NUEVO GOBIERNO EN UN CONTINENTE EN DISPUTA

Lo que pasa en Argentina no es ajeno a las rebeliones populares en Ecuador, Chile y Colombia contra las políticas oligárquicas proimperialistas –cuyo verdadero carácter se encubre con el genérico de “neoliberales”– y contra el golpe de Estado oligárquico imperialista en Bolivia.

La rebelión de los pueblos

En el último Comité Central del PCR, del 2 y 3 de noviembre, jerarquizamos la situación abierta en las luchas de los pueblos de América Latina en Haití, Ecuador, Chile y las elecciones en Bolivia realizadas el 20 de octubre.

El mundo sigue mostrando una fuerte irrupción de protestas en las calles que enfrentan a los gobiernos en todos los continentes. Y se van profundizando los cambios en la situación en América Latina. El 10 de noviembre se consumó el golpe de Estado fascista de la oligarquía y el imperialismo yanqui en Bolivia, que derrocó a Evo Morales, y se desató una represión salvaje con un alto contenido racista. Pero la heroica lucha de las masas, con centro en El Alto y Cochabamba, obligó a los golpistas en el gobierno usurpador a negociar con las bancadas de diputados y senadores del MAS un llamado a nuevas elecciones y a limitar las atribuciones de las fuerzas represivas, que han dejado un saldo de al menos 30 muertos.

En Chile sigue firme la lucha popular. Son alrededor de 50 días con el pueblo en las calles. Ha crecido la organización para enfrentar la feroz represión con escudos, división de tareas, los láseres, los botellones para ahogar las granadas de gas, etc. Se van generalizando las instancias de democracia directa con cabildos abiertos en Valparaíso, en los barrios de Santiago y otros lugares. Se va esbozando un centro coordinador con la creación del Movimiento de Unidad Social con más de 200 organizaciones sindicales, sociales, estudiantiles, originarias, etc. Siguen en curso paros progresivos que son masivos.

El paro nacional en Colombia del 19 de noviembre contra las medidas de ajuste y las recetas “fondomonetaristas” fue multitudinario. La primera respuesta del gobierno de Iván Duque fue la represión y el toque de queda en Bogotá. El pueblo siguió en las calles y obligó al gobierno a dar marcha atrás y negociar con los sindicatos. Avanzan las luchas campesinas en Paraguay y en Brasil.

El contraataque imperialista

El imperialismo yanqui, enemigo tradicional de los pueblos latinoamericanos, desarrolla una ofensiva en la región. Macri no condenó el golpe en Bolivia, ni la represión en Chile y apoyó a Iván Duque en Colombia. Los que jugaron en forma decidida contra al golpe a Evo fueron Alberto Fernández y López Obrador de México. Por gestión de Alberto Fernández y López Obrador, Evo pudo refugiarse en México (no fueron Cuba ni Venezuela las que jugaron. Cuba retiró a los 500 médicos que tenía en Bolivia, como antes en Chile). Alberto Fernández recibió a los hijos de Evo y le ofreció a Evo Morales asilo a partir del 11 de diciembre.

El 13 y 14 de noviembre se hizo la reunión del Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Brasil; ni China ni Rusia dijeron nada en apoyo a Evo. En esa reunión Xi Jinping firmó acuerdos importantes con Bolsonaro, como la construcción por parte de China de un gran puerto y se avanzó en conversaciones sobre el 5G de Huawei, ante lo cual Trump hizo público su descontento.

Rusia apoyó a la presidenta usurpadora Jeanine Añez, porque privilegia tener interlocutores en Bolivia para hablar de negocios como los de Gazprom, empresa de energía que controla Putin, en los yacimientos bolivianos. Para él la institucionalidad es secundaria y la salvaje represión al heroico pueblo de Bolivia también.

A la hora de la verdad los imperialistas de China y Rusia antepusieron sus negocios y abandonaron a su suerte a Evo. Gran lección para los que piensan que hay que apoyarse en ellos para enfrentar a los yanquis.

Se profundiza la disputa

Las rebeliones de masas con millones en las calles profundizan la disputa interimperialista en el mundo y en la región, produciendo cambios en la situación política; y aquí, en Argentina, tampoco está dicho qué puede pasar. Derrotamos a Macri en las calles y en las urnas. Pero la situación de las masas sigue siendo desesperante en medio de una crisis social y económica, y tenemos una sociedad dividida en lo social, en lo político y en lo cultural.

Sigue la disputa por la hegemonía en el bloque de las clases dominantes. Los sectores que apoyaron a Macri siguen siendo parte del bloque dominante y no van a regalar sus posiciones. Macri sigue actuando y se posiciona para ser cabeza de la oposición.

El nuevo gobierno asume el 10 de diciembre, pero el 7 de diciembre está convocada por Macri una gran movilización para despedir a su gobierno. Será una demostración de fuerza que tiene como objetivo consolidar un polo opositor con él como referente.

La nominación de Patricia Bullrich como jefa del PRO y el aumento de salarios a Gendarmería y Prefectura a días de irse también van en ese sentido. Aprendiendo del curso que va tomando la lucha en Chile y Bolivia y de la historia del pueblo argentino es también urgente tomar las medidas necesarias para la preparación del Partido y las masas para ser vanguardia en la lucha contra la represión.

Macri se va del gobierno en una semana dejando una herencia de tierra arrasada. Para el FMI la Argentina, sobre 180 países, tiene la tercera inflación del mundo.

No es que con la asunción del nuevo gobierno ya están resueltos los problemas. Por un lado el FMI quiere cobrar, los bonistas quieren cobrar, la UIA quiere recuperar terreno, los terratenientes y las cerealeras no quieren que les toquen sus ganancias. Los bancos, las mineras, las petroleras: todos de una u otra forma buscan condicionar al nuevo gobierno que asume el 10 de diciembre. Ahora el presidente yanqui Donald Trump informó que vuelve a arancelar la importación de aluminio y acero de Argentina y Brasil.

Por otro lado, creció el hambre y son millones los que quieren resolver sus necesidades básicas, los trabajadores necesitan recuperar salario, los jubilados quieren salir de la miseria, los campesinos y los originarios tienen hambre de tierra para poder producir, etc. Vienen creciendo los despidos y suspensiones no sólo en las pequeñas y medianas empresas sino también en las monopólicas. Pero los cambios en la situación política nacional y regional ayudan a la unidad y protagonismo de las masas para frenarlos, como lo demostraron los trabajadores de Mondelez con su Comisión Interna a la cabeza, unidos con asambleas en los tres turnos y apelando a la solidaridad de todas las fuerzas políticas y sindicales opuestas al macrismo (ver “Mondelez: los trabajadores frenaron las suspensiones”, hoy 1793).

Asume un nuevo gobierno

La situación es delicada, y en esa pelea como planteamos en el informe del Comité Central: “No abandonamos las calles y estamos a la cabeza de la lucha por las necesidades de las masas, con razón, con ventaja y sin sobrepasarnos”.

Si peleamos porque la crisis la paguen los que se llenaron los bolsillos no podemos abandonar las calles y quedarnos esperando. La derrota del macrismo en las calles y en las urnas, y el triunfo del Frente de Todos crea mejores condiciones para luchar por resolver, en primer lugar, las emergencias.

Venimos estando a la cabeza de las luchas en todo el país impulsando movilizaciones de solidaridad con los pueblos de Bolivia y de Chile. La condena del golpe en Bolivia, la solidaridad con la lucha de los pueblos boliviano, chileno, colombiano, impregnan nuestros movimientos que han avanzado en su politización.

Hay diferentes presiones. Por un lado, hay quienes presionan para que pasemos en poner en el blanco a Alberto Fernández. Por otro lado, están las presiones de quienes consideran que somos parte de un gobierno al que “hay que ponerle el hombro”.

La situación es muy delicada porque en el actual panorama de América Latina, con la derrota del Frente Amplio en Uruguay y el golpe en Bolivia, la Argentina, con el gobierno de Alberto Fernández, puede quedar aislada. Uruguay y Bolivia fueron los dos únicos países dentro del Mercosur que no hocicaron ante la estrategia de Trump de reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, apoyándose en el grupo de Lima con Bolsonaro y Macri a la cabeza. El 2 de diciembre el presidente venezolano Nicolás Maduro anunció que entregará 13 mil fusiles a obreros y combatientes y afirmó “queremos que cada fábrica sea un cuartel” para defender a la patria “ante la pretensión de la oligarquía colombiana de generar actos de provocación en nuestra frontera común”.

En la gran lucha de Chile y en la heroica resistencia al golpe en Bolivia,  son las masas rebeladas, con su protagonismo, las que han creado una crisis política que está en curso. La dificultad para avanzar en un desenlace a favor de los pueblos es que no aparece hasta ahora una vanguardia capaz de conducir a esas masas a la lucha por el poder.

La profundidad de estas luchas, como siempre ha sido en América Latina, repercute en el pueblo de Argentina. Rosendo Fraga, connotado periodista del sistema ha señalado que lo que está pasando en los países vecinos “no está dicho que no va a pasar en Argentina”. La profundidad de la crisis social y económica es muy grande.

Si la situación se precipita, el desafío que tenemos es que el Partido Comunista Revolucionario pueda cumplir aquí el papel de vanguardia necesario para avanzar en un camino liberador.

Hemos tenido grandes aciertos políticos que nos han hecho acumular fuerzas y crecer. Han crecido el PTP, la CCC y el PCR y su JCR. Hay buenas condiciones para acumular fuerzas en todos los movimientos en que participamos.

En la afiliación al PCR y en la pelea por la asimilación jerarquizamos los círculos de lectores del hoy y tenemos que trabajar en todo el país para generalizarlos. Las experiencias hechas muestran que cuando se crean las condiciones para la discusión colectiva, el Partido y su Juventud se hacen habitables para todos los que quieren incorporarse a la lucha por una nueva Argentina.

