El gobierno encubre la desaparición de Maldonado

Macri avanza con sus planes de ajuste, flexibilización laboral, represión y entrega. Hostiga a originarios y criollos para quedarse con 8 millones de hectáreas

1. El pueblo sigue en las calles

A 11 años de su desaparición, seguimos sin Julio López, y sigue el pueblo, en las calles, reclamando su aparición con vida. Le reclamó a Cristina. Y le reclama a Macri por Julio López y por Santiago Maldonado.

Va quedando en evidencia el encubrimiento de la desaparición forzada de Santiago. La ministra de Seguridad afirmaba que no había “ningún indicio” que apuntara a la Gendarmería; dijo que actuó sin armas de fuego y nunca se acercó al río. Todo lo contrario de lo que había ocurrido. El gobierno envió a una fuerza de frontera a reprimir al pueblo. Una fuerza que debe combatir a las mafias y, por reglamento, lleva armas de fuego. Dispararon esas armas y llegaron al lugar donde estaba Santiago. Macri y Bullrich, los que mandaron esa fuerza, son responsables de la desaparición forzada de Santiago.

Para completar el encubrimiento, el juez de la causa prejuzga que Santiago “se ahogó”.

El estudiantado secundario se volcó a las calles, en repudio a una “reforma” sin otro fin que el de usar a los pibes como mano de obra gratuita, o barata, para los monopolios. Y unió su protesta al reclamo por Santiago Maldonado. Pelean por su futuro, y también, por una Argentina sin la violencia de este Estado y este gobierno, opresores y reaccionarios.

 

2. Reformas, tarifazos y negociados

El representante del JP Morgan, amenazó: “Si no se aprueban la reforma tributaria, del mercado de capitales y laboral, vamos a estar en un serio problema (…).La reforma laboral es la más decisiva”. Y enumeró algunos puntos: reducir aportes a la seguridad y las obras sociales, el costo salarial y de indemnizaciones, etc. El JP Morgan es el banco de mayor participación en los créditos al gobierno de Macri y el más grande usurero yanqui de Wall Street.

El gobierno prepara las “reformas” y los tarifazos para después de las elecciones. Para eso quiere ganarlas. Ya trascendió que en la energía, el aumento será del 40%, engordando las ganancias de los monopolios de esa rama, en manos del grupo Macri, sus testaferros y socios.

El argumento es “reducir el déficit fiscal”, cuando más de un tercio de ese déficit es el pago de los intereses de la deuda pública, que el gobierno sigue engordando. Y la bicicleta financiera del Banco Central y los privados.

Un ejemplo es la reforma tributaria. El presupuesto del 2018, muestra que los impuestos que paga el pueblo, ganancias, IVA y al cheque, son los que aumentan por encima de la inflación.

El faraónico soterramiento del Sarmiento es un negociado de 3.100 millones de dólares, con los que se podrían hacer muchas cosas más urgentes. Macri acordó la salida de la empresa coimera Odebrecht. La reemplaza Ghella, una constructora italiana.

Ghella era accionista de Iecsa, la empresa de Angelo Calcaterra, el primo de Macri. Iecsa está muy comprometida con las coimas de Odebrecht, por lo que fue “vendida” a Pampa Energía. Esta, Pampa Energía, tiene entre sus dueños a Macri y sus socios. Se dijo que esa supuesta “venta” fue una “devolución a Mauricio Macri”. Ahora Ghella, en el Soterramiento del Sarmiento, está asociada con Sacde. El nuevo nombre de Iecsa es Sacde.

En las obras públicas de este gobierno, el grupo Macri siempre está prendido.

 

3. Dos caminos

El gobierno intentó criminalizar la protesta estudiantil con la orden de denunciar a los pibes en las comisarías. Fue acompañado por multimedios del sistema que salieron a demonizar la lucha de los secundarios. La masiva movida estudiantil forzó el retiro de esa orden de tipo fascista.

El macrismo trabaja activamente para impedir la unidad de acción y sacar al pueblo de las calles: sus reformas reaccionarias no pasan sin represión. Para eso, golpea fuerte y se impone cuando logra aislar a las luchas, o son testimoniales, del activo. Cuando se unifica la unidad de acción y se masifica la respuesta en las calles, el macrismo retrocede, parcialmente.

La represión a los mapuches y la desaparición forzada de Maldonado, así como la orden de denunciar en las comisarías a los estudiantes, son el camino de la mano dura macrista. Al mismo tiempo, las movilizaciones contra el 2×1, el 1° de setiembre por la aparición con vida de Santiago, la movida contra el atentado criminal a Julia Rosales, los repudios a las amenazas a Eduardo Lualdi, el reclamo de absolución a Nelson Salazar, la denuncia “del robo” a Pérez Esquivel y las marchas contra la orden de criminalizar a los pibes, son el camino del pueblo.

 

4. Un voto para fortalecer el camino popular

Los hechos represivos y violentos que están ocurriendo en el país, marcan un cambio en la situación política. Un cambio que muestrala verdadera cara del gobierno de Macri.

También, la masividad de la lucha democrática contra la represión y la criminalización de la protesta muestran que el pueblo se planta frente a la mano dura macrista.

En esta situación, es clave encabezar las luchas y discutir pronunciamientos de asambleas, cuerpos de delegados y sindicatos, hacia un paro nacional activo. Y también pronunciamientos de las organizaciones populares para confluir en un paro nacional activo y multisectorial.

El paro nacional es fundamental para enfrentar la política de ajuste, entrega y mano dura de Macri. Y también, para teñir la campaña electoral con los reclamos de los trabajadores, los campesinos, los originarios, las mujeres, los jóvenes y demás sectores populares.

