MACRI VA AL FMI POR MÁS AJUSTE Y ENTREGA, EL PUEBLO LO ENFRENTA EN LAS CALLES

Declaración del Comité Central del Partido Comunista Revolucionario

El 3 de mayo del 2018 comenzó una corrida al dólar. Fueron 3 semanas, en la que el Banco Central perdió una parte importante de sus reservas: 11.000 millones de dólares. Los tres mayores fondos de inversión del mundo, todos yanquis: BlackRock, Templeton y Pimco, avisados a tiempo por el gobierno, hicieron ganancias usurarias. Igual que bancos yanquis como el JP Morgan (y otros “prestamistas” del gobierno de Macri), ya que uno de sus “ex gerentes” es el ministro de Finanzas argentino: Luis Caputo. Frente a la corrida, el Banco Central, después de liquidar esos 11 mil millones de dólares de 18 a 21 pesos, devaluó el peso a $25 por cada dólar, y pagó intereses del 40% para que los tenedores de bonos de deuda (Lebac) las renovaran. También fueron ganadores bancos como el Macro y el Galicia, entre otros, y los monopolios exportadores: cerealeras como Cargill (yanqui) y Cofco china, autorizadas a demorar por años el ingreso de los dólares por sus exportaciones, más las automotrices, las megamineras, etc. También, los ministros y altos funcionarios del gobierno, que aumentaron sus fortunas en los paraísos fiscales.

La particularidad de esta crisis cambiaria y financiera, es que quedó en evidencia la fragilidad de la economía, contradiciendo lo que venía cacareando el gobierno. Mintieron dos años con la “pobreza cero y trabajo de calidad” y la “lluvia de capitales” que iba a garantizar “el crecimiento y la modernización”. Quedó en evidencia que “la bomba del endeudamiento” ya es impagable. En esas condiciones, Macri redobló la apuesta negociando con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyas recetas de ajuste y entrega ha padecido el pueblo una y otra vez.

Macri pretende que el pueblo pague esa timba financiera. Que la paguen los trabajadores, que aumentaron un 70% sus salarios en dos años y medio de este gobierno, mientras el peso se devaluó un 300% en relación al dólar. Que la pague la pequeña y mediana producción del campo, la industria y el comercio, los originarios, la industria nacional y los demás sectores populares. Que la paguen con la inflación y los tarifazos, la importación indiscriminada, los insumos caros y los impuestos brutales.

 

Marcha Federal

Crece la bronca contra el gobierno, que se debilita: arrastra una crisis de credibilidad política. El pueblo nunca aceptó pagar los negociados, las superganancias y las rentas de un puñado de monopolios imperialistas, sus socios locales como el grupo Macri y los grandes terratenientes. Luchan los originarios por sus tierras y territorios. Estalló el movimiento de mujeres contra su doble opresión. Los jóvenes se rebelan. El pueblo siguió en las calles, de donde el macrismo nunca lo pudo sacar. El 75% le dice: ¡No al FMI!, demostrando la memoria popular. Y el 80% advirtió que se rebelará si Macri veta el proyecto de ley de volver a las tarifas de diciembre del 2017. Muchos de los que lo votaron ya lo han calado.

Los obreros del Astillero Río Santiago volvieron a ganar las calles con su Cuerpo de Delegados y su sindicato, para enfrentar el plan de cierre o privatización. Lograron la más amplia unidad con las organizaciones gremiales, sociales, campesinas y estudiantiles. Mostraron un camino de firmeza en la lucha contra la política macrista, de unir a las masas y amplitud en las alianzas; un camino que debe ser tomado como ejemplo.

Conquistaron triunfos los mineros de Río Turbio frente a los despidos, y los aceiteros y los bancarios rompieron el tope salarial. Luchan las y los trabajadores de Mondelez Pacheco, con su Comisión Interna a la cabeza, para romper el techo salarial y contra la precarización laboral. Los maestros van por una Marcha Federal Educativa el 23 de mayo. Se constituyen multisectoriales para la confluencia de las luchas contra los tarifazos, en repudio al acuerdo de Macri con el FMI y por cada reclamo popular.

La CCC, la CTEP y Barrios de Pie unieron a desocupadas/os y precarizadas/os conquistando la Ley de Emergencia Social. Siguen imponiendo en la agenda política sus reclamos de emergencia alimentaria, la infraestructura y la tierra de las 4.200 villas y asentamientos, la emergencia en adicciones para los jóvenes y el 25% de las obras públicas para los trabajadores de la economía popular. La Federación Nacional Campesina se unió con sus reclamos. Se va así a una nueva Marcha Federal, desde el 28 de mayo al 1° de junio, abierta a los demás sectores en lucha, sumándose cada uno con sus propios reclamos. Con la rebeldía popular contra los tarifazos y en defensa de la soberanía nacional contra el FMI. Con los trabajadores de ATE, las CTA y gremios de la CGT, para luchar por la reapertura de las paritarias, contra los despidos, rechazando la reforma laboral, exigiendo la derogación de la ley previsional y un aumento de emergencia para los jubilados, defendiendo el patrimonio nacional y enfrentando la política de Macri de represión al pueblo e impunidad de los genocidas.

 

Lanzamiento de un frente político popular, nacional y democrático

En ese escenario social y político el PCR, a partir de la justa caracterización del gobierno de Macri desde el inicio y en sus distintos momentos, ha estado a la cabeza de las luchas. Lo nuevo, en esa situación, es que el PTP y el PCR, el Movimiento Evita, Libres del Sur y Unidad Popular, que están unidos en las calles encabezando las luchas contra la política del gobierno de Macri, protagonizaron una masiva movilización unitaria contra el acuerdo de Macri con el FMI y marchan al lanzamiento de un frente político popular, nacional y democrático, el 5 de junio en Ferro. Con voluntad unitaria para la unidad en la lucha, y con la decisión de unir y acumular fuerzas para derrotar la política macrista en las calles y en las elecciones.

El PTP y el PCR se preparan para los desafíos de nuevas tormentas sociales y políticas. Trabajan para un paro nacional activo y multisectorial para pararle la mano a Macri. Y en unidad con las organizaciones sociales y políticas amigas, acumular fuerzas para conquistar otra política, con una reforma monetaria que acabe con la especulación y vuelque los fondos a la producción, nacionalizando el comercio exterior y la banca, que la tierra sea para vivienda y para el que la trabaja o quiera trabajarla, etc. Y para esa otra política es necesario otro gobierno, protagonizado por los trabajadores/as, los campesinos/as, los originarios/as, las mujeres, los y las jóvenes y los demás sectores populares.

 

Comité Central del Partido Comunista Revolucionario, 20 de mayo de 2018

La rebeldía popular enfrenta al ajuste y la entrega

Una reunión del Comité Central del PCR analizó la situación política y las tareas del Partido. Lo que sigue son algunos de los temas tratados.

Escribe Ricardo Fierro

  1. La rebeldía frente a los tarifazos

Son impagables para los pobres. Ahorcan a los productores agrarios, a las pequeñas y medianas empresas y comercios, y a la industria nacional.

En los barrios pobres llueven las facturas de $3.000, $5.000 y hasta $14.000 a familias de varios hijos. La garrafa “social” no existe, nadie la encuentra. La garrafa de 10 kilos aumentó 60% en lo que va del año, cuesta hasta $300. Es la energía para los más pobres de la ciudad y el campo. ¿Cómo van a pagarlas en los meses fríos?

Los tarifazos están matando a los pequeños productores a los que les llegan facturas de $15.000 a $30.000; a los que crían chanchos le llegan $120.000, mientras el gobierno abrió la importación desde Estados Unidos. A comercios de barrio le caen $120.000. Pequeñas industrias que en enero del 2016 pagaban $60.000 ahora las ahorcan con 400.000.

Un puñado de monopolios imperialistas de la energía y sus socios del grupo Macri ganan fortunas. El gobierno les regala con un precio ¡de locos!, imponiendo contratos basura a los trabajadores, reemplazando su convenio por el de la UOCRA, liquidando todas sus conquistas.

“Si pago, no tengo con qué darle de comer a mis hijos”, se escucha en reuniones que se hacen en los barrios pobres. Crece la voluntad de rebeldía. Se organizan los vecinos. Ya ha habido quema de facturas y decisiones de no pagar.

 

  1. Avanza la rebeldía

Se multiplican las luchas de los trabajadores. Con sus dirigentes a la cabeza o rebelándose contra los traidores.

Todos somos Leandro, reclaman los familiares y amigos del chofer asesinado en La Matanza, Leandro Alcaraz. Exigen justicia, seguridad y acabar con la impunidad. Sus compañeros reclamaron un paro a la dirección del gremio, que no escuchó el reclamo.

Se rebelaron los trabajadores de Carrefour, rechazaron el acuerdo del jefe sindical Cavalieri con ese monopolio francés, que avaló despidos y rebajas salariales. Es el tercer grupo en el mundo en su rubro y dice que no tiene plata.

Pararon los trabajadores de los subtes. Comenzó el plan de lucha de los obreros del Astillero Río Santiago, van por un nuevo plenario regional de delegados, y la asamblea de ATE Ensenada reclamó a todas las centrales de trabajadores un paro nacional activo.

El Congreso de Delegados de la UOM resolvió un paro activo el 3 de mayo, numerosas seccionales llegaron con mandato de lucha.

Sigue la lucha de los azucareros de Salta y Jujuy. El miércoles 25 paran los docentes de Buenos Aires. Los docentes universitarios continúan un plan de lucha. Sigue la lucha de los trabajadores de Río Turbio, el Inti, Fanazul, el Posadas, y se preparan los castigados por la nueva oleada de despidos de estatales.

 

  1. Los campesinos se organizan y luchan

Los más pobres del campo irrumpieron en la escena nacional con su Marcha de las Economías Regionales, y sus verdurazos y frutazos.

La Federación Nacional Campesina realizó su 3° Congreso. La organización creció con la lucha: hubo el doble de delegados que en su anterior congreso. Creció encabezando la lucha contra la política de Macri que castiga a sus pequeñas producciones para aumentar las tierras y las rentas de los terratenientes y los monopolios de la comercialización, con su política de acelerada concentración de la tierra y la producción.

Los campesinos pobres, criollos, originarios, inmigrantes bolivianos, los más pobres del campo, denuncian la dura situación que viven, con arrendamientos que siempre les aumentan, precios que no pagan los costos, insumos cada vez más caros, sin tierras propias o expulsados de sus tierras, sufriendo la sequía y las inundaciones.