Nosotros seguimos a la cabeza de la lucha para que el pueblo sea protagonista en resolver en primer lugar las emergencias. Desde ahí iremos teniendo en cuenta las medidas del nuevo gobierno y el proceso que van haciendo las masas, escuchando mucho, discutiendo colectivamente, impulsando iniciativas amplias.

Escribe Jacinto Roldán

Foto: Solidaridad con el pueblo de Bolivia en la Ciudad de Buenos Aires.

UNA OLEADA DE LUCHAS RECORRE AMÉRICA LATINA

Las rebeliones populares crean mejores condiciones para la lucha de nuestro pueblo y condicionan la situación política en todo el continente.

  1. Los pueblos se rebelan

Crece la rebeldía popular en el mundo.

Sigue la heroica resistencia del pueblo boliviano contra el golpe de Estado fascista de la oligarquía y el imperialismo yanqui. Estalló 8el pueblo colombiano, salió a las calles a enfrentar la política de ajuste, entrega y represión del reaccionario presidente Duque. Siguen movilizados los chilenos contra el gobierno ultra reaccionario de Piñera. En Ecuador la lucha le torció el brazo al gobierno de Moreno. Brotan luchas en Paraguay, Uruguay y Brasil. Sigue la pelea en Haití, Guatemala y Nicaragua. Seguimos los argentinos enfrentando a Macri. Mantenemos masivas marchas y actos solidarios con Bolivia, Chile y los pueblos hermanos.

Una oleada de rebeliones populares recorre América Latina. Enfrentan con coraje a gobiernos fascistas que asesinan, torturan, encarcelan, violan, intentando mantener las políticas de ajuste y sometimiento a los imperialismos.

También crecen las rebeldías populares en el mundo. En Asia estalló Hong Kong, hay grandes huelgas en China y cortan las rutas en Pakistán. En el Líbano ya voltearon al gobierno, hay grandes enfrentamientos con decenas de muertos en Irak y protestas masivas en Irán. En África, luchan en Argelia y Etiopía. En Europa, cortan rutas en Cataluña, hay masivas movilizaciones en Praga, y en Francia sigue la lucha de los chalecos amarillos.

  1. El camino para acabar con los sufrimientos

Los patriotas de doscientos años atrás, se atrevieron a unirse para liberar América Latina. Es el ejemplo a seguir.

El 9 de noviembre de 1989 fue derrumbado el muro de Berlín. Lo construyó el gobierno de Alemania Oriental, títere del socialimperialismo ruso, cuando ya habían restaurado el capitalismo en sus países. Ya se había restaurado también el capitalismo en China. Se desató una oleada ultra reaccionaria en el mundo que pregonaba que la caída del muro marcaba el “fin de la historia” y el “triunfo definitivo del capitalismo imperialista”.

Los imperialismos: Estados Unidos, China, Rusia, Inglaterra, Alemania, Francia y Japón disputan por el reparto del mundo; se adueñan de los recursos naturales de nuestras naciones, provocan hambre y desocupación. Provocan cientos de miles de muertes y migrantes en las guerras que generan.

El golpe de Estado en Bolivia, de la mano del imperialismo yanqui, es una muestra hasta dónde están dispuestos a llegar por el dominio del gas, el petróleo y el litio bolivianos. Es una amenaza a todas nuestras naciones.

Frente a esos sufrimientos, las rebeliones y los estallidos van mostrando caminos; enseñan que es posible unir a las fuerzas obreras, campesinas, originarias, de mujeres y jóvenes, y demás sectores populares, patrióticos y democráticos. La solidaridad demostrada en las calles argentinas con el pueblo boliviano y contra el golpe ha sido masiva.

Derrotar a los enemigos imperialistas y las oligarquías cómplices, es una necesidad para acabar con los sufrimientos de los pueblos. Doscientos años atrás, los patriotas de entonces de la América Latina se unieron para acabar con la dominación de nuestras naciones y triunfaron. En nuevas condiciones, las revoluciones de liberación nacional y social vuelven a mostrarse que son necesarias. Que las protagonicen los pueblos unidos de Latinoamérica, es posible.

  1. Y Macri lloró

No lloró por los sufrimientos del pueblo. Lloró porque él y sus socios pierden “la manija” y pueden terminar presos por la corrupción.

Macri lloró cuando le preguntaron qué sentía al dejar de ser presidente. No llora por la mitad de los pibes argentinos que comen una vez por día ni por ser responsable de que la pobreza castigue a 40 de cada 100 argentinos. No lloró por las mujeres que van a morir por abortos clandestinos porque él vetó los cambios en el protocolo de abortos no punibles. No lloró por los asesinados por los fascistas que dieron el golpe de Estado en Bolivia –al que él apoya–, tampoco por los asesinados en Chile por el gobierno de su amigo Piñera.

Lloró por las más de 90 denuncias judiciales por corrupción que él y sus socios generaron saqueando las finanzas del Estado y entregando por monedas las riquezas nacionales a sus socios imperialistas. Macri trata de aprovechar hasta su último día de gobierno para firmar acuerdos que comprometen al país con monopolios imperialistas, y para fortalecer su relación con el brutal aparato represivo que fue armando, de la mano de la fascista ministra de Seguridad, Bullrich, a la que promueve para dirigir el PRO, su partido.

Pero a Macri no le van bien las cosas, ni en el PRO ni en Juntos por el Cambio. En el PRO le pasan factura por la derrota electoral, y por haber arrastrado a la provincia de Buenos Aires. En Juntos por el Cambio, sectores del radicalismo cuestionan sus decisiones y van tomando cierta distancia.

  1. El gran desafío es no abandonar las calles

Que paguen la crisis los que se llenaron los bolsillos con Macri.

Las condiciones en las que se va al cambio de gobierno son complejas. Hay situaciones abiertas en Bolivia, Chile y ahora con las elecciones “empatadas” en Uruguay. De cómo se definan los procesos de esos tres países dependerá que la Argentina quede en mejores condiciones, o aislada. Depende, también, de qué fuerza pueda mantener Macri en una sociedad que ha quedado dividida, como se vio en las elecciones.

El gran desafío es no abandonar las calles. El PCR, el PTP, la CCC y demás organizaciones en las que participamos, y Los Cayetanos, recogimos la demanda de unidad del pueblo en las calles para derrotar a Macri. Fue esa demanda la que creó las condiciones para que fuerzas distintas, sociales, gremiales y políticas, nos uniéramos en el Frente de Todos que derrotó al macrismo.

Tenemos a favor que derrotamos a Macri en las calles y en las urnas, pero sabemos que la situación de las masas es desesperante. Estamos en una crisis social y económica, y hay una sociedad dividida, con Macri a la cabeza de la oposición.

Las emergencias nos exigen seguir en las calles para que el pueblo sea protagonista, impulsando iniciativas amplias por el hambre, la desocupación y los despidos y cierres de fábricas hasta el 10/12. Y seguir en las calles después del 11, para que paguen la salida de la crisis social y económica los que se llenaron los bolsillos con el macrismo.

Hay buenas condiciones para acumular fuerzas en las organizaciones en las que participamos y con la afiliación al PCR. Jerarquizamos los círculos de lectores, en todo el país trabajamos para generalizarlos, creando condiciones para que el Partido sea habitable para los que quieren incorporarse a la lucha por una nueva Argentina.

Acompañamos el recorrido de las masas escuchando, discutiendo y pugnando por dirigirlas, particularmente en las empresas y centros de concentración, para que sean protagonistas de los tiempos que vienen. Acumulamos fuerzas para abrir un camino revolucionario que acabe con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado podrido en el que se sostienen.

Escribe Ricardo Fierro

UN ENCUENTRO MASIVO Y OPOSITOR

El 34 Encuentro Nacional de Mujeres mostró los enormes sufrimientos impuestos por la política macrista y cómo crece el protagonismo de grandes masas en las calles y en la lucha política. Fue un extraordinario ejemplo de democracia grande porque los encuentros son de todas.

1. Un histórico Encuentro Nacional de Mujeres

La rebeldía de las mujeres está marcando su agenda de emergencias, necesidades y prioridades.

El 34 Encuentro Nacional de Mujeres fue extraordinario: masivo, opositor al macrismo, y el más grande de su historia.

Más de 200.000 mujeres soportaron una brutal tormenta. Se adueñaron de los cientos de talleres que son el corazón de los encuentros, en los que hablaron de los sufrimientos por su doble opresión, agravada por la política macrista. Discutieron los reclamos y el camino para acabar con esa doble opresión. Hicieron una marcha impresionante, en la que se cantó y se bailó, con la alegría de estar haciendo historia. Decidieron que San Luis sea sede del 35 Encuentro, con el mismo nombre y el mismo carácter comprobado en los 34 años, dejando abiertos debates sobre lo plurinacional y la diversidad.

El movimiento de mujeres se hizo sentir. Fueron las dueñas y defendieron su Encuentro: son sus protagonistas. Esa rebeldía y ese protagonismo va creciendo en amplios sectores de trabajadoras y trabajadores ocupados, desocupados, precarizados. También en las y los pequeños y medianos productores agrarios, en la juventud y en tantos otros sectores populares.

La decisión de miles y miles de ser protagonistas de la política fue lo que dejó en ridículo a todas las encuestas, y castigó a Macri y su política el 11 de agosto. Va por más en las elecciones del 27 de octubre. Y con su rebeldía está marcando una agenda de emergencias, necesidades y prioridades.

2. Rebelión en Ecuador, elecciones en Bolivia

Crece la rebeldía contra los imperialistas que vienen a robarnos las riquezas nacionales de nuestros países.

Lenín Moreno, presidente de Ecuador, con su política hizo correr sangre del pueblo ecuatoriano y tuvo que refugiarse en una base de la Fuerza Aérea.