La campaña electoral ya está oficialmente lanzada. El gobierno usa los fondos del Estado y tiene el apoyo de los principales multimedios.

Las fuerzas populares y antiimperialistas tienen la fuerza de sus luchadores y de sus verdades.

El PTP, los frentes en los que participa, y los acuerdos programáticos que siguieron a las Paso, son herramientas para dar una gran batalla política. Una batalla para que cada voto ganado fortalezca a las fuerzas que trabajan para un frente popular y nacional, que trace una perspectiva para acabar de raíz con la crisis social, con el latifundio oligárquico y la dependencia.

La lucha de los originarios y campesinos pobres ha contribuido a abrir el imprescindible debate por la tierra, que junto a la dependencia, son las dos causas de fondo que empobrecen al pueblo y saquean la nación.

La lucha social, la batalla política, incluida la campaña electoral, acumulan fuerzas hacia un frente popular y nacional. Una herramienta imprescindible para derrotar al gobierno de Macri y abrir un camino liberador.

 

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Edicion:

Noticias 2017

Vienen por la tierra de originarios y criollos

El gobierno de Macri es responsable de mandar a la Gendarmería a reprimir a los originarios, y de la aparición con vida de Santiago Maldonado. Van a un negociado con 8 millones de hectáreas

1.  La voz de los originarios
El exitoso y combativo 11 Encuentro Nacional de Naciones y Pueblos Originarios, señaló que: “Existen más de 600 conflictos de tierra en todo el país y alrededor de 8 millones de hectáreas que los pueblos originarios exigen sean restituidas. Exigimos la inmediata prórroga de la ley 26.160 (…) sin esta ley, el gobierno de Macri (…) nos lleva al exterminio inmediato y a arrasar con las últimas tierras que están a disposición de las diferentes comunidades indígenas”.
Los hermanos originarios convocan a todas las organizaciones populares a acompañarlos el 27/9, cuando se discute la prórroga de la ley.
Las luchas por sus tierras y sus territorios, como señaló el 11 Encuentro, están en el centro de la política nacional. Es el trasfondo de por qué Macri mandó a la Gendarmería a reprimir a los mapuches, y del manipuleo de la desaparición forzada de Santiago Maldonado; van por negocios gigantescos con la tierra de originarios y campesinos pobres criollos.
2. La responsabilidad política de Macri
¿Por qué Macri no habló de la desaparición forzada de Santiago Maldonado durante un mes, mientras su ministra de Seguridad, Bullrich, ocultaba pruebas, como las de ADN, cuyos resultados tardan cuatro días?
Porque los derechos humanos, para Macri y Bullrich, no son más que un estorbo para los gigantescos negocios sobre tierras de originarios y campesinos pobres, que es uno de los pilares de su política. Tierras con petróleo, oro, litio, emprendimientos de turismo para extranjeros y la expansión de la soja y la ganadería. Van por más de 8 millones de hectáreas.
Macri profundizó lo que ya había avanzado con Cristina, sacando a la Gendarmería de su función en las fronteras, que quedaron liberadas a las mafias. Una fuerza entrenada para combates de vida o muerte con narcos y otras mafias violentas, Macri la envió a expulsar de sus tierras a originarios y campesinos, para liberarlas para los enormes negocios que preparan.
Nocetti, jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, fue la mano operativa de Macri y de Bullrich, servil al mayor latifundista del país, usurpador de 990.000 hectáreas, el italiano Benetton. Hay planes así contra wichis y qom del Chaco, diaguitas de Tucumán y Salta, etc.
Ese es el acuerdo de Macri con los oligarcas.
¿Cómo va a progresar la Argentina de la mano de un gobierno que tiene como uno de sus pilares arrasar con la pequeña producción, originaria y criolla, para expandir el latifundio oligárquico, en gran medida extranjero? Esos oligarcas fueron soporte y beneficiarios de todas las dictaduras. Son responsables del atraso y la pobreza. Siempre asociados al imperialismo de turno.
3. Le marcaron la cancha
El primero de septiembre, el pueblo se volcó a las calles reclamándole al gobierno la aparición con vida ya de Santiago Maldonado. Ya había castigado al gobierno cuando intentó imponer el 2×1 para liberar a genocidas de la dictadura. Fue el pueblo en las calles lo que le marcó la cancha a Macri. Lo forzó a hacer público el ADN que demostraba el invento del puestero de Benetton; mentira con la que Bullrich trató de lavarle las manos al gobierno por su responsabilidad política en la represión a los originarios.
Con la difusión del atentado criminal a Julia Rosales en las calles y en las redes sociales, se rompió el silencio que el gobierno había impuesto sobre ese intento de  un brutal crimen político. Castigado por el pueblo, Macri intentó bastardear la movilización popular del 1/9, presentándola como una “jugada política” de Cristina Kirchner. Mostró la hilacha: la desaparición forzada de Santiago Maldonado es una causa de todo el pueblo. No pocos que votaron a Macri fueron a las plazas a decirle: ¡Así no!
Fue la lucha popular lo que forzó y va a seguir forzando a Macri a dar respuestas. Por Santiago Maldonado, por Marcelino Chleli Olaide, desaparecido en Formosa, por la compañera de la CCC y el PCR Julia Rosales, por las amenazas a Eduardo Lualdi, director de la revista patriótica Cuadernos.
También, la lucha popular fue lo que forzó a Macri a reabrir las negociaciones con los Cayetanos (CCC, CTEP y Barrios de Pie) que pelean contra el hambre.
Ahora se supo que, en el último mes, hubo 600 casos de amenazas de bombas en las escuelas, con centro en Buenos Aires y Rosario. ¿Quiénes están embarrando la cancha?
Lo que está claro es que Macri juega con fuego usando a gendarmes para reprimir al pueblo.
4. Una ruta poceada
Macri se creyó su mentira de que había arrasado en las PASO. Trabaja para frenar el paro nacional o dividir la CGT, para crear las condiciones para su antiobrera reforma laboral y previsional. Avanzó por la tierra de los originarios. Le negó a los que pasan hambre lo conquistado por los Cayetanos . Y creyó que tenía “en el bolsillo” las elecciones de octubre.
Pero se topó con el pueblo en las calles: por Santiago Maldonado, por Julia Rosales, el plan de lucha de los Cayetanos, la lucha de los trabajadores del Astillero Río Santiago, etc.
La “ruta pavimentada” hacia las elecciones se le complicó, se volvió una ruta poceada.
Cristina quiere “adueñarse” otra vez de la lucha democrática, pero esa es una lucha que tiene dueño: el pueblo. Es funcional a Macri reducirla a una consigna con un mezquino interés electoral. Ella debe responder por Julio López de cuya desaparición se cumplen 11 años el 18/9. Y no olvidarse de cuando Cristina le dijo a los originarios: “Donde hay petróleo, córranse”.
5. Abrir un camino
Los hechos represivos y violentos que están ocurriendo en el país, marcaron un cambio en la situación política: se ha profundizado la discusión en las masas populares sobre la verdadera cara del gobierno de Macri.
El gobierno trata de esconder esa verdadera cara. Niega que vaya a hacer lo que planea hacer: las reformas contra los trabajadores, los jubilados, impositiva, de la educación y la salud, judicial y electoral.
Encabezar las luchas, y definir posiciones en asambleas, cuerpos de delegados y sindicatos, así como de cada organización social, y unir a las fuerzas populares en un paro nacional activo y multisectorial sigue siendo fundamental para enfrentar la política de ajuste, entrega y mano dura de Macri.
También, exige teñir la campaña electoral con estos debates. Discutir el voto en todas las provincias y municipios en las que el PTP y los frentes en los que participa llevan candidatos.
En la semana que pasó, hubo un avance político muy importante el acuerdo programático y público del PTP con el Movimiento Evita, para confluir en el respaldo de los candidatos de secciones y municipios, de ambas fuerzas en la provincia de Buenos Aires. También la lista de candidatos a concejales en Libertador, Jujuy.
La lucha de los originarios y campesinos pobres ha contribuido a abrir el imprescindible debate por la tierra, que junto a la dependencia, son las dos causas de fondo que empobrecen al pueblo y saquean la nación.
La lucha social, la batalla política y la campaña electoral acumulan fuerzas hacia un frente popular y nacional. Una herramienta imprescindible para abrir un camino liberador.
firma:

Escribe Ricardo Fierro

El hambre, la entrega y “el Milico”

El 20/7 arrancó el plan de lucha de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie: 1.000 ollas populares por la Emergencia Alimentaria, contra el hambre y la pobreza por el ajuste y la entrega de Macri. Aguad va a Defensa para garantizar la represión

1. ¿De qué se sonríen los candidatos de Macri?

Hoy, 7.600.000 chicos, 59 de cada 100 menores de 17 años, viven en condiciones de pobreza estructural (Observatorio Social de la UCA).

Hoy, en el Conurbano Bonaerense, 22 de cada 100 personas declaran pasar hambre y 43 achicaron las porciones de su comida. En el segundo cordón, los que pasan hambre suben a 30 de cada 100. Volvieron las ferias de trueque. Una página de Faacebook de tres mujeres de La Matanza, publica 3.000 ofertas por día en las que ofrecen cambiar budines de pan por yerba y ropa de bebé.

Hoy, casi el 40% de trabajadores no tuvieron paritarias porque son precarizados, están en negro, son cuentapropistas que changuean, o trabajan en PyMes o comercios a les va muy mal, y sufren los brutales tarifazos y la inflación.

Hoy, millones que trabajan en la agricultura familiar, campesinos pobres, originarios, pequeños ganaderos y tamberos, obreros rurales y chacareros de las economías regionales y las zonas inundadas están en crisis, o los expulsan de sus tierras, acaparadas para los agronegocios.

Hoy, las mujeres sufren la emergencia en violencia y la esclavización por la trata. Y millones de pibes están esclavizados por la droga, sin trabajo, sin estudio y sin futuro.

Hoy, toda la propaganda de Cambiemos muestra a sus candidatos sonriendo. Será que la están pasando muy bien a costa de la miseria popular.

 

2. Se profundiza el ajuste

El gobierno ya está avanzando con los acuerdos que recortan los salarios, flexibilizan el trabajo y liquidan los convenios por rama.

Los acuerdos tipo “Vaca Muerta” ya se han firmado en petroleros, metalmecánicos y la construcción. Ahora, se están negociando otros 100 acuerdos con la agroindustria, obreros rurales y 10 gremios de la marina mercante. Para los que resistan, agitan los las intervenciones o auditorías de las cuentas, como en el SOMU, Canillitas y Vigiladores.

Las negociaciones del gobierno con las direcciones sindicales colaboracionistas avanzan en silencio hasta las elecciones de octubre. El gobierno necesita consolidar por una ley esos acuerdos antiobrerosEl proyecto de esa ley ya fue preparado en el Ministerio de Trabajo, que lo va a presentar después de las elecciones. Para que pase esa ley, quieren embellecerla mezclando el justo blanqueo del trabajo en negro, con la flexibilización del trabajo y la liquidación de los convenios por ramas.