Finalizó el Congreso con aplausos y vivas donde decidieron enfrentar la política macrista con una jornada nacional de lucha. Preparan su Segunda Marcha de las Economías Regionales y empujan un congreso nacional por la tierra.

 

  1. Se agravan los sufrimientos y crece la bronca

Se abre paso un cambio en el estado de ánimo y conciencia de las masas.

La política de Macri provoca tremendos sufrimientos a grandes masas populares. Los comedores sociales y de muchas escuelas están desbordados. A veces tienen que partir en dos una empanada para que coman algo los pibes. Hay escuelas en las que los chicos tienen que decidir si desayunan y meriendan, o almuerzan, porque la comida no alcanza.

El descontento se generaliza entre los más de abajo: “No se puede vivir así”, dicen. Los tarifazos son una provocación: “Qué quieren, que no tengamos luz, ni gas ni agua”. Hay lugares en los que se crean situaciones que pueden explotar.

En las fábricas crece la bronca contra el miserable 15% que firmaron sus dirigentes, crece el hartazgo contra Macri y contra los traidores, se discute paro nacional: ¿En qué están nuestros dirigentes?, dicen.

Se discute mucho de política en todas partes. Quieren discutir. Pocas veces se ha visto a tantos reconociendo el error de haber votado a Macri. El cantito contra Macri aparece rápido en cualquier lado. Muchos se preocupan por no quedar en la falsa polaridad Macri y CFK.

 

  1. Macri divide todo. Arriba pelean por el queso

El gobierno es una plaga social, económica y política. Arrasa todo para que reinen los monopolios imperialistas y los terratenientes.

Macri junta plata ahora, con el ajuste, para pagar su campaña por la reelección en el 2019.

Trabaja con traidores como Ayala (de la UATRE que interviene las seccionales combativas) para armar una CGT colaboracionista con su gobierno. El PJ fue intervenido. Compran, chantajean y dividen a todo lo que sea oposición.

Macri destruye la industria nacional, liquida a la producción campesina y agrava la crisis de la mayoría de las producciones regionales.

Al Astillero Río Santiago no le dan plata para fabricar barcos y los compran afuera. Ahora importamos soja de Estados Unidos y pulpa de tomate chilena ¡y de Turquía!

Da como un triunfo la exportación de limones a Estados Unidos. No dice que los terratenientes ganan fortunas, mientras a los obreros y las obreras los hacen llevar en los hombros las pesadas escaleras para cosecharlos… para no gastar combustible con los tractores.

Claro que entre los de arriba se pelean por el reparto del queso. Un sector empuja la investigación de las coimas que le pagó Odebrecht a Iecsa, empresa de Calcaterra y Macri. Y otro sector investiga las coimas y el manejo de millones en negro de Techint.

 

  1. La irrupción de los Cayetanos

Los unió la necesidad y fueron comprendiendo que dependen de ellos mismos, de lo que conquisten con sus luchas.

El 7 de agosto del 2016, con la marcha de la CTEP, la CCC y Barrios de Pie, emergió una nueva fuerza social en el escenario nacional, que fue abriendo un camino a la cabeza de las luchas, y de la unidad para la lucha, contra la política de ajuste, entrega, corrupción y represión de Macri.

Fue un gran triunfo conquistar la Emergencia Social y forzar al gobierno que la cumpla.

Fue el resultado de la decisión de lucha y de unidad de decenas de miles de trabajadores precarizados y desocupados, una enorme masa de mujeres pobres con sus hijos, y los mayores a los que el sistema abandona a su suerte. Venían agrupándose desde antes del 2001 en las organizaciones de desocupados. Tuvieron el apoyo de sectores de la Iglesia católica, también de sectores de la CGT y de las CTA. Ganaron un gran prestigio en el pueblo. Los bautizaron: los Cayetanos.

Estar a la cabeza de las luchas, y de la unidad para la lucha, los fortaleció. Las calles fueron siempre su terreno, y han sido decisivos para que el pueblo sea el dueño de las calles y Macri no pueda sacarlo de ahí.

Este 1° de Mayo convocan a un acto, abierto a todas las centrales obreras, marchando desde la avenida 9 de Julio al monumento al Trabajo.

 

  1. Hacia un frente popular, nacional y democrático

Para fortalecer la unidad en la lucha y derrotar al macrismo sin volver atrás. Para conquistar trabajo, techo, tierra, soberanía y democracia.

Recogiendo el reclamo popular de unidad para enfrentar la política de Macri, el Movimiento Evita, el Partido del Trabajo y del Pueblo y Libres del Sur, fuerzas políticas que vienen actuando unidas en la lucha, decidieron trabajar juntas para impulsar que miles de luchadores sociales que están juntos en las calles, trabajemos para sumar voluntades para la construcción de una nueva herramienta política. Sin sectarismos ni personalismos. Abierta a todos los que luchan y enfrentan esta política que provoca tanto sufrimiento y tanta destrucción.

Una herramienta que recoja el programa de los reclamos populares que está en las calles: el trabajo, el techo, la salud y la educación pública. Que acabe con la inflación y el endeudamiento imperialista. Que cree trabajo poniendo la tierra al servicio del pueblo, con un millón de lotes, de quintas y de chacras. En defensa de la producción nacional y no invasión de importaciones. Que defienda la soberanía nacional sin humillarse ante los usureros de Wall Street ni ante los ingleses que usurpan Malvinas.

El macrismo reprimió en todo el país: a los petroleros de Chubut y Neuquén, los campesinos de Asoma, los jubilados del puente Pueyrredón, los obreros de Pepsico, salvajemente a los pueblos originarios, demonizándolos, y felicitando al policía asesino Chocobar. Entró en universidades y los colegios secundarios. Justificó los asesinatos de Maldonado y Nahuel. Intentó imponer con represión la ley previsional en diciembre.

En la campaña por legitimar la represión, el macrismo trabaja para crear una corriente de masas que la avale. Dijeron que no eran 30.000 los desaparecidos, y quisieron avanzar en la impunidad con el 2×1, tuvo que retroceder por la lucha popular, igual que con Etchecolatz y Astiz.

Otro paso importante en la unidad política lo dio el Frente Social y Popular de Santa Fe, armando un interbloque con Rubén Giustiniani y Silvia Augsburger diputados de Igualdad y Participación.

 

  1. La campaña del 50 aniversario del PCR

La situación política es muy buena para fortalecer el Partido, con el hoy en la mano, piqueteando y afiliando.

La situación política es muy buena para el fortalecimiento del PCR y su campaña por el 50 aniversario, llevando el hoy en la mano y la propuesta de afiliación.

Hay mucha avidez política en la clase obrera, los campesinos, las mujeres, los jóvenes. Lo demuestran los buenos resultados con el hoy en la puerta de las grandes empresas, tarea que hay que repetir hasta el final del Mes de la Prensa.

El PCR y las corrientes en las que participa están a la cabeza de las luchas, han acertado en política, ganaron prestigio y se han fortalecido.

Hay que tener en cuenta la rapidez con que se mueve la situación internacional y nacional. Eso repercute en la Argentina, donde el gobierno trata de imponer su política negociando o reprimiendo, como se vio en Jujuy y en Chubut. Lo que provoca grandes sufrimientos a las masas, que se vuelcan crecientemente a la lucha y a la oposición al macrismo.

La situación exige estar preparados y preparar a las masas para cualquier situación que se presente.

 

 La calle es del pueblo

Lo que tiñe todo el escenario político es que el pueblo no abandona las calles.

 13/12/2017: la CTEP, la CCC y Barrios de Pie, los Cayetanos, movilizaron 150.000 personas en su protesta en la CABA.

14/12: en repudio al robo a los jubilados hubo 120.000 personas en el Congreso. Fueron reprimidas y se levantó la sesión.

18/12: de nuevo en el Congreso, esta vez 300.000 manifestantes. Se enfrentó la represión y hubo luego un cacerolazo.

21/2/2018: en la 9 de Julio se reunieron 120.000 personas, convocadas por Camioneros junto a la Corriente Federal, las CTA y los Cayetanos.

8/3: más de 500.000 mujeres, acompañadas por el pueblo se movilizaron en todo el país, y protagonizaron un paro de mujeres.

24/3: impresionante, imposible de contabilizar la cantidad de personas que inundaron las plazas de numerosas ciudades en todo el país.

2/4: actos en casi todo el país con veteranos de Malvinas y familiares de los marinos del ARA San Juan, acompañados por sectores populares.

 

La lucha por las personerías del PTP

El macrismo aceleró los tiempos electorales con el objetivo de dividir a los que luchan y a todas las fuerzas que se le oponen. Por otra parte, muchas provincias tendrán elecciones anticipadas.

Los tiempos se acortan. Es fundamental, para el armado de los frentes, conquistar la personería del PTP, federal y provincial. Lo que exige, en primer lugar, tomar la decisión política de realizarlo. A partir de esa decisión, poner objetivos y plazos, motorizar la campaña con los dirigentes a la cabeza, garantizando su cumplimiento.

Muchos compañeros de las corrientes en las que participamos, quieren participar de la política, y debemos ofrecerles un puesto de trabajo en la campaña por las personerías. También debemos ofrecerlo a los compañeros que se afilian al PTP y quieren fortalecerlo.

Es necesario hacer un seguimiento semanal de los trámites, tanto en las provincias donde el PTP tiene personería, como donde la está peleando evitando que -por desguarnecernos en este terreno- se desperdicie el trabajo de muchos compañeros.

 

Un mundo con acelerados cambios

Crece la disputa de los imperialismos por la hegemonía en el mundo, en cada región y también en la Argentina. Se agravan los factores de guerra, comerciales y convencionales, como mostró el bombardeo de misiles contra Siria, que repudiamos, de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Hay amenazas de repetirlo.

El encarcelamiento de Lula, cuya libertad reclamamos, fue seguido por la amenaza golpista de la jefatura militar, si es puesto en libertad.

Hay una campaña para presentar en Sudamérica, a la caída de gobiernos llamados “populistas” por otros de derecha, como una supuesta “derechización de los pueblos”. Sobre esto se monta una campaña para sembrar el escepticismo en las masas.