La rebelión de los originarios y el pueblo ecuatoriano forzó a Moreno a anular el decreto del acuerdo con el FMI.

El domingo próximo son las elecciones en Bolivia, en las que Evo Morales va por un nuevo mandato presidencial. Evo es un referente para muchos originarios de América Latina.

Crece la protesta popular contra el fascista Bolsonaro en Brasil.

Trump y el imperialismo yanqui, asociado al imperialismo colonialista inglés, creyeron que “se comían” a la región y la convertían en su “patio trasero”, como fue en otros momentos. Chocaron con la rebeldía que crece en los pueblos y se están empantanando.

Los imperialismos chino y ruso tratan de aprovechar la situación, peleándoles la región a yanquis e ingleses. Esa disputa interimperialista se puede aprovechar a favor de la lucha popular, eso sí, sin ilusionarse con que haya algún imperialismo bueno. Disputan entre ellos por ver quién se queda con la porción más grande de las riquezas nacionales de nuestros países. En la Argentina, se expresa en Vaca Muerta, el litio, los agronegocios, el turismo, etc.

3. Acumular fuerzas

Alegría y orgullo de todas las mujeres que realizaron y defendieron su 34 Encuentro, ejemplo de democracia grande.

El pueblo sigue en las calles: 60 cuadras caminó la marcha del 34 Encuentro Nacional de Mujeres, ni un vidrio roto, ni una pintada. Está en las calles porque quiere ser protagonista de la derrota de Macri.

El pueblo es protagonista, también, en la campaña electoral del Frente de Todos, que se despliega en todo el país, como estuvo en la Plaza de Todes en La Plata. El Frente Chaqueño ganó las elecciones provinciales, Jorge Capitanich es el nuevo gobernador. Rodolfo Schwartz, dirigente del PTP y el PCR, fue electo diputado provincial. Y ganaron concejalías Daniel Benítez, dirigente del PTP y el PCR por Pampa del Indio y el dirigente originario de la CCC de La Leonesa, Simón Álvarez.

Crecen la CCC y los movimientos de masas. Acumulan fuerzas preparándose para las maniobras de Macri desde las elecciones de octubre hasta el fin de su mandato.

Acumulamos fuerzas para fortalecer al PCR. Hay orgullo y alegría en las mujeres por encabezar y compartir ese enorme esfuerzo con el que garantizaron y defendieron su 34 Encuentro Nacional de Mujeres. Un ejemplo de democracia grande. Da vergüenza ajena ver como algunas organizaciones tratan de descuartizarlo para “comerse” un pedazo. Pero el Encuentro es de todas, y es mérito de una línea de unidad de las encuentreras que siga siendo el Encuentro de todas, único en el mundo.

El PCR y la JCR son parte de esa creciente rebeldía obrera, campesina, originaria, de las mujeres y la juventud. Escuchamos, discutimos y trabajamos para acumular fuerzas que creen las condiciones para abrir el camino que lleve al pueblo a acabar con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado podrido que los sostiene. Para construir uno nuevo, donde los trabajadores encabecen la más amplia unidad popular que decida qué se produce, cómo se produce y cómo se distribuye lo que se produce.

Escribe Ricardo Fierro

Para acabar con el infierno macrista, conquistar las emergencias y abrir un camino liberador

31 de julio de 2019

Hora Política Hoy N° 1776

1. Derrotar a Macri para acabar con éste infierno

El infierno macrista mata por la desnutrición, el frío, la desocupación y la destrucción de la salud y la educación públicas.

La política de Macri sigue provocando más hambre. En la primera mitad de este año, cayó 8% el consumo de alimentos y las poquitas cosas de la canasta básica. Más familias no pueden darle leche a sus hijos: el consumo cayó 13%.

Solo en el Gran Buenos Aires hay 700.000 personas que buscan trabajo y no lo encuentran. Un millón más changuean, tienen contratos por unos pocos meses o les pagan en negro. Quieren tener un trabajo digno, pero no hay.

En los últimos cuatro meses cerraron 5.170 empresas. En los últimos 12 meses fueron 12.188 las que cerraron. Y desde que gobierna Macri bajaron las persianas 18.748 empresas. La industria cayó un 10,6% en cuatro meses.

Más hambre y desocupación. Más destrucción de la industria y el comercio nacionales. Más destrucción de las economías regionales y de la pequeña y mediana producción agraria.

Lo único que le preocupa a Macri es si el dólar sube o baja. Macri, Vidal, Morales: los pibes no comen dólares, los abuelos no tienen dólares para comprar sus remedios, las familias no tienen dólares para pagar la luz y el gas.

Si la Argentina produce alimentos para 400 millones de personas, el problema no es la Argentina. El problema es Macri y su política. Cuatro años más de Macri no se aguantan. Unidos en las calles y las urnas lo podemos derrotar.

2. El pueblo discute y sigue en las calles

El país es recorrido por un hervidero de paros, movilizaciones, actos y pronunciamientos políticos.

Sigue la lucha de los trabajadores aeronáuticos, de los del subterráneo. Y ahora está la lucha destacada en la provincia de Salta, que fue reprimida, con 12 días de acampe, cortes de ruta y movilizaciones, donde se sumaron padres y alumnos autoconvocados y los trabajadores auxiliares de la educación. La Comisión Interna de Mondelez Pacheco (Zona Norte del Gran Buenos Aires) se pronunció en apoyo al Frente de Todos. Es un ejemplo a seguir en las fábricas y demás lugares de trabajo.

El 17/7 los Cayetanos realizaron una masiva jornada con ollas populares y la consigna: Macri, el hambre mata. Y levantando los reclamos por las emergencias que viven los más pobres.

El 24/7 se realizó un Alimentazo de los pequeños y medianos campesinos, en la Plaza de Mayo, Mar del Plata, Necochea, Bahía Blanca, Córdoba, Misiones, Entre Ríos, Mendoza y Corrientes. Reclaman medidas de emergencia. Ese mismo día se movilizaron al Ministerio de Educación la JCR y la JCCC, las juventudes del Movimiento Evita y de Somos. Repudiaron el Servicio Cívico Voluntario, ese invento fascista de Macri y Bullrich para reprimir al pueblo.

En numerosas provincias se multiplican las luchas. El 7 de agosto, la CCC, la CTEP y Somos Barrios de Pie, los Cayetanos realizan su marcha, actos y cortes de ruta en todo el país. Confluyen la FNC y otras organizaciones.

Venimos de un exitoso gran Encuentro de Naciones y Pueblos Originarios, claramente opositor al macrismo. También la FNC, la CEPA y el MUS realizaron sus plenarios. Se prepara 34 Encuentro Nacional de Mujeres en La Plata.

3. La pelea por el poder

Macri trabaja para aislar y dividir a la oposición. El Frente de Todos sumó a casi todos los gobernadores peronistas, con distintas posiciones.

Las elecciones en la Argentina están marcadas por la disputa entre las potencias imperialistas. De la mano de Trump y los ingleses, el FMI inyecta dólares que son impagables. Mike Pompeo (secretario de Estado yanqui), dijo que Estados Unidos y la Argentina son “aliados estratégicos”, anunció “la intensificación de las acciones contra Irán” y felicitó a Macri por incluir a Hezbollah como grupo terrorista. Además, acordó con Macri una mayor presencia de fuerzas yanquis paramilitares en la Triple Frontera, y cuestionó la posible entrega del dragado del Paraná a una empresa china asociada con el grupo Román.

A Macri lo apoyan Pichetto y los cinco gobernadores de Cambiemos: Jujuy, Mendoza, Corrientes, Buenos Aires y CABA. Neuquén no se pronunció, y negocia con Macri. Río Negro va con boleta corta asociado con Pichetto.

Scharetti, (Córdoba) va con boleta corta, y está en disputa entre Todos y Cambiemos.

Apoyan con la boleta del Frente de Todos: Tucumán, Santa Cruz, Formosa, Entre Ríos, Catamarca, La Rioja, San Juan y La Pampa. Perotti (Santa Fe) hizo un acuerdo con Alberto Fernández. Otros gobernadores apoyan, pero van con boleta propia de diputados y senadores: Chaco, Santiago del Estero, Chubut, Misiones y Tierra del Fuego.

La pelea por el voto va unida a las listas de fiscales, ante el posible fraude de Macri y Smartmatic, una empresa denunciada en 4 países y con buenas relaciones en Estados Unidos.

4. Un gran movimiento nacional, social y político

Fortalecer al PCR para acabar con el infierno macrista y abrir un camino liberador.

Derrotar a Macri, sus socios y padrinos, exige un gran movimiento nacional, social y político, en las calles y en las elecciones. El PCR, el PTP, la CCC, y amplios sectores del movimiento obrero, el campesinado, los originarios, las mujeres y los jóvenes, trabajamos activamente, junto al peronismo y sectores progresistas, para construir la única herramienta en condiciones de acabar con el infierno macrista en las urnas: el Frente de Todos.

Encabezamos la campaña electoral, trabajando para que el pueblo tome la batalla en sus manos. Se dan pasos importantes en muchos lugares, y redoblamos los esfuerzos, en todo el país, en los 10 días finales para las PASO.

El PTP y la CCC, el Evita, Somos y Barrios de Pie acordamos trabajar para que las amplias masas obreras y populares tomen en sus manos la pelea por el voto y los fiscales al Frente de Todos.

Derrotar a Macri en las calles y las urnas creará mejores condiciones para la lucha por las urgencias populares. La fuerza acumulada en la lucha y en la batalla electoral, por las fuerzas patrióticas, populares y democráticas, crea condiciones para abrir el camino para acabar con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado podrido que los sostiene.

