EL 18 A LA MATANZA, POR EL FRENTE Y ALDERETE DIPUTADO

Para mejorar la situación de las masas, crear mejores condiciones para sus luchas y acumular fuerzas que abran un camino para acabar con la dependencia y el latifundio.

1. Duros castigos al macrismo

El pueblo se va uniendo para derrotar al gran responsable de ese infierno.

El macrismo trata de recuperar la iniciativa en medio del duro castigo con el paro nacional masivo y contundente, las impresionantes movilizaciones de las mujeres, el repudio al “gatillo fácil” y el crecimiento de la protesta juvenil.

También Macri es duramente castigado en las elecciones provinciales adelantadas, en las que la oposición sumó el triunfo de nueve gobernadores, mientras Cambiemos solo pudo lograr, en Jujuy, la renovación del gobernador Morales, quien dedicó su triunfo a Macri, del que dijo que “es un jujeño más”. Lejos quedaron las ilusiones macristas de gobernar por 20 años.

Avanza la construcción de un amplio frente patriótico, al calor de las luchas masivas, los resultados electorales y el reclamo popular de unidad para derrotar a Macri en las calles y las urnas.

Las respuestas del macrismo van de la mano de sus alianzas y su sometimiento al yanqui Trump, a los acuerdos con el FMI, y a la asociación con el reaccionario y fascista presidente brasileño Bolsonaro. Los medios del sistema, como Clarín La Nación, en una operación de “terrorismo político”, tratan de imponer la opción: Macri o la catástrofe. Ocultan esos medios que fue Macri el que llevó el país a la catástrofe social y política. Y que el pueblo se va uniendo para derrotar al gran responsable de ese infierno.

 

2. Macri, Trump y el “patio trasero”

Derrotar a Macri y los grupos dueños del poder. Acumular fuerzas para abrir un camino que nos libere de la dependencia y el latifundio.

Macri apuesta a someter las elecciones en la Argentina a los planes del imperialismo yanqui, inglés y otros, y del FMI. Trump pelea para ganar posiciones en lo que considera su patio trasero: América Latina. Quiere imponer gobiernos como el de Bolsonaro en Brasil, Iván Duque en Colombia y otro mandato para Macri. Bolsonaro y Duque vinieron a hacer campaña por Macri. La pelea yanqui es con los imperialismos chino, ruso y sectores europeos, que ganaron posiciones en la región, y fueron golpeados por el fracaso de políticas como el “socialismo del siglo 21”.

La semana pasada se reunieron los jefes de Rusia (Putin) y de China (Xi Jinping). Acordaron la “cooperación estratégica” de esas potencias, denunciaron el proteccionismo de Estados Unidos, y alertaron que “la política de fuerza y hegemonismo” de Trump “se está consolidando”.

El resultado de esa política macrista de agravar la dependencia se expresa en la brutal crisis social y económica: un infierno para el pueblo y el total sometimiento de la soberanía nacional. Mientras, se llenan los bolsillos un puñado de monopolios imperialistas y poderosos grupos de burguesía intermediaria y grandes terratenientes que hoy tienen el poder de la mano de Macri.

En una situación tan compleja, aprendimos del maoísmo y de Otto Vargas que debemos aprovechar las contradicciones entre los de arriba para aislar a los grupos que tienen el poder con Macri. Para eso, golpeamos junto con los sectores opositores a Macri, sin embellecer a los imperialismos, ni a los sectores de burguesía intermediaria o latifundistas que disputan con los yanquis. Los hemos sufrido y hemos luchado cuando fueron gobierno. Hoy golpeamos juntos para derrotar a Macri y el poder que lo sostiene. Lo hacemos para acumular fuerzas, y unir a los sectores populares, patrióticos y democráticos, para abrir un camino que nos libere de la dependencia y el latifundio. Ese es el desafío.

 

3. La lucha por un gran frente que derrote a Macri

La unidad de las fuerzas populares, patrióticas y democráticas debe expresar la diversidad de los sectores opositores.

La masividad de la lucha popular en las calles impone su agenda en la política: acabar con el hambre y demás emergencias, y recuperar el trabajo y la producción nacional. No pagar la deuda con el sacrificio del pueblo, suspendiendo el pago para investigar qué deudas son legítimas y cuáles son ilegítimas o inconstitucionales.