 

3. Siguen las luchas

El pueblo no sonríe como los candidatos del PRO. Hay malhumor, bronca y protestas callejeras. Pesa la estafa de “pobreza cero con trabajo de calidad”, y esa repetida mentira de la salida de la recesión. Por eso Macri prohibió a sus candidatos hablar de economía. Un candidato macrista reconoció que muchos vecinos “nos llenan la cara de dedos”; nos dicen “yo los voté, ¿dónde está el cambio que prometían?”, y “el gobierno es insensible y soberbio y gobierna para los ricos”.

Hay un gran repudio a la brutal represión a los trabajadores de Pepsico. Las obreras y los obreros de Mondelez pararon contra el mal pago de una quincena. Los de Cresta Roja volvieron a cortar la ruta por 50 despidos. Se movilizó el Astillero Río Santiago. Hay luchas de petroleros, portuarios, estatales y docentes.

La CGT reúne un plenario. Hay reclamos de anticipar la movilización del 22/8. Crece, desde abajo, la presión para un nuevo paro nacional.

Frente al hambre, la precarización del trabajo y la desocupación, avanza el plan de lucha de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, por la ejecución de la Emergencia Social y una ley de Emergencia Alimentaria. Avanzan los preparativos para la masiva movilización del 7 de agosto.

Hay situaciones explosivas, por el hambre y la desocupación, por la expulsión de tierras de campesinos pobres y originarios, las inundaciones y otras calamidades, las “zonas liberadas” para la droga, la trata, el delito organizado y la falta de respuestas del gobierno.

 

4. Abrir un camino

“El PRO es producto del derrumbe de las formaciones políticas clásicas que estallaron con la crisis de 2001”, (Clarín, 23/7). “Macri se consumió en casi 20 meses sin resultados económicos (…) haciendo para la gente de menos recursos que el futuro esté en el pasado y para los empresarios que no haya futuro con Macri”, (Perfil, 23/7). “Aunque no le guste al presidente, somos un gobierno de transición” dijo el gobernador mendocino de Cambiemos, Cornejo.

Algo saben los multimedios del sistema, por lo que abren el paraguas. Lo que le están diciendo al gobierno es que, cualquiera sea el resultado electoral del próximo 13 de agosto que va a definir el escenario para las elecciones de octubre, salga fortalecido o debilitado, el macrismo tiene que hacer el ajuste de fondo. Es lo que recogió Macri en sus viajes y de sus visitantes de Estados Unidos, China, Europa y Japón. Y lo que le reclaman los monopolios y terratenientes del bloque dominante.

De ahí la importancia de llegar con las luchas hasta las elecciones, y seguirlas sin pausa después de los comicios. No dar tregua como planteó Cristina Kirchner. Y también, la importancia de pelear voto por voto, para que en cada provincia emerjan y se proyecten las fuerzas populares, patrióticas y democráticas.

Es fundamental que las luchas y las elecciones acumulen fuerzas para las tormentas que se van a presentar, tanto por las situaciones explosivas creadas por el agravamiento de la crisis social con el ajuste macrista, como también, para torcerle el brazo a la profundización del ajuste, la entrega y la represión que se prepara para después de octubre.

En esa dirección, tiene gran importancia el avance de la coordinación de las fuerzas sociales con el resto del movimiento obrero, y con los movimientos campesinos y populares Así como son fundamentales las multisectoriales que surgen en todo el país.

Es el camino de los revolucionarios de la Independencia: ¡Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo! Hoy para barrer con el Estado oligárquico-imperialista y mafioso que sostiene la dependencia y el latifundio, y construir uno nuevo, en manos de los trabajadores, los campesinos y el pueblo.

Hora Política: Ajuste a palos

 Este gobierno de ricos para ricos reprime a los trabajadores que, como en PepsiCo, defienden su fuente de trabajo. Gran marcha de los trabajadores del Astillero Río Santiago. Macri quiere hacer pasar su política de hambre, pobreza y entrega. Hay que pararlos en las calles y en las urnas

Continue Reading >>

La patria hambreada

5,4  millones de chicos argentinos –el 48% del total– viven en la pobreza, y 1,3 millones son indigentes. La política del gobierno de Macri profundiza el hambre del pueblo hipotecando el futuro de la patria. Hay que enfrentarlos en las calles y en las urnas

1. Una fábrica de pobres

Las políticas del gobierno de Macri agravaron la crisis social con enormes sufrimientos al pueblo. La investigación de la Facultad de Humanidades de Jujuy demostró que 56 de cada 100 jujeños están sumergidos en la pobreza. Con pocas variantes pasa lo mismo en todo el país. Sobre todo en los cinturones de barrios de trabajadores y los cordones verdes de las ciudades, donde se come una vez por día, expulsan de sus tierras a campesinos y originarios, falta agua potable, vivienda digna, redes de electricidad y gas, y se precarizan la salud y la educación pública.

La política de Macri condena a millones al hambre, y a la pobreza a la mitad de la población argentina. No para que la otra mitad viva bien, sino para engordar los bolsillos de un puñado de monopolios, bancos y terratenientes asociados a los grandes negocios con los capitales imperialistas. Esto es lo que está en discusión en las elecciones.

La semana pasada, una comisión del Fondo Monetario Internacional visitó el país y se mostró preocupada por la magnitud del gasto público. Rápido para hacer los mandados que vienen de afuera, Macri ordenó preparar el presupuesto estatal para el 2018 con un fuerte recorte, área por área. Como ya pasó en las elecciones anteriores con “pobreza cero y trabajo de calidad”, después de lo que macanee en las elecciones, en el 2018 se viene otro ajuste.