Hacemos la campaña electoral unida a la difusión del hoy y la campaña financiera. Donde se formaron círculos de lectores, se afilió y fortaleció el PCR y la JCR; son ejemplos a generalizar en todo el país. Y levantamos las banderas por las que pelearon hasta su último día la compañera Marta Bertoloni de La Matanza, Ramón Marchessi de Entre Ríos y Valeria de Santa Fe: Hasta la victoria, siempre.

Escribe Ricardo Fierro

Foto: El Alimentazo en la Plaza de Mayo y en todo el país.

Con Todos para derrotar a Macri

23 de julio de 2019

Hora Política Hoy N° 1775

Crece la unidad en las calles y las elecciones con el Frente de Todos, para terminar con el infierno de esta política de pobreza y entrega. Desde el PTP, el PCR y la CCC redoblamos la pelea por una nueva Argentina

1. Macri y Vidal, el hambre mata

Al pueblo inflación, despidos y desocupación. A los bancos, monopolios de servicios, la energía y los exportadores: súper ganancias.



Continue Reading >>

EL 18 A LA MATANZA, POR EL FRENTE Y ALDERETE DIPUTADO

Para mejorar la situación de las masas, crear mejores condiciones para sus luchas y acumular fuerzas que abran un camino para acabar con la dependencia y el latifundio.

1. Duros castigos al macrismo

El pueblo se va uniendo para derrotar al gran responsable de ese infierno.

El macrismo trata de recuperar la iniciativa en medio del duro castigo con el paro nacional masivo y contundente, las impresionantes movilizaciones de las mujeres, el repudio al “gatillo fácil” y el crecimiento de la protesta juvenil.

También Macri es duramente castigado en las elecciones provinciales adelantadas, en las que la oposición sumó el triunfo de nueve gobernadores, mientras Cambiemos solo pudo lograr, en Jujuy, la renovación del gobernador Morales, quien dedicó su triunfo a Macri, del que dijo que “es un jujeño más”. Lejos quedaron las ilusiones macristas de gobernar por 20 años.

Avanza la construcción de un amplio frente patriótico, al calor de las luchas masivas, los resultados electorales y el reclamo popular de unidad para derrotar a Macri en las calles y las urnas.

Las respuestas del macrismo van de la mano de sus alianzas y su sometimiento al yanqui Trump, a los acuerdos con el FMI, y a la asociación con el reaccionario y fascista presidente brasileño Bolsonaro. Los medios del sistema, como Clarín La Nación, en una operación de “terrorismo político”, tratan de imponer la opción: Macri o la catástrofe. Ocultan esos medios que fue Macri el que llevó el país a la catástrofe social y política. Y que el pueblo se va uniendo para derrotar al gran responsable de ese infierno.

 

2. Macri, Trump y el “patio trasero”

Derrotar a Macri y los grupos dueños del poder. Acumular fuerzas para abrir un camino que nos libere de la dependencia y el latifundio.

Macri apuesta a someter las elecciones en la Argentina a los planes del imperialismo yanqui, inglés y otros, y del FMI. Trump pelea para ganar posiciones en lo que considera su patio trasero: América Latina. Quiere imponer gobiernos como el de Bolsonaro en Brasil, Iván Duque en Colombia y otro mandato para Macri. Bolsonaro y Duque vinieron a hacer campaña por Macri. La pelea yanqui es con los imperialismos chino, ruso y sectores europeos, que ganaron posiciones en la región, y fueron golpeados por el fracaso de políticas como el “socialismo del siglo 21”.

La semana pasada se reunieron los jefes de Rusia (Putin) y de China (Xi Jinping). Acordaron la “cooperación estratégica” de esas potencias, denunciaron el proteccionismo de Estados Unidos, y alertaron que “la política de fuerza y hegemonismo” de Trump “se está consolidando”.

El resultado de esa política macrista de agravar la dependencia se expresa en la brutal crisis social y económica: un infierno para el pueblo y el total sometimiento de la soberanía nacional. Mientras, se llenan los bolsillos un puñado de monopolios imperialistas y poderosos grupos de burguesía intermediaria y grandes terratenientes que hoy tienen el poder de la mano de Macri.

En una situación tan compleja, aprendimos del maoísmo y de Otto Vargas que debemos aprovechar las contradicciones entre los de arriba para aislar a los grupos que tienen el poder con Macri. Para eso, golpeamos junto con los sectores opositores a Macri, sin embellecer a los imperialismos, ni a los sectores de burguesía intermediaria o latifundistas que disputan con los yanquis. Los hemos sufrido y hemos luchado cuando fueron gobierno. Hoy golpeamos juntos para derrotar a Macri y el poder que lo sostiene. Lo hacemos para acumular fuerzas, y unir a los sectores populares, patrióticos y democráticos, para abrir un camino que nos libere de la dependencia y el latifundio. Ese es el desafío.

 

3. La lucha por un gran frente que derrote a Macri

La unidad de las fuerzas populares, patrióticas y democráticas debe expresar la diversidad de los sectores opositores.

La masividad de la lucha popular en las calles impone su agenda en la política: acabar con el hambre y demás emergencias, y recuperar el trabajo y la producción nacional. No pagar la deuda con el sacrificio del pueblo, suspendiendo el pago para investigar qué deudas son legítimas y cuáles son ilegítimas o inconstitucionales.

Con las recientes derrotas del macrismo en las elecciones a gobernador de Tucumán, Entre Ríos y Chubut, Cambiemos suma nueve fracasos. Solo retuvo la gobernación de Jujuy, pese a perder 50.000 votos respecto de la elección del 2015. El PJ y sus aliados, juntos, hubieran derrotado a Cambiemos por 15.000 votos. De paso, el FIT cayó del 23% en el 2017, al 3,9% ahora.

Cada triunfo de la oposición mostró que fue necesaria la más amplia unidad posible, frente a un enemigo poderoso y maniobrero.

Esa unidad de las fuerzas opositoras ha sumado a una muy amplia mayoría del movimiento obrero, organizaciones campesinas, de originarios, de mujeres y de jóvenes, también a sectores de la cultura, profesionales e intelectuales, cámaras de la pequeña y mediana industria, el comercio y la burguesía nacional.

También se fueron sumando al frente gobiernos peronistas de provincias, y se está conversando la incorporación del Frente Renovador de Massa. Además, se ha ampliado la apertura hacia fuerzas populares, patrióticas y democráticas, entre ellas el PTP.

Esa unidad lograda debe expresar esa diversidad, necesaria para poder derrotar a Macri. Y como venimos señalando, que sea pública, equitativa y programática.

 

4. El 18 a La Matanza, por el frente y Alderete diputado

Para llegar a amplias masas que discuten cómo derrotar a Macri, y abrir un camino para acabar con sus sufrimientos.

Al cierre de esta edición se están firmando las actas constitutivas del frente nacional y los frentes en cada provincia, cuya presentación cierra el 12 de junio, y se avanza en las listas que cierran el 22 de junio.

El PTP es integrante del frente nacional, y los de casi todas las provincias y la CABA. El PTP, el PCR, la JCR y la CCC se pusieron al hombro la pelea por el armado amplio de los frentes, llevando su programa a las amplias masas y la pelea de voto por voto. Promueven la candidatura a diputado nacional, por la provincia de Buenos Aires, de Juan Carlos Alderete, presidente del PTP y coordinador nacional de los Desocupados de la CCC, y a los candidatos de cada provincia y municipio. En las elecciones del domingo pasado, en Entre Ríos, fue electa concejala de Santa Elena la compañera Selva Morales.

Para impulsar el frente patriótico y la candidatura de Juan Carlos, como tribuno popular, marchamos a un gran acto en el club Laferrere de La Matanza, el 18 de junio, a las 16 hs. Un acto abierto a las fuerzas que compartimos los Cayetanos, y al que invitamos a los dirigentes y referentes del frente patriótico.

Impulsamos y somos parte del frente patriótico para derrotar al macrismo para mejorar la situación de las masas y para crear mejores condiciones para la lucha popular. En la calle y en las elecciones, acumulamos fuerzas para acabar con la dependencia y el latifundio y conquistar la patria nueva que nos merecemos.

 

Escribe Ricardo Fierro 

UNIDAD PARA SALIR DEL INFIERNO MACRISTA

El Comité Central del PCR tomó decisiones sobre la posición electoral: participamos del frente patriótico en las 24 provincias, apoyando la candidatura presidencial de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Participamos en la mesa sindical. Impulsamos la candidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por Buenos Aires.

1.Podemos torcerle el brazo

Se va abriendo paso la posibilidad de derrotar a Macri.

Varios hechos produjeron un cambio profundo en el escenario gremial, social, político y electoral. El parazo del 29 de mayo dio un contundente golpe a la política macrista, al igual que las masivas movilizaciones del movimiento de mujeres. Se están dando pasos en la construcción de un gran frente para derrotar a Macri. El lanzamiento de la fórmula Alberto Fernández presidente y Cristina Fernández de Kirchner vicepresidenta, creó condiciones para ampliar ese frente.

Ese cambio se reafirma con nuevas derrotas aplastantes del macrismo en las elecciones de San Juan y Misiones: suma 10 fracasos seguidos. En Misiones, además, se avanzó en la construcción de  una fuerza para la lucha.

“Esto no se aguanta más”, se escuchaba y se escucha, expresando la bronca y el malhumor crecientes en el pueblo, y la búsqueda de una salida a sus sufrimientos. Se abre paso la posibilidad de derrotar a Macri en las calles y las elecciones.

En difíciles condiciones, el movimiento obrero protagonizó un extraordinario paro nacional de los trabajadores ocupados, desocupados y precarizados, y mayores. El campesinado, particularmente los más pobres y los originarios, trazaron los objetivos de sus luchas en un masivo Foro Agrario. Las mujeres, con grandes movilizaciones en todo el país el 24 y 28 de mayo, y el 3 de junio, llevaron sus reclamos a la calle y al Congreso: contra la violencia que sufren y los femicidios, y por su derecho a educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Los jóvenes se organizan y movilizan en ese gran movimiento de Ni Un Pibe Menos Por La Droga y contra el gatillo fácil de Macri y Bullrich.