Con las recientes derrotas del macrismo en las elecciones a gobernador de Tucumán, Entre Ríos y Chubut, Cambiemos suma nueve fracasos. Solo retuvo la gobernación de Jujuy, pese a perder 50.000 votos respecto de la elección del 2015. El PJ y sus aliados, juntos, hubieran derrotado a Cambiemos por 15.000 votos. De paso, el FIT cayó del 23% en el 2017, al 3,9% ahora.

Cada triunfo de la oposición mostró que fue necesaria la más amplia unidad posible, frente a un enemigo poderoso y maniobrero.

Esa unidad de las fuerzas opositoras ha sumado a una muy amplia mayoría del movimiento obrero, organizaciones campesinas, de originarios, de mujeres y de jóvenes, también a sectores de la cultura, profesionales e intelectuales, cámaras de la pequeña y mediana industria, el comercio y la burguesía nacional.

También se fueron sumando al frente gobiernos peronistas de provincias, y se está conversando la incorporación del Frente Renovador de Massa. Además, se ha ampliado la apertura hacia fuerzas populares, patrióticas y democráticas, entre ellas el PTP.

Esa unidad lograda debe expresar esa diversidad, necesaria para poder derrotar a Macri. Y como venimos señalando, que sea pública, equitativa y programática.

 

4. El 18 a La Matanza, por el frente y Alderete diputado

Para llegar a amplias masas que discuten cómo derrotar a Macri, y abrir un camino para acabar con sus sufrimientos.

Al cierre de esta edición se están firmando las actas constitutivas del frente nacional y los frentes en cada provincia, cuya presentación cierra el 12 de junio, y se avanza en las listas que cierran el 22 de junio.

El PTP es integrante del frente nacional, y los de casi todas las provincias y la CABA. El PTP, el PCR, la JCR y la CCC se pusieron al hombro la pelea por el armado amplio de los frentes, llevando su programa a las amplias masas y la pelea de voto por voto. Promueven la candidatura a diputado nacional, por la provincia de Buenos Aires, de Juan Carlos Alderete, presidente del PTP y coordinador nacional de los Desocupados de la CCC, y a los candidatos de cada provincia y municipio. En las elecciones del domingo pasado, en Entre Ríos, fue electa concejala de Santa Elena la compañera Selva Morales.

Para impulsar el frente patriótico y la candidatura de Juan Carlos, como tribuno popular, marchamos a un gran acto en el club Laferrere de La Matanza, el 18 de junio, a las 16 hs. Un acto abierto a las fuerzas que compartimos los Cayetanos, y al que invitamos a los dirigentes y referentes del frente patriótico.

Impulsamos y somos parte del frente patriótico para derrotar al macrismo para mejorar la situación de las masas y para crear mejores condiciones para la lucha popular. En la calle y en las elecciones, acumulamos fuerzas para acabar con la dependencia y el latifundio y conquistar la patria nueva que nos merecemos.

 

Escribe Ricardo Fierro 

HAY FRENTE DE UNIDAD EN NEUQUÉN

El viernes 7 de junio se firmó la constitución de un gran frente que se propone derrotar en las elecciones de octubre al gobierno de ajuste y entrega de Mauricio Macri.

Un gran frente conformado por el Partido del Trabajo y del Pueblo, PJ, Frente y la Participación Neuquina, UNE, Unidad Popular, el PSol, Nuevo Encuentro, Kolina, el PC y el Frente Grande.

Este frente que expresa la mas amplia Unidad para las elecciones presidenciales dará su apoyo a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en nuestra provincia.

UNIDAD PARA SALIR DEL INFIERNO MACRISTA

El Comité Central del PCR tomó decisiones sobre la posición electoral: participamos del frente patriótico en las 24 provincias, apoyando la candidatura presidencial de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Participamos en la mesa sindical. Impulsamos la candidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por Buenos Aires.

1.Podemos torcerle el brazo

Se va abriendo paso la posibilidad de derrotar a Macri.

Varios hechos produjeron un cambio profundo en el escenario gremial, social, político y electoral. El parazo del 29 de mayo dio un contundente golpe a la política macrista, al igual que las masivas movilizaciones del movimiento de mujeres. Se están dando pasos en la construcción de un gran frente para derrotar a Macri. El lanzamiento de la fórmula Alberto Fernández presidente y Cristina Fernández de Kirchner vicepresidenta, creó condiciones para ampliar ese frente.

