaste en el vientre y hoy nos cuida y nos da fuerza para seguir, para reclamar que se haga justicia y que no te olviden, que tu dolor nos marque como ciudadanos y no permitamos que haya otra muerte más.

Estos inhumanos decidieron que ése era tu último día de vida y el de tu hijo. Ellos planificaron tu muerte, decidieron cómo ibas a morir. Hasta se creyeron en total libertad para seguir con sus vidas. Volvieron a sus casas con sus familias, con su conciencia tranquila. Y a vos, hermanita, te dejaron tirada, irreconocible.

La fiscalía tuvo que realizar un estudio de ADN para comprobar si ese cuerpo era tuyo, ya que tenías quemado el 90%. Te encontraron boca abajo, pienso que tu instinto de madre fue proteger a Mateo. Aun estando vos sin vida, quedó tu pequeño bebé de seis meses de gestación y 1,980 kg, que murió unos minutos después de vos.

Si tuviese la oportunidad de encontrarlos, me gustaría preguntarles a quienes te hicieron esto qué sintieron cuando te acorralaron, qué sintieron cuando comenzaron a quitarles sus vidas, qué sintieron cuando veían correr su sangre, cuáles fueron tus últimas palabras, qué sintieron cuando quemaron sus cuerpos… necesito encontrar una explicación a todo este dolor, aunque sé que no la hay para semejante horror.

Queremos justicia por los dos, para vos Fer y para Mateo. Tenemos la fortaleza de ustedes para seguir luchando, para exigir justicia y perpetua, no le sirve a la sociedad tener personas como éstas viviendo entre nosotros. Que sus vidas terminen detrás de las rejas.

Luciano Hernández, Diego Marillán y Osvaldo Castillo, asesinos de Fernanda y Mateo, se encuentran detenidos con preventiva, y como sabemos tienen derecho a defensa y están intentando que esa detención sea domiciliaria.

A los que nos acompañan en nuestros reclamos: debemos estar más unidos que nunca, exigir que permanezcan detrás de las rejas. Basta de quedarnos sentados ante hechos tan aberrantes, no dejemos que nos silencien. Gritemos exigiendo verdad y justicia.

Por Fernanda y por Mateo.

¡Justicia por Fernanda Pereyra! NI UNA MENOS

El cuerpo de Fernanda Pereyra, fue encontrado a tres kilómetros de la cuidad de Rincón de los Sauces, estaba siendo buscada por familiares y amigos desde el 20 de julio, estaba quemado en un 90% y habían incendiado cubiertas sobre su cadáver.

Fernanda tenía 26 años y cursaba el sexto mes embarazo, la noticia conmocionó a la comunidad de Rincón y a toda la provincia de Neuquén, además tuvo repercusión nacional.

Su figura fue conocida en marzo de 2014, cuando su ex pareja, desobedeciendo a una orden judicial de prohibición de acercamiento, la golpeó brutalmente. Un grupo de mujeres de la localidad, entre ellas Sandra, la mama de Micaela Recchini quien fue asesinada por su pareja en marzo del 2010, la acompañaron y sostuvieron hasta superar la situación. El Estado y la justicia neuquina no hicieron nada por Fernanda. A su ex lo condenaron a tres años de prisión en suspenso.

En Argentina se sucede un femicidio cada 18 horas, en la provincia de Neuquén ya son cuatro en lo que va de este año. En los cuatro femicidios hubo antecedentes de denuncia por violencia.

Una gran concentración y marcha se realizó el miércoles 27 en Rincón de Los Sauces, encabezada por familiares y amigos de Fernanda, participaron la mamá, abuela y hermanas, al grito de “JUSTICIA” y “NO A LA IMPUNIDAD”.

Al día siguiente en Neuquén Capital, convocada por la multisectorial de mujeres realizamos una radio abierta y posterior marcha, con la exigencia de presupuesto suficiente para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres al gobierno nacional, provincial y municipal. Las mujeres no podemos esperar más, es urgente la DECLARACIÓN DE EMERGENCIA EN VIOLENCIA HACIA LA MUJER.

En la causa hay tres detenidos, la actual pareja de Fernanda, Luciano Hernández y dos amigos de éste: Osvaldo Castillo y Diego Marillán. El Juez Lucas Yancatelli avaló los cargos de la fiscalía y los seis meses de prisión preventiva.

Marchamos por Fernanda y por Emergencia Nacional!

Esta tarde vivimos una nueva marcha al grito de “Ni una menos”. El sábado se hizo público un nuevo femicidio, el de Fernanda Pereyra embarazada de seis meses y nuevamente salimos a las calles a exigir la declaración de la Emergencia Nacional por Violencia de Género.

Necesitamos ya mismo el presupuesto para ponerle freno a la violencia con refugios, patrocinio legal, campañas de prevención y tantas otras políticas que le vamos a arrancar a este gobierno de Mauricio Macri, porque cada vez somosmás, porque VIVAS NOS QUEREMOS.

Impulsamos la declaración de la Emergencia por Violencia de Género