Desde el PCR y la JCR, el PTP, la CCC y las organizaciones de masas en las que participamos, con “infinita confianza en las infinitas energías de la clase obrera y el pueblo”, como nos enseñaron los maestros del marxismo, nos pusimos al hombro y encabezamos la lucha por un gran frente para derrotar a Macri en las calles y las elecciones.

 

2.Macri es un enemigo peligroso

Lo apoyan poderosos grupos de burguesía intermediaria, latifundistas y potencias imperialistas, en disputa con otros sectores poderosos.

No hay que subestimar a Macri. Es un enemigo muy peligroso. Tiene el apoyo de los poderosos grupos de latifundistas y burguesía intermediaria que manejan los agronegocios, las megamineras, los bancos, etc. Lo apoyan el imperialismo yanqui, el inglés y el FMI, entre otros. También el presidente de Brasil, Bolsonaro.

Esas fuerzas imperialistas convierten a las elecciones en la Argentina en un campo de batalla que es parte de su disputa por América Latina. Disputan con los imperialismos ruso y chino, y gran parte de los europeos, entre otros. Esa disputa se expresa, en muchos casos, a través de sus “socios” y sus operadores argentinos.

La disputa de las potencias imperialistas por el dominio de la Argentina puede ser aprovechada por el pueblo, para aislar y derrotar al macrismo. Sin crear ilusiones que hay algún imperialismo bueno, como hizo Macri cuando decía que “la lluvia de inversiones extranjeras” nos iba a dar “pobreza cero con trabajo de calidad”. Y el resultado fue este infierno.

Por otra parte, hay que diferenciar los colores. Una cosa son los grupos de oligarcas terratenientes y de burguesía intermediaria, como los Macri, subordinados a los imperialistas. Y otra cosa son los sectores agrarios, de la industria y el comercio, de burguesía nacional, muy golpeados por la política macrista, que también necesitan acabar con esta política de sometimiento nacional; sectores que vienen resistiendo, sobre todo en las provincias y deben ser parte de la unidad patriótica necesaria para derrotar a Macri.

 

3.No abandonar las calles

Avanza la confluencia en las luchas del movimiento obrero.

El gobierno macrista viene recibiendo un duro castigo por la lucha popular contra su política de hambre, ajuste, entrega y represión. La masiva lucha en las calles ha sido fundamental para desnudar esa política, frenar sus ofensivas y lograr conquistas. Encabezar las luchas, uniendo fuerzas para garantizar su masividad y continuidad, es el camino que crea condiciones para derrotar a Macri.

El paro nacional en el que confluyeron el Frente Sindical para el Modelo Nacional, las CTA, los Cayetanos y otras fuerzas; y el paro del 29 de mayo, impulsado por la CGT y las mismas fuerzas del paro anterior, mostraron los cambios que se están produciendo en el movimiento obrero.

Desde el Frente Sindical, Moyano y Palazzo señalaron la posibilidad de otro paro nacional. Además, Moyano planteó la formación de una Mesa Sindical que adhiera al frente patriótico.

En la CGT, Daer, que apoyaba la candidatura de Lavagna, ahora saludó la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Los Cayetanos siguen avanzando con su plan de lucha, enfrentando a la política de hambre y desocupación, y dando un carácter activo a los paros con sus cortes y ollas populares, en los que confluyen con empresas y sindicatos en lucha.

Los cambios que se están dando crean mejores condiciones para la continuidad de las luchas, y para aportar lo fundamental del movimiento obrero, ocupados, desocupados y precarizados, y mayores, al gran frente para derrotar a Macri en las calles y en las elecciones. Además, abren la posibilidad de un nuevo paro nacional activo y multisectorial.

 

4.Un gobierno de emergencia

Que paguen la crisis social y económica los monopolios, latifundistas y bancos que se llenaron los bolsillos con el macrismo.

Macri ya acordó con el FMI su plan, si gana las elecciones. Está decidido a ejecutar en un mes lo que no pudo hacer en los 4 años de gobierno: la reforma laboral, el aumento de la edad para jubilarse y medidas contra los mayores, achicar las indemnizaciones por despidos, entre otras medidas de ajuste contra los trabajadores y el pueblo. El objetivo de ese ajuste salvaje es que hacerle pagar al pueblo el endeudamiento y la crisis que produjo su política.

Si Macri es derrotado en las calles y las elecciones, aprovechará hasta el último día para dejar el país en las peores condiciones. El gobierno que asuma el 10 de diciembre, si Macri pierde, será un gobierno de emergencia. En esa situación, se abrirá una dura lucha para destinar todos los recursos a mejorar las condiciones de vida y de trabajo del pueblo, y recuperar la producción nacional. ¿De dónde saldrá la plata? Tiene que salir de los bolsillos que se llenaron los monopolios y oligarcas durante el macrismo.

Una derrota del macrismo fortalecerá la lucha obrera, campesina, originaria, de las mujeres, los jóvenes, los intelectuales, los trabajadores de la cultura, los profesionales, los sectores del comercio y la producción nacional.

 

5.Frente patriótico, F-F, y Alderete diputado

Para triunfar: una batalla de masas con el pueblo como protagonista.

Trabajamos para la unidad en la lucha en fábricas y demás lugares de trabajo, en el campesinado, los originarios, las mujeres y los jóvenes. Integramos y defendimos a los Cayetanos. Constituimos En marcha junto al Movimiento Evita y Somos. Confluimos con Red por Argentina. Estuvimos y apoyamos la decisión del Congreso del Partido Justicialista de conformar un gran frente patriótico para derrotar a Macri. Y somos parte de los 18 partidos, junto al PJ y Unidad Ciudadana, que unidos estamos pariendo ese gran frente, esa gran herramienta política para derrotar a Macri en las urnas.

El Frente Patriótico está creciendo con la adhesión de organizaciones gremiales, sociales y políticas. La mayoría de los gobernadores peronistas saludaron la fórmula de Alberto Fernández presidente y Cristina Fernández de Kirchner vice, acaba de hacerlo Alberto Rodríguez Sáa, de San Luis. Y hay conversaciones con Massa.

Tenemos diferencias con Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero coincidimos en el objetivo principal que reclama el pueblo: acabar con el infierno de Macri. Y es la fórmula que hoy tiene las mayores posibilidades de lograr la derrota del macrismo. Por esas razones la apoyamos, integrando el frente en todo el país.

Hacemos campaña electoral casa por casa, escuchando, discutiendo y ganando voto por voto. También en las redes, en los medios, con actos, etc. Lo hacemos para que el gran protagonista de la batalla para derrotar a Macri sea el pueblo.

Llevamos a la discusión de las masas nuestro programa, partiendo de las emergencias del pueblo y proponiendo las medidas que garanticen disponer todos los recursos para mejorar las condiciones de vida y de trabajo, y la producción y el comercio nacionales. En el 2001, suspender el pago de la deuda fue lo que permitió salir de la crisis social y económica. Pero el Congreso no la investigó, pese a que se demostró que la mayor parte de esa deuda es ilegítima, usuraria y odiosa (inconstitucional).

Impulsamos la candidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por Buenos Aires, para lo que marchamos a su lanzamiento en todo el país, junto a los candidatos de cada lugar, para que lleve la voz del pueblo al Congreso.

 

6.Llegar a las grandes masas populares

Con nuestro programa y nuestros candidatos nos prepararnos para una dura batalla.

Derrotar a Macri en la calle y en las elecciones fortalecerá al pueblo para la lucha por sus emergencias y avanzar en el camino liberador.

Para la lucha de hoy, para las elecciones y lo que venga después, el PCR y la JCR, y el PTP, trabajan para que el movimiento obrero es ponga en el centro de las decisiones políticas, desde sus cuerpos de delegados, comisiones internas y sindicatos. Defendemos y buscamos ampliar a los Cayetanos, que han sido un puntal en la lucha, y la unidad de las fuerzas que constituimos En marcha, que encabezó la lucha contra el FMI y el G20. La campaña electoral abre la posibilidad de llegar a las grandes masas para que conozcan al Partido, su programa y sus candidatos.

La batalla contra el macrismo y las poderosas fuerzas que representa no será fácil ni rápida. Debemos prepararnos, y preparar al pueblo, para responder y derrotar las maniobras de todo tipo que el enemigo va a usar para embarrar la cancha.

Y en la calle y en las elecciones, acumulamos fuerzas para abrir el camino que nos lleve a acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado oligárquico, imperialista y podrido que es la base de sustentación de los Macri. Para que la esperanza que está abriendo la posibilidad de derrotar al macrismo se concrete, y avance para conquistar la patria nueva.

Escribe Ricardo Fierro

AVANCEMOS POR UN GRAN FRENTE PARA DERROTAR A MACRI

El Comité Central del PCR reafirmó el trabajo del Partido a la cabeza de la lucha por una amplia unidad para derrotar a Macri en las calles y en las elecciones. El lanzamiento del frente con Red por Argentina, PTP, Movimiento Evita, Somos, Seamos Libres y otras fuerzas, y la precandidatura a presidente de Felipe Solá, son el primer paso hacia ese gran frente contra Macri.

1. Diez puntos para el ajuste y la entrega

El plan de Macri es más hambre y más pobreza

El gran paro nacional del 30/4, con grandes actos en todo el país, mostró la bronca que crece en el pueblo: fue un duro cachetazo al gobierno macrista. Y las innumerables ollas populares del 1° de Mayo, impulsadas por gremios y fuerzas sociales, mostraron el hambre que crece imparable en las familias de desocupados, jubilados y grandes sectores de las capas medias castigadas por el ajuste. Con el hambre y la pobreza, cada vez más niños dejan de ir a la escuela porque no tienen ni zapatillas y crecen las muertes por hambre, y brotan la tuberculosis y demás enfermedades a causa de la desnutrición.