La realidad es que fue la impotencia de los gobiernos mal llamados “de izquierda” para atacar la dependencia y el latifundio lo que abrió el camino a las actuales derechas gobernantes. Ninguno de los gobiernos derrotados hace autocrítica, por eso son impotentes para enfrentar a las derechas hoy gobernantes.

Como se ve en la Argentina y otros países, las masas populares luchan en las calles contra los gobiernos actuales.

 

Las mujeres hacen historia

Lo peor no pasó, las mujeres lo están viviendo con su doble opresión. Con Macri que impidió la ley de emergencia, con el veto a la ley de aborto no punible en la CABA, con sus empresas donde no hay igual salario por igual trabajo.

1.8M: paro masivo y a las calles

El paro mundial y las movilizaciones en cientos de ciudades enfrentan la barbarie de la doble opresión de las mujeres. Lo peor no pasó, como dijo el oportunista Macri, lo están viviendo.

Camila Borda de 11 años violada y asesinada. Néstor Montiel preso por secuestros, abuso sexual, 4 tentativas de homicidio, salió libre casi dos años antes de cumplir su condena y mató a Nadia Arrieta. Dos femicidios en la semana pasada. “Lo peor ya pasó”, mintió Macri en el Congreso. No para las mujeres.

No se hace cargo de la responsabilidad de su gobierno, que forzó la caída del proyecto de ley de emergencia en violencia contra las mujeres, impidiendo que haya promotoras para la prevención y que el Estado haga lo que tiene que hacer para acabar con esa barbarie. ¿En las empresas del grupo Macri se paga igual salario por igual trabajo? ¿Cómo puede presentarse como promotor del debate sobre el aborto no punible cuando vetó la Ley 4.318 aprobada la Legislatura porteña? Con el peor oportunismo pretende lavarse la cara.

Ha sido la extraordinaria lucha de las mujeres, con sus 8M, sus 32 Encuentros Nacionales y sus 3J, y con la organización en los barrios y provincias reclamando contra violadores y asesinos, las que impusieron en la agenda social y política los reclamos contra su doble opresión. Y este año, sacudiendo al mundo con el paro internacional del 8M, y movilizándose en ciudades de todo el mundo.

¡Todas y todos a las calles!

2. Junto a los docentes, unidad de los que luchan

Tres años de ataque del gobierno a los docentes. La respuesta fue un gran paro, la mejor clase: educar en la defensa de sus salarios y la educación pública. Preparar un paro nacional activo y multisectorial.

 

Un gran paro docente plantó bandera en defensa de su salario y la educación pública.¡Tres años seguidos atacando a los docentes! Vienen por la liquidación la educación pública, y por el recorte del salario a todos los estatales!

Macri. Habla de los derechos de la mujer, mientras ataca al mayor agrupamiento sindical de las mujeres, que forman a nuestros niños.

Igual que en la “reforma previsional”, con el robo a los jubilados y los niños de la asignación por hijo. Niegan la paritaria nacional después de haber ahorcado las finanzas de las provincias.

El país se sacude con el reguero de luchas. Los mineros de Río Turbio defienden el trabajo y el futuro de su ciudad. Los azucareros enfrentan los despidos y cierres de plantas, y los rurales de Alberdi defienden su dirección sindical. Los trabajadores del Inti, Senasa, Inta y otros centros tecnológicos, los del hospital Posadas, los de Fanazul y otras fábricas para la Defensa, todos defienden el trabajo y enfrentan la liquidación de cuestiones claves de la tecnología, la salud y la defensa nacional.

Mientras los jerarcas traidores se pasean por Europa llevados por el corrupto ministro Triaca, por abajo, se discute la necesidad de un paro nacional, activo y multisectorial.

 

3. Más corrupción macrista

Van saliendo a la luz los que fugaron del país 400.000 millones de dólares. Los Caputo, Cuccioli, Guilligan… y los Macri fueron parte de los “fondos buitres”. Y Macri puso a esos “zorros” a pagar esas “deudas”.

 

El 1° de marzo se vio a Macri saludando a una plaza del Congreso vacía. Inauguró las sesiones con un discurso que mezcló “la Biblia con el calefón” (diría Discépolo en Cambalache): las multas del tránsito, lo peor ya pasó, el aborto, el crecimiento invisible, las inversiones que nos van a salvar. En las canchas, en espectáculos públicos le pasan factura por su política.

Macri cambió la cabeza de la Afip para mantener el secreto de los negociados de su grupo. Cuccioli, el nuevo jefe, es el segundo de Luis Caputo, que fue testaferro en uno de los fondos de inversión de Cuccioli en paraísos fiscales de las islas Caimán y en las Bermudas. Lo que va apareciendo, con Caputo y Cuccioli, es que atrás de los abogados yanquis de los “fondos buitres”, se escondían grupos como el de Macri, que eran parte los “fondos buitres”. Por eso Macri nombró a Caputo negociador con esos fondos, y les pagó más de lo que pedían.

El jefe macrista de la AFI está metido en una coima de 850.000 dólares en el caso “Lava Jato”, según dio a conocer la Policía Federal de Brasil.

Se viene la licitación de las autopistas, con la asociación del Estado y empresas privadas. El Estado pone la plata, toma créditos en dólares con el interés más alto del mundo. Es una fiesta para las constructoras, cementeras y petroleras.

 

4. A las calles el 8M, el 24M, y el 2A

Para salir de lo peor hay que derrotar a la política macrista. Con más unidad para la lucha. Y avanzar en acuerdos políticos que recojan lo que el pueblo reclama en las calles, para conquistar la nueva Argentina.

A Macri ya no le alcanza con anunciar que “lo peor ya pasó”. El hachazo a los salarios negando la recomposición por la inflación de setiembre pasado hasta las paritarias, es más de lo peor. Los despidos, cierres de plantas, la carestía, los tarifazos, siguen siendo lo peor. El anémico “crecimiento invisible” no llega al bolsillo del pueblo. A la crisis de la mayoría de las economías regionales se sumó la sequía en la zona pampeana, castigando a campesinos y chacareros. Sale a la luz la corrupción del grupo Macri y de altos funcionarios del gobierno.

El pueblo en las calles enfrenta el ajuste, la entrega, la corrupción y la represión. Con el 8M de las mujeres, con un 24 de marzo en las plazas, con un 2 de abril junto a los veteranos.

Se dan pasos en el reagrupamiento de fuerzas. Los traidores pasean con Triaca por Europa, los que luchan avanzan en la unidad. Y se dan pasos hacia acuerdos que buscan expresar en la política lo que el pueblo pelea en las calles.

El PTP con su campaña por las personerías en todo el país, y el fortalecimiento del PCR en el año de su 50 aniversario, son herramientas para avanzar en las calles y en la política. Para confrontar con el plan macrista y para perfilar la nueva Argentina a la que el pueblo aspira.

Macri quiere un país para 4 millones, los demás sobramos

De los mineros de Santa Cruz a los azucareros de Salta y Jujuy, y el UATRE de Alberdi. Las grandes movilizaciones del 15 y el 21. Los paros de los bancarios. Los docentes se preparan. Y se marcha a un masivo 8M con paro de mujeres y a la calle. El pueblo le dice No al ajuste, la entrega y la represión.

1. El 8 de marzo, paro de mujeres y a las calles

El asesinato y la violación de Camila Borda mostró la gravedad de la violencia contra las mujeres. Macri es responsable de la complicidad del Estado, y vetó la ley de aborto no punible cuando fue jefe de gobierno.

 

El 8 de marzo, el movimiento de mujeres sale a las plazas protagonizando su paro en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

En medio de esos preparativos, en Junín, Camila Borda, una niña de 11 años, fue violada y asesinada. ¡Otro infame femicidio! Cada día más hechos de violencia, de abusos, de esclavizarlas en la trata, de muertes.

Cada día, familiares y compañeras de estudio o de trabajo, van a las calles a denunciar esos crímenes. Y la inflación empuja a la pobreza a miles de mujeres y a sus familias. Es la doble opresión de las mujeres, como lo denuncia la Comisión Organizadora del Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew, Chubut.

El gobierno no pone plata para ejecutar lo que se ha conquistado, se opone a la emergencia en violencia contra las mujeres, y no se hace cargo de que dirige el aparato político, policial y judicial cómplice de mantener esa situación.

Macri planteó “discutir el aborto”. ¡Qué infame oportunista! El vetó la ley 4318, de aborto no punible, aprobada en la Legislatura de la Capital Federal en octubre del 2012. Y sabe, que este Congreso no va a aprobar lo que reclaman las mujeres: ley de emergencia en violencia, y de educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.

El 8, con el paro de mujeres y a las calles.

 

2. El masivo y opositor acto del 21

El acto en la 9 de Julio y en las provincias fueron pasos de avance en la unidad para la lucha. Mostraron la bronca que crece en las masas obreras y populares contra la política de Macri, como en las canchas.

 

Fue multitudinario el acto del 21 en la ancha avenida 9 de Julio: 400.000 personas dijeron los organizadores. Con actos en muchas ciudades. Hubo un sector muy importante de la CGT: Camioneros, Dragado y Balizamiento, la Bancaria, los gremios cercanos al moyanismo y a la Corriente Federal. Hubo seccionales de metalúrgicos, ferroviarios y otros gremios por encima de direcciones carneras. Una gran columna de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, otras de las CTA. Contingentes campesinos como la FNC, y estudiantiles. También partidos políticos como el PTP y el PCR.

Los discursos fueron unitarios, combativos y opositores. Moyano volvió a la calle, le habló a la masa camionera y peronista, y a Macri. Fue infernal la campaña de achique y mentiras sobre el acto. Ladran los gorilas del gobierno, se ve que fue duro el golpe a la política macrista.

Lo más importantefueron los cantos de ese gran sector del movimiento obrero que se movilizó: la bronca contra Macri y su política.Sonaban con potencia los mismos cantos de las canchas de San Lorenzo, River, Huracán, Independiente, Chacarita y otras.

La contraofensiva obrera y popular dio un nuevo paso: más unidad de acción, un agrupamiento muy amplio y heterogéneo. Por delante está la lucha de las y los docentes. Y el 8 de marzo. Las mujeres son la avanzada, con su paro muestran el camino hacia un paro nacional y un plan de lucha.

 

 

3. Los chimangos que nos gobiernan

Nos dejaron sin fútbol por TV. Ahora quieren vender (y comprar) los clubes. Caputo, el ministro dueño de “fondos buitres”. Macri y sus socios ganan fortunas con los tarifazos a los combustibles y la energía.