Ese cambio se reafirma con nuevas derrotas aplastantes del macrismo en las elecciones de San Juan y Misiones: suma 10 fracasos seguidos. En Misiones, además, se avanzó en la construcción de  una fuerza para la lucha.

“Esto no se aguanta más”, se escuchaba y se escucha, expresando la bronca y el malhumor crecientes en el pueblo, y la búsqueda de una salida a sus sufrimientos. Se abre paso la posibilidad de derrotar a Macri en las calles y las elecciones.

En difíciles condiciones, el movimiento obrero protagonizó un extraordinario paro nacional de los trabajadores ocupados, desocupados y precarizados, y mayores. El campesinado, particularmente los más pobres y los originarios, trazaron los objetivos de sus luchas en un masivo Foro Agrario. Las mujeres, con grandes movilizaciones en todo el país el 24 y 28 de mayo, y el 3 de junio, llevaron sus reclamos a la calle y al Congreso: contra la violencia que sufren y los femicidios, y por su derecho a educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Los jóvenes se organizan y movilizan en ese gran movimiento de Ni Un Pibe Menos Por La Droga y contra el gatillo fácil de Macri y Bullrich.

Desde el PCR y la JCR, el PTP, la CCC y las organizaciones de masas en las que participamos, con “infinita confianza en las infinitas energías de la clase obrera y el pueblo”, como nos enseñaron los maestros del marxismo, nos pusimos al hombro y encabezamos la lucha por un gran frente para derrotar a Macri en las calles y las elecciones.

 

2.Macri es un enemigo peligroso

Lo apoyan poderosos grupos de burguesía intermediaria, latifundistas y potencias imperialistas, en disputa con otros sectores poderosos.

No hay que subestimar a Macri. Es un enemigo muy peligroso. Tiene el apoyo de los poderosos grupos de latifundistas y burguesía intermediaria que manejan los agronegocios, las megamineras, los bancos, etc. Lo apoyan el imperialismo yanqui, el inglés y el FMI, entre otros. También el presidente de Brasil, Bolsonaro.

Esas fuerzas imperialistas convierten a las elecciones en la Argentina en un campo de batalla que es parte de su disputa por América Latina. Disputan con los imperialismos ruso y chino, y gran parte de los europeos, entre otros. Esa disputa se expresa, en muchos casos, a través de sus “socios” y sus operadores argentinos.

La disputa de las potencias imperialistas por el dominio de la Argentina puede ser aprovechada por el pueblo, para aislar y derrotar al macrismo. Sin crear ilusiones que hay algún imperialismo bueno, como hizo Macri cuando decía que “la lluvia de inversiones extranjeras” nos iba a dar “pobreza cero con trabajo de calidad”. Y el resultado fue este infierno.

Por otra parte, hay que diferenciar los colores. Una cosa son los grupos de oligarcas terratenientes y de burguesía intermediaria, como los Macri, subordinados a los imperialistas. Y otra cosa son los sectores agrarios, de la industria y el comercio, de burguesía nacional, muy golpeados por la política macrista, que también necesitan acabar con esta política de sometimiento nacional; sectores que vienen resistiendo, sobre todo en las provincias y deben ser parte de la unidad patriótica necesaria para derrotar a Macri.

 

3.No abandonar las calles

Avanza la confluencia en las luchas del movimiento obrero.

El gobierno macrista viene recibiendo un duro castigo por la lucha popular contra su política de hambre, ajuste, entrega y represión. La masiva lucha en las calles ha sido fundamental para desnudar esa política, frenar sus ofensivas y lograr conquistas. Encabezar las luchas, uniendo fuerzas para garantizar su masividad y continuidad, es el camino que crea condiciones para derrotar a Macri.

El paro nacional en el que confluyeron el Frente Sindical para el Modelo Nacional, las CTA, los Cayetanos y otras fuerzas; y el paro del 29 de mayo, impulsado por la CGT y las mismas fuerzas del paro anterior, mostraron los cambios que se están produciendo en el movimiento obrero.

Desde el Frente Sindical, Moyano y Palazzo señalaron la posibilidad de otro paro nacional. Además, Moyano planteó la formación de una Mesa Sindical que adhiera al frente patriótico.

En la CGT, Daer, que apoyaba la candidatura de Lavagna, ahora saludó la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Los Cayetanos siguen avanzando con su plan de lucha, enfrentando a la política de hambre y desocupación, y dando un carácter activo a los paros con sus cortes y ollas populares, en los que confluyen con empresas y sindicatos en lucha.