Macri es responsable de esos sufrimientos.

Ahora el gobierno lanzó una propuesta de 10 puntos para un pacto de gobernabilidad, convocando a la oposición: un cambio notable después de más de 3 años de sordera.

Macri hace la convocatoria después del cachetazo del 30/4 y de las voces de alarma de los usureros imperialistas: “la Argentina está en la cornisa, crece el temor a un default (cesación de pagos)”, dice el diario de los usureros Financial Times.

Los 10 puntos de Macri parecen escritos en las oficinas del FMI. Con un lenguaje engañoso, tramposo, se hace cargo de las exigencias de la usura imperialista que le presta dólares para tapar que el país está en cesación de pagos, y esos usureros se llenan los bolsillos con cada suba del dólar y con los brutales intereses de los bonos de deuda que emite el gobierno.

Veamos las medidas. Que el Banco Central garantice la continuidad de esa timba financiera. Entrada libre para las exportaciones extranjeras. Son dos medidas claves contra el trabajo, la industria nacional y las economías regionales. Reforma laboral que precarice el trabajo y siga hachando los salarios; y otra reforma previsional que suba la edad de las jubilaciones y vuelva a recortar los haberes: son dos medidas que provocarán más hambre y más pobreza. Un humillante compromiso de pagar la deuda externa, y de los usureros internos, a costa de más hambre, más pobreza, y más liquidación del trabajo y la producción nacional.

 

2. Un plan para dividir a la oposición

Con los 10 puntos Macri intenta lograr su reelección

La convocatoria del gobierno a un pacto de gobernabilidad es una nueva operación política macrista para dividir a la oposición gremial, social y política. Sobre todo al peronismo, como denunció Moyano frente al allanamiento del sindicato de Camioneros. Las intrigas, las operaciones de inteligencia, represivas, judiciales, abarcan a todas las fuerzas opositoras, especialmente aquellas que trabajan para unir a la oposición y derrotar a Macri en las calles y en las elecciones.

Frente a la bronca y el malhumor crecientes, Macri necesita dividir a la oposición para lograr su reelección. Por eso, con los 10 puntos, trata de recuperar la iniciativa política, después del cachetazo del 30/4 y el 1°/5. Trata de imponer un eje de discusión que esconda el verdadero debate nacional: las crisis social y económica, y sus consecuencias, el creciente “repudio a Macri” y “el caldo de cultivo del voto castigo”, que ya no puede tapar la prensa del sistema.

Además, con las 6 derrotas seguidas en las elecciones provinciales, se agravó la crisis política de Cambiemos: sus candidatos en las provincias buscan despegarse del frente macrista. También se agrava la interna del radicalismo, con sectores que quieren sumarse al proyecto de Lavagna, y otros, como el gobernador mendocino Cornejo, que proponen que Alternativa Federal (Massa, Pichetto, Urtubey, etc.) se incorpore a Cambiemos.

La crisis de Cambiemos tiene que ver con las “preocupaciones” de grupos dominantes del poder que, ante el retroceso político de Macri, buscan asegurarse con un plan B (o un plan V, con la V de Vidal, la gobernadora bonaerense). Son planes que cambian las caras para que se mantenga la misma política macrista.

 

3. Un duro cachetazo a Macri

El paro nacional abrió el paso a un plan de lucha. La situación es buena para arrancarle al gobierno conquistas.

El paro nacional del 30/4, con los actos masivos y la jornada de ollas populares del 1° de Mayo, fueron un duro golpe a Macri y su política. Se garantizó con un gran esfuerzo de gremios, organizaciones sociales y populares. En todos los lugares, los oradores se comprometieron a la continuidad del plan de lucha.

Al sector de la CGT que carnereó el paro no le fue bien. Más de 70 CGT regionales fueron parte de la medida de lucha, así como gran parte de los choferes de la UTA, seccionales de la UOM y de muchos otros gremios. La confluencia y coordinación se dio por encima de las direcciones carneras.

El paro tuvo la activa participación de la CCC, la CTEP y Somos Barrios de Pie, también de las CTA con los gremios que la integran, y los jubilados y mayores del MIJP-CCC. Participaron numerosas organizaciones campesinas, fuerzas políticas, y una gran masa de mujeres y jóvenes.

Fueron insignificantes los disturbios, que olían a “servicios” macristas, y a mostrar el aparato represivo, para el que no ahorran en gastos. En cada protesta, siempre aparece un grupo funcional a Macri con el que tratan de tapar la masividad del pueblo en las calles.

Se llegó al paro nacional con un reguero de luchas en todo el país. Con las enormes marchas y actos del 24/3 en todo el país. El 28/3 se movilizaron los jubilados del MIJP. El 30/3, el 27/4 y el 10/4 se reunió la Comisión Organizadora del 34 Encuentro Nacional de Mujeres en La Plata. El 2/4 hubo actos, vigilias y marchas de los veteranos de Malvinas junto al pueblo, en el Chaco, Salta, Tucumán, Bahía Blanca, La Plata, el ARS, Mar del Plata, Quilmes, Entre Ríos, Rosario y la Capital Federal. El 4/4 se movilizaron gremios del Frente Sindical, las CTA y los Cayetanos. El 13 y 14/4 se realizó el Plenario Nacional de la agrupación René Salamanca de estatales, hubo plenarios de docentes, obreros rurales y metalúrgicos. El 18/4 protestaron los trabajadores de la ciencia y la tecnología. El 23/4 hubo un frutazo en la Plaza de Mayo.

Por delante está el 7 y 8/5, el Foro Nacional por un Programa Agrario, Soberano y Popular. El 9/5, una nueva jornada nacional de los Cayetanos. Y en mayo se cumplen 50 años de las grandes puebladas: el 15 el Correntinazo, el 21 el Rosariazo y el 29 y 30 el Cordobazo.

 

4. Derrotar a Macri en las calles y en las elecciones

Conquistar un gobierno de emergencia

Construir un gran frente que derrote a Macri en las calles y en las elecciones, es la gran tarea de las fuerzas populares, patrióticas y democráticas. No es fácil articular por reivindicaciones con la lucha política electoral.

El gobierno y los medios de comunicación del sistema, siembran confusión sobre la realidad del escenario político. Dicen que “Macri ya fue” y que “Cristina ya ganó”. Usan esta prédica para contener a los que ya no quieren votar a Macri, pero tampoco quieren volver a un gobierno kirchnerista.

Tratan de generar un triunfalismo en las fuerzas opositoras, que alienta los sectarismos y las ambiciones personales por los cargos. Macri hace todo lo que puede para dividir a la oposición.

La demora de sectores kirchneristas en la construcción del frente no contribuye a la unidad necesaria que garantice la derrota del macrismo. Y a establecer el programa de un gobierno de emergencia, que dé respuesta a las urgencias y necesidades del pueblo, disponiendo todos los recursos para afrontar esa situación dramática.

Eso es posible. Frente a una deuda pública fenomenal, no hay otro camino que suspender el pago, como se hizo en el 2001. Suspender el pago para investigarla, pagar la que es legítima (como los 500 millones de dólares que se deben a Bolivia por el gas que nos vende), y no pagar la que es ilegítima, usuraria u odiosa, es decir, inconstitucional, porque no fue aprobada por el Congreso Nacional. Además, se debe poner en primer lugar el trabajo y la producción nacional, la defensa de los recursos naturales, el manejo del comercio exterior, entre otras medidas.

Son medidas que requieren recuperar la soberanía nacional, que el macrismo ha entregado al someterse al FMI y varios imperialismos.

 

5. Pasos en la construcción del frente

Red por Argentina, el PTP, el Evita, Somos y Seamos Libres, luchan por la unidad opositora contra Macri.

El PCR y el PTP vienen trabajando activamente para la unidad de las fuerzas que confluimos en los llamados Cayetanos. Una fuerza que creció en la lucha en las calles contra la política macrista de hambre, desocupación y precarización del trabajo: la CCC, la CTEP y Barrios de Pie. Las principales fuerzas de esa confluencia, la CCC, el Movimiento Evita y Somos Barrios de Pie, primero confluyeron con la CGT y las CTA, y en el último período, ocuparon el lugar que dejó vacío el sector cegetista conciliador con el gobierno, como dijo Hugo Moyano.

La defensa de los Cayetanos de los ataques macristas, y el crecimiento, es una tarea permanente frente a las maniobras del gobierno para liquidarlos. No solo el macrismo trabaja contra los Cayetanos. También sectores kirchneristas y del PC, y grupos trosquistas funcionales al macrismo con sus ataques al peronismo, a la CCC y el PCR.

El año pasado nació la expresión política de las principales fuerzas de los Cayetanos: En marcha. Estuvo a la cabeza de la lucha contra el acuerdo de Macri con el FMI y los jerarcas imperialistas que manejan el G20, con el masivo acto en la cancha de Atlanta. Mientras otras fuerzas se llamaban a silencio.

Ahora, ante las elecciones, el PTP, el Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie, Seamos Libres, tomaron en sus manos la lucha por un gran frente para derrotar a Macri también en las elecciones. Y constituyeron un frente con Red por Argentina, apoyando la precandidatura presidencial de Felipe Solá. El lanzamiento de esa fuerza fue el primer paso unitario hacia ese gran frente antimacrista, y seguimos avanzando, recorriendo barrios, pueblos, ciudades y provincias, para unir a todos los sectores populares, patrióticos y democráticos en ese gran frente que derrote a Macri.