 

El secretario de la Presidencia, De Andreis, y el renunciado subsecretario, Díaz Guilligan, preparaban un proyecto: vender los clubes de fútbol convirtiéndolos en sociedades anónimas. El macrismo pone todo en venta, y se queda con la mejor tajada. Son carroñeros como los chimangos.

Hay un pedido de que se haga pública la investigación de los negocios del ministro de Finanzas, Caputo. El que Macri puso a negociar con los “fondos buitres” siendo que él tenía empresas que manejaban fondos buitres.

Pampa Energía vendió parte de Petrobras, que había comprado, a la holandesa Trafigura, que operará con la marca Puma Energy. Pampa, donde tiene inversiones Macri y el inglés Lewis, avanza en el petróleo, el gas y la electricidad. El grupo Macri creó dos empresas para el negocio de la energía: Gea y Green Oil. Venden energía propia a grandes consumidores. Se llenan los bolsillos con los tarifazos a la luz y a los combustibles. La nafta y el gasoil, en el 2017 subieron el 32,6% (la inflación fue del 24%); y en los dos primeros meses del 2018 ya aumentaron un 8,1%.

Estos chimangos que nos gobiernan suben los precios de los productos de sus empresas por encima de la inflación y con cláusulas gatillo. Y quieren que los trabajadores acepten aumentos por debajo de la carestía y sin cláusulas gatillo. Se roban la comida ajena como los chimangos.

 

 

4. Unidad en la lucha y un frente popular y nacional

Vienen por las organizaciones sociales. El pueblo está en las calles y discute. El desafío es construir un frente popular y nacional con un programa y un camino para acabar con la dependencia y el latifundio.

 

El país de Macri es para “4 millones de personas”, le dijo en la cara el economista Jorge Fonseca, al ministro argentino Dujovne. Ahora vienen por las organizaciones sociales. No respetan el trabajo inmenso que realizan decenas de miles de mujeres, hombres y jóvenes frente al hambre y la desocupación. Juegan con fuego…

Chau soberanía: Patricia Bullrich fue premiada por la DEA yanqui que maneja la droga en su país. Macri crea una base de la DEA, la CIA y militares argentinos en la Triple Frontera.

El crecimiento de la bronca contra Macri y su política, con el pueblo en las calles, revuelve el escenario político. Se discute en las masas. Hay reuniones de las fuerzas políticas, todavía más atadas a las elecciones del 2019, cuando el centro de lo que está en juego es el 2018.

Trabajamos hoy la necesidad de un frente popular y nacional, con un programa que confronte con el ajuste, la entrega y la represión de Macri. Plantear una Argentina dispuesta a romper con la horca de la dependencia y la lacra del latifundio. Y el camino para barrer con el Estado oligárquico, imperialista y mafioso, y construir uno nuevo de los trabajadores y el pueblo.

Para ese gran objetivo es la campaña de la personería del PTP y el fortalecimiento del PCR. El 28 vamos por justicia en el intento de asesinato a Julia Rosales.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Paro nacional y plan de lucha

Frente a la ofensiva macrista de ajuste, corrupción, entrega y represión, se multiplican las luchas, y las masivas movilizaciones como las del 15, el 19 y el 21. Ampliar la unidad para la lucha y construir un frente popular y nacional

1. El movimiento obrero se une en la calle

El 15 los Cayetanos, el 19 los azucaremos, y el 21 un amplio reagrupamiento. Avanza la unidad del movimiento obrero, que se vuelca a las calles contra el ajuste, la corrupción, la entrega y la represión de Macri.

 

Contra el ajuste, la entrega y la represión de Macri, el 15/2 se realizó la masiva jornada nacional de lucha de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, por sus reclamos. La jornada confluyó con el paro nacional de ATE y la CTA A. Hubo actos en todo el país, como los de La Plata y la Capital Federal, con dirigentes de las luchas contra la ola de despidos, desde Río Turbio hasta el norte azucarero, y la presencia solidaria de gremios y CGT regionales. También de la FNC, sumando a la lucha a los campesinos pobres y originarios.

El 19/2 los azucareros marcharon a Güemes contra los despidos y el cierre del San Isidro; con el apoyo de la CCC, la CTA y CGT regionales.

El 21/2 el movimiento obrero estará en las calles de la Capital, en repudio al ajuste que pretende imponer Macri a los camioneros. El acto reunirá a Camioneros, la CGT, bancarios que vienen de dos paros, seccionales de gremios dirigidos por traidores, las 2 CTA, las organizaciones sociales, y ahí estará la FNC.

El 22 se movilizan los familiares de las víctimas de la masacre de Once. El 28 se reclama por el atentado criminal a Julia Rosales. Mientras se prepara el paro de mujeres y la masiva movilización del 8 de Marzo.

¿Cómo seguir? Discutiendo en cada lugar de trabajo un paro nacional activo y multisectorial y un plan de lucha.

 

 

2. La corrupción macrista

El ministro Caputo, que Macri puso para pagarle a los “fondos buitres”, es dueño de un “fondo buitre”. Y estafó a los jubilados en beneficio de una empresa de Macri y sus socios. Gobierno ladrón.

 

Renunció Díaz Gilligan, subsecretario de la presidencia, escondió que era dueño de Line Action, una empresa con sede en Londres y una cuenta millonaria en Andorra, un paraíso fiscal.

Al ministro de Finanzas, Luis Caputo, le habían destapado cuentas en paraísos fiscales, una financiera en Miami. Además, vendió las acciones de Petrobras, que tenía la Anses, por debajo del precio de mercado, a Pampa Energía. No dicen que él presidió esa empresa 10 años, y los dueños son socios y testaferros de Macri.

Ahora, documentos oficiales de la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos prueban que Caputo manejó cientos de millones de dólares en una de las empresas que controlaba, Noctua, que que tenía bonos de la deuda argentina en default, es decir: Noctua era un “fondo buitre”. Macri puso a Caputo de negociador de la deuda con los “fondos buitres”. Así que Caputo estaba de los dos lados del mostrador. Se entiende por qué le pagó a los buitres más de lo que pedían, y por qué Macri mantuvo en secreto esas negociaciones.

Cuentas de Macri en paraísos fiscales, coimas de la Sociedad Rural al ministro Etchevehere, millones de dólares a futuro y de “blanqueo” de altos funcionarios, y ahora un gran negociado con las tierras de las unidades militares: son grandes usureros que hacen fortunas a costa del Estado.

 

 

3. ¿Macri es fascista?

Con Macri, 68 de cada 100 niños y jóvenes del Gran Buenos Aires son pobres, sin futuro. Macri los empuja a la droga y el delito, y su receta es policías con derecho a matar. No escarmentó con el 2×1.

 

Mataron a Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, intentaron asesinar a Julia Rosales, a sangre y fuego hicieron aprobar una ley repudiada por el pueblo, se multiplican las amenazas de muerte a luchadores populares, meten preso a cualquiera que proteste en las calles, usan grupos de choque para provocar actos del pueblo contra la política de Macri de ajuste y la entrega.

Hoy, 68 de cada 100 niños y jóvenes, del Gran Buenos Aires, recién nacidos hasta 17 años, sufren situaciones de pobreza en alguna de estas formas: alimentación, vivienda, salud, educación, etc. (Barómetro de la Deuda Social de la UCA). A Macri no le importa que su política provoca desocupación y pobreza, empujando a una parte de la juventud a la droga y el delito.

El héroe de Macri es Chocobar, el policía que asesinó a un joven delincuente que huía sin armas. En medio de la reunión con sus ministros dio una conferencia de prensa para defender al policía. Nada de juicios: policías con derecho a matar. Macri y Bullrich se sacaron la careta: quieren imponer la pena de muerte.

Sí, Macri es fascista. A los genocidas de la dictadura, con los que él y su familia hicieron grandes negocios, quiso dejarlos en libertad con el 2 x1. Se bordeó una pueblada y fracasó. Ahora redobla la apuesta. El pueblo también sabe cómo redoblar su apuesta.

 

 

4. Paro nacional y plan de lucha

El gobierno sigue pagando por su ajuste. Es peligroso: arma una unidad militar contra el pueblo. La respuesta es más unidad para la lucha, un frente popular y nacional y responder como en el 2×1. Para eso fortalecemos el PTP y el PCR.

 

El gobierno no se repuso del costo político que pagó en diciembre. Hasta Clarín dice que sigue cayendo. Crecen los arrepentidos de haber votado a Macri. De afuera, donde Macri se cree Messi, le llegan palazos: dicen que es un gobierno débil, con una economía frágil, y publican negociados de funcionarios macristas.

La pulseada con el macrismo no es fácil: es peligroso. Son grupos poderosos los que mandan. No les importa que las leyes prohíban a los militares actuar contra un “enemigo interno”, como la dictadura. Macri está armando una Fuerza de Intervención Rápida con 10.000 militares.

Encabezar las luchas, ytrabajar y ampliar la unidad para la lucha contra la política de Macri es la cuestión central. Cambiar el blanco y golpear a la CGT en bloque es funcional a Macri.

Grandes masas discuten. No quieren volver atrás, muchos se arrepienten de votar a Macri, y no ven una perspectiva política. Para ir a fondo en la lucha contra el macrismo hay que unir todo lo posible de los que luchan en un gran frente popular y nacional para dar vuelta el viento.

Para eso está la pelea por las personerías del PTP. Y fortalecer al PCR en su 50 aniversario afiliando a miles de luchadores que quieren hacer política para acabar con la dependencia y el latifundio, con una revolución que acabe de una vez por todas con sus sufrimientos.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

¡Todos a las calles!

¡Basta de ajuste, entrega y represión de Macri! 

¡Fuera la base militar yanqui en la Triple Frontera!

1. El movimiento obrero se une en la lucha

Macri despide, recorta salarios, castiga a la salud, la educación y las empresas estatales, y reprime a los trabajadores que luchan. El 15 y el 21, a las calles a apoyar a los que luchan.

 

La jornada de lucha nacional del 15/2, de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, que confluye con el paro nacional de ATE, y la movilización de Camioneros, la CGT, las CTA y los Cayetanos del 21/2, son dos iniciativas en las que se ha avanzado mucho en la unidad de acción del movimiento obrero. La reunión en la sede de la CTEP, con las tres fuerzas sociales, la CGT, las dos CTA, Camioneros y la Bancaria después de su paro, definió una cuestión clave: todas esas fuerzas participarán en las dos jornadas y se hacen parte de los reclamos de las fuerzas convocantes. Camioneros aceptó el reclamo de los familiares de las víctimas de la masacre de Once, y pasó la marcha al 21.

