La ex Zanón en lucha

Corte en Ruta 7.

Corte en Ruta 7.

Los obreros de Fa.Sin.Pat, (ex Zanón) se encuentran en un plan de lucha reclamando un crédito que les prometió hace 2 años el gobierno nacional para la renovación tecnológica, y no han cumplido.

Atraviesan una difícil situación ya que llevan casi tres quincenas sin cobrar.

El miércoles 15/04 realizaron una jornada de lucha, con cortes en el puente que une Neuquén – Río Negro, otro corte frente a la fábrica en la ruta 7 y otro en Cutral Có donde se encuentra cerámica Stefani.

El PTP, el PCR y el Frente Popular somos parte de esa lucha y no vamos a aflojar en la defensa de Zanón bajo control obrero.

Triunfo de los obreros de Zanon

Zanón es del pueblo

Zanón es del pueblo

La fábrica ya es de sus trabajadores

Triunfo de los obreros de Zanon

Pasaron trece años de la toma de la fábrica Zanon para defender nuestros puestos de trabajo. Esta primera parte de la lucha fue muy dura pero hoy podemos decir que la fábrica ya es nuestra, es un triunfo de los obreros de Zanon y de todo el pueblo. Ganaron los trabajadores y perdieron los empresarios vaciadores, el gobierno provincial que resistió durante años la expropiación de la fábrica y también el gobierno nacional que jamás apoyó a la cooperativa obrera.
En las primeras semanas de este año la Justicia efectivizó la entrega de los títulos de propiedad a la Cooperativa Fasinpat (Fábrica sin patrones). Esto no hubiera sido posible sin la decisión de los obreros y obreras, del apoyo de sus esposas y familiares, de la comunidad, de los organismos de derechos humanos, de sindicatos como Adunc, de los estudiantes, de partidos políticos comprometidos con las luchas obreras y de la gran mayoría del pueblo de Neuquén.
Hoy la lucha pasa por mantener el control obrero y arrancarle al gobierno nacional que efectivice el compromiso del crédito del bicentenario para la renovación tecnológica que nos permita seguir produciendo.
La recuperación de la fábrica en manos de los trabajadores demuestra que no sólo los trabajadores pueden dirigir y producir, sino que es necesario y es posible poner esa producción al servicio del pueblo.
Escribe Ramiro Avellaneda
Obrero de Zanon