Un frente que plantea una elección interna democrática, en las PASO, para decidir las candidaturas de acuerdo a la proporción de votos, sin el filtro de “pisos”. Y un programa para salir del infierno al que nos condenó la política macrista.

 

6. Fortalecer al PCR

En las calles y en las urnas, trabajamos para acumular fuerzas.

Las elecciones provinciales y el acercamiento de las fechas de cierre de los frentes y las listas de candidatos, todo contribuye a un aceleramiento vertiginoso de la política. El pueblo discute, delibera en todas partes. Crecen la bronca y el malhumor de los que quieren acabar con el infierno macrista, reclaman la unidad opositora, y discuten, o se preguntan, cómo salir de este infierno.

Desde el PCR y el PTP, trabajamos con el esfuerzo de miles de luchadores, como se vio en el gran acto de All Boys por el 50 Aniversario del PCR. Seguimos en las calles, y participamos en ese gran debate del pueblo. Nos proponemos abrir 1.000 locales del PTP, en una pieza o un tinglado de los compañeros o amigos. Y el 25 de Mayo, la fecha patria, vamos a los barrios o las plazas con nuestro programa y la candidatura del presidente del PTP, Juan Carlos Alderete, a diputado nacional por Buenos Aires, junto a los candidatos de cada lugar.

En las calles y en las urnas, trabajamos para acumular fuerzas. Somos conscientes de que la situación desesperante que viven el pueblo y la patria, y el poder que mantendrán los sectores oligárquicos e imperialistas, además de un gobierno de emergencia, exigirá el más amplio despliegue de la unidad y la lucha de los trabajadores, los campesinos y chacareros, los originarios, las mujeres, los jóvenes, los intelectuales, los artistas, los profesionales, la burguesía nacional, etc.

Trabajamos para que la prensa llegue a más manos, de amigos, compañeros de trabajo o vecinos. Preparamos la campaña financiera, porque solo recibimos plata de los aportes de los compañeros y amigos. Peleamos para que cada organismo del partido discuta la política, participe en la discusión de las masas y ofrezca la afiliación al PCR: el Partido de Otto Vargas.

Por delante tenemos tiempos tormentosos. Con las fuerzas de la reacción trabajando para perpetuar su poder, y las fuerzas populares, patrióticas y democráticas peleando, en las calles y las urnas sus urgencias y necesidades. Debemos estar preparados para que esas tormentas abran un camino para acabar con la dependencia y el latifundio oligárquico, y el poder que los sostiene. Como los patriotas de la Revolución de Mayo de 1810, decimos: ¡Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo! ¡Vamos por la patria nueva!

 



Fuera los imperialismos de Venezuela y América Latina

Que el pueblo venezolano decida su destino

Las elecciones presidenciales de nuestro país se dan en medio de una dura disputa, en América Latina y el mundo, entre potencias imperialistas.

Trump, el presidente de Estados Unidos, amenazó con aumentar los aranceles a las importaciones desde China, con lo que provocó una caída de las bolsas de valores y la suba del dólar en todo el mundo. La medida del gobierno yanqui amenaza cerrar una etapa de negociaciones entre dos potencias. La debilidad financiera de la Argentina, prisionera de los dictados del FMI, provocó una nueva suba del dólar, que traerá más inflación.

Acaba de fracasar un levantamiento cívico militar en Venezuela, apoyado por los yanquis.

Venezuela sufre las amenazas militares de Estados Unidos y del gobierno brasileño de Bolsonaro, la presencia militar rusa y económica de Rusia y China. En las conversaciones entre los dirigentes de esas potencias se negocia sobre nuestro hermano latinoamericano como si fueran sus dueños.

La situación de Venezuela es muy grave, y la política de Macri de entrometerse en la situación de ese país, acompañando a los yanquis, es repugnante.

Trump amenazó a Venezuela y también a Cuba. Quiere recomponer su dominación en Latinoamérica a la que considera el patio trasero de Estados Unidos, mientras que sus rivales, Rusia y China, principalmente, se atrincheran defendiendo sus intereses en los países que ganaron terreno. Es en ese escenario que se desarrollan las elecciones en la Argentina, con los yanquis abriendo la mano del FMI para sostener a Macri, con una deuda impagable, a la que el gobierno argentino, con sus 10 puntos, se compromete a pagar a costa del sudor y la sangre del pueblo.

 



 Según un analista ruso

El “precio” de Venezuela

El analista ruso Vladimir Frolov habló de las condiciones que habría puesto Putin para dejar de apoyar a Maduro en Venezuela (infobae.com, 5/5).

Rusia invirtió 9.000 millones de dólares en la petrolera venezolana PDVSA, a cambio del 49% de las acciones de Citgo, la refinería estatal de Venezuela en Estados Unidos. De no pagar la deuda, Rusia puede quedarse con el 100% de la refinería.

Frolov dice que “Putin está listo para renunciar a Venezuela por el precio correcto”. ¿Cuál sería ese precio? Rusia anexó parte del territorio de Ucrania, en la zona límite entre los dos países. El “precio correcto” sería, según Frolov, que el retiro del “apoyo militar ruso a Maduro debe ir acompañado de la retirada de la asistencia militar de los Estados Unidos a Ucrania”. Y agrega: “Moscú está lista para vender su participación en Venezuela, pero aún no está claro si Washington está listo para ofrecer el precio correcto”.

Como se ve, para los imperialismos, los países dependientes, como Venezuela y Ucrania, —y como la Argentina—, se compran y se venden como cualquier otra mercancía.

 

Escribe Ricardo Fierro

CRECE LA LUCHA Y LA UNIDAD PARA DERROTAR A MACRI

Se lanzó un frente, con la candidatura de Felipe Solá, para trabajar por la gran unidad que derrote a Macri en las elecciones. El 30 paro nacional y a las calles.

1. El plan macrista

El poder y las maniobras de Macri para su reelección.

Después de más de tres años de un brutal ajuste que provocó enormes sufrimientos al pueblo y la crisis económica; arrodillado ante el FMI, Macri presentó un plan con el que pretendió lavarse la cara antes de las elecciones. Le duró poco. La nueva disparada del dólar llevó al peso argentino a ser la moneda más débil del mundo. Y el nuevo aumento de los intereses que se paga por los créditos y la suba del riesgo país agravarán la crisis en la producción. Las petroleras ya van a un nuevo aumento de los combustibles, lo que provocará subas en toda la cadena de precios.

Hubo presiones de sectores empresarios para un “plan V”, en el que la gobernadora de Buenos Aires, Vidal, reemplace a Macri como candidata a presidente por Cambiemos. Pero Macri cortó esas presiones de un hachazo: él es el candidato, con su línea y con su gabinete.

¿Por qué Macri ratificó su candidatura? Porque representa a un grupo económico poderoso que está asociado con los grupos que se han llenado los bolsillos durante su gobierno. También tiene el apoyo de Trump, el FMI y otros sectores imperialistas. Tiene poder y plata. Es presidente en funciones.

Esto es lo que le permite maniobrar a Macri, difundiendo encuestas falsas que lo muestran perdiendo, para retener y recuperar votos de los que no quieren volver a la Argentina kirchnerista. Ese falso clima político de que “Macri ya fue”, y que “Cristina ya ganó”, es impulsado por el gobierno para dividir a la oposición. También da pie a actitudes sectarias, sobre todo en sectores kirchneristas, que demoran y dificultan la urgencia y necesidad de trabajar activamente para lograr la más amplia unidad que asegure la derrota de Macri en las calles y en las elecciones.

 

2. El 30, paro y a las calles

Macri no puede seguir ocultando los sufrimientos populares: el pueblo movilizado le marca la cancha.

El pueblo sigue en las calles, de donde Macri y Bullrich nunca lo pudieron sacar. Siguen las luchas contra los despidos, suspensiones y cierres de fábricas, también por aumentos en las paritarias. Los jubilados y pensionados reclaman un aumento de emergencia. Una multitud fue a Plaza de Mayo para volver con algo a su casa cuando se realizó el frutazo. Los Cayetanos siguen adelante con su plan de lucha, la inflación les hacha lo poco que cobran y los alimentos no alcanzan por el crecimiento del hambre. Sigue la pelea de las mujeres para conquistar leyes contra la violencia y promotoras en cada barrio para la prevención. Se movilizan con sus iniciativas los jóvenes del movimiento Ni Un Pibe Menos por la Droga.

El 30/4 se marcha al paro con movilización y acto en Plaza de Mayo y otras plazas del país. Confluyen en esa jornada Camioneros, la Bancaria y otros sindicatos del Frente Sindical, con numerosas regionales de la CGT, las CTA, los docentes, la CCC, Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie, y numerosas organizaciones de cada provincia o ciudad. También paran los mecánicos del Smata. Numerosos intendentes del Gran Buenos Aires se han comprometido a participar y movilizar el 30. El 1° de Mayo habrá ollas populares.

Fue la lucha del pueblo en las calles lo que le marcó la cancha a Macri con sus reclamos. La jornada del 30 es un paso adelante para seguir discutiendo en las fábricas y demás lugares de trabajo, y en los sectores populares, la necesidad de un paro nacional activo y multisectorial.

 

3. Un gran paso en la unidad

Una herramienta para acabar con el infierno macrista.

Un gran paso hacia la unidad para derrotar a Macri ha sido el lanzamiento, la semana pasada, del frente integrado por Red por Argentina, los partidos del Trabajo y del Pueblo, Verde, Agrario y Social, Seamos Libres, Unidos, PRD, el Movimiento Evita, Somos, la Corriente Nacional Martín Fierro, el Movimiento Octubres, y el apoyo del Partido Intransigente. Este frente proclamó al diputado y ex gobernador bonaerense, Felipe Solá, como precandidato a la presidencia de la Nación.