Los cambios que se están dando crean mejores condiciones para la continuidad de las luchas, y para aportar lo fundamental del movimiento obrero, ocupados, desocupados y precarizados, y mayores, al gran frente para derrotar a Macri en las calles y en las elecciones. Además, abren la posibilidad de un nuevo paro nacional activo y multisectorial.

 

4.Un gobierno de emergencia

Que paguen la crisis social y económica los monopolios, latifundistas y bancos que se llenaron los bolsillos con el macrismo.

Macri ya acordó con el FMI su plan, si gana las elecciones. Está decidido a ejecutar en un mes lo que no pudo hacer en los 4 años de gobierno: la reforma laboral, el aumento de la edad para jubilarse y medidas contra los mayores, achicar las indemnizaciones por despidos, entre otras medidas de ajuste contra los trabajadores y el pueblo. El objetivo de ese ajuste salvaje es que hacerle pagar al pueblo el endeudamiento y la crisis que produjo su política.

Si Macri es derrotado en las calles y las elecciones, aprovechará hasta el último día para dejar el país en las peores condiciones. El gobierno que asuma el 10 de diciembre, si Macri pierde, será un gobierno de emergencia. En esa situación, se abrirá una dura lucha para destinar todos los recursos a mejorar las condiciones de vida y de trabajo del pueblo, y recuperar la producción nacional. ¿De dónde saldrá la plata? Tiene que salir de los bolsillos que se llenaron los monopolios y oligarcas durante el macrismo.

Una derrota del macrismo fortalecerá la lucha obrera, campesina, originaria, de las mujeres, los jóvenes, los intelectuales, los trabajadores de la cultura, los profesionales, los sectores del comercio y la producción nacional.

 

5.Frente patriótico, F-F, y Alderete diputado

Para triunfar: una batalla de masas con el pueblo como protagonista.

Trabajamos para la unidad en la lucha en fábricas y demás lugares de trabajo, en el campesinado, los originarios, las mujeres y los jóvenes. Integramos y defendimos a los Cayetanos. Constituimos En marcha junto al Movimiento Evita y Somos. Confluimos con Red por Argentina. Estuvimos y apoyamos la decisión del Congreso del Partido Justicialista de conformar un gran frente patriótico para derrotar a Macri. Y somos parte de los 18 partidos, junto al PJ y Unidad Ciudadana, que unidos estamos pariendo ese gran frente, esa gran herramienta política para derrotar a Macri en las urnas.

El Frente Patriótico está creciendo con la adhesión de organizaciones gremiales, sociales y políticas. La mayoría de los gobernadores peronistas saludaron la fórmula de Alberto Fernández presidente y Cristina Fernández de Kirchner vice, acaba de hacerlo Alberto Rodríguez Sáa, de San Luis. Y hay conversaciones con Massa.

Tenemos diferencias con Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero coincidimos en el objetivo principal que reclama el pueblo: acabar con el infierno de Macri. Y es la fórmula que hoy tiene las mayores posibilidades de lograr la derrota del macrismo. Por esas razones la apoyamos, integrando el frente en todo el país.

Hacemos campaña electoral casa por casa, escuchando, discutiendo y ganando voto por voto. También en las redes, en los medios, con actos, etc. Lo hacemos para que el gran protagonista de la batalla para derrotar a Macri sea el pueblo.

Llevamos a la discusión de las masas nuestro programa, partiendo de las emergencias del pueblo y proponiendo las medidas que garanticen disponer todos los recursos para mejorar las condiciones de vida y de trabajo, y la producción y el comercio nacionales. En el 2001, suspender el pago de la deuda fue lo que permitió salir de la crisis social y económica. Pero el Congreso no la investigó, pese a que se demostró que la mayor parte de esa deuda es ilegítima, usuraria y odiosa (inconstitucional).

Impulsamos la candidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por Buenos Aires, para lo que marchamos a su lanzamiento en todo el país, junto a los candidatos de cada lugar, para que lleve la voz del pueblo al Congreso.

 

6.Llegar a las grandes masas populares

Con nuestro programa y nuestros candidatos nos prepararnos para una dura batalla.

Derrotar a Macri en la calle y en las elecciones fortalecerá al pueblo para la lucha por sus emergencias y avanzar en el camino liberador.