 

2. Visitantes

Pasó por la Argentina la jefa del Estado alemán, Angela Merkel, acompañada por una comitiva de 10 jerarcas de monopolios de su país. Merkel destacó los “progresos” del gobierno de Macri que “volvieron a la Argentina más fiable”.

Macri y Merkel coincidieron en el “libre comercio” y en el apoyo al acuerdo de París sobre el cambio climático, diferenciándose de las posiciones que impulsa Trump en Estados Unidos. Antes de su viaje a la Argentina, la canciller germana había declarado que “Alemania ya no puede confiar en Inglaterra ni en Estados Unidos”.

Claro que, en relación a las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea, Merkel dejó en claro que ahí no vale el “libre comercio”, ya que la Argentina “deberá hacer concesiones”.

Un dato relevante de cómo son las relaciones de Alemania, y los demás imperialismos, con los países como el nuestro, es el resultado, en Africa, de siglos de colonialismo y opresión europea; opresión que ahora disputan con China, Estados Unidos, Rusia, etc. Merkel dijo que le preocupa la alta tasa de natalidad de África que duplicará la población africana en 30 años, lo que provocará más migración hacia Europa. No le preocupa el genocidio y el saqueo imperialista de los pueblos africanos.

 

3. Corrupción

Odebrecht, la constructora brasileña históricamente de capitales rusos, tendría que pagar a la Argentina $4.500 millones por las coimas, y los beneficios que tuvo producto de esas coimas, durante el gobierno de los Kirchner.

La Justicia de Estados Unidos ya habría dado 42 nombres de argentinos coimeados por Odebrecht. Además de funcionarios del gobierno de Cristina K, habría empresarios del grupo Macri, como Angelo Calcaterra, el primo de Mauricio Macri al que Franco Macri traspasó la constructora Iecsa. El grupo Macri ya traspasó Iecsa a Mindlin, cabeza del grupo Pampa Energía, del que forman parte socios y testaferros del actual presidente.

La sorpresiva muerte del financista Aldo Ducler es otra bomba de corrupción. Ocultado por el gobierno de Cristina, avanzó el juicio contra el Estado argentino por las acciones de YPF. Es una demanda por 4.000 millones de dólares. En el medio, hay 1.289 millones de dólares de YPF, cobrados por la sociedad de Esquenazi y los Kirchner. Esquenazi vendió el juicio a un fondo buitre, Buford Capital. Además, Ducler manejó más de 1.000 millones de dólares que cobró Santa Cruz, gobernada por Néstor Kirchner, por el apoyo a Menem en la privatización de YPF.

Ducler fue denunciado por el gobierno mexicano por el lavado de narcodinero proveniente del cártel de Juárez, que luego se demostró que fue una maniobra del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Como se ve, Estados Unidos no le hace asco a los narcodólares.

 

4. No hay tregua

La semana de huelga de los trabajadores del transporte de Córdoba muestra la bronca que hay por abajo. El intendente radical cordobés, Ramón Mestre, acordó con Macri el envío de gendarmes para “custodiar” a los micros. Cómo se ve, el ajuste de Macri y Mestre no cierra sin represión. La pueblada popular que sepultó el 2×1 de Macri y sus amigos de la Corte Suprema ya le mostraron al gobierno que no se juega con fuego.

La bronca de los trabajadores hace precarios los acuerdos salariales por debajo de la inflación acumulada, firmados por patronales y jerarcas colaboracionistas con Macri.

Sigue estallando Santa Cruz, el lunes 12, jubilados sobrepasaron las vallas y entraron a la Casa de Gobierno. Hay situaciones explosivas frente a emergencias que van a estallar porque no tienen respuestas del gobierno.

A la salida de hoy se estará realizando un nuevo paro de ATE, y una movilización conjunta con la CCC, la CTEP y Barrios de Pie por sus reclamos. Además, la CCC rendirá homenaje a los compañeros Luis Cubillas, Mártires López y Silverio Méndez. La movida sigue a grandes asambleas de organizaciones de trabajadores precarizados, desocupados y jubilados.

El gobierno hace lo imposible para imponer un escenario en el que las divisiones electorales rompan la unidad para la lucha. Pero no logra sacar al pueblo de las calles. Junto a las luchas de los trabajadores y el campesinado, brotan las movilizaciones callejeras frente a la violencia contra las mujeres, los femicidios y las zonas liberadas para las mafias.

 

5. Con los frentes, a la batalla por el voto

El gobierno ha hecho lo imposible para polarizar el escenario electoral con Cristina K y fragmentar a la oposición popular. Cristina y Macri fueron los dos dirigentes que endiosaron e impusieron las PASO, que son un engendro antidemocrático que completó la legislación electoral proscriptiva, con el objetivo de trabar el libre surgimiento y desarrollo de las fuerzas populares. Ahora los dos le imponen a sus frentes lalista única a dedo.

Macri agita el fantasma de la vuelta de Cristina para tratar de reagrupar los votos que lo llevaron a la presidencia en el 2005.

Cristina quiere frenar la dispersión de su fuerza, y fueros que la protejan de los juicios. Para eso aprovecha, en Buenos Aires, el centro de la disputa electoral, el temor de los intendentes peronistas a quedar en minoría, y ser depuestos, por los Consejos Deliberantes.

Peleando contra las trabas proscriptivas, con mucho esfuerzo, miles de luchadores populares se pusieron al hombro la construcción de frentes en cada provincia y distrito. Son frentes que, con las particularidades de cada lugar, expresan a sectores muy importantes de los que han inundado las calles con sus protestas. Frentes que en sus programas recogieron esos reclamos de las calles.