La semana pasada, una pueblada en Hipólito Yrigoyen apoyó a los obreros azucareros de El Tabacal, frente a la brutal represión y en rechazo a los despidos. El 19/2 los azucareros marchan hacia Güemes (Salta), por los despidos y en apoyo a la lucha contra el cierre del ingenio San Isidro; marcha en la que participa la CCC.

ATE nacional va al paro contra los despidos y por salarios. Hubo una gran movilización del Hospital Posadas, sigue la lucha del Inti, Río Turbio, Fanazul y las demás de Fabricaciones Militares. Se preparan los docentes para una gran lucha. La gobernadora Vidal decretó el cierre paulatino del hospital Cetrángolo (el único especializado en tórax en el Gran Buenos Aires). Y Macri recortó $9.000 millones del presupuesto de las empresas estatales.

 

2. Ladrones de guante blanco

¡Cómo hacen plata Macri y sus ministros! Y el gobierno está lleno de familiares que ganan 10 veces el sueldo de un estatal. ¿Nadie va a investigar los negociados del grupo Macri con la dictadura de Videla?

 

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, tiene cuentas en los paraísos fiscales y una empresa financiera en Miami (Estados Unidos). No los declaró y nunca pagó impuestos. Además, junto con el jefe de la Anses, la caja de los jubilados, avaló el negociado con las acciones de Petrobras que tenía la Anses, vendiéndoselas por debajo del precio de mercado a Pampa Energía, la empresa de amigos y testaferros de Macri: Mindlin y Lewis.

El ministro Etchevehere (Agroindustria), la Sociedad Rural que presidía le regaló $500.000: ¿a cambio de qué negocio? Los oligarcas de la Rural no largan la plata por nada…

El ministro de Trabajo, Triaca, en vez de aumentarle el sueldo a su empleada, la puso en la intervención de un sindicato.

Macri anunció que iban a renunciar a sus puestos públicos los familiares de los altos funcionarios. Ahí nos enteramos que son cientos… Pero solo renunciaron 12. Del negociado del grupo Macri con el Correo no se habla más. Nadie investiga el traspaso a socios y testaferros, de las constructoras de los Macri que se están quedando con las obras públicas. Nadie habla de los negocios con la dictadura de Videla: pasaron de ser dueños de 7 empresas en 1976, a 46 en 1983: autopistas, puentes, usinas atómicas, represas; y le traspasaron su deuda al Estado.

 

 

3. Amenazas, aprietes, torturas y tropas yanquis

Macri piensa que con mano dura contra el pueblo  va a manejar el país por 20 años. Negociaron con los yanquis una “fuerza de tareas” conjunta. Otros gobiernos también jugaron con fuego y se quemaron.

 

El gobierno y sus colaboracionistas piensa que con amenazas, aprietes, gatillo fácil y el ejército en las calles va a manejar el país.

Juliana Monzón, joven de la JCR, hija de Oscar Monzón y Verónica Caliva, dirigentes del PTP y el PCR, fue amenazada: “Déjense de joder o los vamos a matar a todos”. Tres trabajadores municipales de ATE Quilmes fueron agredidos, el Intendente macrista debe dar respuestas.

Este gobierno de monopolios y oligarcas corruptos quieren hacernos creer que van a “limpiar” los gremios, y lo apoyan los carneros y chupamedias de todos los gobiernos. Solo los trabajadores, desde sus cuerpos de delegados, van recuperar sus organizaciones para la lucha.

Torturaron y mataron a Emanuel Garay en la Escuela de Policía de La Rioja. “Me hace acordar a la dictadura militar”, dijo su hermano. El gobernador riojano apoya a Macri, que felicitó a Chocobar, el policía de gatillo fácil que asesinó a un joven por la espalda. Y ocultan a los asesinos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Los ministros Bullrich y Aguad acordaron con Estados Unidos una base militar con tropas yanquis y argentinas, en la Triple Frontera. El cuento es el “terrorismo y los narcos”. Militares de los dos países contra el pueblo. Bullrich dijo: “Se creará una Task Force con Estados Unidos en Posadas”. Task Force se llamó la flota que los ingleses mandaron a recolonizar Malvinas en 1982. Eso quiere, una fuerza colonialista.

 

 

4. En las calles, por un paro nacional

La clase obrera se coloca en el centro del escenario político. Eso golpea en gremios con direcciones carneras y en los reagrupamientos políticos. Fortalecer al PTP y al PCR para un frente popular y nacional

 

Los pasos de avance de la unidad para la lucha, profundizan la discusión de las masas de trabajadores y sus cuerpos de delegados. También en los gremios con direcciones colaboracionistas o conciliadoras. Como en la UOM, donde hay seccionales que pasan por encima de la carnereada de Caló: Quilmes, Santa Fe, Córdoba, etc.

La clase obrera vuelve a colocarse, con sus luchas y sus reclamos, en el centro del escenario político, enfrentando el ajuste, la entrega y la represión del gobierno de Macri. Esto incide, también, en los reagrupamientos políticos, en los que los colaboracionistas y los conciliadores con el gobierno pagan un costo creciente. Lo pagan, además, los sectarios, que en nombre de un falso purismo le hacen el juego a Macri.

Por eso, encabezar las luchas y la unidad para la lucha, va unido a disputar la dirección política de las masas, y a impulsar acuerdos programáticos que fortalezcan la lucha y den pasos hacia un gran frente popular y nacional.

Para ese objetivo es la pelea por las personerías del PTP en todo el país, como en el Chaco, que acaba de realizar su Congreso. Y fortalecer al PCR en su 50 aniversario con la afiliación de miles de luchadores que quieren ser protagonistas de la política para acabar con la dependencia y el latifundio, con una revolución que barra con este Estado oligárquico, imperialista y mafioso.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Meses calientes

Tiembla el mundo y golpea a la Argentina. Macri nos endeudó y los usureros nos aprietan. Frente a la ofensiva de ajuste y entrega de Macri, crecen las luchas prolongadas y duras. Urge un paro nacional

1. Los desocupados y precarizados de la CCC

Delegados de la CCC de todo el país, fortalecidos en las luchas de la que son protagonistas, afirmaron sus acuerdos con los Cayetanos. Y ampliar esa unidad para derrotar el ajuste, la entrega y la represión de Macri.

 

El extraordinario plenario nacional de los trabajadores desocupados y precarizados de la CCC reunió a 2.000 delegados, llegados a Salta desde todo el país. Un gran esfuerzo para llegar, y un gran esfuerzo organizativo de los salteños, en medio de las inundaciones en su provincia. Saludaron amigos: Gildo Onorato (CTEP y Evita), Jacinto Roldán (PCR), Pablo Medrano (CTA-A), Yayo Pérez Torres (Foro Patriótico), Marcelo Nieva, Juan Ameri, Mauro Sabadini y Belén Flores (JP).

En medio de la alegría por el encuentro, el crecimiento de la CCC y el protagonismo en las luchas, integrando los Cayetanos, se discutió democráticamente la línea de seguir reagrupando fuerzas para derrotar la política antiobrera del gobierno de Macri. Se destacó el taller de mujeres que luchan contra su doble opresión, y la combatividad de los jóvenes que unen sus reclamos a la lucha por Ni un Pibe Menos por la Droga. Se sintió el dolor por la muerte del compañero José Luis, de la Zona Norte del Gran Buenos Aires.

El plenario ratificó la Coordinación del movimiento y la continuidad, al frente de la organización de Juan Carlos Alderete. “Estamos dispuestos a jugarnos y dejar el cuero por nuestros derechos, porque es el gobierno o nosotros”, cerró Juan Carlos.

El plenario resolvió acompañar la lucha de los trabajadores de los ingenios. Mariano Cuenca, secretario del sindicato de azucareros, contó la lucha contra el cierre del San Isidro, y la de los trabajadores del Tabacal y La Esperanza.

 

 

2. Tiembla el mundo y golpea a la Argentina

El derrumbe de la  Bolsa de Valores yanqui arrastró al mundo y golpea a la frágil economía argentina. El gobierno provocó la inflación con sus medidas. Prepara negociados con las obras públicas y entregan todo.

 

Se desplomó Wall Street, corazón financiero yanqui: el índice industrial Dow Jones tuvo la caída más grande de su historia. Mostró lafragilidad de la economía mundial y arrastró a las Bolsas del mundo, también a la Argentina. Macri agravó la dependencia financiera tomando créditos que ya suman más de 300.000 millones de dólares. Ahora viene la suba de intereses, y la deuda se va convirtiendo en una bola de nieve impagable para la frágil economía argentina.

El gobierno provocó la suba de la inflación con los tarifazos, la trepada del dólar y los combustibles. Las petroleras cada vez producen menos: en el 2017 sacaron menos petróleo que en 1980. Macri les regaló el precio del mercado mundial: ganan fortunas. Y ofrece por monedas el gas de Vaca Muerta y el litio.

Macri hizo la gira por Rusia, Davos y Francia ofreciendo a los monopolios extranjeros asociarse con su grupo para las obras públicas. Ya preparó el terreno con el Decreto de Necesidad y Urgencia que anuló 19 leyes y cambió otras 120.

Rex Tillerson, el jefe del Departamento de Estado yanqui, vino en medio de una pelea con China. Son dos imperialismos que se pelean por dominar y saquear la región, y cada uno nos dice que lo malo es arrodillarse con el otro.

Macri se humilla con todos los imperialismos. Mandó a Bullrich y Aguad, ministros de Seguridad y Defensa, a Estados Unidos, a subordinar a la estrategia yanqui la política sobre el terrorismo y el narcotráfico: usar esas políticas para meter a los militares en la represión al pueblo. El jefe de Gabinete dijo: no hay enfrentamiento con Inglaterra.

 

 

3. Meses calientes

Crecen la bronca y las luchas obreras, campesinas y populares. Enfrentan la soberbia del gobierno y las patronales, con luchas prolongadas y duras.

 

Se vienen cinco meses conflictivos (confesó un funcionario del gobierno a La Nación, 5/1). No es que se vienen, ya estamos en meses calientes.