Los sufrimientos del pueblo y la destrucción de la economía nacional, provocados por el gobierno de Macri son enfrentados por masivas protestas en las calles. Eso desató una enorme avidez política que recorre todo el país. Grandes masas populares buscan una salida política, discuten cómo salir del infierno al que nos condenó el macrismo.

El PTP y el PCR recogieron ese reclamo, esa búsqueda de una salida política, planteando la necesidad de un amplio frente popular, patriótico y democrático para derrotar a Macri en las calles y en las elecciones. Coincidimos en esa propuesta con el Movimiento Evita y Somos, con quienes integramos En marcha. El Congreso del PJ proclamó la necesidad de un frente patriótico. También lo hicieron otras fuerzas, nacionales o provinciales, al igual que la CCC y otras organizaciones sociales, gremiales y populares.

 

4. El frente para derrotar a Macri está en marcha

El lanzamiento del frente y la candidatura de Felipe Solá son herramientas para avanzar en la lucha para acabar con el infierno macrista.

Con el lanzamiento del frente y la candidatura de Solá se ha creado una herramienta para construir ese gran frente que derrote a Macri. Una herramienta para unir a todos los que buscamos acabar con el infierno macrista.

Unidad en la diversidad, entre quienes pensamos distinto pero ponemos en primer lugar no darle cuatro años más a Macri para que termine de hundirnos como pueblo y como Nación, en beneficio del puñado de monopolios, oligarcas dueños de las tierras y capitales imperialistas. Esa unidad requiere que se definan democráticamente las candidaturas, de acuerdo a los votos obtenidos por las distintas fuerzas que integren el frente, sin piso de votos.

Para ese objetivo, el PTP y el PCR han comenzado la campaña por la precandidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires; impulsaremos a nuestros candidatos en cada provincia y ciudad, abriendo locales del PTP, para sumar esfuerzos en ese objetivo. Nos proponemos realizar actos patrióticos el 25 de Mayo en todo el país, para llegar con nuestra posición a las masas obreras, campesinas, estudiantiles y populares, invitando a todas las fuerzas aliadas a ser convocantes de esta iniciativa.

Trabajamos para fortalecer al PCR, en el mes de la prensa comunista, jerarquizando la difusión y discusión del periódico y garantizando el funcionamiento político de los organismos del Partido y la Juventud. Acumulando fuerzas para abrir el camino a la patria nueva, libre y soberana.

 

Escribe Ricardo Fierro

30 DE ABRIL: PARO Y A LAS CALLES

Las medidas de “alivio” en precios y tarifas son una aspirina frente a los males que provoca esta política de pobreza y sumisión al FMI. Desde abajo surge el reclamo de avanzar en la unidad en las calles y en las urnas para derrotar a Macri.

1. Macri hundió el país, y va por su reelección

Después de provocar una brutal crisis social, y destruir  las economías regionales y la industria nacional, Macri lanzó un plan para su reelección.

El verdadero Macri cumplió con su plan. Usó la inflación para hundir a la inmensa mayoría del pueblo argentino en el hambre, la pobreza, la desocupación y el no llegar a fin de mes.

Macri endeudó al país hasta que la deuda fue impagable; se arrodilló ante el FMI, de la mano del imperialismo yanqui y el inglés, para seguir con la timba financiera fenomenal de los usureros y especuladores de adentro y de afuera.

La política macrista provocó una brutal crisis económica, destruyendo las economías regionales y la industria nacional. Miles de productores agrarios fueron y son expulsados de sus tierras y empujados a las villas de emergencia, y la tierra se concentra en un puñado de oligarcas latifundistas y capitales extranjeros. Solo en el año 2018 cerraron 10.300 empresas, 25 por día; y ahora, en el 2019, cierran 40 empresas por día. El 96% de esas empresas que cierran son pequeñas y medianas, que son las que generan trabajo para 70 de cada 100 trabajadores, por lo que cada semana se calcula que se pierden 2.500 puestos de trabajo. Hay más de 4.000 evacuados por inundaciones en Chaco y Corrientes.

Ahora, cuando crecen la bronca, el malhumor y las luchas de amplísimos sectores populares, y después de los brutales tarifazos y la acelerada remarcación de precios, Macri lanzó un plan de campaña electoral, intentando lavarse la cara para lograr su reelección. Quiere ser reelecto para terminar su trabajo de una Argentina sometida a las potencias imperialistas, asociadas a un puñado de grupos poderosos (como el de Macri y sus socios) y oligarcas latifundistas.

 

2. El poder de Macri

No hay que vender la piel antes de cazar el oso. Lo peor que le puede pasar a la Argentina son otros 4 años de gobierno de Macri.

No hay que subestimar a Macri. Él representa, por el origen familiar de su fortuna, a dos sectores poderosos de la burguesía intermediaria y la oligarquía latifundista. Son sectores a los que los historiadores patriotas calificaron de oligarquía castrada, porque consideran que es imposible una Argentina independiente y democrática. Son partidarios de una Argentina subordinada a los imperialismos con los que ese puñado de grandes empresarios y terratenientes pueden concretar sus ganancias o sus rentas, y los negociados financieros con la deuda externa. Así entregaron el país a los ingleses que compraban la carne, a los rusos a los que vendían los granos y a los chinos que compraban la soja.

Macri tiene el apoyo de Trump y el imperialismo yanqui, también del imperialismo inglés. Y mantiene los acuerdos del gobierno kirchnerista con los chinos, incluyendo, hasta ahora, a la base china, contra la que protestan los yanquis y los ingleses. Estos bandidos usan esa presión para instalar sus bases y mantener el desarme nacional acordado con los ingleses.

No se puede entender el poder que concentra Macri y su gobierno, sin tener en cuenta el sector hegemónico del bloque de las clases dominantes de la Argentina que representa. Y sobre todo, el apoyo imperialista, en medio de una intensificación de la disputa de América Latina entre esas potencias imperialistas, como se ve en Venezuela y con el cambio de gobierno con Bolsonaro en Brasil, entre otros hechos.

Esto es lo que hace que lo peor que le puede pasar a la Argentina sean otros 4 años de gobierno macrista.

 

3. El 30/4 ¡Paro y a las calles!

Unidad para derrotar la política de Macri en las calles.

Macri, hasta ahora, no puede sacar al pueblo de la calle. Las luchas imponen en la agenda social y política los reclamos de trabajadores, campesinos, originarios, mujeres, jóvenes, profesionales, artistas, intelectuales, cámaras de las pequeñas y medianas empresas, de las economías regionales y de la industria y el comercio nacionales.

Hay paros, marchas, actos, piquetes y puebladas. Las masivas protestas populares se impusieron en las calles, pese a los protocolos y la multiplicación y la impunidad del aparato represivo estatal, la criminalización de las luchas con juicios y encarcelamientos y los intentos de imponer el “gatillo fácil” y la “doctrina Chocobar” del derecho policial a matar.

Siguen en lucha los maestros en varias provincias, y los docentes universitarios de la Conadu H. Se movilizan los trabajadores de la salud y otros sectores estatales. Se realizó un combativo plenario nacional de la Corriente René Salamanca de Estatales. Los Cayetanos profundizan su plan de lucha. También se movilizan los jubilados por sus reclamos. El 17 hubo una gran jornada nacional de campesinos y originarios. Al cierre de este hoy, los productores de fruta de Río Negro, Neuquén, Entre Ríos entre otros, marchaban a Plaza de Mayo.

El 30/4 se ha convocado al paro nacional de los gremios agrupados en el Frente Sindical para el Modelo Nacional, regionales de la CGT, las CTA, los Cayetanos y numerosas organizaciones. Es una gran iniciativa en dirección a unir fuerzas en un paro nacional activo y multisectorial.

 

4. Que el pueblo protagonice el frente para derrotar a Macri

De “la ola amarilla” a la crisis de Cambiemos. El macrismo trabaja para dividir a la oposición social y política.  

Cambiemos proclamó “la ola amarilla” en las elecciones del 2015, cuando derrotó a una oposición dividida. Macri habló del triunfo de “una nueva cultura” que venía a reemplazar “70 años de fracasos”. Tres años después, Cambiemos está envuelto en una crisis política.

El PRO de Macri retrocedió en todas las elecciones adelantadas. De las 23 provincias, las fuerzas que integran nacionalmente a Cambiemos se presentan en 15 por fuera de ese frente, en 7 distritos rechazan estar vinculadas al gobierno y borraron el color amarillo de su propaganda.

Macri debió hacer concesiones a sus aliados para evitar más fracturas y contener la fuga de votos. Pero la viga maestra de su plan electoral es el trabajo sucio de dividir a la oposición social y política. En los gremios, abriendo la mano a unos y cerrándola a otros. Trabajando para dividir a los Cayetanos. Y estimulando el sectarismo, el oportunismo y las ambiciones hegemónicas para dividir a la oposición política.

Las elecciones provinciales adelantadas muestran que es necesaria la más amplia unidad, popular, patriótica y democrática, para derrotar al macrismo. El PCR y el PTP, en el frente que integramos, En marcha y Red por Argentina, con la propuesta de Felipe Solá como candidato a presidente, trabajamos por construir ese frente con la fuerza necesaria para derrotar a Macri.

El poder de Macri, con sus apoyaturas en los oligarcas de acá y los imperialistas de afuera, exige unir lo que está unido en las calles, con el malhumor y la pérdida de expectativas de los que no llegan a fin de mes y recortan más y más sus gastos. La avidez política en el pueblo es muy grande, y trabajamos para que el pueblo tome en sus manos la construcción del frente que derrote a Macri en las calles y en las urnas.

Para ese objetivo trabajamos para fortalecer al PCR, en el mes de la prensa comunista, con el funcionamiento político de sus organismos para encabezar la construcción del frente que derrote a Macri con el protagonismo del pueblo. Acumulando fuerzas para abrir el camino a la patria nueva, libre y soberana.

 

Escribe Ricardo Fierro