Para la lucha de hoy, para las elecciones y lo que venga después, el PCR y la JCR, y el PTP, trabajan para que el movimiento obrero es ponga en el centro de las decisiones políticas, desde sus cuerpos de delegados, comisiones internas y sindicatos. Defendemos y buscamos ampliar a los Cayetanos, que han sido un puntal en la lucha, y la unidad de las fuerzas que constituimos En marcha, que encabezó la lucha contra el FMI y el G20. La campaña electoral abre la posibilidad de llegar a las grandes masas para que conozcan al Partido, su programa y sus candidatos.

La batalla contra el macrismo y las poderosas fuerzas que representa no será fácil ni rápida. Debemos prepararnos, y preparar al pueblo, para responder y derrotar las maniobras de todo tipo que el enemigo va a usar para embarrar la cancha.

Y en la calle y en las elecciones, acumulamos fuerzas para abrir el camino que nos lleve a acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado oligárquico, imperialista y podrido que es la base de sustentación de los Macri. Para que la esperanza que está abriendo la posibilidad de derrotar al macrismo se concrete, y avance para conquistar la patria nueva.

Escribe Ricardo Fierro

EL LANZAMIENTO DE AMPLIAR EN CABA AFIRMA UN CAMINO

Para derrotar a Macri en las calles y las elecciones

Hora Política Hoy N° 1766

1. Un gobierno hambreador y antiobrero

Por cuatro meses no repartió alimentos tratando de destruir las organizaciones sociales. Y trabaja para imponer la reforma laboral que pactó con el FMI.

En enero el gobierno hizo su última distribución de alimentos a cientos de merenderos y comedores de la CCC y otras organizaciones. Ya eran insuficientes y no tenían leche y otros alimentos indispensables para evitar la desnutrición. No hubo nuevos repartos hasta ahora. Fue con el plan de lucha de los Cayetanos, y la gran jornada nacional del 9/5 de la CCC, con apoyo de los Cayetanos, con cortes de ruta y ollas populares en todo el país, que el macrismo tuvo que volver a la negociación y abrir la mano.

No hubo nuevos repartos de alimentos porque Macri volvió a intentar destruir a las organizaciones sociales. Fueron los Cayetanos los que se pusieron al hombro la lucha contra el hambre, contra un gobierno que gasta fortunas en la timba financiera mientras pijotea la entrega de alimentos a millones que comen una vez al día. Que provoca más hambre con los despidos, cierres de fábricas y comercios, y la destrucción de la agricultura familiar y la pequeña y mediana producción agraria.

Un gobierno que usa fondos de las obras sociales para chantajear a los sindicatos, agravando la emergencia sanitaria, mientras se multiplica el dengue, la tuberculosis, la sífilis, entre muchas otras enfermedades.

Un gobierno que cumple el pacto con el FMI de avanzar con la reforma laboral antiobrera usando las “conciliaciones” y multas millonarias que impone para liquidar el derecho de huelga; precarizando el trabajo con los contratos basura, y avalando los Procedimientos Preventivos de Crisis para que los monopolios despidan trabajadores sin indemnizarlos.

 

2. Córdoba fue la 7° derrota seguida del macrismo

Macri es el candidato que nos quieren imponer Trump y el FMI.

Macri sigue adelante con su propuesta de pacto de gobernabilidad, sin haber logrado, hasta ahora, ningún apoyo público en la oposición.

Mientras se agrava la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Macri habló una hora y media con Trump, el presidente yanqui que le abrió las puertas del FMI. Y el FMI declaró que “no iba a renegociar el acuerdo con la Argentina”, saliendo al cruce de sectores de la oposición que proponen renegociar la deuda con el Fondo. El gobierno negocia con China la nueva central nuclear Atucha 3, está liquidando la avanzada tecnología nuclear argentina. Cómo se ve, el macrismo sigue siendo peligroso por sus apoyos, porque nos mete adentro de la disputa entre imperialismos y cede a sus presiones para desindustrializar el país.

El domingo pasado, Macri tuvo la séptima derrota consecutiva en las elecciones provinciales. De 71% de los votos que Cambiemos tuvo en Córdoba en el 2015, cayó ahora al 17,8% que sacó el radical Negri. La lista de la UCR sacó el 11,9%, y perdió la intendencia de Córdoba, que gobernaba desde 1983.