Los obreros de Río Turbio luchan contra el cierre de la mina que dejó en el hambre a 500 familias. Una pueblada los acompaña. Cerró el San Isidro, hubo despidos en El Tabacal y La Esperanza. Se va a una Marcha Regional de los Azucareros el 19/2. “El Norte está de pie y va a la contraofensiva”, dice la Federación Regional Azucarera, la CTA A; con la solidaridad de la CCC. Sigue en lucha Molinos por los despedidos.

Crece el reclamo de lucha en cuerpos de delegados y seccionales metalúrgicas. Siguen contra los despidos en el INTI, Fanazul y demás de Fabricaciones Militares, el Hospital Posadas, mientras el gobierno trabaja para más cesantías.

El 22/2, Camioneros realiza una marcha, con apoyo de la dirección de la CGT y las dos CTA. El 7/2 se reúnen con los Cayetanos. Comienzan las paritarias con el paro de la Bancaria. Los docentes van a la lucha por su paritaria nacional y contra el techo del 15%. La ofensiva macrista contra los camioneros y la respuesta de lucha del gremio, mostraron la sociedad del gobierno, los monopolios y los colaboracionistas (gordos e independientes) aislando y carnereando luchas.

Al cierre de hoy los Cayetanos preparan una gran jornada nacional de movilización el 15/2.

El 22/2 se movilizan los familiares de la masacre de Once. Le reprochan a Camioneros por hacer la marcha en ese día emblemático de la corrupción kirchnerista. Tienen razón, eso no ayuda a la unidad popular. Se preparan las mujeres para la jornada del 8 de marzo, y el Movimiento Memoria, Verdad y Justicia el 24.

 

 

4. Un gran frente popular y nacional

Macri trabaja para dividir a los que luchan. El PTP y el PCR trabajan para un frente popular y nacional. Ofrecen la afiliación a miles de luchadores que también quieren ser protagonistas de la política.

 

Crece la bronca, se discute en todas partes y se multiplican las luchas. El gobierno tiene colaboradores, como el salteño Urtubey que en lugar de ocuparse de los inundados, salió a apoyar a Macri contra los camioneros. El cordobés Schiaretti quiere ser vice de Macri en la fórmula presidencial del 2019. Y Daer, del sindicato de la sanidad, quiere la reforma laboral.

El gobierno trabaja una “reforma política” a su medida, y se ha lanzado a la campaña electoral para dividir a los que se unen en la lucha.

El PTP y el PCR trabajan para ser motores de las multisectoriales, en cada pueblo, provincia y nacionalmente. Para profundizar la contraofensiva popular, uniendo en la lucha lo que el enemigo quiere dividir, y recogiendo en programas los reclamos populares, como hizo el Plenario de delegados de La Plata, Berisso y Ensenada en diciembre pasado.

Al mismo tiempo, el PTP y el PCR trabajan para unir todo lo posible de lo que está unido en la lucha, en un gran frente popular y nacional. Para ese objetivo político es una gran herramienta la lucha por las personerías del PTP en todo el país, ofreciendo su incorporación a miles de luchadores que buscan ser protagonistas también de la lucha política.

En su 50 aniversario el PCR ofrece la afiliación a miles de luchadores clasistas, antiimperialistas y antiterratenientes. A esa gran corriente que quiere prepararse y preparar al pueblo para grandes combates. Para acabar con los sufrimientos que provocan la dependencia y el latifundio, con una revolución que barra con este Estado oligárquico imperialista y mafioso.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Macri sigue de remate

El gobierno nacional avanza con las medidas antipopulares a decretazo limpio y trata de cubrir los chanchullos de su ministro de Trabajo, mientras el presidente sale de gira para seguir vendiendo nuestras riquezas. Podemos pararle la mano con más unidad y lucha

1. Tablero revuelto

El cimbronazo de las luchas de diciembre, de los trabajadores, los campesinos, las mujeres, los jóvenes y demás sectores populares,sacudió el escenario político, sindical y social y sigue provocando realineamientos.

Los jerarcas colaboracionistas, quedaron aislados y salieron a apoyar el proyecto macrista de aprobar la reforma laboral “por etapas”. El modelo es el ministro Triaca, con una empleada en negro a la que insulta, no le aumenta el salario y le da un puesto en la intervención al SOMU.

En Mar del Plata, los sectores de Moyano, Barrionuevo y la Corriente Federal, acordaron un documento por la derogación de la ley previsional, paritarias sin topes, rechazo a la reforma laboral y al decreto de Macri que permite el embargo de los salarios, entre otros ajustes, y resolvió “apoyar y acompañar activamente a las organizaciones que se declaren en conflicto”.

Por otra parte, surgieron contradicciones entre el gobierno y gobernadores que pactaron la ley previsional y las leyes impositivas, lo que forzó a Macri a tratar de imponer por decreto la modificación de leyes que van desde al embargo de los sueldos hasta negociados con los fondos de los jubilados en la Anses.

Frente al macaneo macrista del 15% en la inflación del 2017, el gobierno avanza con los tarifazos que van del 60 al 120%, y más; mientras usa ese 15% como “techo” salarial en paritarias y rechaza las “cláusulas gatillo” que se venían firmando para cuando la carestía le gane la carrera a los salarios. Además, por un decretazo, Macri anuló la paritaria nacional docente, en una nueva provocación a los maestros.

 

2. Macri y su gira de remate

Cacheteado por el pueblo argentino, Macri inició una gira por Rusia (reunión con Putin y empresarios), Suiza (al Foro de Davos) y Francia (reunión con Macron y empresarios). Lo que él llama: “La inserción inteligente de la Argentina en el Mundo”, quiere decir:entregar las riquezas nacionales a los capitales imperialistas. Escoltan el remate los gobernadores Bordet (Entre Ríos) y Passalacqua (Misiones).

Van por el remate de la tierra, las riquezas mineras, y el gas y el petróleo de Vaca Muerta.

En junio del 2016, Macri cambió por decreto la ley de tierras, facilitando su entrega a grupos imperialistas. La ley dice que si el 25% de un lote es de propiedad de un extranjero, todo el lote es considerado extranjero. Ahora, por el decreto de Macri, solo cuando un capital foráneo sea propietario del 51% o más, se considera extranjero ese lote. Y alentó a las provincias a ampliar el tamaño de los lotes a extranjerizar.

Ahora, Macri trabaja para “flexibilizar” la ley de glaciares, negociando con los gobiernos de Mendoza, San Juan y Catamarca, para habilitar 21 proyectos de megamineras imperialistas (y otros 23 que están en puerta), que van a contaminar los hielos andinos y patagónicos que abastecen los ríos y las napas que proveen de agua dulce al país. También avanza contra la ley de bosques con el mismo objetivo entreguista.

El entreguismo es tan alevoso, que el gobierno va a firmar un acuerdo sobre seguridad digital con el presidente ruso Putin, cuando es público que los servicios rusos son hoy los más grandes piratas de Internet: pone al zorro a custodiar el gallinero.

 

3. Un mafioso no puede limpiar a las mafias

En otra muestra de lo que es el macrismo, Nicolás Massot, jefe del bloque de diputados del PRO, propuso “llamar a la reconciliación” del pueblo con los genocidas de la dictadura: un pichón de fascista. Lo hizo mientras el genocida Etchecolatz mostraba cómo es el relajo de la prisión domiciliaria a los genocidas: dijo no sentirse bien y se fue de ver a un médico.

Macri hizo negocios con altos jefes de la dictadura genocida, pasó a “prisión domiciliaria” a tipos como Etchecolatz, e intentó aplicarles el 2×1 en camino a la amnistía. Nadie puede tomar en serio que quiere limpiar la corrupción sindical.

El núcleo central de la corrupción sindical está en la asociación de los colaboracionistas con el gobierno de Macri (“gordos” e “independientes”), los monopolios y el Estado (hoy en lo fundamental en manos del macrismo y sus socios). Si hay un dirigente sindical que recibió una coima, hay también un empresario que la pagó, y un funcionario que también recibió lo suyo por hacer la vista gorda.

El gobierno está usando algunos casos emblemáticos para chantajear a sectores que resisten a sus planes. Si se abriera en serio el “paquete” de la corrupción, las cárceles se poblarían con muchos de los altos funcionarios de este gobierno, tanto por sus funciones de ejecutivos de monopolios y dueños de latifundios, como por más de dos años de hacer la vista gorda.

No son estos empresarios que nos gobiernan los que van a “limpiar” a las organizaciones sindicales: esos son la base de la corrupción. Son los trabajadores, con sus cuerpos de delegados, sus comisiones internas y sus asambleas, con la democracia directa, los únicos que pueden limpiar a sus organizaciones y ya lo están haciendo en no pocos lugares. Esto es lo que Macri quiere liquidarlos cuerpos de delegados, las comisiones internas, las asambleas, para que reinen los colaboracionistas con su gobierno. No lo va a lograr.

 

4. Un paro nacional activo y multisectorial

Hay numerosas luchas en curso contra los despidos en fábricas y reparticiones estatales, cierres de fábricas y otros reclamos, como Fanazul y otras de Fabricaciones Militares, Molinos, Clorox, trabajadores municipales, provinciales y nacionales, etc. Los gremios docentes han repudiado la decisión del gobierno de liquidar la paritaria nacional. Y se van abriendo las negociaciones en las paritarias.

La CCC marcha a un gran plenario nacional de desocupados y precarizados, en Salta, donde van a decidir su orientación y sus propuestas para la lucha. Vienen, junto con la CTEP y Barrios de Pie, de acompañar al Papa Francisco en su reciente viaje a Chile.

Siguen en las provincias las luchas de los campesinos y originarios. También las luchas contra la violencia a las mujeres, en marcha hacia el paro y las movilizaciones del 8/3.

Encabezar las luchas y trabajar para la unidad en un paro nacional activo y multisectorial, contra el ajuste, la entrega y la represión macrista, sigue siendo la gran tarea.

En medio de esta situación, el gobierno trata de adelantar los tiempos electorales para dividir al pueblo. Negocia con gobernadores para unificar los comicios provinciales y nacionales en una misma fecha. Por el contrario, las provincias que no gobierna tienden a desdoblar las fechas. Hay que tener en cuenta estas cuestiones, para acelerar las conquistas de la personería electoral del PTP en todo el país.