Ahora viene la pelea voto por voto, timbre por timbre, asamblea por asamblea, pintada por pintada. Es otro gran esfuerzo que va a tener éxito, rompiendo la trampa de las PASO, si cada luchador popular lo toma en sus manos, lo discute en su lugar de trabajo, en su familia, con sus vecinos y en salidas de grupos a fábricas, barrios, aulas y zonas rurales. Es una pelea para llevar a las masas la discusión de los problemas de fondo, sobre los que no hablan los políticos del sistema: la dependencia del imperialismo y el latifundio terrateniente.

La lucha en las calles y en las elecciones son dos herramientas de la clase obrera y el pueblo para pararle la mano al ajuste, la entrega y la represión de Macri. Y para acumular fuerzas que creen las condiciones para acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado que los sostiene, corrupto y mafioso, y construir la Patria Nueva.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Frenar el ajuste en las calles y en las urnas

La política del gobierno suma todos los días miles de argentinos al hambre y la pobreza, mientras remata cada vez más nuestros recursos y soberanía. En estas elecciones unamos a los sectores que pelean contra este plan nefasto sin volver atrás, para avanzar en una salida popular

1. Se agrava la crisis social

En Jujuy 56 de cada 100 personas son pobres, 437.000 sobre el total de la población. Lo muestra un estudio realizado en la Universidad de esa provincia que publica esta edición de hoy (pág. 10). En Salta los wichís cortan rutas porque sus hijos se mueren de hambre. En Tucumán el gobierno crea un parque para turismo mundial en el corazón de la zona diaguita, y ni habló con los originarios. Los gobiernos de Tucumán, Salta y Jujuy imponen que donde hay petróleo, minerales y turismo no respetarán ningún derecho.

Las provincias del noroeste las gobiernan amigos del presidente Macri: los visita con frecuencia y los lleva en sus giras por el mundo.

En el Gran Buenos Aires, en los barrios populares, cada vez más familias comen una vez al día, y hace rato que no consumen carne ni leche. Las tarifas son impagables, la garrafa vale $220. En las escuelas primarias el gobierno eliminó la merienda y achicó los cupos de comidas. En la secundaria sacó la comida y las becas, y el paco hace desastres. ¿No escucha esto la gobernadora del PRO en sus timbreos de campaña electoral?

En la Capital Federal, 175.000 pibes y pibas hicieron largas colas en la Expo Empleo Joven donde 200 empresas “ofrecían” 10.000 puestos de trabajo. Al responder, en una encuesta, a la pregunta: ¿Qué sentís?, el 60% contestó: Bronca.

Las políticas de este gobierno de ricos para ricos agravan la crisis social provocando brutales sufrimientos al pueblo.

 

2. Ajuste, entrega, represión y mafias

Con Macri, el agravamiento del hambre, la pobreza y la precarización del trabajo, llegaron para quedarse y empeorar. Las mentiras de sus promesas de campaña electoral quedaron atrás. El “modelo macrista” es una Argentina con las puertas abiertas a los monopolios imperialistas asociados con un puñado de grandes grupos de burguesía intermediaria, como el de los Macri, y a otro puñado de grandes terratenientes. Juntan plata con pala en los agronegocios, las megamineras (oro, litio, etc.), las petroleras, los bancos, etc., saqueando el país.

Del otro lado del mostrador, como revela la encuesta jujeña sobra más de la mitad de la población. Millones de trabajadores, pequeños y medianos productores agrarios, chacareros, originarios, pequeñas y medianas empresas y comercios, son empujados a la quiebra, y a las villas, destruyendo las economías regionales. La industria nacional es arrasada por la importación y los acuerdos con China y otros países.

El gobierno trata de negociar un “estallido controlado” de la brutal corrupción de Odebrecht, que no salpique a las empresas del grupo Macri. Y la sorpresiva muerte de Aldo Ducler es otra “bomba” de incalculables consecuencias.

Las mafias del narcotráfico, la trata y el delito organizado controlan cada vez más zonas del país, asociadas al aparato de “seguridad”, y penetrando en el Estado.

 

3. Crece la bronca y la rebeldía popular

El 3 de junio, multitudes de movilizaron contra el agravamiento de la violencia contra las mujeres. El gobierno se niega a declarar la emergencia y a disponer fondos para concretarla.

En un hecho histórico, el pueblo salió a las calles y aplastó al 2×1. Lo impulsó Macri y la mayoría de la Corte Suprema ahora disciplinada al gobierno. Era otro paso hacia la amnistía a los genocidas de la dictadura y a incorporar a las Fuerzas Armadas a la represión al pueblo.

Los trabajadores luchan por sus salarios y condiciones de trabajo en las paritarias. Ningún conflicto está cerrado con los acuerdos de las direcciones que aceptan los topes y los convenios tipo “Vaca Muerta” impuestos por el gobierno y las patronales. Como se ve en la histórica lucha docente con el fortalecimiento de las direcciones combativas en las elecciones de Suteba.

Luchan y crecenlas organizaciones de los trabajadores precarizados, desocupados y jubilados. Luchan y crecen las organizaciones de los campesinos pobres, originarios y chacareros. Luchan y crecen las movilizaciones y la organización de las mujeres y de los jóvenes. Haysituaciones explosivas frente al hambre, la pobreza y las mafias. También en las regiones inundadas, y las que sufrieron incendios o aludes. El gobierno las abandona a su desgracia, está sumergido en su campaña electoral.

 

4. Se definen los frentes

En el primer compromiso electoral, el frente Progresistas chaqueño, superó la cláusula proscriptiva de las PASO. Un paso adelante.