La derrota del macrismo en Córdoba agravó la disputa en Cambiemos, y en particular, la interna radical. La UCR marcha a su Convención Nacional el 27/5, con cuatro posiciones frente a Cambiemos: unos quieren seguir como está, otros reclaman ampliarlo, están los que quieren rediscutir todo, y también los que quieren romper con Macri y el PRO.

 

3. La rebeldía frente al macrismo

Petroleros, desocupados y campesinos enfrentan el ajuste y la entrega.

Como señalamos, la gran jornada de lucha de la CCC, con el acompañamiento de las demás fuerzas de los Cayetanos, mostró la decisión y voluntad de lucha contra el hambre de los más castigados por la política macrista.

El lunes 13, frente a la muerte de dos obreros petroleros de Vaca Muerta, por las brutales condiciones de trabajo que les imponen, llevó al paro de sus compañeros. Así es Vaca Muerta con Macri: fortunas para los monopolios petroleros, y sudor y muerte para los que producen esa riqueza. Seguimos trabajando para un paro nacional, activo y multisectorial.

Otro sector de los más castigados por el macrismo fue protagonista del Foro Nacional Agrario. Desde todo el país llegaron más de 3.000 campesinos de la FNC, el MTE Rural, el Frente Agrario Evita, el Mocase, el Movimiento Nacional Campesino Indígena, junto a técnicos, investigadores y Facultades agrarias, y grupos ambientalistas.

El Foro campesino levantó la bandera de la lucha por la tierra y la necesidad de una reforma agraria frente a su creciente concentración en manos de la oligarquía terrateniente, en gran medida de capitales extranjeros. También reclamaron por la grave situación de emergencia que sufren. Y dieron un ejemplo con la participación unitaria de más de 60 organizaciones, que acordaron una jornada nacional de lucha el 9 de septiembre, con una masiva marcha federal agraria a Plaza de Mayo.

 

4. El 25, con el PTP, a las plazas y barrios

Vamos por un amplio frente que derrote a Macri en las calles y las urnas.

Las luchas llegan hasta las elecciones y marcan la cancha del escenario electoral.

El escenario electoral, que venía con negociaciones de todo tipo, comenzó a decantarse.

Schiaretti, con su triunfo en Córdoba, el segundo distrito electoral del país, quedó en el centro de Alternativa Federal. Está por verse que pueda juntar a figuras e intereses tan distintos como los que tratan de ocupar el andarivel del Ni Macri – Ni Cristina, y pasar a la segunda vuelta.

Cristina Kirchner presentó Sinceramente, su libro, con un gran acto, mostrándose como precandidata. Guarda la carta de su lanzamiento. El Partido Justicialista puso fecha a la reunión de su dirección, y comenzaría a dar pasos hacia el frente patriótico acordado en su Congreso.

Red por Argentina, el PTP, el Movimiento Evita y otras fuerzas, trabajamos por un gran frente para derrotar a Macri, y apoyamos la precandidatura presidencial de Felipe Solá, con un programa para salir del infierno macrista. El 13/5 se presentó Ampliar en la CABA, con el PJ que preside Víctor Santa María, Marea Ciudadana, Nuevo Encuentro, Vamos y los partidos que constituimos En marcha: Somos, Movimiento Evita, Seamos Libres, UP y PTP. Saludaron el lanzamiento numerosos dirigentes políticos.

El PTP va por cientos de locales. El 25 de Mayo, la fecha patria, vamos a los barrios o las plazas con ollas populares, música y radios abiertas, con nuestro programa y la candidatura de Juan Carlos Alderete, a diputado nacional por Buenos Aires y los candidatos de cada lugar.

El PCR acaba de realizar un homenaje a Otto Vargas en la Feria del Libro, con hermanos paraguayos y uruguayos y amigos argentinos. Y seguiremos haciendo homenajes en todo el país.

El escenario político sigue siendo complejo y cambiante. El asesinato del diputado Héctor Olivares y su asesor Miguel Yadón, muestra la realidad de incertidumbre en que vivimos. Ahora hubo amenazas de bombas en las estaciones de Retiro y Constitución de la CABA, como ocurrió antes en la facultad de Ciencias Económicas.

Nos preparamos para que las tormentas que vienen abran un camino para acabar con la dependencia, el latifundio y el poder que los sostiene. Celebramos el 50 aniversario del Cordobazo, que alumbró el camino de la revolución en la Argentina. Y como los patriotas de la Revolución de Mayo de 1810, decimos: ¡Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo! ¡Vamos por la patria nueva!

Escribe Ricardo Fierro