Al calor de las luchas, siguen realizándose numerosas actividades por los 50 años del PCR. Y en ellas se dan nuevos pasos en la campaña de afiliación, con muy buenos resultados ahí donde se ofrece al partido. Fortalecer al PCR es fundamental para profundizar la contraofensiva contra la ofensiva macrista. Con el objetivo de derrotar esa ofensiva y acumular fuerzas para acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado podrido que sostiene esas lacras.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

El ajuste de Macri es violencia

Macri, por decreto, provoca más ajuste y más entrega: no se salvan ni las cuentas sueldo. En respuesta, crecen las luchas. Unir fuerzas en un paro nacional activo y multisectorial.

Un verano muy caliente

El castigo popular al gobierno de Macri, con el diciembre caliente y un enero que también arrancó caliente, sigue produciendo cambios en el escenario político.

Macri está obsesionado por cumplir los acuerdos con los centros de poder imperialistas (la Organización Mundial de Comercio y el Fondo Monetario Internacional) y los monopolios y la oligarquía latifundista. Pero la lucha obrera, campesina y popular forzó un corrimiento hacia la oposición, de parte de los sectores políticos y sindicales que venían negociando con el gobierno.

La respuesta del macrismo fue “gobernar sin tanta ley” (como recogió la prensa de un alto funcionario). Copió un decreto de Menem y Cavallo para embargar las cuentas sueldo, multiplicar los despidos, facilitar los negociados con las tierras y otros bienes del Estado, más robo a la Anses, vaciar las empresas estatales, etc.

La inflación en diciembre fue de 3,1%, y el año 2017 se cerró con 24,8%. Se vienen meses con brutales tarifazos y las consecuencias de la nueva devaluación del peso. Y Macri le impone a las paritarias un techo del 15% a los aumentos de salarios y que se eliminen las cláusulas gatillo de negociación salarial si los aumentos ganados quedan por debajo de la suba de los precios.

La política de Macri favorece al comercio monopolizado y la apertura de importaciones, es liquidacionista de la producción campesina y originaria en las economías regionales.

Estas medidas macristas de profundización del ajuste, la entrega y la crisis social, y la falta de medidas frente a la sequía y las inundaciones en el campo, garantizan un verano muy caliente.

 

Macri = Alsogaray + Frondizi

Macri es fiel a las enseñanzas de sus padrinos políticos: Alsogaray, el del golpe contra Perón en 1955 y consejero de Menem, y Frondizi, el liquidador del ferrocarril, que despidió 80.000 ferroviarios, militarizó gremios y abrió las puertas al capital imperialista. Como sus padrinos, no tiene códigos ni límites en la represión a la lucha popular.

Usa la moderna tecnología, cámaras que a 300 metros pueden identificar una cara, para penalizar la protesta popular en las calles. Usa fuerzas entrenadas para el enfrentamiento armado para reprimir al pueblo. El ascenso al único represor identificado del ataque en el que fue asesinado Santiago Maldonado, demuestra que el gobierno dio las órdenes. Igual que en la represión que asesinó al joven mapuche Rafael Nahuel.

Todas las armas y demás dispositivos que el gobierno compró para las Fuerzas Armadas solo sirven para la represión al pueblo.

Macri, responsable político del hundimiento del submarino ARA San Juan, está usando ese asesinato de 44 marinos para liquidar lo que queda de la defensa nacional, cumpliendo las directivas de los ingleses y demás imperialistas.

El crecimiento del Encuetro Memoria, Verdad y Justicia, y del movimiento democrático de todo el país, aplastó el intento de impunidad a los genocidas de la dictadura, el 2 x 1, forzó la aparición de Santiago Maldonado y acaba de reclamar la libertad de los presos políticos. Es una herramienta fundamental del pueblo frente a un gobierno sin límites para la represión.

 

Francisco en Chile

El gobierno esconde la cara, pero con su poderoso aparato en las redes sociales, acompañado por los multimedios del sistema, es el motor de la campaña contra el papa Francisco y su viaje a Chile. Aplaude esa jugada de Macri la derecha reaccionaria de la iglesia católica, la que apoyó a la dictadura y bendecía el genocidio.

¿Qué es lo que lo pone loco a Macri? Que Francisco haya puesto Tierra, Techo y Trabajo, en el centro del debate, en la Argentina y en el mundo. Mientras Macri expulsa a sangre y fuego a campesinos y originarios de sus tierras, 7 millones malviven en casas de madera y chapas, sin agua, electricidad ni cloacas y hay millones sin trabajo o con trabajo precario.

Le molesta que participe una delegación de 500 cayetanos argentinos, que encabezan la lucha por Tierra, Techo y Trabajo, frente a un gobierno que empobrece a millones y llena los bolsillos de los monopolios, los bancos y la oligarquía terrateniente.

Le molesta que Francisco denuncie a las guerras con que los poderosos disputan por el reparto del mundo, a costa de los horribles sufrimientos de los pueblos con hambrunas, muertes y migraciones gigantescas, mientras los Macri tratan de acomodarse para recoger algunas migas, arrodillándose frente a esos poderosos.

 

Un paro nacional activo y multisectorial

El gobierno considera que las gigantescas luchas de diciembre no lo afectan, los considera “fuego enemigo”. Sí lo sorprendieron los cacerolazos, que considera que salieron de su “propia tropa”. La realidad, es que muchos que lo votaron a Macri protestaron en las calles en diciembre, en las movilizaciones y más aún en los cacerolazos. Y las luchas siguieron.

Fue masivo el paro de los petroleros de Santa Cruz contra 800 despidos, provocados en su mayoría por la YPF manejada por Macri. Hubo otro masivo verdurazo. Sigue movilizado el pueblo de Azul, defienden Fanazul con cortes de ruta y un acampe, contra la política de aniquilamiento de la industria de defensa. Se movilizaron trabajadores de Molinos contra los despidos. Luego de 36 días de acampe y movilizaciones, triunfó la ocupación de tierras de 350 familias en Tres Isletas (Chaco), como dicen sus protagonistas: “Un gran triunfo por tierra, techo y trabajo, y por la dignidad”.

Desde abajo, desde los cuerpos de delegados y las multisectoriales, con grandes discusiones de las masas, los trabajadores, los campesinos, las mujeres, la juventud, han abierto cauces que crecen con la comprobación de que este es el gobierno del ajuste, la entrega y la represión. Trabajamos para unir los reclamos en un paro nacional activo y multisectorial.

El cambio de la situación política es muy favorable para avanzar en acuerdos programáticos hacia un frente popular y nacional que exprese en la política todo lo posible de lo que protagoniza la lucha en las calles. Para profundizar la contraofensiva contra la ofensiva macrista. Y acumular fuerzas para una salida que acabe con la dependencia y el latifundio terrateniente, y el Estado podrido que los sostiene.

En este año 50 aniversario del PCR se vienen realizando numerosas iniciativas en todo el país. Seguir fortaleciéndolo con las afiliaciónes, y preparándose y preparando a las masas populares para las grandes luchas que se avecinan.

Autor:

Ricardo Fierro

Profundizar la contraofensiva contra la política de Macri

El Comité Central del PCR analizó el cambio profundo de la situación política, que se resume en esta nota. Macri va por todo con el ajuste, la entrega y la represión. El cachetazo de la lucha popular lo golpeó duro.

Aire sí, cheque en blanco no

Macri tomo aire en las elecciones, polarizando con Cristina Kirchner. Pocos días después lanzo su plan de reformas: previsional, laboral (ahora retirada), fiscal, impositiva, estatal, en la salud, la educación, la defensa, etc. Una ofensiva antipopular, antinacional y represiva.

La apoyan los colaboracionistas políticos y sindicales. Con chantajes económicos pactó con gobernadores y sindicalistas conciliadores.

Se abrió un gran debate. Los multimedios del sistema crearon el clima en el que Macri ya tenía abierto el camino para su reelección. Desde Cristina Kirchner y su entorno, hasta las fuerzas trotsquistas, consideraron que “las masas se habían derechizado” y había que “esperar”.

El PCR señaló, en el balance de las Paso de agosto del 2017, que el fortalecimiento de Macri era relativo. Y luego de las elecciones de octubre afirmó que se había fortalecido, pero no se había consolidado. En fábricas, quintas y barrios, muchos que votaron a Macri decían que no le dieron un cheque en blanco para el ajuste.

El PCR señaló que la principal debilidad de Macri es que no puede sacar al pueblo de las calles. Por eso alentó y fue parte de la movilización de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, cuando Macri lanzaba su plan reaccionario. Escuchamos a las masas, y acertamos.

 

La ofensiva macrista y la contraofensiva popular

Desde que asumió Macri, el PCR señaló que crecimiento del hambre era una cuestión central frente a la política de Macri. La CCC tomó en sus manos esa lucha y trabajó para la unidad con la CTEP y Barrios de Pie, los Cayetanos, una gran fuerza de desocupados, precarizados y jubilados. Esa fuerza, con innumerables movilizaciones, le torció el brazo al gobierno conquistando de la Ley de Emergencia Social. Los Cayetanos trabajaron por la unidad en la lucha de todo el movimiento obrero. Se fortalecieron, como lo mostró la masiva movilización de 150.000 trabajadores el 13 de diciembre.

Con la Marcha Multisectorialde las Economías Regionales, impulsada por la Federación Nacional Campesina, irrumpieron los pobres del campo, que protagonizaron verdurazos, frutazos y feriazos.

Macri llegó a las elecciones de octubre forzado a hacer aparecer el cadáver de Santiago Maldonado. Lo reclamaban gigantescas movilizaciones de masas en todo el país, con el protagonismo del Movimiento Memoria, Verdad y Justicia. Venían de aplastar el intento de amnistía para los genocidas de la dictadura con el 2×1. Luego de las PASO, Macri redobló la apuesta con el intento de asesinato a Julia Rosales, el asesinato de Rafael Nahuel, y brutales represiones. La lucha democrática se masificó contra un gobierno que no tiene límites para la represión a la lucha popular.

Explotó la lucha de las mujeres contra la violencia y demás formas de opresión que sufren, con impresionantes movilizaciones del 3 de junio, el masivo Encuentro Nacional en el Chaco y la jornada del 25 de noviembre.

Irrumpió la juventud con sus reclamos y el movimiento Ni un Pibe Menos por la Droga, una gran lucha contra las herramientas del sistema para su esclavización: la droga y la trata.

 

El ejemplo del ARS y el movimiento obrero

En abril del 2017, ante una declaración de la gobernadora Vidal que abría las puertas a la liquidación del Astillero Río Santiago, sus obreros comenzaron a preparar su plan de lucha con su Cuerpo de Delegados.