El Sportivo América reventó con el acto del Frente Social y Popular de Santa Fe, integrado por el PTP, MST, PSA, UP, Patria Grande, Causa y Emancipación Sur. Carlos del Frade encabeza la lista a diputado nacional. Estaban la diputada Mercedes Meier, los concejales Celeste Lepratti (Rosario) y Fito Araujo (Villa Constitución), y María Molina Vicep. de la Comuna Colonia Mascias.

En la ciudad de Rincón de los Sauces se firmó el acuerdo para la conformación de un frente político que impulsará la candidatura de Ramón Rioseco como candidato a diputado nacional. Participación Neuquina, UNE, el Partido Socialista y el PTP, componen esta nueva alianza electoral.

Luego de conquistar la personería federal, compañeros de 34 distritos de Buenos Aires del Partido Frente Popular, debatieron la política de alianzas, y acordaron un frente con el Partido Socialista. Avanzan conversaciones con sectores peronistas y de otras fuerzas. El PFP está en alerta, defendiendo el esfuerzo de sus militantes para superar las imposiciones de la legislación electoral proscriptiva.

Se lanzó el Frente Amplio Tucumano, con Unión y Progreso Social, PTP, UP y grupos y referentes políticos. Siguen las conversaciones para ampliar el frente.

Un gran plenario del PTP de Salta recibió los saludos de los compañeros Edmundo Falú de UP, José Vilarino del Partido de la Victoria, Yayo Pérez Torres de la  Federación Gaucha, Julio Reifemberg de Compromiso Federal y Diego Arroyo de Kolina. Se avanza en la formación del Frente.

Los sanjuaninos ya están en campaña con su frente. Se avanza hacia la formación del Frente Unidad Chubutense, con el PTP, el MST y organizaciones de trabajadores y originarias. Se realizó en Mendoza la reunión preparatoria del Frente Popular, con el PTP, UP y el PSA.

 

5. Abrir un camino

El proceso electoral está teñido por la profundización de la crisis social que provoca la política y entrega de Macri. Y por la bronca y la rebeldía popular contra esa política.

Vamos a las elecciones, además, en medio de una gran discusión y búsqueda de caminos, de las masas obreras, campesinas y populares: ¿Cómo abrirle la mano al gobierno sin retroceder? ¿Cómo dar pasos hacia una salida popular?

Se mantiene la unidad para la lucha de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie. Y en algunos lugares, se confluyó en los frentes electorales.

Con mucho esfuerzo de miles de luchadores, se avanzó en las personerías del PTP, en el fortalecimiento del PCR. Se mantuvo la unidad de las fuerzas del Frente Popular, y se confluyó en frentes, con las particularidades de cada provincia, con fuerzas de izquierda, socialistas, peronistas, católicas y de otros credos, etc.

La protesta en las calles, como en el “marzo caliente”, el 2×1 y el 3 de junio, está unida a la lucha por construir una fuerza política que enfrente y denuncie lo que los políticos del sistema no hablan: que el latifundio terrateniente y los acuerdos que firma Macri con los imperialismos son las causas de fondo de la crisis económica y social que sufre el pueblo.

Las elecciones sirven para avanzar en la construcción de esa fuerza. De que miles de luchadores clasistas y antiimperialistas tomen en sus manos hacer conocer los frentes, su programa y pelear voto por voto. Para avanzar hacia una salida popular, donde la tierra sea un bien de trabajo, y se haga realidad la consigna de los patriotas de Mayo de 1810: Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

Macri va por todo en la entrega

El gobierno de Macri profundiza la pobreza, la dependencia y el latifundio. Unidad en la lucha y en una fuerza política en las elecciones, para derrotar esa política y avanzar hacia la Patria Nueva

Continue Reading >>

Masivo castigo popular a la Corte y a Macri

Duro golpe al plan de criminalizar la protesta y sumar las Fuerzas Armadas a la represión. Brutal “prueba de amor” entregando a China, por monedas, las riquezas nacionales.

Continue Reading >>

¡Adonde vayan los iremos a buscar!

El fallo de la Corte Suprema que beneficia a los genocidas con el 2×1 es un paso más en un camino represivo que atenta contra las libertades democráticas de los trabajadores y el pueblo. El ajuste y la entrega de Macri no cierran sin represión. Hay que pararlos con la movilización popular

 

1. “No llego a fin de mes”

El gobierno está a la ofensiva con su campaña electoral. Macri y Vidal son los protagonistas de esa campaña. El fin de semana pasado, el gabinete nacional y 500 funcionarios bonaerenses fueron a actos y timbreos. Macri ya lanzó su candidatura para la reelección en el 2019. En cada lugar, el presidente, la gobernadora y sus candidatos, sonríen para la foto y la TV. Centran en el Conurbano Bonaerense, y tienen la ambición de ganar Santa Fe para dar la imagen de su triunfo en agosto y octubre. Pero sin descuidar la pelea en ninguna provincia ni en la Capital Federal.

Los plazos se acortan. En junio, el 14 cierran las alianzas y el 24 las listas de candidatos.

Es feroz la presión del gobierno y las clases dominantes para ocultar el marzo caliente y el paro nacional, en nombre de la gobernabilidad. Como si los millones que se volcaron a las calles y pararon la producción no existieron. Solo existieron los movilizados el 1° de abril.

Hoy la frase más escuchada es: No llego a fin de mes. El gobierno fracasó en sacar la economía a flote. Una razón clave de ese fracaso fue que las luchas frenaron el ajuste que cargaba sobre los de abajo la salida de la crisis. Por eso Macri se ve obligado a volver a polarizar con Cristina y repetir el cuento de que, si gana, después de las elecciones vienen las buenas. Pero es al revés, Macri necesita ganar las elecciones para ir a fondo con su plan.