Fueron el motor de la realización de un Plenario de Delegados de La Plata, Berisso y Ensenada, que reunió a 500 delegados de 60 gremios de distintas centrales de trabajadores, con la participación de las organizaciones campesinas y estudiantiles, aprobando un programa de reclamos confirmes definiciones contra el plan de Macri. Decidieron y realizaron, una marcha multisectorial a la gobernación de Buenos Aires.

Frente al rechazó de sus reclamos, siguieron la lucha y marcharon el 14 y el 18 de diciembre a la Plaza del Congreso en la Capital Federal cuando se discutía la Ley de Reforma Previsional.

El camino seguido por los trabajadores del ARS es un ejemplo para todo el movimiento obrero, y una muestra del estado de ánimo de los trabajadores. Mostraron la fuerza y el protagonismo de los obreros de las grandes empresas y sus cuerpos de delegados, para impulsar la unidad para la lucha, y ser motores de la unidad multisectorial. La corriente clasista y el PCR, con una larga historia en el ARS, jugaron un gran papel en todo este proceso.

Todo el movimiento obrero fue sacudido por el robo de Macri a los jubilados. Se rebelaron cuerpos de delegados, sindicatos, CGT regionales, pusieron a la defensiva a los colaboracionistas y posibilitaron el pronunciamiento de la CGT de convocatoria al paro nacional.

 

El cachetazo a Macri

Macri necesitaba plata y le robó $65.000 millones a la caja de los jubilados, la Anses. Y le rebajó los “aportes patronales” a la Anses. Robó a los mayores, los niños y los Veteranos de Malvinas. “Con nuestros viejos no”, se decía. El pueblo se movilizó en repudio en todo el país.

Para imponer ese robo Macri militarizó el Congreso y reprimió brutalmente al pueblo. Mostró su verdadera cara de oligarca violento.

El 14 de diciembre, el pueblo en las calles resistió valientemente la violencia desatada por Macri, poniendo al desnudo, ante el país y el mundo, a un gobierno que lanzó contra el pueblo al aparato paramilitar del Estado: Gendarmería, Prefectura y Policía Aeronáutica, fuerzas armadas para enfrentar las mafias del delito organizado.

El 18 de diciembre, Macri redobló el chantaje para imponerse en el Congreso, con otro operativo represivo, violento, contra la protesta popular. Los multimedios del sistema colaboraron lavándo la cara de la represión. La movilización fue gigantesca en todo el país. El pueblo argentino volvió a demostrar que no es manso si lo atacan.

Macri logró hacer ley su robo pagando un enorme costo político. Los mismos multimedios del sistema que lo apoyan reconocen queperdió en esos días lo que había ganado en las elecciones.

El gobierno pagó por su política continuar liquidando la defensa nacional. Quedó en evidencia con el hundimiento del submarino ARA San Juan. Es responsable político de la muerte de 44 marinos.

 

El agravamiento de la crisis social

Macri necesita plata para su política de brutales ganancias de los monopolios, bancos y grandes terratenientes.

La inflación sigue siendo un terrible castigo para el pueblo. Cómo no va a haber inflación con los brutales tarifazos del gobierno: transporte, electricidad, gas, peajes, etc. Aumentan los combustibles porque Macri le dio a las petroleras el precio mundial. La “lluvia de capitales” nunca llegó, vienen para “la bicicleta financiera” y se llevan fortunas con los intereses que pagan el Banco Central y el Tesoro. Viene todo de afuera, con la nueva devaluación del dólar va a aumentar todo. Dan las grandes obras públicas a empresas imperialistas, asociadas con las del grupo Macri.

El resultado de esta política es que seguimos con una economía frágil, con cierre de pequeñas y medianas industria que son las mayores creadoras de puestos de trabajo, crisis de las economías regionales, liquidación de la pequeña y mediana producción campesina, mientras la tierra se concentra en manos de los grandes terratenientes.

Esta política agrava brutalmente la crisis social. Crecen los sufrimientos del pueblo: el hambre, la pobreza, la desocupación, la violencia contra las mujeres, los jóvenes que no estudian ni trabajan, víctimas de la droga y la trata.

El gobierno lanzó su “reforma estatal”: una oleada de despidos de trabajadores que ganan una miseria, y los funcionarios con sueldos enormes.

Contra esta oleada de despidos estallan puebladas: en Libertador y San Pedro (Jujuy), y en de Azul (Buenos Aires). Marcan un camino.

 

Paro nacional activo y multisectorial

En el primer choque de la pulseada entre la ofensiva macrista y la contraofensiva popular, el gobierno pudo avanzar con parte de sus leyes y el pueblo le hizo pagar un alto costo político. La pulseada va a ser larga, con más encontronazos. Encabezar las luchas y prepararse y preparar a las masas para esa lucha prolongada, es el camino para profundizar la contraofensiva.

Hay muchas cuestiones para seguir la pelea: Seguir enfrentando la reforma previsional. Los precarizados y desocupados por la aplicación de todos los recursos de la emergencia social, y por tierra, techo y trabajo. Comenzaron las protestas contra los tarifazos. Las puebladas contra la oleada de despidos. Luchas por tierra y precios compensatorios de campesinos pobres y originarios. El movimiento de mujeres por las promotoras en emergencia contra la violencia. Los jóvenes por medidas frente a la droga y la trata.

Como se vio en ese primer choque contra la ofensiva macrista, la unidad para la lucha exige polemizar con las ideas sectarias que ponen como blanco a la CGT, lo que impide la unidad de acción de la clase obrera. Otra cosa es denunciar a los colaboracionistas con Macri, tanto los que están adentro de esa central como los que están afuera, como los gremios que están en Cambiemos.

Comenzó la gran batalla de las paritarias, con un pico hacia marzo. Es clave para los salarios, la defensa de las condiciones de trabajo frente a los convenios tipo Vaca Muerta. Y clave para unir al movimiento obrero con todos los sectores populares en un paro nacional activo y multisectorial que inicie un plan de lucha.

 

Hacia un gran frente popular y nacional

El robo a los jubilados intensificó el debate político en las masas. Muchos que votaron a Macri por rechazo a Cristina, estuvieron en las luchas.

La situación es muy buena para conquistar las personerías del PTP en todas las provincias. Lo que es fundamental para el armado de los frentes.

Hemos avanzado en conversaciones con el Movimiento Evita, Libres del Sur, sectores que están alineados con Juan Grabois, del peronismo y otras fuerzas, llevando nuestra propuesta de un gran frente popular y nacional, que impulse la unidad para lucha, de la batalla política contra el macrismo y acumule fuerzas para acabar con la dependencia y el latifundio y el Estado podrido que los sostiene.

Todas las zonas deben abrir conversaciones para avanzar en ese frente popular y nacional por el que trabajamos.

 

50 años del PCR

Está en curso la campaña por los 50 años del PCR. Lo hacemos en un momento en que hemos acertado en la línea y el estado de ánimo de las masas, lo que nos ha llevado a jugar un gran papel en desplegar la lucha contra la ofensiva macrista. Hemos crecido y se han fortalecido las corrientes en las que participamos.

Sin embargo, tenemos que dar un gran salto para fortalecernos a la altura de los desafíos que tenemos por delante. En particular, cambiar la correlación de fuerzas en los cuerpos de delegados de las grandes empresas y centros de concentración, lo que exige la afiliación al Partido para desarrollar una corriente comunista revolucionaria en esos lugares. Donde se ofrece la afiliación, se afilia. Proponer la afiliación, llevando el hoy, es el camino para los objetivos de la campaña del 50 aniversario del PCR.

Al mismo tiempo, en enemigo nos pone en la mira, como lo mostró el intento de asesinato de la camarada Julia Rosales, las amenazas y otros hechos, y puede escalar en sus provocaciones.

Expresión de los aciertos y avances del Partido ha sido la alegría del gran picnic del 50 Aniversario, con 7.000 compañeros y amigos, en una jornada de juegos, deporte, canto y baile.

 

Un gobierno de monopolios y oligarcas

Pocas veces se ha visto un gobierno tan descaradamente de representantes directos de los poderosos grupos de burguesía intermediaria del imperialismo y grandes terratenientes que tienen el poder en la Argentina. Como Macri, su familia es dueña de un centenar de empresas y estancias. Peña, jefe de Gabinete, es de los Braun Menéndez, una de las familias dueñas de la Patagonia. El ministro de Energía, Aranguren, es representante de la Shell, el de Agroindustria, Etchevehere, preside de la Sociedad Rural, y tantos otros.

 

El miedo y la historia

El 14 de diciembre comenzó un operativo en los medios para lavar la cara violenta de Macri, y sembrar miedo en el pueblo.

En la Argentina, la masiva organización del movimiento obrero con sus cuerpos de delegados, las organizaciones campesinas, de mujeres y de jóvenes, y la unidad popular en multisectoriales, hacen que la política esté las calles y las huelgas. Así fue el 25 de Mayo de 1810, el 17 de Octubre de 1945, el Cordobazo y las puebladas de los 70, las huelgas contra la dictadura genocida, el Argentinazo del 2001 contra el Estado de Sitio de un gobierno que debió huir en helicóptero.

Con la unidad para la lucha masiva en las calles siempre se ha logrado castigar a los gobiernos del ajuste, la entrega y la represión.

 

Las peleas de los de arriba

La lucha del pueblo agudiza las peleas en el bloque dominante; ese puñado burgueses intermediarios, monopolios imperialistas y grandes terratenientes, que es dueño del poder.

Expresión de esa pelea son los procesamientos y encarcelamientos, por su brutal corrupción, de Cristina Kirchner y sus funcionarios. Protestan sectores perjudicados por las importaciones, como ramas metalúrgicas y de la alimentación.

En el sector hegemónico de ese bloque dominante crecen las peleas por el reparto del botín. Las cerealeras imperialistas quieren un dólar de hasta $28. Hay peleas, también, en el gobierno, como la derrota del Sturzeneger en el manejo de la política monetaria del Banco Central. O los forcejeos de Macri con Carrió, y de sectores radicales con Macri y con Carrió.

Las peleas entre los de arriba son beneficiosas y pueden ser usadas por el pueblo, lo que exige a las fuerzas populares actuar con independencia política y objetivos propios.

firma:

Ricardo Fierro