Viajes a Estados Unidos, China y Japón, vienen jefes de Estado de Italia y Alemania, y acuerdos con Inglaterra: vender la soberanía es la otra clave del plan Macri.

Un plan que no cierra sin represión.

 

2. Quieren aplastar al movimiento obrero

Macri compró a un sector del peronismo sindical, como se vio en el acto del Momo Venegas y “las 62 organizaciones”. Usa los fondos de las obras sociales: el Uatre del Momo fue uno de los que más recibió; y Comercio, UPCN y Construcción recibieron el 22% de los fondos de prestaciones especiales, y poco a nada a otros gremios. Está en marcha paralizar y dividir a la CGTConfronta con los gremios en lucha, como los docentes, que siguen la pelea. Y quiere dividir la unidad de acción de ocupados, desocupados y precarizados, y jubilados, para golpearlos por separado.

Macri quiere “domar” al movimiento obrero para acabar con los convenios colectivos por rama y rebajar los salarios. Lo está haciendo en gremios de petroleros, mecánicos, construcción, etc. Quiere paralizarlo, que no haya plan de lucha, ni un nuevo paro nacional. Trabaja para sacar de las calles a los desocupados y precarizados que le impusieron la emergencia social, y a los mayores que reclaman por sus jubilaciones de hambre.

 

3. Quieren paralizar a los movimientos populares

La rebeldía del campesinado y los originarios de las economías regionales, su Marcha Federal y sus jornadas, golpea otra viga maestra del plan de Macri: concentrar y extranjerizar la tierra. Para Macri, la tierra es para los agronegocios, la megaminería saqueadora y contaminante y los emprendimientos para turismo extranjero.

Para esos negociados con la tierra, avanzan en un nuevo genocidio, expulsan a obreros rurales de los cultivos regionales, y a campesinos y originarios de sus tierras como están haciendo con diaguitas en Tucumán, wichis en Salta y mapuches en la Patagonia, entre otros. Y los empujan a las villas de las ciudades para los peores trabajos.

La droga, la trata y la prostitución, son los negocios más rentables. Este es un gobierno de empresarios, y Macri es un empresario que hizo enormes negocios con la dictadura. Ahora puso de jefe de la Bonaerense a un hombre de la DEA (la agencia que abastece de droga a 40 millones de consumidores yanquis y garantiza que los dólares de la droga vayan a sus bancos). Y el jefe de la Policía porteña manejaba las coimas de los negocios sucios. No se puede combatir a la droga negociando con la droga.

Asesinan un cura en Tucumán, permiten que le hagan de todo a un fiscal que actuó contra una cadena de prostíbulos, y está investigando la cadena de las coimas que recibía la Bonaerense de las mafias: tratan de asustar al que se juegue contra las mafias. No hay presupuesto para tomar medidas de fondo en la prevención de la violencia contra las mujeres y de la droga en la juventud.

Todo esto pasa porque el Estado es parte de ese negocio y no de la solución de esas lacras. Por eso quieren silenciar a ese masivo movimiento de mujeres que asombra al mundo. Y quieren impedir que crezca el movimiento juvenil contra la droga y la rebeldía de los jóvenes por un futuro digno. Intentan hacer, con estos movimientos, lo que intentó Cristina con Hebe de Bonafini: coparlos para vaciarlos de contenido.

 

4. Pelear el voto: para la lucha y la Patria Nueva

Macri viene por todo. Para imponer su plan reaccionario, necesita un triunfo electoral y parar el auge de luchas que enfrenta su política.

En política, Macri necesita aplastar a las fuerzas combativas de la izquierda popular, democrática, antiimperialista y progresista que encabeza la lucha en las calles. Y polariza con Cristina para domesticar una parte del peronismo y dividir al resto. Lo intentó Frondizi, su ídolo: golpista contra Perón en 1955, llegó al gobierno con los votos peronistas, y terminó vendiendo el país, encarcelando y militarizando a los gremios y proscribiendo la constitución.

El Congreso del PTP mostró que la izquierda popular, democrática, progresista y antiimperialista tiene condiciones para irrumpir en las elecciones con fuerza. También lo demostró el lanzamiento, en Santa Fe, de la candidatura a diputado nacional de Carlos del Frade, por el Frente Social y Popular. Se avanza hacia un frente en Buenos Aires, y se acordó en el Chaco un frente del PTP, PS y Libres del Sur. Avanza la negociación en Capital Federal y más provincias.

Nada será fácil en ningún lado. Frente a las campañas multimillonarias, las fuerzas populares tienen la fuerza de miles de luchadores que quieren su herramienta política, denunciando los planes macristas, y discutiendo y ganando cada voto. Para que sea un voto con futuro.Un voto para fortalecer la unidad para la lucha contra los planes de ajuste, entrega y represión de Macri, con un plan de lucha hacia un nuevo paro nacional y multisectorial. Un voto para acumular fuerzas y conquistar un gobierno del pueblo que garantice trabajo, tierra, techo y soberanía: la Patria Nueva.

firma:

Escribe Ricardo Fierro

¡Vamos por una salida popular!

Trabajadores de Gherardi (Casilda), con Memé Meier, candidata del Frente Social y Popular

Trabajadores de Gherardi (Casilda), con Memé Meier, candidata del Frente Social y Popular

El Frente Social y Popular derrotó la trampa en Santa Fe. Votá a las fuerzas que trabajan por el Frente Popular en Capital Federal y Neuquén.

Continue Reading >>